Vietnam (III)

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Debido a un fallo en el antiguo servidor de imágenes habrá paginas en las que no se vean estas en su párrafo correspondiente, y ya que volverlas a poner todas en su sitio llevaría muchísimo tiempo se ha insertado al final de cada crónica un vídeo para poder verlas.

 

Me levanto por la mañana, recojo mi ropa de la lavandería del hotel, y compruebo que me faltan unos calzoncillos de color negro (a los cuales yo siempre he llamado calzoncillos disimuladores de cuescos sorpresa), y se lo digo a las recepcionistas, las cuales me dicen que lo investigarán. Me preguntan que si la marca de los calzoncillos es cuescos, me río, y les digo humorísticamente que sí, mientras pienso para mí, que en un hotel que me quedan 10 min, cómo van a investigar algo y solucionarlo en 10 min., les digo que no importa, que ya colgaré un foro en facebok, y que investiguen en qué lavandería vietnamita pueden encontrarse mis calzoncillos disimuladores de cuescos con sorpresa.

DIEN BIEN PHU: ¿CARNE O PESCADO?

Me pongo en marcha, y empiezo a coger la que hasta el momento es la mejor carretera que he recorrido en Vietnam, de Son La a Dien Bien Phu, en la subida de un puerto de montaña, adelanto una moto, la cual lleva una mochila detrás, y al adelantarla, me fijo en los rasgos del conductor, y compruebo que no son orientales, por lo que en la primera población que encuentro, paro y espero a que pase, cuando llega a mi altura le hago señas, para que se detenga y resulta ser un chico australiano de nombre Tore, que está recorriendo el norte de Vietnam en moto al igual que yo, pero con menos tiempo, y después de un cuenco con fideos y ternera (Pho), 85 cent. decidimos hacer la jornada juntos. El chico la verdad es que no tiene demasiada experiencia en moto, y me pregunto cómo carajo ha llegado hasta aquí sin haberse caído alguna vez.

Una vez llegamos a Dien Bien Phu, localidad famosa por ser el lugar donde los franceses perdieron en una dura batalla el colonialismo sobre el país, un gigantesco monumento lo recuerda en una colina de la ciudad. Aparte de esto nada más que reseñar sobre esta pequeña ciudad. Por la noche cenamos, y se asombra mi nuevo amigo que pida lengua de cerdo con arroz, y hace muecas de asco, pero eso sí, él se pide pescado de mar, y le digo

– Esto es pescado de mar ¿verdad?,

-Sí,

-Tiene muy buena pinta, me contesta él.

Y le vuelvo a decir

-¿A cuánto está el mar de aquí, y cómo son de buenas las carreteras?, pues imagina el tiempo que tiene ese pescado y tú te lo vas a comer tan ricamente, y sin embargo te da asco la lengua de cerdo, de lo que por el lugar hay mucho.

Empieza a gesticular, y decide cambiarlo por pollo, pero en su carne, le ponen una pata, y al ver que me río por la cara que pone, me la ofrece y yo me la como gustosamente mientras pienso, cuánto le queda por aprender del mundo culinario.

CHUBASQUERO NUEVO, CARRETERA MALA

Marchamos al hotel, y le doy cuatro aspirinas a Tore, ya que desde que llegamos no cesa de toser, y me lo agradece con un apretón de manos, nos despedimos. Al día siguiente él sale antes, yo no tengo ninguna prisa. Al levantarme compruebo que llueve, y decido darme una vuelta por el mercado de la ciudad, me compro un chubasquero nuevo, ya que el que tengo, que me lo ha regalado mi amigo San Miguel. Cuando me lo he puesto se me ha acercado gente a ofrecerme opio, hasta que me he percatado, al mirarme al espejo, que con mi aspecto de barba descuidada, un tanto desaliñado y los colores ochenteros del mismo (esto ya se lo dije en el momento que me lo regaló, y mis bromas él, las entiende), parezco un yonki limpiador de parabrisas de semáforo.

Empiezo lo que hasta el momento ha sido la peor carretera que he recorrido en mi vida, 150 km. desde Dien Bien Phu a Lao Cai, a 2 km. de la frontera de china. Del total del trayecto, 20 km. Buenos; paso por una aldea de Etnia Thai, y me doy cuenta que están construyendo una casa de las de pilares de madera, doy la vuelta y me paro a mirar, y es realmente curioso, ya que me recuerda la película “Único testigo”: toda la aldea la está levantando, mientras las mujeres hacen matanza, y elaboran una especie de embutidos, y comida para todos.

Me invitan a quedarme, y la verdad es que me muero de ganas, pero (y gracias a Dios que no lo hago) la amenaza de tormenta es inminente por lo que decido continuar, los otros 130 km. por unas carreteras, por las que paso por auténticos lodazales que me llegan a las rodillas, paso también por una ciudad (Muong Laiu), que está semidesierta: están construyendo una presa, y en un año lo inundarán todo, así que imaginaros como son las carreteras que tienen tránsito, pues en ésta que en un año ya no existirá, la dejadez total del gobierno por la misma. Tengo mi primera caída, además bastante divertida, en barro, ni la moto ni el equipo ni yo sufrimos daño alguno, y no dejo de pensar en esos hombretones muy profesionales del mundo de la aventura y el motor, que hacen esos rallyes (Dakar, Camel trophy, etc.), super-esponsorizados, y con camiones de asistencia, que acaban agotados después de cada jornada, y esto es el pan de cada día de esta gente y con motos de pequeña cilindrada y arregladas más que con dinero, con ingenio.

EL DESCANSO MERECIDO DEL GUERRERO

Continuo, y cuando empieza a mejorar algo la carretera, paro a comer. El dueño del restaurante, en cuanto me ve, me manda directamente a la parte de atrás donde me da un cepillo de cerdas duras y me enseña donde está el grifo, mi aspecto es el de un recién salido de un Spa de lujo, de un baño de barro, me aseo como mejor puedo, como, y continuo.

Cinco minutos después comienza a llover de una manera descomunal, y no aguanto más que 20 km. sin guarecerme. Encuentro en una cabaña un grupo de gente que también se guarecen, que me invitan a dejar la moto en el porche, y sentarme con ellos, una vez que se calma un poco la tromba de lluvia, continuo hasta mi destino, donde a mi llegada no escatimo en meterme en el mejor hotel de la localidad, cama de dos metros, baño amplísimo y limpio, servicio de lavandería, wifi y desayuno incluido 12 €, todo un lujo. Como diría mi amigo Cariñana, el descanso merecido del guerrero. Caigo rendido después de una ducha, sobre las 6 de la tarde, y hasta el día siguiente no despierto.

Al día siguiente continuo hacia Sapa, muy famoso por el parque natural que tiene. La población está situada en lo alto de una montaña, pero antes atravieso Binh Lu, donde me tengo que volver a guarecer después de la fuerte tromba de agua que cae. Me siento en un puesto callejero de solo bebida, y me doy una alegría, al comprobar que una coca-cola de medio litro me cuesta 20 cts., cuando amaina algo, continuo y más tarde empiezo a ascender el monte Fascipan. El panorama es de lo mejor que llevo viendo, con mujeres subiendo este camino (20 km) como si nada, y bordeando un caudaloso rio de montaña, hago un par de paradas para hacer fotos, pero debido a la lluvia, no puedo realizar más.

Cuando llego a la cima el frío que tengo entumece mis manos, además voy con bermudas y sandalias, ya que paso de estar mojado de nuevo todo el día como el anterior, jamás he tomado con tanto gusto el té que me ofrecen en un puesto de carretera, aunque sepa a rayos, está caliente, después de 15 minutos de descenso en una carretera totalmente encharcada por la tormenta que cae.

ZONA TURÍSTICA

Paro en el primer hotel del pueblo, y sale la dueña a recibirme, con una amabilidad extrema, cómo si se tratase de la recepcionista de un hotel de 5 estrellas, veo la habitación, y el precio me parece bueno, dentro de lo que cabe 120.000 dongs, me quedo aquí, pienso para mi, después de una ducha caliente, pregunto a la dueña para ir al pueblo, y me da todo tipo de información sobre la zona, el pueblo, y el parque natural, poco a poco voy comprendiendo que es una zona muy acostumbrada al turismo, de ahí la exagerada amabilidad, además hace que su hijo me acompañe, cogemos un atajo, ya que el hotel (por cierto por fuera es precioso, una casa de cuento) está situado a un kilómetro aproximadamente del mismo, lo cual al principio me hace arrepentirme de mi decisión de quedarme en él, pero cuando llego al pueblo, y veo la muchedumbre de turistas que hay en él, me alegro, esto parece Baqueira en temporada alta, todo está lleno de pizzerías, restaurantes, tiendas de suvenir, y la peor prostitución que yo entiendo como tal, gentes de las etnias ofreciéndote a cada paso suvenires de postales, pulseras, bolsos etc.

Me cuesta un enorme esfuerzo hacer entender a Ham, que así se llama el hijo de la dueña, que yo vengo huyendo de todo esto, y es lo que menos deseo, me adentro en un mercado, para gente local, donde no hay turismo, y realizo algunas fotos, a puestos de té, de medicina tradicional, pescaderías, donde los peces están vivos en barreños con agua, puestos de carne, donde la higiene brilla por su ausencia, lo más curioso es que estos puestos te los encuentras también a pié de carretera, donde hay barro y polvo, supongo que es como la virginidad del hombre, que se lava y se estrena. Después desoyendo a Ham, comemos en puestos de comida callejeros (él me quiere llevar a restaurantes para turistas, donde seguramente se lleva comisión), saboreo, delicias como huevo con embrión (no se diferencia demasiado de un huevo duro), pajaritos minúsculos, tráquea de pollo, cañas de bambú rellenas de arroz, y todo ello acompañado de un licor local de arroz que está muy dulce, pero es fuerte. De vuelta al hotel, Ham me hace algún truco de magia para impresionarme, es un buen chico. Quedamos para que al día siguiente me enseñe algo más de la población.

Por la noche en el hotel conozco a Vi Le, una chica preciosa, y a su hijo, son familiares de la dueña del hotel, entablamos conversación por un par de horas, en las cuales ella se empeña que debo de dejar de fumar, y que le regale la moto que llevo, mientras le digo que parece Antoñita la tonta, todo el día pidiendo a los forasteros. Finalizo la jornada, y al día siguiente me levanto a las 7, no hay electricidad en todo el pueblo, lo cual me fastidia, ya que no puedo sacar dinero del cajero, espero a que abran los bancos, y cambio 60 €, que tengo para estas situaciones, mientras pienso que ha sido un error quedarme otro día más en esta población, ya que aún siendo lunes el turismo no ha disminuido, y la intensa niebla, hace imposible el visitar el parque, ya que no se ve a dos palmos.

PELEA DE GALLOS

Paso el resto del día errando por el pueblo, y meditando sobre lo malo que es el turismo masificado, ya que corrompe todo, incluso a los habitantes de las aldeas cercanas, te cobran por todo, hasta por visitar un parque de la ciudad, que sinceramente no varía mucho de los que tenemos en España.

Vuelvo a comer unas cuatro veces en los puestos callejeros, y posteriormente, presencio lo único que es real de la vida de estas personas, una pelea de gallos callejera, en un lugar fuera de la vista de los turistas claro, huirían despavoridos. Asqueado por todo vuelvo al hotel meditando sobre las etnias, en que las chicas jóvenes son muy atractivas, y en su cultura un hombre va a su aldea, habla con sus padres, negocia un precio, y se la lleva sin más, para casarse, quiera ella o no.

LA TELENOVELA DE LA TARDE

Converso nuevamente con Vi Le, y me hace prometerle que volveré para verla. Al día siguiente, después de discutir la factura del hotel, me querían cobrar de más, es muy aconsejable, revisarlas siempre, en un 80% te la quieren clavar hasta por orificios que ni si quiera sabias que tenias, pero ellos sí. Salgo pitando como alma que lleva el diablo de Sapa, paro en la siguiente localidad a desayunar, y me empiezo a relajar, en la cotidianidad fuera del turisteo.

Llego hasta la frontera con china en Lao Cao, y después continuo hasta Bac Ha, un lugar que no tiene nada que desmerecer a Sapa, y no hay apenas turistas, me instalo en un hotel, en el cual están viendo la telenovela que veían las putas de Hanoi, que por cierto es japonesa, y la traducción la hace una voz en off, de una mujer, ya sea hombre, mujer, niño o perro el que hable. Me fijo, y la protagonista, una pintora oriental, sale pensativa acordándose de otro hombre oriental, y por señas, le digo al dueño

-¿Pero esta no estaba con un occidental de perilla y pelo largo?

Y empieza hábilmente a representarme los capítulos perdidos desde entonces, gesticulando y hablándome en vietnamita, mientras pienso para mi ¿a que me engancho a una telenovela japonesa en Vietnam?, y me imagino haciendo el camino en mi moto, y parando urgentemente a la hora de la telenovela, para no perder detalle de ella, no sería difícil verla, ya que todo el país está enganchado a ella, si queréis os seguiré informando de las peripecias de la pintora japonesa y sus amores y desencuentros.

Después de un regateo, me dejan la habitación a la mitad de precio, 100.000 dong (4€) por día, supongo que por la afinidad televisiva, la habitación está muy limpia, y tiene un gran baño, decido quedarme hasta el domingo, en total 5 días, para así explorar el entorno con tranquilidad, relajarme, ya que llevo muchos días viajando y necesito poner en orden mis cosas, disfrutar de no hacer nada, entablar conversaciones con lugareños, y el sábado asistir al mercado del amor, un mercado donde vienen los aldeanos cercanos, para buscar novia.

Mientras reviso mi correo, encuentro un mensaje de Tore, el australiano, que se encuentra en esta misma población, quedamos a cenar, y reímos cuando contrastamos nuestro viaje de al día siguiente de vernos, ya que pasamos periplos parecidos, y coincidimos en los mismos días en las mismas poblaciones, pero sin llegar a vernos, los dos hemos salidos asqueados de Sapa, después de cenar, continuamos la conversación tomando un chocolate caliente y un té, nos despedimos, pero en el fondo esperando coincidir en otra ocasión.

CARNE DE PERRO

Al día siguiente decido tomármelo todo con gran calma, ya que estaré al menos 4 días más. Desayuno en puestos callejeros una especie de creps de harina de arroz, rellenos con un poco de carne, (luego me entero que es perro), no recuerdo el sabor bien, por lo que tendré que degustarlo en otra ocasión, lo que sí me doy cuenta es que perros adultos, solo hay hembras, y con unas tetas colganderas bastante grandes, señal, que las usan para criar, el macho, antes de que llegue a la edad adulta… a la cazuela.

Doy una vuelta por Bac Ha, la cual recorro en menos de 20 min. Y me quedo impresionado de con lo pequeña que es esta localidad, el gran mercado que tiene Como curiosidad, hay gran variedad de puestos, pero de lo que más abunda son de aldeanas de etnias que tienen a sus pies unos garrafones de unos 10 l. con un licor de arroz el cual me dan a probar, y mientras tomo complejo de abuelo carajillero, degusto el licor, que aunque fuerte es de muy buen sabor Continúo, y cuando paso por el templo, un señor mayor me invita a pasar.

No estoy muy interesado, pero aún así entro, me encuentro a una señora mayor, poniendo en bandejas fruta, para poner en los diversos altares, me recuerda a mi segunda madre de mi pueblo, Rosalía, cuando acicala la iglesia, para eventos, por lo que decido ayudarla. Entran posteriormente unas cuantas personas más, las cuales sorprendidas de verme, intentan entablar conversación, su inglés es aún peor que el mío, pero poco a poco nos entendemos, a través de mi portátil les enseño fotografías de la Semana Santa de La Victoria (Córdoba), (para mí la mejor, es mi tierra, e invito a todos los lectores que lo comprueben, y si lo desean, participar en ella, alguno ya lo ha hecho, y no me equivoco, ¿verdad Sergio?), y se las paso a sus móviles.

Posteriormente comienzan las mujeres una ceremonia, de lo que después comprendí que era de bendición a unos alimentos, que posteriormente comerían, decido marchar, pero me retienen, y me indican que me quede a comer, lo cual acepto con gran placer, reunidos todos en una sala adyacente al templo central, comemos sentados en el suelo, y me dan a beber el mismo licor que tomé en la mañana, intentan emborracharme, pero gracias a los cursos intensivos y sucesivas practicas realizadas por el barrio Húmedo de León con mi mejor amigo Viril, el resultado es el contrario, al octavo chupito de licor, comienzan a sudar los hombres (ya que las mujeres es raro que beban y fumen en Vietnam), y a renunciar a los sucesivos brindis que yo les propongo, salen tambaleándose a tomar el fresco al patio, lo que sucede a continuación, es como si el destino me hubiera querido mostrar en tres días lo peor, y lo mejor de Vietnam, primero en Sapa, por todo lo que ya he relatado, y luego en Bac Ha, por lo que me va a acontecer.

LA REINA DEL CIELO

Me indican que continúe en el templo, que va a comenzar una ceremonia, me acomodo de la mejor manera, ya que uno se sienta en unas esteras en el suelo, una mujer delante del altar principal, asistida por otras dos, empieza a vestirse de manera ostentosa, mientras dos hombres uno con una guitarra de dos cuerdas, y el otro con platillos, maderas y un gran tambor, cantan y hacen sonar música tradicional. La mujer que lleva la ceremonia, me indica que no haga fotos, y después de la gran amabilidad que han tenido conmigo, es lo mínimo que puedo hacer, se suceden una serie de cantos, y ofrendas, mientras dos personas comienzan a traer a la directora del ceremonial las bandejas de fruta, cigarros, bebidas, galletas, y dinero. Ésta lo prueba todo, mientras se cambia de traje unas 20 veces, y reparte a todos los presentes, incluido a mí, todo, que vamos poniendo en grandes bolsas que nos han dando.

La ceremonia empieza a las 2 de la tarde, y dura hasta las 6, se mezcla lo banal (por lo menos para nosotros) se fuma, se bebe, se come, con lo místico, de una manera sorprendente, y sin que la música pare. Posteriormente me entero que la ceremonia la realiza una mujer especial, elegida por monjes budistas, y representa a una reina del cielo, la cual reparte al pueblo todas las riquezas, y con cada vestido diferente, reparte un tipo de riqueza diferente. Una vez finalizada la ceremonia, me tienen que ayudar a ponerme en pié, pues tengo las piernas entumecidas, y creo que acabo de descubrir la depilación a la piedra, pues parece que no me queda un pelo en pié en mis nalgas, después de estar arrastrado toda la tarde en el suelo, ahora comprendo por qué esta gente tiene el culo tan plano, ellos se parten de risa, me despido con gran agradecimiento, y mientras regreso al hotel cargado con todo lo que me han dado, pienso en lo tonto que soy, por haberme amargado los dos días en Sapa.

Vietnam, pienso, es todo esto y mucho más, y doy gracias en mi interior, por haberme encontrado al anciano que me hizo pasar al templo, cuando yo no estaba interesado, y por el gran día que había sido. Ceno en mi habitación, pues tengo para un par de días de comida.

A la mañana siguiente la dedico a hacer la colada, y me sorprendo al encontrar mis calzoncillos disimuladores de cuescos con sorpresa, avergonzado llamo al hotel, de Son La, para decir que los he encontrado, es imposible que me entiendan, hasta que les digo la palabra cuescos, y entonces me dicen

-¡Ah! ¿Es usted el señor Antonio?

Me río, y entonces puedo pedirles perdón por la confusión, y me agradecen que les haya llamado, para comunicárselo. El resto del día lo dedico a holgazanear, contestar emails y escribir. Al día siguiente, decido desayunar en el mercado de nuevo, como cuanto puedo en un puesto, el cual hace unas deliciosas pastas fritas de arroz, kaki, tortas de soja, y arroz negro con sésamo.

Me siento durante una hora, ya que tengo tiempo más que de sobra, y cuando veo pagar a los lugareños, por más que la dueña y cocinera del puesto, quiere cobrarme de más, le discuto que a los demás les cobra menos, resultado 8 pastas inmensas, lo que daría para un gran festín, 60 cent., y me ha cobrado un poco de más, por lo que el hijo me invita a fruta y té helado, luego voy viendo como turistas van poco a poco llegando al pueblo, para el mercado del día siguiente, como, y decido explorar los alrededores del pueblo, gran decisión.

TOPÉ CON LA POLI

Me dirijo con mi moto a So Mi Cai, una aldea a 26 km. Por un camino infernal, pero el paisaje vale la pena, es maravilloso, lleno de campos de arroz, y a lo lejos las montañas, algunas de ellas llenas de cultivos, cual si un gigante las hubiera arropado con una manta de diversos colores, es todo idílico. En el camino me para la policía, y me pide la documentación de la moto, la cual yo no tengo, ya que la dueña de la tienda no me la ha querido dar, no fuera que me escapara con ella a España. Primero me piden 20 $, y les digo que soy cuñado de Zarkisi, por toda la cara, y que mi hermana es la Brunni, casualmente llevo en el móvil, la única canción reconocida de esta, y (esto sí que es surrealista), uno de los policías se lleva mi teléfono a la oreja, y empieza a sonreír, a tararear, y a contonearse al son de la música, mientras el otro atónito, me intenta explicar que yo soy español, y ella es francesa, yo le discuto, que no tenemos el mismo padre y que por eso mis apellidos son diferentes, al final cuando consigo quitarle el teléfono, al primer policía llamo a la dueña de la tienda, y los policías cobran lo que en realidad es la multa 5$, y la dueña promete devolvérmelos cuando entregue la moto (por si acaso guardo el recibo), los policías no se quieren hacer fotos conmigo, porque en un principio, me intentaron engañar, y por si acaso fuera verdad que soy el hermano de la Brunni.

A la vuelta, en una curva cerrada de una bajada, me encuentro con un camión en medio de la carretera, solo me quedan tres opciones, arremeto contra el camión, llevo las de perder, me tiro por el precipicio de la cuneta, llevo las de perder, o freno en seco, en el camino de grava, sabiendo que caeré, decido esta última, en primer momento consigo hacerme con la moto, pero al final caigo (segunda caída), los del camión paran, pero antes de que hayan bajado ya estoy de pié, y con los pulgares les hago señas de que todo va bien, asombrados me piden perdón, y los motoristas que venían detrás se cagan en la madre que parió a los del camión en vietnamita, y los dejo a ellos discutiendo, mientras yo me marcho, vaya a ser que se líen a pelear, y aún salga mal parado.

La moto, al igual que yo, que iba con pantalón corto, camiseta y sandalias, sufre leves arañazos, y el equipo nada, llego al hotel, me ducho, me curo, y me voy a cenar, pensando en que mañana es el día del mercado, y que tengo que enviar las fotos y la crónica a Eladio, para que el Lunes ya la haya colgado Marc en la página. Desde aquí quiero agradecer a todos los que me habéis enviado comentarios a mi página, y a mi email personal, el gran apoyo que sois para mi, y la fuerza que me dais para continuar relatando mi aventura por estos mundos, también ofrecer a aquellos que se han unido a la lectura de mis relatos y que no conozco, que dejen alguno, ya que es una manera de conocerlos. Gracias a todos.

 

5 comentarios en «Vietnam (III)»

  1. Nos alegramos que sigas tus vivencias por esos mundos de Dios y poder seguir viendo en el taravitazo, con esas fotos tan buenas, como es la vida en cada pais, con sus sigularidades y esos sitios tan hermosos que en cada instantánea nos ofreces.
    Por otra parte, nos alegramos de recuperar a nuestra Ana y que la vida te depare tanta suerte como nosotros te deseamos.

    Un abrazo, de tus seguidores y amigos.

    Pedro y Marisel

  2. Buenas noches!!!Como has podido ver te escribí ayer comentando que me llegó la postal… Pues esque hoy ha llegado la foto y por la nota que había en el interior del sobre he deducido que primero tenía que haber llegado la foto y luego la postal, que por cierto, o la has encontrado tú o al final te han entendido de lo que era una postal jejeje. Sin nada mas que añadir, volverte a agredecer el detallazo de la foto ya que eso si que no lo esperábamos. Un beso!!

  3. HOLA AVENTURERO

    LO PRIMERO DECIRTE QUE SOY AMIGA DE REYES Y DE ANDRES MI NOMBRE ES ROSI, UN DIA NOS VIMOS EN EL BAR DE DOMINGO Y ESTUVIMOS TOMANDO UNAS CERVEZAS, REYES ME COMENTO LO DE TU AVENTURA Y QUE HABIA UNA PAGINA DONDE CONTABAS COSAS DE TU PEDAZO DE VIAJE, ME ENCANTA LO QUE ESTAS HACIENDO, PERO HAY
    QUE TENER MUCHO VALOR, QUE SIGAS EL VIAJE Y LO PASES MUY BIEN
    BESOTES DE ROSI

  4. Hola guapo !
    Veo que sigues con tus aventuras y anezdotas. Hermano de La Bruni….. anda ya !!!! ja,ja,ja, Me alegro que lo estes pasando bien y estes en contacto con la gente de la calle que era lo que tu deseabas. Menudas experiencias !!!!! No te lo comas todo ¿eh? o por lo menos no preguntes que es. Anda que comer perro….. bueno, bueno, hay que probar de todo en esta vida ¿no? bueno, casi todo, je,je. Oye, andate con cuidado ¿eh? que como me llegue aquí una multa a tu nombre de por ahí de esos mundos, «NO LA RECOJO», je,je,
    Besotes de REYES Y ANDRES y que te vaya muy bien.
    P.D. creo que Andres no te dio la dirección entera. Todo lo que te dio más CP 24191 San Andres del Rabanedo- León.

  5. Como sigue el viaje?? Bueno, solo escribo para decirte que la postal ha llegado en perfectas condiciones (ni una arruga xDD) y que me ha hecho muchisima ilusión abrir el buzón y verla jejeje! Muchisimas grácias Antonio! Un besito y a seguir disfrutando!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.