Vietnam (I)

Córdoba 12 de septiembre de 2010

Comienzo a escribir estas crónicas el mismo día que empieza la aventura o la locura, hace casi nueve meses que después de una ruptura sentimental, decido marchar fuera de España, y dar la vuelta al mundo, con mucha calma, en definitiva, es un proyecto, el cual en un principio, he calculado que tardaría 15 años aproximadamente, aunque conociéndome como me conozco, que no he sido capaz de terminar nada en mi vida que tuviera una duración mayor de 10 años, es posible que la cosa cambie, que le voy a hacer si España y yo somos así. Mi intención es viajar a un país, vivir en él por un periodo no superior a un año, y en los dos siguientes recorrer otros 10 de una zona en la que la cultura sea parecida, si encuentro algún lugar que me guste me quedo algún tiempo, pero siempre con la cabeza fría de que el camino ha de continuar (ya veremos si soy capaz), también tengo intención, de contactar con diversas organizaciones de cooperantes, y si les puedo servir de ayuda, quedarme algún tiempo, y devolver algo de lo que la vida me ha dado.

El primer lugar al que he decidido viajar es el sudeste asiático, llegando a Vietnam, donde intentare estar el mayor tiempo que me permitan vivir los visados, y luego continuar hacia Laos, Camboya, Birmania, Tailandia, Malasia, Indonesia, Bali, y Filipinas, y algún país más que valga la pena, todo ello, intentando evitar lujosos hoteles, y el “todo incluido”, sinceramente, con todo mi respeto pienso que esto ya lo tenemos en España, y a raíz de un viaje anterior que hice a Persia, en plan mochilero, ya no quiero viajar con el borreguismo de viajes organizados.

¿Por qué el sudeste asiático?, en un primer momento pensé en empezar por Sudamérica, facilidad de idioma y cultura parecida,  pero luego pensé que Asia es lo mas radicalmente diferente a todo lo que conozco, en cultura, gastronomía, idioma, y que si consigo adaptarme allí, creo que podré hacerlo en el resto de los que tengo intención de visitar.

El billete lo he comprado en Junio, a través de Bravofly, (470€ con seguro incluido), Madrid-Hanoi, realizando escala en Moscú por 13 horas, por lo que me saqué el visado de tránsito (primer timo, me cobran 35€, de visado de tres meses de negocios, y a partir del día siguiente al que tenía previsto de estar en Moscú, por lo que mi hermano tuvo que sufrir mi indignación sin tener culpa, teniendo que solucionarlo él), para ver lo que podía hacer en aproximadamente una mañana, lo prefiero a estar en el aeropuerto tirado esas horas.

Moscú en ½ día.

Llego a las 06:10 h. después de pasar los trámites burocráticos de la aduana, empiezo a tomar percepción de lo que he hecho, ya que no entiendo nada de lo que pone en los indicadores, y mi ingles es de parvulario, pero esto ya lo tenía asumido, encuentro a Diego un chico Argentino, con el cual tomo café en el aeropuerto, el acaba de llegar en el mismo vuelo que yo, por motivos laborales, tiene que estar en Moscú tres días, y decide acompañarme esa misma mañana en mi visita, por lo que cogemos el tren hasta una de las estaciones de tren, y de allí a su hotel a dejar el equipaje, y luego marchar a la plaza roja, al llegar al hotel, una de las recepcionistas que habla español, nos indica como ir, y cuando le pregunto que sobre que precio podríamos comer cerca de la plaza roja, nos dice que no menos de 30€ por persona, por lo que antes de llegar a la plaza, decido meterme en un supermercado, (la verdad es que aquí tuve suerte), y compramos comida que preparaban típica rusa, y cerveza nacional, al cambio los dos 6€, nos lo comimos en un parque anterior a la plaza, donde hay un monumento en homenaje a los caídos en la segunda guerra mundial, visitamos el parque con sus esculturas, y posteriormente a la plaza, donde se encuentra el kremlin y la catedral de San Basili, famosa por sus cúpulas de colores, luego nos volvemos al hotel, ya que el pobre Diego estaba muy cansado, yo marcho hacia el metro y visito cuatro estaciones que valen la pena, tanto como las mujeres rusas, son también verdaderas obras de arte, regreso al aeropuerto, y mientras hago cola para el control de pasajeros encuentro a un español, el cual regresaba a Barcelona, te agradezco Pedro esa cerveza en uno de los bares del aeropuerto y tu compañía, en el mismo aeropuerto encuentro a una chica la cual había cogido el mismo vuelo que yo desde Madrid, llamada Clara y comienzo a conversar con ella, y resulta que va a Vietnam a trabajar en una O.N.G., y conversamos durante todo el vuelo, hasta Hanoi

01.-entradaalaplazarojamosc

02.-catedralsanbasilli

03.-estacionesmetrodemoscu

04.-estacionesmetromoscu

Hanoi

Al llegar a Hanói, Clara pasa el control de pasaportes, y me dice que nos encontramos al otro lado, ya que me presentará a los miembros de la O.N.G., porque me interesa trabajar en ella(en la O.N.G., no en Clara), pero cuando llego al control, me hacen esperar 2 horas, sin decirme porqué, y luego me entregan el pasaporte con solo un mes de visado, cuando había sacado por tres, y pagado las tasas 145€ (segundo timo, los dos en embajadas y en España), cuando salgo evidentemente Clara ya no está, ni hemos intercambiado direcciones ni teléfonos, por cierto Clara si algún día lees esto te llevaste mi bolígrafo, haz por devolvérmelo. Ante la indignación, ya que esto trastoca todos mis planes, y después de sacar dinero local del cajero, salgo con una mala ostia del aeropuerto, y me niego a coger taxi, camino con mi mochila, aproximadamente un kilometro hasta la parada de bus, está lloviendo, y con un calor asfixiante, y empiezo a cambiar el humor, ya que pienso que tengo todo el tiempo del mundo, y soy consciente que esto es lo que hay, y que cuanto antes pase página mejor. En la parada pregunto a un chico por el bus a Hanói, y me indica monto en el, tardó aproximadamente 30 minutos a Hanói, luego pregunto a una chica, la que posteriormente se ha convertido en mi Ángel en Hanoi l llamada Qua Sau, la cual me indica y me dice en ingles que trabaja en una galería de arte cerca de donde está mi hotel, al bajar del bus, me negocia con una moto-taxi, el precio, para que no me timen con él, me da su teléfono y el email, y quedo que luego la llamaré, y  ahí me ves con mi mochila y los dos bolsos de paquete en la moto-taxi por el barrio donde tengo el hotel, llego al hotel, y lo primero es ducharme, ya que estaba chorreando sudor a ríos, luego me doy cuenta que para nada sirve, ya que al salir de la ducha y secarme, dos minutos después tengo la camiseta totalmente empapada de sudor, salgo del hotel, y me voy a cortar el pelo a una peluquería al lado del mismo, donde me hago amigo de Chang el peluquero, al cual le pregunto donde conseguir una tarjeta SIM para el móvil, por 10$ me consigue una con 3$ en llamadas, me quedo sorprendido, cuando compruebo que las llamadas a España salen a 15cts el minuto, quedo con Chang para la noche a tomar una Bia Hoy (cerveza de barril típica de Vietnam), y lo veo un poco contrariado, marcho a ver a Qua Sau a su trabajo, el cual se encuentra en medio de unas calles, donde se mezclan puestos de comida, tiendas, y un tráfico demencial, solo vivido anteriormente en Teherán, lo curioso de aquí, aparte de que los pasos de peatones, semáforos, direcciones prohibidas etc., no se respeta, es que son los vehículos los que esquivan a los viandantes y no al revés. Vamos a tomar una merienda, primera comida en Vietnam en un KFC, lo cual me sirve, para decirle a mi acompañante que este tipo de comida es la primera y la última, ya que quiero solo comer la típica de aquí, y una sonrisa de oreja a oreja le marca la cara, después de merendar nos despedimos, y marcho a dormir una siesta hasta las 10, que había quedado con Chang, me recoge del hotel, en su moto, y al primer sitio al que me lleva es a un salón de masajes, al entrar veo que son todo chicos jóvenes lo que están, comenzamos en el hall a hablar, y cuando me doy cuenta en el fondo de la pared veo una fotografía de dos chicos abrazados, y Chang me dice que escoja al chico que mas me guste, para el masaje, entonces en mi ingles primario, mientras doy manotazos a todas las manos que se me acercan le digo que a mí me gustan muchísimo las chicas, que no soy gay(me costó convencerlos), por lo que se ve en Vietnam los peluqueros tienen fama de gay, y al decirle que por la noche fuéramos a tomar una cerveza pensaba que quería algo con él. A la salida el me dice que a él también le gustan las mujeres, pero ya me adelanto, y le digo que solo quiero ir a comer(comida típica), y tomar una cerveza, me lleva a un puesto callejero, y comemos búfalo, hierbas aromáticas frescas y Chang sonríe de placer, a la 4ª cerveza me comenta que le gustaría ir de putas, pero que gana poco y no tiene dinero, le pregunto qué precio tienen y me contesta que 5$, entonces le digo que lo acompaño, se la pago, y lo espero, vuelve a sonreír plácidamente, cogemos una calle, la cual tiene varias cocheras abiertas con cortinas de plástico de los colores del Barça curiosamente, entra dentro de una de ellas con la moto, y  en la misma cochera hay un sofá donde se encuentran 4 señoritas que comprenden de los 20 a 25 años, me hace sentar en taburetes de plástico para niños, (es la silla típica de aquí para sentarse), y toma un té, y negocia el precio, coge a una chica de la mano, sube unas escaleras y desaparece, mientras yo según los consejos de la pareja de mi hermana, por mucho que me ofrecen té no tomo nada, y me encuentro en una situación de lo más surrealista que me he encontrado en mi vida, a 12000 km. De mi casa, sentado en una silla de niños, al lado de un sofá con putas las cuales están viendo una telenovela vietnamita y esperando a Chang, en fin pienso para mi, esto es lo que venía buscando cosas fuera de lo normal (si hubiera subido lo diría, no tengo que guardarle la cara a nadie).

Cuando Chang termina, montamos en la moto, mientras me dice que me tiene mucho aprecio, que soy un buen amigo,(haber comido, bebido y follado gratis, como para no serlo), de camino al hotel el monzón da sus últimos coletazos sobre mí, Chang me ofrece su chubasquero, y le digo que no, que es solo agua que no pasa nada, llego al hotel, cuelgo la camiseta mojada en una percha, dándole constantemente el ventilador, y ha tardado dos días en secarse debido a la humedad.

Al día siguiente Qua Sau, me acompaña a la embajada para hacer mi registro, en la misma me comunican que me busque la vida con el tema de visado, que ellos no pueden hacer nada, lo único positivo de allí es que conozco a Juan y a su mujer Van, que está arreglando papeles porque acaba de casarse con ella, y quedamos para la tarde. Salgo de allí y me dirijo a visitar el mercado de la seda el cual es bastante interesante, posteriormente como con Qua Sau, y me despido de ella, voy a ver a Chang, y me dice que por la noche iremos a un restaurante que me gustará ya que es donde van solo vietnamitas y no extranjeros, tomo café con Juan, el cual compruebo que si nos hubiéramos conocido antes probablemente mi locura hubiera sido compartida con él, además de buena gente, tenemos preferencias muy comunes, quedamos para el día siguiente, y marcho con Chang, el cual se presenta con otro amigo, y vamos a un callejón lleno de mesas y sillas, y nos instalamos debajo de un puente por donde pasa el tren, la dueña cada vez que por la calle principal pasa la policía, apaga las luces de la calle, y hace que todo el mundo se calle. Chang tenía razón, todo son vietnamitas, no hay ni un solo extranjero, solo sirven estómago y tráquea de vaca, realmente delicioso, además te ponen una plancha en la mesa y te lo vas haciendo tú, al lado tenemos una pareja la cual me empieza a picar enseñándome trozos de tráquea a la plancha y comiéndolos de manera que parezca vomitivo, mientras pienso para mí que para que me dé asco algo hace falta mucho, mientras, me percato que la grasa no se la comen y la dejan a un lado, por lo que a la quinta vez que me hacen lo mismo, cojo un trozo de grasa fresca de mi plato, y me la como haciendo las mismas muecas que hacían ellos, automáticamente las dos mesas de alrededor, incluyendo la que me picaba se levantan y salen por patas escupiendo al suelo, Chang y su amigo abren los ojos como jamás se lo he visto hacer a ningún oriental, y me dicen que no haga eso que es un poco asqueroso, terminamos de comer y quieren ir los dos de putas, a lo que yo les digo que me dejen en el hotel y que ellos vayan, no me importa pagar 5 euros por una cena para tres, pero no soy mecenas de puteros, por lo que regresamos al hotel, camino de este, veo corriendo por la acera una rata del tamaño casi de un gato, y saltando por los escalones de las casas con una agilidad pasmosa, la señalo, y le digo a Chang mira una rata, que buena tiene que estar, digo en broma, y él me contesta que si que tienen una carne tierna, entonces comprendo la agilidad de la rata, además de su depredador natural, también tiene al hombre. Llegamos al hotel y me despido de Chang.

Al día siguiente me despierta Qua Sau, para ir a comer, lo hacemos en un puesto, y después realizamos una tournée por el barrio del hotel realizando varias fotos curiosas, y otras que no puedo hacer, como las motos que van a toda leche, y llevan un accesorio, el cual mientras corren van dejando pompas de jabón a lo largo del trayecto. Luego comemos caracoles, y se despide, vuelvo a quedar con Juan y su mujer, me da unos consejos muy útiles, cenamos y nos despedimos con un abrazo (gracias Juan por todo, si algún día decides unirte estas totalmente aceptado). Vuelvo al hotel a dormir

05.-comidatipicavietnambung

06.-desayunoenlascallesdeha

07.-distrccinenelparque

08.-elhombretrabajadordevie

09.-elmercadodelasedaymiami

10.-elparaguasesporelsollom

11.-farolesyadornostpicos

12.-frutossecoscaramelizado

13.-imagenvietnamparaportad

14.-juansumujervanyunservid

15.-puestodefruta

16.-quasauenloscaracoles

17.-metroymetropolitanasdem

18.-contadoresdeluzcomohara

19.-heladeriaysusprecios1eu

20.-vendedordesombreros

21.-vietnamitasenparqueapre

22.-puestoenelmercadodelase


5 comentarios en «Vietnam (I)»

  1. Disculpas por no haberte saludado hasta hoy, quiero decirte que lo que estás haciendo es acojonante y que si alguna vez tuviera que empezar de nuevo, me iría contigo si tu quisieras sin dudarlo, cualquier cosa que necesites estoy a tu entera disposición, espero te vaya bien todo, un abrazo de
    Luisito

  2. Buena a todos,y en especial a Antonio,no savia,y ahora comprendo toda esta locura odisea dilo como quieras,tienes todo mi apoyo en tu proyecto,si señor con dos cojones,eso tendria de haber echo yo ,bueno un saludo a viril es del unico de los que escribe que me acuerdo»el esponja»,que recuerdos,todavia me acuerdo del quitapenas,jajajaja,y de la taja,jajajaja,espero que estas risas,se contajien,un abrazo atodos,y en especial para ti Antonio…

  3. Hola fiera!
    Ya estás saboreando la aventura y enrriqueciéndote de cuanto te rodea..
    que envidia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Sabes bien que te seguimos «de cerca».. a través del Blog..
    Tú.. como siempre.. llenando tu vida de anécdotas.. que cuando nos cuentas acabamos siempre partidos de risa..
    Disfruta al máximo!
    «Carpe Diem, Tempus Fugit»

  4. Hola soy El Viril te mando un abrazo muy grande desde LEON.-
    Me gustan mucho las fotos, sobre todo las de contenido femenino, puesto que las culebras asiaticas lo tienen muy rico.
    Ya le he comentado tus nuevas andanzas a tus amigos de aqui y todos te tenemos una «envidia sana» , por lo decidido y valiente que eres al hacer lo que te apetece.-

    Disfruta todo lo que puedas y no comas mucho sobre todo siendo las cervezas tan baratas aprovechate de ellas .-

    Queremos mas fotos de lupanares!!! En LEON TE ECHAMOS DE MENOS.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.