Mexico (Chiapas I)

MÉXICO

CHIAPAS I

Llegamos a Cancún, procedentes de Cuba, por el único motivo de que es el vuelo más barato que salía desde Cuba.

Bien sabe el lector ya, que no somos de lugares masificados por el turismo.

En los tres días que estamos en Cancún, hacemos las gestiones de los primeros días de un país. Compra de tarjeta de teléfono, adaptación al país, planificación del recorrido y ver un poco la ciudad.

Sobre los lugares de alojamiento, nada tengo que reseñar al lector, pues en los dos en los que estuvimos eran malos y caros.

Sobre las playas, fuimos aconsejados de visitar la de los Delfines, ya que era la que menos turismo tenía. Solo estuvimos dos horas, pues no es que estuviera abarrotada o que no fuera bonita. Más bien es que después de haber visitado maravillosas playas en Cuba, el estar en un playa de aguas turquesas, pero rodeados de resorts a lo lejos o de demasiada población para nosotros, era algo que no nos apetecía demasiado.
01 Cancun (2)
02 Cancun (4)

LA MOTO NUESTRA DE CADA DÍA

Hicimos las gestiones pertinentes para la compra de un vehículo. Como siempre nos decantamos más por una motocicleta, por su consumo bajo y por la manejabilidad en toda clase de terrenos.

El problema es que queremos viajar con ella por toda Centroamérica, y para ello debemos de mirar mucho los diferentes modelos, marcas y documentación necesaria.

Como ya hemos dicho, Cancún no es un lugar en el que nos apeteciera estar mucho y la compra de la motocicleta requería tiempo.

Vero, una chica mexicana que vive en mi pueblo, nos aconsejó que visitáramos Chiapas:

-Es el estado más auténtico de México. Por su diversidad cultural, por su diversidad geográfica, por la bondad de las personas que viven allí y además, mi primo vive en San Cristóbal de las Casas y les puede ayudar en lo que precisen.

Vero, te estaremos eternamente agradecidos por tus indicaciones y te debemos una comida. Palabra de taravitazos.

No nos lo pensamos demasiado cuando compramos el billete de autobús desde Cancún hasta San Cristóbal de las Casas y avisamos a Fabi, la mujer de Gabriel, el primo de Vero.
Sorprendidos desde el primer momento con la amabilidad, honestidad y buen trato que nos dispensa la familia entera.

Después de dos días en el hotel por el que optamos en San Cristóbal de las Casas, Las Cabañas en La Garita, es una guesthuse situada en el barrio alto de la población. Camas limpias, cocina, baño exterior y sin falta de aire acondicionado, ya que en la población estamos en un máximo de 17º. Por un precio muy económico de 150 pesos (7,5€) la habitación doble, el viajero podrá disfrutar de unas buenas vistas y lo mejor de todo, en un lugar alejado del turismo que pulula por la ciudad.

03 San Cristobal de las Casas (1)
Fabi, nos insiste en que nos alojemos en su casa. Nosotros que somos del pensamiento de que los invitados son como el pescado, a los tres días huelen mal, rehusamos la invitación. Sobre todo porque tenemos la idea de alquilar una habitación o un pequeño apartamento, pues pensamos estar en San Cristóbal de las Casa, al menos un mes. Los alrededores, la ciudad y la diversidad cultural son muy ricos. Junto a esto, queremos comprar una moto nueva y hacer todos los trámites de matriculación, garantía etc. Que necesariamente, nos llevara al menos 10 días.

Fabi vuelve a insistir y nos lleva a su casa, donde en el jardín cuenta con una casa de invitados con salida independiente de la vivienda principal.

Nos encanta y decidimos alquilarle la vivienda de invitados. Ella rehúsa totalmente intransigente y nos insiste de nuevo que nos quedemos allí todo el tiempo que deseemos.
Aceptamos de buen grado, ya que el tener la oportunidad de convivir con una familia mexicana, es todo un honor para nosotros y un deleite el poder compartir tertulias, comidas y experiencias.

Los hijos de la pareja, Valeria, Gabito y Regina, son de una educación exquisita y hacen que nuestra estancia sea de lo más divertida.

A los dos días de estar en la casa, ya tenemos motocicleta. Es un modelo FT150G de la marca Italika que compramos por 756€ nueva, con dos años de garantía.

Son piezas chinas ensambladas en México, por lo que decidimos ponerle La Chapulina, como el femenino del héroe cutre mexicano, que nos hizo las delicias con sus aventuras. En definitiva, un quiero y no puedo, pero que después de nuestra aventura en Mongolia con Fumanchú que también era china y nos rindió magníficamente, optamos por esta esperanzadora opción.

Después de comprar los cascos, rediseñarle la parrilla trasera para transportar el equipaje, matricularla (a día de hoy aun no lo hemos podido hacer, porque no hay placas en tránsito de Chiapas), y comprar una gran cadena con candado, el precio total sube a 900 €. El mayor que hasta el momento hemos pagado por un vehículo.

Sin embargo, el consumo de gasolina es el menor que hemos tenido en todas las motos, 100 km con 2,2l.

Haciendo cuentas, la motocicleta nos haría un rendimiento magnífico, si llegamos a hacer 15.000 km. Pues nos haría un gasto de la mitad del precio que pagaríamos en transporte público. Añadido a esto, si después de los tres años que tenemos pensado para recorrer Centroamérica, podemos venderla por la mitad, haríamos el negocio del viaje.

EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS

Entre cábalas y cábalas, recorremos la preciosa ciudad de San Cristóbal de las Casas, que aunque no está exenta de turismo, al ser mediados de enero, este es el más bajo del año.

Recorremos calles, iglesias, mercados en donde las etnias indígenas, ofrecen sus productos.

04 San Cristobal de las Casas (10)
05 San Cristobal de las Casas (11)
06 San Cristobal de las Casas (12)
07 San Cristobal de las Casas (13)
08 San Cristobal de las Casas (15)
09 San Cristobal de las Casas (16)
10 San Cristobal de las Casas (19)
11 San Cristobal de las Casas (2)
12 San Cristobal de las Casas (20)
13 San Cristobal de las Casas (22)
14 San Cristobal de las Casas (23)
15 San Cristobal de las Casas (25)
16 San Cristobal de las Casas (26)
17 San Cristobal de las Casas (27)
18 San Cristobal de las Casas (28)
19 San Cristobal de las Casas (29)
20 San Cristobal de las Casas (3)
21 San Cristobal de las Casas (30)
22 San Cristobal de las Casas (34)
23 San Cristobal de las Casas (35)
24 San Cristobal de las Casas (37)
25 San Cristobal de las Casas (38)
26 San Cristobal de las Casas (4)
27 San Cristobal de las Casas (40)
28 San Cristobal de las Casas (42)
29 San Cristobal de las Casas (43)
30 San Cristobal de las Casas (45)
31 San Cristobal de las Casas (47)
32 San Cristobal de las Casas (5)
33 San Cristobal de las Casas (6)
34 San Cristobal de las Casas (7)
35 San Cristobal de las Casas (9)
Para comer, en el mismo centro, hay un lugar que el viajero no debería de perderse. Fuera de la marabunta de turistas, en la calle Francisco I. Madero Nº 118A. Se encuentra un restaurante, El Rebaño, donde el plato único es Barbacoa de Borrego. La madre de Octavio que es el que lo regenta, prepara uno de los mejores corderos que hemos deleitado a un precio de 50 pesos (2,5$) por persona. Muy recomendable por su sabor y precio.
36 San Cristobal de las Casas (8)

Chiapas es el estado mexicano con mayor diversidad étnica. En la actualidad se hablan 12 lenguas, de las siguientes etnias; Tzeltales, Tzotziles, Lacandones, Choles, Tojolabales, Zoques, Mames, Mochos, Cakchiqueles, Chujes, Kanjobales y Jacaltecos. Todos ellos diferentes en sus idiomas, leyes, vestimentas y costumbres. Constituyendo la mayoría los Tzeltales y Tzotziles.

En Chiapas, en absoluto los indígenas están marginados. Representan un total del 32% de la población. Si bien, no tienen buena imagen entre los mestizos, los que representan la mayoría y estos los acusan de robar, pelearse y no integrarse con el resto.

UN POCO DE JEHOVÁ

El domingo, acompañamos a nuestros anfitriones a la reunión dominical que tienen con el resto de personas que practican su religión.

Son testigos de Jehová, y todos los domingos, se reúnen para estudiar y comentar la biblia.
Jamás he estado en una reunión de testigos y solicite a Fabi, si mi mujer y yo los podíamos acompañar.

A pesar que en muchos lugares los testigos de Jehová, tienen fama de pesados, insistentes en que los demás crean en lo mismo que ellos o de secta. Nosotros jamás hemos tenido esa sensación junto a la familia de Gabriel y Fabi.

En sus reuniones, simplemente se dedican a hacer lo que anteriormente he comentado. Ni si quiera nos han insistido en continuar asistiendo a sus reuniones o están todo el día hablando de su religión.

Invito al lector, a que investigue un poco sobre esta religión, y creo que es posible que se sorprenda pues nada tiene que ver con los estereotipos que tienen los testigos de Jehová.
Yo por mi parte, continúo con mis creencias y sigo siendo aceptado y acepto a todos.

SALMOREJO Y FIDEUÁ PARA DESENGRASAR

Después de la reunión, hago un salmorejo y una fideuá, para el almuerzo y que la familia pruebe una muestra de la gastronomía española. La sobremesa, que se extiende hasta la noche y en ella me indican que al día siguiente vaya a visitar Chiapas de Corzo y el Cañón del Sumidero.

39 San Cristobal de las Casas (48)
En Chiapas de Corzo están de fiesta, en honor a San Antonio Abad y San Sebastián.
Los orígenes de la fiesta son muy antiguos, se sabe que Chiapas de Corzo fue la primera ciudad fundada en Chiapas por los españoles en 1528.

Las danzas de los parachicos, Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO. Se consideran una ofrenda colectiva a los santos venerados.

Los bailarines recorren toda la localidad llevando las imágenes santas y visitando diversos lugares de culto. Sus danzas comienzan por la mañana y finalizan por la noche. Van ataviados con máscaras esculpidas de madera que representan la cara de los españoles. También, van tocados con monteras de ixtle con cintas de colores. Vestidos de sarapes, chales bordados de hilo de seda y lentejuelas que van girando al son de la música, tocando las sonajas de hojalata conocidas como “chinchines”.

UNA LEYENDA CON FINAL FELIZ

La costumbre de esta tradición, según me contó una chiapacorceña proviene de una leyenda:

En los infaustos días, en medio de la sequía y el hambre. Los lugareños recibieron a una distinguida viajera española.

La dama expuso a los habitantes del pueblo el motivo de su viaje; su hijo padecía un extraño mal que le impedía mover las piernas. Había recurrido a los médicos más reconocidos, sin que brebajes ni sangrías lograran recuperarlo. De ahí que ella decidiera visitar varios lugares remotos en busca del remedio para su hijo. Cuando le hablaron de los curanderos de Chiapa decidió consultarlos. Al poco tiempo apareció el Namandiyuguá (Cerro brujo). Después de examinar al joven, le recetó pócimas de hierbas y ordenó que se llevara al chico a los baños de Cumbujujú (lugar donde abunda el jabalí) para completar el tratamiento.

La madre acudió al lugar, cerca del pueblo y poco después, como de milagro, el joven empezó a recobrar la movilidad en las piernas.

Agradecida, la mujer, que se llamaba Doña María de Angulo. Mandó traer desde tierras distantes ganado y grandes cantidades de cereales para paliar la crisis en Chiapas. Ordenó que se sacrificara cada día una vaca en la plaza y repartió canastas con víveres entre la población.

En el mes de enero, el día de San Sebastián, Doña María mandó sacar a su hijo en andas y desnudo (como el santo), para que no volvieran las penurias al pueblo. Más tarde, ambos regresaron a España. La situación había cambiado y la tierra de nuevo volvió a dar frutos. Los lugareños relacionaron la abundancia con la petición hecha por la mujer y su hijo al santo.

Con la llegada de un nuevo año, los nativos recordaron la visita con la representación de una muchacha y un joven vestidos como los personajes paseando por las calles, rodeados de sus sirvientes, quienes repartieron comida simbólicamente.

Esta es la versión oficial, donde además, evitan decir que la dama benévola era española. Investigando más en profundidad, la verdad es diferente.

LA CRUEL ROGATIVA PARA LA LLUVIA

Los nativos, para llamar a la lluvia. Todos los años por esta temporada, sacrificaban a un niño, dándole muerte con flechas y de esta manera ofrecían la muerte del joven a su dios pagano.

Cuando los españoles llegaron al lugar, reacios a los sacrificios humanos, prohibieron estas ofrendas. Como el joven sacrificado moría por heridas de flechas, lo cambiaron por la devoción a San Sebastián que en su martirio murió por heridas de flecha.

De esta manera, compensaron a los nativos, los convertían a la religión católica y se acababa con los sacrificios humanos.

Acompañamos a los habitantes del pueblo que gozan de una alegría envidiable por las calles de Chiapas de Corzo, hasta las diferentes ermitas, donde finalizan las procesiones.

40 Chiapas de Corzo (10)
41 Chiapas de Corzo (13)
42 Chiapas de Corzo (15)
43 Chiapas de Corzo (18)
44 Chiapas de Corzo (20)
45 Chiapas de Corzo (2)
46 Chiapas de Corzo (22)
47 Chiapas de Corzo (26)
48 Chiapas de Corzo (28)
49 Chiapas de Corzo (29)
50 Chiapas de Corzo (31)
51 Chiapas de Corzo (34)
52 Chiapas de Corzo (35)
53 Chiapas de Corzo (36)
54 Chiapas de Corzo (37)
55 Chiapas de Corzo (40)
56 Chiapas de Corzo (4)
57 Chiapas de Corzo (43)
58 Chiapas de Corzo (44)
59 Chiapas de Corzo (45)
60 Chiapas de Corzo (46)
61 Chiapas de Corzo (48)
62 Chiapas de Corzo (49)
63 Chiapas de Corzo (50)
64 Chiapas de Corzo (51)
65 Chiapas de Corzo (52)
66 Chiapas de Corzo (53)
67 Chiapas de Corzo (54)
68 Chiapas de Corzo (55)
69 Chiapas de Corzo (56)
70 Chiapas de Corzo (57)
71 Chiapas de Corzo (58)
72 Chiapas de Corzo (59)
73 Chiapas de Corzo (8)

HACIA EL CAÑÓN

Por lástima, no nos quedamos a comer, pues tenemos que visitar el Cañón del Sumidero.

Este cañón, se puede visitar de dos modos, por barco surcando el río, o desde arriba por los diferentes miradores.

Decidimos hacerlo por el segundo y llegamos a Tuxla Gutiérrez, capital de Chiapas. A cinco kilómetros, sale la carretera que recorre los miradores.

Al entrar se paga 32 pesos (1,4€) por persona y la distancia del recorrido total es de unos 14 km.

El paisaje que se ve desde los miradores es muy bello, pero lo que da más impresión, es la profundidad del cañón. Más de 250 metros, que solo se aprecia, cuando alguna embarcación cruza el río.

74 Cañon del Sumidero (11)
75 Cañon del Sumidero (12)
76 Cañon del Sumidero (13)
77 Cañon del Sumidero (15)
78 Cañon del Sumidero (18)
79 Cañon del Sumidero (19)
80 Cañon del Sumidero (2)
81 Cañon del Sumidero (20)
82 Cañon del Sumidero (7)
Cuenta la historia oficial, que cuando los españoles conquistaron Chiapas, los indígenas, antes de ser sometidos por los invasores, preferían arrojarse al vacío desde este cañón.

Una vez más, investigando, encuentro versiones contradictorias y alteradas al interés de cada uno.

Según he podido averiguar, los indígenas no se arrojaban al vacío por no ser sometidos por los españoles, sino que desde este lugar se sacrificaban a las personas en honor de los dioses de los indígenas.

Cada cual que crea la versión que más le interesa. Yo me limito a escribir las versiones que encuentro y saco mis propias conclusiones según las pruebas o datos de los que dispongo.
Volvemos a San Cristóbal de las Casas muy satisfechos con el gran día que hemos pasado.

FOTOS PELIGROSAS

Al día siguiente, decidimos visitar San Juan Chamula, a tan solo 15 km de San Cristóbal de las Casas.

En este pueblo, la comunidad indígena de los Tzotzil es mayoritaria. Es interesante visitar su iglesia (a los turistas le cobran 25 pesos la entrada, pero nosotros entramos por la puerta lateral derecha, totalmente gratis), por los ritos que allí hacen de ofrendas y rezos.

Las fotografías o videos están prohibidos, pero un tanto indignados porque nos hubieran querido cobrar, decidimos de manera furtiva hacer fotos del interior.

Después de recapacitar, decidimos respetar a los locales y sus costumbres. Es por lo que no publicaremos imágenes del interior de la iglesia.

Luego nos enteramos que los indígenas, tienen sus propias leyes diferentes e independientes a las que rigen el país. Si nos hubieran descubierto haciendo fotos, hubiéramos podido ser linchados por los indígenas, sin posibilidad de ser socorridos por la policía. En un letrero en la entrada principal por la que no accedimos, lo pone bien claro.

La arquitectura del templo es de estilo colonial. No cuenta con bancos para sentarse, pues los habitantes rezan de rodillas. Crean una atmósfera mística muy especial al realizar rituales mezclados con la evangelización del s.XVI y las creencias religiosas prehispánicas. La iglesia está decorada con muchas velas de diferentes tamaños y colores y las imágenes de los santos tienen colgados espejos, debido a la creencia de que sirven para reflejar la maldad.

Los lugareños acuden durante largo tiempo al templo para pedir favores. Ya sea por algún familiar enfermo, para que la cosecha sea propicia o para que el ganado no enferme. Se suelen hacer rituales de sacrificio con un gallo, al que se le da muerte en el mismo templo.

El tabernáculo está lleno de velas, cada una de diferente color. La vela amarilla, para resolver un problema de trabajo. La verde, para solicitar esperanza y la naranja para solucionar problemas del corazón.

Llegamos en un día estupendo, pues se celebra la festividad de San Sebastián, la tercera más importante, después de la de San Juan y el carnaval.

El pueblo entero está de fiesta, llenando las calles los diferentes gremios de trabajadores que peregrinan al templo acompañados de bandas de música y llevando ofrendas florales.

El mercado es un hervidero de gente que transita haciendo compras o simplemente cotilleando los diferentes puestos.

83 San Juan Chamula (1)
84 San Juan Chamula (10)
85 San Juan Chamula (100)
86 San Juan Chamula (11)
87 San Juan Chamula (13)
88 San Juan Chamula (15)
89 San Juan Chamula (20)
90 San Juan Chamula (2)
91 San Juan Chamula (21)
92 San Juan Chamula (24)
93 San Juan Chamula (25)
94 San Juan Chamula (28)
95 San Juan Chamula (27)
96 San Juan Chamula (30)
97 San Juan Chamula (33)
98 San Juan Chamula (35)
99 San Juan Chamula (36)
100 San Juan Chamula (37)
101 San Juan Chamula (39)
102 San Juan Chamula (42)
103 San Juan Chamula (43)
104 San Juan Chamula (45)
105 San Juan Chamula (46)
106 San Juan Chamula (47)
107 San Juan Chamula (50)
108 San Juan Chamula (51)
109 San Juan Chamula (52)
110 San Juan Chamula (54)
111 San Juan Chamula (56)
112 San Juan Chamula (57)
113 San Juan Chamula (59)
114 San Juan Chamula (60)
115 San Juan Chamula (62)
116 San Juan Chamula (65)
117 San Juan Chamula (66)
118 San Juan Chamula (67)
119 San Juan Chamula (7)
120 San Juan Chamula (71)
121 San Juan Chamula (72)
122 San Juan Chamula (74)
123 San Juan Chamula (76)
124 San Juan Chamula (77)
125 San Juan Chamula (78)
126 San Juan Chamula (82)
127 San Juan Chamula (84)
128 San Juan Chamula (87)
129 San Juan Chamula (88)
130 San Juan Chamula (90)
131 San Juan Chamula (93)
132 San Juan Chamula (97)
133 San Juan Chamula (99)

ENTRE MONTAÑAS RETORCIDAS Y NIÑOS MALTRATADOS

En otro de los días, decidimos explorar los pueblos menos visitados y donde los visitantes son noticia. Por ello decidimos ir a San Andrés de Larrainzar y Chenalho.

Lo especial de estas localidades, es el camino que lleva hasta ellas. Una sinuosa carretera a través de las montañas, deja paisajes magníficos a la vista del viajero.

También el trato con la población, muy diferente al de los lugares más turísticos.

134
135 DSC_2302
136 DSC_2301
137 DSC_2303
138 DSC_2305
139 DSC_2310
140 DSC_2309
141 DSC_2311
142 DSC_2312
En Chenalho, encontramos un grupo de refugiados, que han sido echados de sus casas y tierras, por grupos paramilitares pagados por la regidora de la localidad de Puebla (Chipas).
265 personas, entre ellas casi 100 niños, que llevan desde mayo fuera de su hogar y acampando en la casa de la cultura de Chenalho.

143 DSC_2314
144 DSC_2318
145 DSC_2322
146 DSC_2326
Da igual las razones de unos u otros, lo que más me indigna bastante hasta el momento de lo visto en México, es el trato que se dispensa a los niños. Los he visto desde temprana edad, haciendo el trabajo de hombres, en construcción, limpiando zapatos o trasportando cargas pesadas. Hasta ahora, no he visto ni que gobierno u organizaciones religiosas o laicas, hagan nada por ellos.

Es muy dura la vida de algunas personas en México. Pero lo es aún más la de menores de edad, que se ven avocados por su familia o la simple necesidad, a dejar de ser niños prematuramente y a cargar con responsabilidades y trabajos impropios de su edad.

Estas estampas, destrozan la imagen de un país con leyes que hacen que sus habitantes tengan que correr sin aliento, antes que andar con resuello.

147 San Cristobal de las Casas (18)
148 San Cristobal de las Casas (44)
149 San Cristobal de las Casas (46)
México es muy rico y dispone de suficientes recursos como para que un niño tenga escolaridad y manutención hasta dejar de serlo. Sin embargo las manos rotas y la corrupción de los diferentes gobiernos que ha tenido este magnífico país, hacen que, como siempre, los platos rotos los paguen los más inocentes.

Salimos de San Cristóbal de las Casas para recorrer todo el estado de Chiapas, sin tiempo definido.

A TODO GAS

Por fin puedo disfrutar de una de las sensaciones que me hacen amar esta vida.
Levantarme al amanecer, preparar la moto y salir hacia un café, cuando aún es de noche.

Conducir mientras los primeros rayos del día iluminan la carretera y el frío de la mañana te despeja cuando te da en la cara.

Ver como la luz poco a poco va ganando a la sombra, y te descubre paisajes que antes no has visto en tu vida.

De mientras desertas por propia decisión, de lugares que ya conoces como si fueran tu hogar.

Donde has dejado amigos a los que difícilmente volverás a ver, pero que siempre mantienes la esperanza de volverlo a hacer. Esperanza que es el gran anhelo de que el siguiente lugar sea como mínimo igual de magnifico que lo que acabas de abandonar. Excomunión de todo sentimiento excepto de ilusión que gana posesión en tu mente, para dejar que los nuevos lugares inunden la tierra fértil en la que se ha convertido tu espíritu. Espíritu preparado ya para recibir la nueva aventura que se abre a tu camino.

Llegamos a Ocozocautla, localidad de difícil pronunciación, que alberga como interés una sima donde habitan cotorras.

SERVICIO EN CARRETERA

Quince kilómetros antes en el camino, hemos tenido el primer percance con la Chapulina. Pinchamos en la carretera, y esto nos dio la oportunidad de conocer un servicio que hay en las carreteras principales de al menos en Chiapas.

Nada mas pinchar, nos acercamos a un vehículo estacionado en la carretera de aspecto oficial, al que le preguntamos por un taller.

El hombre que lo conduce, no duda en decirnos donde está el lugar más cercano y en indicarnos, que subamos a la Chapulina al vehículo, que nos acercará los tres km que hay de camino.

Sorprendidos, al llegar al lugar, bajamos la moto y le pregunto que le debo por el servicio;

-Nada señor, este es un servicio gratuito que ofrece el gobierno en las carreteras principales, para ayudar a los turistas.

Agradecidos nos quedamos con el mecánico, que en 10 minutos tiene ya lista la Chapulina por un precio de menos de 2€.

Ocozocautla, tiene varios hoteles, de lo que decidimos quedarnos en uno modesto, limpio y con aparcamiento.

En la calle principal a tan solo 300 metros de la plaza está el hotel San Pedro por 150 pesos la noche (6,7€).

También tiene un cartel donde ofrece el servicio de 3 horas de alojamiento por 100 pesos. No piden ninguna identificación. Este hecho junto con el precio por horas, nos da una idea de qué clase de personal visita este establecimiento. Poco nos importa, ya que tenemos amplia experiencia en dormir en diferentes lugares. Lo que más nos importa es lo que ofrece: Limpieza, seguridad, precio y aparcamiento.

EN LA SIMA

Una sima, es un terreno, el cual ha sufrido un hundimiento, debido al movimiento de rocas que hay en su subsuelo, provocado por las corrientes de agua del subsuelo.

El lugar está a 15 km de la ciudad y sinceramente no vale demasiado la pena. Además, que para ver los pájaros que le da nombre al paraje, hay que visitarlo a las cinco de la mañana.

La entrada cuesta 20 pesos, que da derecho a recorrer todo el lugar. También hay cabañas para alojarse, zona de acampada, restaurante y se puede practicar rapel (700 pesos).

150 DSC_2328
151 DSC_2332
152 Cabeza Toro, Playa Sol (1)
152 DSC_2334
Pasamos el resto de la tarde descansando en la población que tampoco tiene demasiado que ofrecer.

Por la mañana decidimos tomar rumbo a la costa, nuestro primer objetivo el día que partimos de San Cristóbal de las Casas.

A TUMBA ABIERTA

Recorremos la carretera de las Tumbas. Una magnífica carretera de curvas cerradas, que haría las delicias de todos los motociclistas.

Se puede ir por la autopista, pero en absoluto el viajero podrá disfrutar de estas curvas que son las culpables del nombre de la carretera.

Llegamos a la población de Cabeza de Toro a tan solo 800 metros de Playa del Sol.

Elegimos buscar hotel entre los más de 20 que hay en Playa del Sol, una pequeña aldea hecha solo para disfrutar de la costa.

Es temporada baja y no hay un solo turista en la plaza. Todos los hoteles tienen unos precios altos, exceptuando los que están más alejados, que son de tipo más simple.

Decido hablar directamente con el dueño de uno de los hoteles que está mejor que la mayoría de toda la zona y a tan solo 50 metros de la playa; Mira no hay un solo turista aquí en el lugar. Yo no puedo pagar más de 200 pesos la noche (8,85€). Pero te prometo que estamos una semana.

El dueño se niega hasta que le contesto;
– Sé que alquilar un apartamento en el pueblo cuesta 800 pesos al mes, casi la mitad de lo que yo tengo pensado pagarte a ti por una sola semana. Tu sabes que hasta el fin de semana o puede que mas, no tendrás a nadie aquí. Es dinero para tí y un buen trato para mí.

Acepta de inmediato.

El hotel Princess, es de nueva construcción. Las habitaciones son muy espaciosas, con baño dentro, aire acondicionado, piscina (aquí se le llama chapoteadero), wifi y terraza. En la planta baja tiene una pequeña tienda con precios asequibles y todos los productos que el viajero pueda necesitar sin necesidad de ir al pueblo.

154 Cabeza Toro, Playa Sol (31)
155 Cabeza Toro, Playa Sol (61)
156 Cabeza Toro, Playa Sol (60)
La playa de Playa Sol es magnífica, larguísima, limpia y en esta época, estamos totalmente solos. Además, los atardeceres son muy placenteros.

157 Cabeza Toro, Playa Sol (58)
158 Cabeza Toro, Playa Sol (52)
159 Cabeza Toro, Playa Sol (50)
160 Cabeza Toro, Playa Sol (49)
161 Cabeza Toro, Playa Sol (44)
162 Cabeza Toro, Playa Sol (34)
163 Cabeza Toro, Playa Sol (32)
164 Cabeza Toro, Playa Sol (30)
TURISTEANDO CON PLACER

La elección de Cabeza Toro, ha sido muy simple. Hemos descubierto por el camino, que está a 15km al oeste de Tonalá, una ciudad donde hay de todo. Está cerca también de Iglesia Vieja (17 km al noreste), una zona arqueológica, que ha sido abierta hace muy poco y que no está aun explotada turísticamente. Por último, esta también cerca (14 km al sur) Madre Sal, un magnífico manglar donde hay fauna variada, aves migratorias, tortugas, cocodrilos y buena diversidad de flora.

Tonalá, es una ciudad, que a nosotros lo que más nos interesó fue su mercado, el camino que va desde Cabeza de Toro y sus gentes por lo natural y agradables.

165 Tonala (12)
166 Tonala (14)
167 Tonala (15)
168 Tonala (17)
169 Tonala (1)
170 camino a Tonala (23)
171 camino aTonala (25)
172 camino aTonala (26)
173 Tonala (3)
174 Tonala (36)
175 Tonala (35)
176 Tonala (38)
177 Tonala (4)
178 Tonala (40)
179 Tonala (45)
180 Tonala (48)
181 Tonala (50)
182 Tonala (51)
183 Tonala (54)
184 Tonala (55)
185 Tonala (56)
186 Tonala (58)
187 Tonala (59)
188 Tonala (6)
189 Tonala (7)
190 Tonala (8)
En Cabeza de Toro, recomendare un lugar para comer. El Cochiloco, situado en la carretera principal, es el mejor lugar, para probar los tacos de cerdo. Todo un placer para el paladar, que mezclado con la honradez y amabilidad de sus dueños, harán que la visita no sea en vano.

191 Cabeza Toro, Playa Sol (53)
192 Cabeza Toro, Playa Sol (54)
La visita a Madre Sal, también es un placer para el visitante. El lugar ofrece diferentes servicios y visitas.

Los precios a mi parecer son bastante competitivos:

El tour de Aves, (dos días y una noche), ofrece el recorrido con guía por el manglar, el hospedaje en el hotel (cabañas al lado de la playa tipo 2 estrellas) y comida por 1200 pesos por persona (60 $)

El de cocodrilos es igual pero 3 días y 2 noches por 1800 pesos (90$).

Y el de Tortugas, observación y liberación en la playa, (solo en el mes de Junio). 3 días y dos noches con el guía, la comida y el alojamiento por 1.800 pesos por persona.

Para realizar reservas, se puede hacer por la pagina web www.elmadresal.com.

193 Madre Sal (1)
194 Madre Sal (10)
195 Madre Sal (2)
196 Madre Sal (3)
197 Madre Sal (6)
198 Madre Sal (8)
En la época que estamos (finales de enero), disfrutamos de estar totalmente solos en todas las zonas que visitamos.

VISITAMOS IGLESIA VIEJA Y NOS QUEDAMOS EN PLAYA SOL

Visitamos Iglesia Vieja, acceso y visita totalmente gratuita, de la mano de Julio, el guía que allí trabaja.

El sitio de Iglesia Vieja, ubicado a 12 km al norte de ciudad de Tonalá, en la costa de Chiapas. Es uno de esos sitios que no han sido explorados por ningún proyecto arqueológico y aún permanecen desconocidos para la mayoría del público interesado en conocer los restos arqueológicos de los antiguos mayas en territorio chiapaneco.

Las estructuras son de planta rectangular, con dimensiones de tres a seis metros de altura, y de cuatro a treinta metros de longitud, que sirvieron como basamento para templos.

Por las características de la arquitectura de Iglesia Vieja y los motivos decorativos presentes en sus altares, se puede ubicar temporalmente en el Clásico, entre los años 300 al 900 d.C.

El viajero, quedará más que complacido, con la visita a este lugar que le ocupará toda una mañana.

199 Iglesia Vieja (1)
200 Iglesia Vieja (10)
201 Iglesia Vieja (11)
202 Iglesia Vieja (16)
203 Iglesia Vieja (18)
204 Iglesia Vieja (2)
205 Iglesia Vieja (23)
206 Iglesia Vieja (24)
207 Iglesia Vieja (3)
208 Iglesia Vieja (34)
209 Iglesia Vieja (4)
210 Iglesia Vieja (6)
Al final, decidimos quedarnos un total de 16 días en Playa Sol.

AL MAR DE LA MANO DE ARI

Conocimos a Ari, un chico con el que entablamos amistad y nos mostró Botana, los dos lugares donde la mar muerta salen a mar abierto.

Allí se concentran aves y si se tiene suerte de ir en un día de viento como nosotros, se pueden encontrar tortugas que salen del mar a desovar en la playa.

211 Botana (11)
212 Botana (13)
213 Botana (15)
214 Botana (18)
215 Botana (26)
216 Botana (28)
217 Botana (3)
218 Botana (33)
219 Botana (34)
220 Botana (35)
222 Botana (43)
223 Botana (46)
224 Botana (48)
225 Botana II (13)
226 Botana II (15)
227 Botana II (3)
228 Botana II (21)
229 Botana II (33)
230 Botana II (46)
231 Botana II (49)
232 Botana II (53)
233 Botana II (60)
234 Botana II (65)
235 Botana II (67)
Pasamos unos días magníficos con Ari, entre cervezas, barbacoas en la playa y buenas tertulias.
236 Cabeza Toro, Playa Sol (28)
237 Cabeza Toro, Playa Sol (27)
Nos volveremos a ver a buen seguro.

Sin querer marchar del lugar, tenemos que partir hacia el Sur. Nuestra estancia en Playa Sol de 16 días, nos ha parecido un suspiro. Sin embargo quedan muchos lugares por conocer y muchos amigos que encontrar.

EN UNA RESERVA DE LA BIOESFERA

Decidimos a mitad de camino, ir hacia Zapotal. Una pequeña población, que está casi al final de una carretera sin salida. En un lugar que es reserva de la biosfera llamado La Encrucijada y justo en la costa. Tres ingredientes que nos hacen pensar por experiencia que es difícil equivocarse de elección.

Zapotal es esa población que en las películas americanas, saldría como el lugar donde huyen los forajidos perseguidos por la policía o mafia a pasar su retiro. Es ese lugar que muchos buscan, y son difíciles de encontrar. Tiene una gran diversidad de flora y fauna. El territorio se encuentra rodeado de otras aldeas encantadoras como El Palmarcito, Barrita o Tutuan.

252 DSC_2805
253 DSC_2698
254 DSC_2701
255 DSC_2705
256 DSC_2706
257 DSC_2716
258 DSC_2735
259 DSC_2737
260 DSC_2800
261 DSC_2803
Entre las aldeas, se puede ir en bote a través de los canales del manglar o por carreteras polvorientas que te hacen saber que éste es un lugar apartado.

La mayoría de la población es pescadora. Aquí el camarón abunda junto con la liza, el robalo y otras especies de buen paladar.

Los precios por la comida son fantásticos. Un gran plato de gambas a la diabla con arroz y totopos, que llenan a dos y hartan a uno, se puede obtener por 80 pesos (4$).

Zapotal, cuenta con dos únicos lugares donde hospedarse, uno bueno y otro malo.

El bueno se llama Coral y esta justo en la playa. Oferta cabañas nuevas, limpias, grandes pero sin lujos y con baño dentro. El sistema de agua es un gran bidón en el interior del baño, que cada día se rellena y se reparte el agua tanto para la ducha como el wáter con un balde.

238 DSC_2694
239 DSC_2695
Cuando pedimos la llave de la cabaña que hemos alquilado, la dueña nos dice que nunca se han cerrado con llave las puertas, que allí jamás nadie ha tocado nada de los demás.

Cuando al día siguiente vemos que con la ropa tendida también están los billetes olvidados en los bolsillos, nos percatamos que es un lugar más que seguro para el viajero.

240 DSC_2696
Por supuesto en la mayoría de las localidades de este lugar, no hay señal de teléfono e internet.

El Coral además tiene servicio restaurante a precios muy asequibles.

La cabaña la ofertan por 250 pesos (11,4€), pero decidimos estar en un primer momento un par de días. Al final nos hospedamos 6 por un precio regateado de 150 pesos (7,5$) la noche.

EN PLENO MANGLAR

Conocemos en Zapotal el primer día a Uribe y su gran y buena familia.

Uribe, hombre curtido en la vida, pescador, espalda mojada, sufridor, luchador y orgulloso de su familia, nos enseña el pueblo, manglar e indica lugares interesantes.

Pasamos la mayoría de las tardes en “La mal querida”, un bar en el embarcadero del manglar, donde se reúnen los pescadores a tomar y escuchar música antes de empezar con la labor de pesca.

El paisaje desde La mal querida, es maravilloso en la tarde, pues la luz del ocaso ilumina todo el manglar, mientras garzas, pelícanos y demás especies de pájaros, pescan el camarón, que ya está subiendo.

241 DSC_2744
242 DSC_2750
243 DSC_2752
244 DSC_2764
245 DSC_2768
246 DSC_2773
247 DSC_2775
248 DSC_2777
249 DSC_2784
250 DSC_2786
251 DSC_2793
Marchamos de Zapotal y dejamos la costa chiapanenca. Nuestro objetivo es llegar a Tapachula, ciudad cercana a la frontera con Guatemala, por el único motivo de que allí están las ruinas arqueológicas de Izapa. En estas ruinas, se encuentra algo único, la estela del árbol de la vida.

El árbol de la vida muestra a un ente supremo construyendo el Universo y la relación de éste con la tierra, el fuego y el agua.

NOS FALTABA UN HOTEL DE CITAS

Llegamos a Tapachula y los hoteles que encontramos son caros. Decidimos entonces buscar por los pueblos aledaños hospedaje.

La lluvia que nos cae, el frío y la falta de alojamiento acorde a nuestros intereses, hace que recaigamos en Cacahoatán. Una población en la falda del volcán Tacana y desde donde salen diversas rutas, para visitar la zona.

Elegimos un hotel de citas llamado Comodín.

Los hoteles de citas, son aquellos que se utilizan para estar a salvo de las miradas y poder estar con la persona que uno elige de una forma furtiva, pero segura. Vamos lo que en España se le llama un follotel.

La zona está plagada de este tipo de establecimientos y la elección de otro es complicada por la escasa oferta.

Por la tarde, visitamos la ciudad y decidimos estar un día más en nuestro follotel.

Por la mañana, antes de ir a la zona arqueológica que esta a tan solo 10 km de Cacahoatan, decidimos visitar la ciudad.

352 DSC_2816
353 DSC_2898
354 DSC_2812
355 DSC_2897
356 DSC_2911
357 DSC_2905
358 DSC_2906
359 DSC_2910
360 DSC_2916
361 DSC_2921
362 DSC_2925
363 DSC_2931
Posteriormente, recorremos la carretera que lleva hasta el sendero que asciende al volcán Tacana.

Quedamos gratamente sorprendidos (esto va por ti Campanilla), cuando al recorrer la carretera, vemos que todo el camino está lleno de cafetales, montañas hermosas henchidas de flora y unos paisajes sublimes.

No tenemos duda de que debemos quedarnos en este lugar no planeado por nosotros, al menos una semana.

Recorremos toda la zona y exploramos todos los alojamientos del lugar, y por unanimidad y sin equivocación, elegimos Restaurante La 50.

EN EL REATURANTE LA 50

Restaurante La 50, es un restaurante y también alquila hermosas cabañas en medio de un cafetal, con hermosas vistas y riquísimo café propio de la plantación.

Las cabañas, tienen cama doble con mosquitera, ventilador, baño en el interior, salón, terraza e internet.

Conseguimos un precio de 200 pesos al día (10$), para una semana de alojamiento.
Rosario, la mujer que lo regenta junto con su familia, son de lo más agradable y servicial que hemos tenido.

El establecimiento se encuentra en la carretera de Santo Domingo a Unión Juárez, justo a la salida de Santo Domingo.

El teléfono para reservas en Restaurante La 50 es el 962 124 51 39.
264 DSC_2819
265 DSC_2825
266 DSC_2824
267 DSC_2826
Después de una semana en el lugar, vemos que no es suficiente el tiempo, por la cantidad de lugares que tiene para visitar y alargamos la estancia 5 días más.

Además de la zona arqueológica, el lugar tiene de interés, la visita al Ejido (es como se llaman a las localidades con poca población y extensión) Las Nubes, donde en el camino hay tres hermosas cascadas. También Ejido Talquian (hermosas vistas) y Ejido Chiquihuites (vistas y donde comienza el sendero para ascender al volcán, un recorrido de 8-10 h. i/v).

Los cafetales están en flor y el buen olor impregna el lugar haciendo que la visita sea deliciosa.

268 DSC_2829
269 DSC_2832
270 DSC_2836
271 DSC_2840
272 DSC_2842
273 DSC_2869
274 DSC_2872
275 DSC_2871
276 DSC_2874
277 DSC_2884
278 DSC_2888
279 DSC_2895
UN CAFÉ EN LA BRAUN

Santo Domingo, en teoría, está dentro de la historia del mundo, por un hecho que desconocía.

En el centro de la población, hay una gran casa que nada tiene que ver con la arquitectura del resto.

En el pueblo, los letreros anuncian que es un museo. Decidimos visitarlo y encontramos, que es la casa de Enrique Braun, al que asocian como padre o hermano de Eva Braun, la amante-mujer de Adolf Hitler.

Nada que ver con la realidad, pues este hombre lo único que tenía en común con la familia de Eva Braun, era la coincidencia en apellido.

Sin embargo, vale la pena visitar la casa y tomar un café en la terraza del segundo piso con unas magnificas vistas.

280 DSC_2932
281 DSC_2937
282 DSC_2939
283 DSC_2943
284 DSC_2947
285 DSC_2951
Mientras apuro mi café con vistas, pienso que no es la primera vez que encuentro grandes diferencias entre la versión de mexicanos y la realidad histórica.

¿Quizás no preocupa demasiado la verdad histórica para los mexicanos? Es algo que iré averiguando con mi estancia en el país.

Izapa se encuentra cerca de nuestro alojamiento y la visitamos tranquilamente.

286 DSC_2963
287 DSC_2964
288 DSC_2966
288 DSC_2968
En la Zona A del conjunto Arqueológico es donde se encuentra la estela (grabado en piedra) El Árbol de la Vida.

La visita a las zonas es gratuita.

289 DSC_2970
290 DSC_2974
291 DSC_2975
Se puede aprovechar la visita, para ir también a Tapachula.

UN CLÁSICO PROCESADOR DE TEXTOS

La visita a Tapachula, no es tan interesante, a excepción de una cosa que vimos. Uno de los trabajos que ya han desaparecido del mundo, el escribiente.

Estos señores se encuentran en la plaza central y portan una máquina de escribir como herramienta de trabajo. Gonzalo, uno de los escribientes, nos cuenta que ya apenas tiene clientes, solo los que quieren hacer algún escrito de manera oficial y que no saben cómo redactarlo acuden a él. Pacientemente, Gonzalo, pregunta datos al cliente y va aporreando las teclas de su vieja máquina de escribir, para darle forma inteligible a lo que su cliente le manifiesta.

-Hoy en día ya no hay muchos que nos usen. Pero recuerdo como antes los que tenían novia o familiares en otro lugar venían a dictarnos sus cartas.

-Yo incluso soy medio poeta de tanta carta de amor de aquella época -añade Juan, el compañero de oficio por más de 40 años de Gonzalo, que todos los días esperan en el mismo lugar a que alguien les haga un encargo-.

292 DSC_2976
293 DSC_2977
También descubrimos algo en Tapachula. En un mapa que nos hemos agenciado de turismo, en la zona, solo sale Izapa y otra franja en el margen izquierdo, que anuncian como la ruta del café.

No es muy interesante, me comentan los locales. Tan solo sale en el mapa, porque uno de los dueños de un cafetal de esa zona era político y por eso está promocionado.

Visitamos la mencionada ruta del café y confirmamos lo que nos decían los locales. Aparte de algunos alojamientos, la zona donde estamos alojados en Las 50, tiene mucho más que ofrecer al visitante.

EN LA FRONTERA CON GUATEMALA

Otra zona que decidimos visitar es la frontera de Talisman, que linda con Guatemala.

Nos quedamos sorprendidos del poco control que hay de personas y mercancías en este lugar.

Mientras los vehículos y personas transitan por el puente que separa los dos países de manera legal. Otros, cruzan bajo él, portando bultos con contrabando.

Nosotros mismos, cruzamos la frontera a Guatemala pidiendo permiso a las autoridades para ir a tomar un café al otro lado. Ni nos ponen sello a la salida ni al regreso, mientras un funcionario de frontera somnoliento, nos saluda como si nos conociera de toda la vida.

294 DSC_2978
295 DSC_2979
Pero si hay algo que hace que nuestra estancia en la zona del volcán Tacana sea inolvidable, es sin duda Aguacaliente.

Por todo el área del volcán, abundan las cascadas, paisajes salvajes y una vegetación exultante. Pero en el camino a Aguacaliente es aún más bello.

AGUACALIENTE CON CASCADAS

Por una carretera casi imposible que se adentra en la selva y sube montañas, accedemos al pequeño Ejido de Aguacaliente. En más de una ocasión, hemos tenido que bajarnos de la chapulina y empujarla por cuestas de tierra que se asemejan a Mongolia.

Una vez en el Ejido, que el viajero no piense que aquí terminó todo. Aun falta un kilómetro por un sendero rompe piernas, que llevará a los más decididos, a lo que nosotros hemos bien llamado El Edén.

Dos cascadas, una de 35 y otra de 50 metros, caen desde la montaña, ensordeciendo la fauna del lugar. Maravilloso emplazamiento piensa el visitante cuando llega. Tres pequeñas albercas entre las dos cascadas, llenas de agua caliente que mana de la tierra junto con minerales que hacen que estas aguas sean terapéuticas hacen del lugar un paraíso.

La última alberca, está situada justo detrás de la cascada más alta. Teniendo de esta forma unas vistas privilegiadas, que hacen que el lugar sea imborrable de la memoria de todo aquel que lo visita.

El haber estado solos durante las tres visitas que realizamos en nuestra estancia, a pesar del arduo camino, hace que el lugar no tenga otro adjetivo más que Edén.

296 DSC_2983
297 DSC_2985
298 DSC_2987
299 DSC_2988
300 DSC_2990
301 DSC_3003
302 DSC_3012
303 DSC_3015
304 DSC_3025
305 DSC_3036
306 DSC_3038
307 DSC_3039
308 DSC_3041
309 DSC_3045
310 DSC_3047
311 DSC_3048
313 DSC_3014
314 DSC_2999
El intentar arrancar tiempo al reloj, mientras el atardecer nos avisa que la vuelta, a cada minuto que pasa, es más peligrosa. Fue la única lucha que mantuvimos en nuestras visitas.

Prometo al visitante, que una vez que llega a este lugar, el arduo camino, el cansancio y demás problemas, quedan relegados al rincón del olvido. Solo hay lugar para vaciar el alma y dejar que nuevos sentimientos inunden el corazón.

Por mi parte, este lugar quedará como uno de esos rincones que siempre voy a recordar con nostalgia y agradecimiento por haberlo descubierto. También con la conciencia de que será más que improbable que pueda volver a encontrarlo de nuevo, fértil de esa paz y semi-anonimato que ahora regala al visitante.

Para llegar a Aguacaliente y por consiguiente al Edén, hay que tomar la carretera de Cacahuatán a Unión Juárez. En el cruce de Faja de Oro, tomar esta carretera hasta Progreso. En Progreso, tomar la carretera unos 20 km a Chespal Nuevo y posteriormente hasta Chespal Viejo.

Una vez en Chespal Viejo, hay un cruce (preguntar, ya que el letrero que indica Aguacaliente solo se ve en sentido contrario) que va hasta el Ejido.

Este último tramo de camino (13 Km), es el más duro. Sobre todo en los primeros 7 km, ya que en diferentes cuestas, si se va en motocicleta, uno deberá de extremar la precaución. De momento los coches normales se tendrán que abstener de visitar el lugar.

Una vez en el Ejido Aguacaliente, cerca del pabellón de deportes (increíble pero cierto, hay un gran pabellón de deportes en el lugar y el acceso a la aldea es más que complicado), está el sendero que da acceso al Edén.

Este sendero de 1 km aproximadamente. Es muy empinado por lo que también hay que tener precaución.

Le propongo al lector, ahora que ya termina esta primera crónica de Chiapas, que se tome un momento y piense.

Que recuerde el día que visitó un lugar en plena naturaleza que le cautivó y extasió. Probablemente, ese día se preguntó, como de extraordinario tenía que ser ese territorio hace muchos años, cuando aún no era muy conocido.

Pues el Edén del Ejido Aguacaliente actual, es la respuesta a esa pregunta que se harán sus visitantes dentro de unos años.

3 thoughts on “Mexico (Chiapas I)

  1. Antonio!! Felicidades por la crónica!!

    Habéis llegado a un país que realmente me fascina (junto con Guatemala).
    Tiene una gran variedad de paisajes, playas,gastronomía y…cómo no cultural!! Y tú lo describes a la perfección!!Es increíble que aún permanezcan esas etnias y culturas indígenas que tan celosamente cuidan de sus costumbres.
    También se nota que te ha gustado y has disfrutado de este país,aunque todavía os queda mucho por recorrer…que supongo que será ya a la vuelta…
    Enhorabuena y a seguir disfrutando!!
    Gracias por dedicarme esas palabras ya famosas!!Jajaja!!
    Besos para los dos!!Muakss!!

  2. Buenos días desde España, ya que he recibido vuestra felicitación por San José me alegra enormemente, tan temprano y por adelantado. Qué alegría. Muchas gracias. Decido ya desvelada y puesta en pié, leer tu crónica y comentarla. Además de ver las fotos.
    Si alguna vez puedo y mis piernas me lo permiten, prometo seguir la ruta que me indicas, se nota que te encanta Chiapas por todo. Y que sepas que Chiapas está en mi agenda de viaje aunque sea a nivel electrónico.
    las fotos son únicas, me encantan, nada que decir, las imágenes hablan por sí solas. Sois unos artistas. Sólo una pregunta ¿el perro qué está debajo de un coche, está durmiendo o muerto?, me preocupa que la respuesta sea la segunda.
    La crónica muy buena, se nota que te encanta el pueblo de Chiapas, no esperaba menos de ti. Nada que decir, pero me gusta que sigas por este camino a la hora de redactarlas. Respecto a lo que dices de las diferentes versiones que se da de la historia el pueblo de Chiapas, creo que en el caso del cañón la versión correcta es la que dice que se tiraban los indígenas para no ser sometidos o los tiraban los conquistadores sin querer los primeros…la historia de nuestros conquistadores hay que ponerla en tela de juicio. No descubrieron nada, esos pueblos estaban allí, y les hicieron más mal que bien…y me pregunto ¿Quiénes realmente eran los salvajes?
    Bueno Antonio, un abrazo mu fuerte de toda la familia para Yoko y para ti. Ahhhh…y sigue así escribiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *