Cuba (I)

AGRADECIMIENTOS

Quiero agradecer desde este blog, a mi familia y a todas las personas que en nuestra estancia en España, nos acogieron en su casa o nos visitaron en la nuestra. A los que salvando grandes o pequeñas distancias, quisieron estar presentes el día de nuestra boda.
También como siempre a Eladio y Vargas, por seguir al pie del cañón y hacer posible la publicación de este blog.


Quiero agradecer también el regalo de Carlos Granja, que me obsequió con una funda para mi e-book personalizada. Dejo su dirección para pedidos personalizados, que sin duda harán las delicias de aquellos que estén interesados (www.facebook.com/cuerolos2015/).
A Edurne, que siempre atenta me obsequia con libros que leer en las horas interminables de espera en los transportes.
En definitiva, a todos aquellos que son amigos y yo los considero familia.
Para vosotros van dedicadas estas crónicas de América.

CUBA

Si tienes tiempo, paciencia, un culo duro y buenas piernas para andar, en cualquier país, dinero vas a ahorrar; (Segunda ley de oro de El Taravitazo)
LA SALIDA Y FILOSOFÍA DEL VIAJE

Después de estar en España, más tiempo del previsto, salimos disparados para Cuba con una inevitable imagen del país, debido a las conversaciones con amigos que ya viajaron anteriormente allí.

Una vez más, comprobamos que el viaje es diferente según cada uno.
Decidimos hacer igual que Sri Lanka y apostar por realizar un viaje de presupuesto bajo, pero sin perdernos nada de lo interesante o singular de este país.

Por ello, hemos decidido cerrar nuestro presupuesto en 350€ mensuales cada uno, para los dos meses que estaremos en Cuba.

La elección de esta cantidad de dinero, es muy simple. 70€ es el salario medio-alto que tienen los habitantes pudientes del país. Además de este salario, cuentan con una cartilla de racionamiento, con la que pueden comprar productos de primera necesidad a precios subvencionados, durante la mitad del mes.

Siempre hemos pensado, que si una persona local puede vivir con una cantidad determinada, nosotros que somos personas igual que ellos, pero con una vida viajera, deberíamos poder hacerlo.

Los cubanos, pueden alojarse en los hoteles y campismos del estado por un máximo de 3$ la habitación con baño y aire acondicionado para 6 personas.

Además pueden viajar en autobuses interprovinciales por 0,01$ cada 20km, mientras que a los turistas les está prohibido alojarse o viajar de esta manera.

Tenemos una vida nómada y no una vida vacacional. Algo que ya nos hubiera hastiado sin duda, pues es más repetitiva.

Siempre hemos llevado por norma, intentar estar lo más cerca posible de los locales y evitamos dejarnos llevar o engatusar por lujos que nos aparten de lo que es la realidad de un país.

No me harto de repetir, que lo verdaderamente interesante de un país son sus gentes y manera de pensar o vivir. Por supuesto sin dejar a un lado lugares interesantes, aunque esto conlleve inevitablemente, estar rodeado de hordas de turistas.

Es un equilibrio a veces difícil, pero que con solo mirar a los locales que nos rodean, y su manera de vivir, hace que tengamos los pies en la tierra y el espíritu en el cielo.

¿Cuba para mochileros o Cuba con bajo presupuesto? Si continúas leyendo y sigues los consejos que aquí doy, no te será difícil ver el país a un precio más que económico.

ATENCIÓN: DOS MONEDAS DIFERENTES

El primer inconveniente que puede encontrar el viajero al llegar a Cuba, es que en este país, hay dos monedas diferentes.

El CUC, que equivale aproximadamente a 1$, y el Peso cubano, o moneda nacional, que equivale a 25 pesos por 1 CUC.
Particularmente, aconsejo al viajero, que en el aeropuerto cambie (en todas las casas de cambio en cuba (Cadeca), tienen los mismos diferenciales de cambios) el 65% de su dinero en CUC. Con esta moneda, se pagan los trayectos interurbanos, y hoteles. Y el 35% en moneda nacional, con esta moneda, se pagara los cafés, comida, bebida, tabaco y los trayectos urbanos.
En todos los lugares, aceptan tanto CUC como Pesos cubanos. ¿Entonces porque cambiar en dos monedas diferentes? Muy sencillo, en los lugares donde los precios los ponen en CUC (en todos los lugares hay carteles con los precios de lo que venden y la cantidad en gramos, libras o litros, con la que cuenta cada producto) el cambio que hacen a peso nacional, siempre va a desfavorecer al cliente. Así pasa también donde los precios los indican en Peso Cubano.

Hay tres formas de ir desde el aeropuerto hasta La Habana vieja o al centro de La Habana.
La primera, más rápida y por la que la mayoría de turistas optan, es ir en taxi. El taxi desde el aeropuerto hasta La Habana cuesta 25 CUC (25$). Compartir el taxi hace que el trayecto sea más económico.

La segunda, es comprar un refresco en el aeropuerto (0,5 CUC), pedir que el cambio lo den en moneda nacional o en su defecto en monedas de 0,05 CUC. De esta manera, tendremos cambio para el autobús, ya que en los autobuses, son reticentes a devolver el cambio a los extranjeros.
Tomar un taxi hasta la terminal de autobús de Boyero, lugar cercano al aeropuerto y desde donde sale el autobús a la Habana vieja y al centro de La Habana, el autobús es el P12.
Al taxista, diciéndole que es la quinta vez que se viene a cuba, y que allí nos esperan familiares para recogernos, no pondrá reticencias y cobrara 3 CUC.
Todos los autobuses urbanos, cuestan 1 Peso (0,04$), por lo que de esta forma, el trayecto desde el aeropuerto hasta La Habana, costara 3,04$ en total.
La tercera y la que elegimos nosotros, fue tomar un autobús que sale desde el aeropuerto hasta Boyero, que lleva a los trabajadores del aeropuerto hasta la terminal de Boyero. Una vez allí, tomar el autobús P12 hasta el centro de La Habana o La Habana vieja. Nosotros pagamos en total 0,08$ cada uno.
Como las personas no nacen enseñadas, tuvimos la gran suerte de que los cubanos en su gran mayoría, son muy amables y atentos. Preguntando constantemente, llegamos a saber esta forma tan barata de llegar hasta La Habana, además de regalarnos numerosos consejos que nos fueron muy útiles en nuestra estancia en el país.
CERCA DEL PRADO Y DEL MALECÓN

Nada más llegar a nuestra casa de huéspedes, supimos que de nuevo habíamos hecho pleno en nuestra elección.
La casa de Odalis, situada en el 407 de la calle Infanta, está en un lugar céntrico, pero sin estar en el meollo del turismo. A tan solo 15 minutos andando del Paseo del Prado, el lugar más céntrico de La Habana. Y a tan solo 300 metros del Malecón, lugar de reposo y asueto de los habaneros cuando llega la tarde.
Las habitaciones son espaciosas y tan limpias que se puede comer en el suelo.
El precio es desde 15$ en baño compartido a 18$ con baño y aire acondicionado.
Las reservas se pueden hacer a través de la web airbnb. Aconsejo reservar una sola noche, y luego a través de mensajes directos con Odalis la propietaria, hacer la reserva del resto de los días que se pretende estar. De esta manera, nos ahorraremos la comisión de la web que es de 2 a 3€ por cada día reservado.
Nosotros que en un principio habíamos reservado un día con la intención de regatear el precio de los siguientes días, al inspeccionar otros hospedajes de la ciudad, nos dimos cuenta, la suerte que tuvimos de encontrar este lugar, por la gran diferencia de precio y calidad en todos los sentidos. No tuvimos vergüenza para ni tan siquiera intentarlo.
Superando el precio y calidad de las habitaciones, solo está por encima la familia que lo regenta. Desde el primer minuto, nos sentimos como uno más de la familia, pasando las tardes de tertulia y rones.
Les trajimos unos perfumes de España, sabiendo que los precios de estos son el doble en el país.

Ellos nos agasajaron todos los días, invitándonos a cenar y café debido a la gran amistad que forjamos con la familia.

MI VENA COMERCIAL

Hay una forma de que al viajero le salga gratis su viaje y estancia en Cuba.
En cuba el precio de todo lo que es tecnología o electrodomésticos es el triple que en nuestro país.
Con solo llevarse 4 móviles y tres tablets, es muy fácil el poder venderlos aquí por el doble de lo que costaron. No hay que olvidar que deben de ir en su caja original y de no reseñar este contenido en la hoja de aduanas que hay que rellenar a la llegada al país.
A los extranjeros y más a los mochileros, no le suelen inspeccionar el equipaje.
Nosotros, desgraciadamente, por falta de espacio en nuestras mochilas, no pudimos hacerlo.
Sobre artículos de higiene, aconsejo llevar los de higiene personal e íntimos femeninos que las féminas vayan a utilizar (tampones, cremas, acondicionadores, champús específicos o maquillaje). No es que no se puedan encontrar, en las capitales de provincia, se puede encontrar de todo, el problema es que son tres veces más caros.
Los demás artículos, se pueden encontrar con facilidad y a buenos precios. Un desodorante por ejemplo cuesta desde 0,9 a 1,5$ y hay en la gran mayoría de tiendas.
EL INTERNET, LIMITADO

Respecto a internet, el consejo que doy al viajero, es que dependiendo del tiempo que vaya a estar en Cuba, compre una tarjeta de conexión por 1 ó 5 horas.

Que no espere el viajero una conexión rápida y con señal en todos los lugares. Los cubanos, se reúnen en parques para conectarse, pues son las plazas donde suele haber señal wifi.

Como consejo para ahorrar en internet en Cuba. Diré que se escriban los mensajes a las personas con las que se pretende contactar antes de conectarse (hasta el día de hoy, este que escribe, le fue imposible contactar vía Skype o llamada a través de Whatsapp, debido a la mala calidad de la señal). Así de este modo, al conectarse, saldrán todos los mensajes a la vez. Luego, desconectarse y volver a conectarse a las horas, para ver las respuestas.

Hay que tener muy claro cuando se viaja a Cuba, que en este país hay que adaptarse a las condiciones, y no pretender lo contrario.

Si no se quiere comprar una tarjeta de internet, en la mayoría de los lugares donde hay conexión a internet, hay personas que venden la conexión sin necesidad de hacer trámites en la tiendas de la compañía Etecsa, que es la que tiene el monopolio de conexión a internet en Cuba.

El precio es el mismo, 1 hora 2$, 5 horas 10$. Aunque parezca más que suficiente, aseguro, que con la lentitud de internet, si no se sigue el consejo que acabo de dar, el viajero acabará gastando gran parte de su presupuesto en contactar con sus familiares o amigos.

DE MARCHA POR LA HABANA

En los días que estamos en La Habana, visitamos los lugares más populares. El Malecón, el Capitolio, el paseo del Prado, la calle Obispo, donde se amontonan los turistas, para entrar a El Floridita, La Bodeguita del Medio, la Fortaleza, los palacios y Plaza Catedral.
01 La Habana (20)
02 La Habana (22)
03 La Habana (10)
04 La Habana (107)
05 La Habana (108)06 La Habana (109)
07 La Habana (11)
08 La Habana (113)09 La Habana (115)
10 La Habana (118)
11 La Habana (119)
12 La Habana (12)
13 La Habana (120)
14 La Habana (122)
15 La Habana (15)
16 La Habana (5)
17 La Habana (71)
18 La Habana (72)
19 La Habana (73)
20 La Habana (78)
21 La Habana (83)
22 La Habana (86)
23 La Habana (90)
24 La Habana (92)
25 La Habana (93)
26 La Habana (97)
27 La Habana (99)
28 La Habana (110)
29 La Habana (112)
30 La Habana (117)

Visitamos también las diferentes catedrales de acceso gratuito y paseamos por las calles de La Habana vieja con sus bellos y desvencijados edificios que hacen de esta capital una de las más bellas que visitamos.
31 La Habana (116)
32 La Habana (136)
33 La Habana (137)
34 La Habana (139)
35 La Habana (140)
36 La Habana (151)
37 La Habana (167)
38 La Habana (23)
39 La Habana (28)
40 La Habana (29)
41 La Habana (3)
42 La Habana (32)
43 La Habana (34)
44 La Habana (36)
45 La Habana (4)
46 La Habana (40)
47 La Habana (41)
48 La Habana (46)
49 La Habana (48)
50 La Habana (49)
51 La Habana (51)
52 La Habana (52)
53 La Habana (55)
54 La Habana (57)
55 La Habana
56 La Habana (62)
57 La Habana (63)
58 La Habana (68)
59 La Habana (69)
60 La Habana (87)

Sin embargo, como somos de ver y vivir la vida de los locales, aconsejaré al viajero, que para tomar unos tragos con cubanos y a precios cubanos (caña de cerveza 0,16$, mojito con alcohol 1$ sin alcohol 0,4$, piña colada con alcohol 0,8$ sin alcohol 0,2$) se adentren en la calle San Rafael que sale desde el Paseo del Prado. Allí, en el número 576 tienen un lugar donde están los mejores batidos de La Habana por solo 3 pesos (0,12 $). Siguiendo la calle dirección a Infanta, está el mercado de frutas y verduras de San Rafael. A tan solo trescientos metros más en la acera opuesta hay un bar que hace esquina donde los cubanos van a tomar tragos y de vez en cuando algunos se arrancan a tocar, cantar y bailar sin pasar posteriormente la cesta para que les paguen.
También deben de visitar en la calle San Miguel, la casa de torcedores de cigarros (acceso gratuito), donde hay exposiciones temporales de la revolución y de la vida cubana.
Marisa que está en esta sede, les informará de todo lo que atañe a la vida cubana en su pasado y presente de una manera gratuita y amable.
61 La Habana (125)
62 La Habana (133)
63 La Habana (138)
64 La Habana (143)
65 La Habana (145)
67 La Habana (147)
66 La Habana (149)
68 La Habana (155)
69 La Habana (156)
70 La Habana (162)
71 La Habana (43)
72 La Habana (45)
73 La Habana (96)
74 La Habana (54)
75 La Habana (66)

No se debe marchar de La Habana, sin visitar la plaza de La Revolución, donde se daban los largos mítines “monólogos” de Fidel Castro y es el lugar de celebración a todo lo concerniente con la revolución.
En esta plaza se encuentra la Raspadura, que es una torre y el lugar más alto de La Habana, a la que se puede subir y desde allí, ver toda la ciudad.
Flanqueando esta plaza están la figura del Ché y Camilo Cienfuegos, ambos grandes personajes de la revolución Cubana.
76 La Habana (172)
77 La Habana (175)
78 La Habana (174)

En el último día de nuestra estancia en la capital, decidimos ir a la playa.
Es muy fácil y barato, por solo 2 pesos, lo que cuestan los dos autobuses, se puede llegar sin ningún problema.
Aunque Cuba es un país muy seguro, siempre que se toma las guaguas (autobuses), hay que ir con la guardia en alto, pues los carteristas abundan y su presa predilecta son los turistas. A nosotros nos intentaron robar en un autobús que iba abarrotado, pero tomando las medidas necesarias, el viaje es placentero y seguro.
Las playas son de aguas cristalinas, la cerveza muy fría cuesta 1 $ y los tamales 6 pesos.
79 La Habana (176)
80 La Habana (177)

El problema que descubrimos al llevar nuestras gafas y cámara acuática en toda nuestra estancia en Cuba. es que las playas más visitadas, la arena está limpia, pero el fondo marino lleno de botellas y latas de cerveza.
En las playas que visitamos donde no eran turísticas, al ser vírgenes, estaban llenas de vegetación que arrastra la marea. Sin embargo, el fondo está libre de basura.

 

DE MOCHILA A MOCHILITA

Marchamos de La Habana a Cienfuegos después de 6 días en la capital y habiendo reservado con Odalis nuestros cinco últimos días en Cuba, que coincidirán con la Noche Vieja.
También dejamos nuestra gran mochila en su casa y viajamos con la pequeña, donde introducimos lo estrictamente necesario para viajar por dos meses en Cuba.
Dos pantalones cortos, un bañador, cinco camisetas, una camisa de manga larga, cinco prendas interiores, unas chanclas, unas sandalias, navaja multiusos, cámara de fotos, cámara acuática, teléfono, ordenador portátil, cargadores, gafas de snorkel y utensilios de higiene (6kg por mochila). Más que suficiente y que nos hará viajar de forma más liviana y cómoda.

Para viajar por Cuba, los turistas no pueden tomar los autobuses locales interprovinciales, solo los de Viazul, mucho más caros. A veces cuando hay plazas libres en los autobuses de Viazul, los locales pueden viajar, pero al comprar el billete, enseñando el DNI cubano, les hacen el precio de autobús para locales.
Hay otra manera mucho más económica, para viajar desde una capital de provincia a otra y en la que si pueden viajar los foráneos, en camión. Estos salen desde la estación de autobuses de la Cumbre, cerca del Hospital Beneficiario.

No encontramos ninguno que salga desde La Habana a Cienfuegos a la hora que nos interesa, por lo que decidimos viajar en máquina (como llaman a los coches compartidos), que es más económico cuando se regatea, que los autobuses de Viazul.
Para que nos hagan el mismo precio que a los locales, recurrimos a lo que ya nos enseñaron, decir que ya era la quinta vez que estábamos aquí en Cuba. De esta manera, pagamos en un coche moderno, donde viajamos 5 personas incluido el conductor por 10 CUC. El viaje en autobús Viazul cuesta 15 CUC.
Las máquinas, se encuentran fuera de la estación de ómnibus, al lado de la plaza de la Revolución.

Llegamos a Cienfuegos a las tres horas de haber salido de La Habana. Lo primero que comprobamos, es que Cienfuegos, la tercera ciudad del país, es mucho más limpia que la capital.

 

CIENFUEGOS EN TAXI

Comenzamos la peregrinación de hoteles y casas de alojamiento de la ciudad. Los precios mínimos están por 20 CUC la noche en habitación doble con aire acondicionado y baño dentro, casi el doble de nuestro presupuesto.

En una de las calles, un taxista nos pregunta si estamos buscando habitación. A nuestro asentimiento, nos comenta que su hermano dispone de una casa de huéspedes que tiene tan solo dos habitaciones y que el precio mínimo son 15 CUC (15$). Aunque aún el precio es un poco más elevado que nuestro presupuesto para hospedarnos fuera de La Habana (12 CUC) y sabemos por experiencia que no siempre es una buena opción dejarse llevar por un taxi (debido a que ellos probablemente se llevarán una comisión) subimos en un Ford de 1952, que nos lleva por las calles de Cienfuegos.

Hemos tenido suerte, el taxista nos hace un recorrido por la ciudad y nos la enseña.
Cienfuegos, está dividida en cuatro partes. La zona del Bulevar, donde está el centro de la ciudad con sus casas antiguas con gran encanto y el muelle desde donde salen y atracan los barcos. La zona residencial, donde se encuentra el Malecón, el Estadio de Deportes y parques. La zona final del Malecón, donde se concentran los hoteles de lujo y un puerto deportivo. Y la zona del extrarradio, donde están los pisos y chabolas de la gente más humilde.

Mientras recorremos la ciudad, Miguel que es como se llama el taxista, nos explica, que la casa de huéspedes pertenece a su hermano.

Es uno de los pocos taxistas honrados que hemos conocido a lo largo de nuestro viaje por el mundo, 100% recomendable, ya que no engañará al viajero.

Llegamos a una pequeña casa situada a cien metros del Malecón, y enfrente de ésta, solo hay un gran parque, que deja que haya unas buenas vistas sobre el Malecón y sus preciosos atardeceres.

La casa de Luis y Mercy, es una casa con porche, terraza en la segunda planta y un patio en la parte trasera. Tiene solo dos habitaciones de invitados con aire acondicionado, televisión, frigorífico y baño privado. Aconsejo al visitante que solicite la habitación interior, pues más tranquila que la que da a la calle y además, tiene una entrada independiente.

Está situada en la Avd. 30, esquina con la 45. A tan solo 10 minutos andando del centro de Cienfuegos y 2 minutos del Malecón. Este Malecón se puede disfrutar desde la terraza que tiene en la planta superior de la casa.

Las habitaciones son muy limpias y amplias. El precio de la habitación es de 15 CUC, pero lo conseguimos rebajar hasta los 12CUC, con la promesa de quedarnos 5 días.
81 hotel cienfuegos
82 Hotel Cienfuegos
83 Hotel Cienfuegos
84 Hotel Cienfuegos
85 Hotel Cienfuegos

Esta casa, está recién estrenada en las webs airbnb y homestay. Pero si el viajero, quiere ahorrarse la comisión que les cobran por este servicio, pueden reservar a través del email del dueño le.vazquez@nauta.cu.

Pido por favor, que los que hagan la reserva por email, sean consecuentes con la reserva, pues tengan en cuenta, que de no hacerlo, a los dueños les puede llevar un detrimento en su negocio.

Mercedes, la dueña, hace desayunos muy espléndidos y comidas que quitan el sentido, pues es una gran cocinera. También, justo al lado de la casa, hay una fondita, donde los almuerzos y cenas son copiosas y con unos precios que van desde 30 a 45 pesos (1,15€ a 1,73€).
Pero a nuestro parecer, las tres mejores cosas que tiene este lugar es:

La situación, está en un barrio normal, donde es posible vivir la apacible vida de los lugareños y a los dos días nos saludamos con los vecinos por nuestro nombre.

Por la mañana los vendedores de toda clase de productos van en bicicleta vociferando y ofreciendo todo a un precio local.

Pasar la tarde en el patio de la casa junto a Luis, el dueño que es fidelista, atrincherados y haciendo la revolución como él le llama a debatir junto a una botellita de ron.

La ultima y no menos importante, es la calidad humana y amabilidad de los dueños con los que forjamos una gran amistad y todos los días nos regalan café por la mañana y alguna cena.
86 Cienfuegos (62)
87 Cienfuegos (63)
88 Cienfuegos (65)
89 Cienfuegos (66)

LA EXTENSIÓN DE LOS VISADOS

En nuestro primer día en Cienfuegos, además de visitar la ciudad, decidimos realizar la extensión del visado, pues en esta oficina se hace más rápido que en la de La Habana o la de Santiago.
90 Cienfuegos (1)
91 Cienfuegos (12)
92 Cienfuegos (13)
93 Cienfuegos (15)
94 Cienfuegos (2)
95 Cienfuegos (3)
96 Cienfuegos (4)
97 Cienfuegos (5)
98 Cienfuegos (50)
99 Cienfuegos (51)
100 Cienfuegos (52)
101 Cienfuegos (53)
102 Cienfuegos (54)
103 Cienfuegos (56)
105 Cienfuegos (58)
106 Cienfuegos (59)
107 Cienfuegos (61)
108 Cienfuegos (68)
109 Cienfuegos (70)

Las extensiones de visado, se hace en la oficina de DNI, situada en la calle 56, a doscientos metros en dirección opuesta al bulevar.

Primero hay que ir a una oficina bancaria para comprar los sellos estatales por valor de 25CUC por persona y mes que se pretende extender.

Después en la oficina del DNI, presentar estos sellos, junto con el pasaporte y el seguro médico que debemos llevar de España. El trámite es el más rápido que hemos hecho de todos los países visitados. Nos informamos de que el viajero, puede estar en Cuba con el visado turístico por tres meses. Algo que no aparecía en la página web de la embajada de Cuba en España, ni tampoco nos informaron de esto en la mencionada embajada.

Estaremos dándole vueltas a cambiar nuestros billetes de avión durante toda nuestra estancia en Cuba.

En la misma oficina del DNI, encontramos a Sergio y Hugo, dos gallegos que están de gestiones.

EN EL DRAKE CLUB

Hablando con ellos, nos informan, que han montado un restaurante español y que los visitemos.

Cuando le digo a Sergio que la cocina no se me da del todo mal, me insiste, que por favor los visite.

Cuando al día siguiente visitamos el Drake Club, que así se llama el restaurante, nos quedamos asombrados por su construcción (nada que ver con lo cubano), la excepcional calidad del servicio y los competitivos precios que tiene su carta.

Llevan tan solo un mes y medio abiertos. El restaurante está en una magnífica zona con unas vistas difíciles de igualar.

Se encuentra en la calle 57, nº 5702, esquina con la avenida 10, justo en una punta del Cayo.

Sergio me solicita que le enseñe a su chef un par de platos españoles. No dudo en echarle una mano a un compatriota y cocino Salmorejo y Paella.

Marchamos del lugar, deseándoles suerte (a buen seguro la van a tener, pues no hay nada igual en toda la ciudad).

Hay un lugar que no deben de marchar de Cienfuegos sin visitar. Se trata de la bocadillería Minions, en la calle 37 (es la arteria principal de la ciudad), en el número 5014. Allí pueden degustar el mejor pan con minuta (pescado rebozado y frito) por solo 10 pesos (0,4$) y unos batidos de frutas naturales que quitan el sentido.
110 Cienfuegos

EN RANCHO LUNA

Al día siguiente, marchamos a Rancho Luna, la playa más cercana a Cienfuegos.
Esta a 17 km de la ciudad, y para ir, hay dos maneras, en taxi o en camioncito.

Aconsejados por Luis, tomamos el camioncito, que sale desde el muelle a las 8 de la mañana.
El camioncito, es el transporte más incomodo pero barato que hay en Cuba. Se trata de un camión normal, donde la caja trasera, está adaptada igual que si fuera un autobús.

Mientras que el taxi más barato que va a la playa cuesta 8$, el camioncito cuesta 1 peso (0,04$).

Cuando nos montamos en el camioncito el cobrador nos solicita 1 CUC por cada uno. Muy cabreado y a regañadientes, lo suelto, mientras veo que los locales pagan 1 peso y nosotros 25 veces más por ser turistas.

La playa es buena, sobre todo si se llega tempranos, pues está sin gente, el agua limpia, pero el fondo igual que el resto de las playas que hemos visitado, con botellas y latas de cerveza en el fondo.
111 Cienfuegos (6)
112 Cienfuegos (9)

Después de tres horas, decidimos marcharnos y regresar a pie. Nos negamos a pagar un precio tan diferente respecto a los locales. No es por el dinero, lo aseguro, sino mas bien, porque nos sentimos muy agraviados por ser tanta la diferencia.
Después de caminar unos 10 kilómetros, nos sentamos en la sombra de un árbol a descansar junto a otros locales que se encuentran allí.
Les pregunto qué es lo que hacen y me responden que esperando el camioncito.

En ese momento, llega el trasporte y Yoko me indica que le dé 2 pesos.

Escéptico se los doy y mucho más cuando compruebo que es el mismo cobrador que la vez anterior.

Cuando llega la hora de darle el dinero antes de entrar al camioncito, al darle Yoko el mismo dinero que les dan los locales, éste le dice de muy malos modos;

– Les he dicho antes que ustedes los turistas tienen que pagar 1 CUC.

Yoko con acento cubano que me deja desconcertado y muy seria le contesta;

– Si no hay más dinero, entonces, ¿que nosotros hacemos?

Escapándoseme la risa al igual que al resto de los pasajeros, el cobrador le responde aun perplejo;

– Dale chinita dale, que con usted no me puedo fajar.

Embutidos como sardinas en lata pero riéndonos todos los pasajeros del camioncito, regresamos a Cienfuegos.

Al llegar a la casa de huéspedes, Luis nos dice que está totalmente prohibido cobrar diferente a turistas o locales en los transportes provinciales gubernamentales;

– Si volvéis a tener ese problema, decidle que llamareis a la policía y veréis como se baja del burro; sentencia.

Al final decidimos alargar unos días más en Cienfuegos, por dos motivos. El primero, porque la casa, los anfitriones, la ciudad y sus alrededores merecen la pena. El segundo, porque nuestro próximo destino es Trinidad, a tan solo 80 km y de la que nos habían hablado muy bien. Pero según informaciones que hemos recabado de viajeros y locales con los que conversamos en Cienfuegos, es una ciudad que está tomada por turistas, y es parecida a la zona que menos nos gusta de La Habana, y de la que ya he hablado aquí, la calle Obispo. Por lo que le quitaremos días a esta ciudad, para dársela a Cienfuegos.

AL CATILLO EN BARCO

En otro de los días, tomamos el barco que va desde la ciudad hasta el castillo, situado en uno de los cinco cayos que tienen los alrededores.

El primer barco sale a las 8 de la mañana y el precio es de 0,5 CUC para locales y 1 CUC para turistas por persona y viaje.

A decir verdad, la fortaleza construida por los españoles, a pesar de estar magníficamente conservada, no vale demasiado la pena. El precio es de 5 pesos para los locales y de 5 CUC para los turistas. Nosotros solo la visitamos por fuera. Y pasamos las dos horas que estamos en el lugar, paseando por los alrededores y conversando con los locales. Algo mucho más gratificante al menos para nosotros.
113 Cienfuegos (67)
114 Cienfuegos (16)
114 Cienfuegos (49)
115 Cienfuegos (18)
116 Cienfuegos (20)
117 Cienfuegos (21)
118 Cienfuegos (22)
119 Cienfuegos (24)
120 Cienfuegos (25)
121 Cienfuegos (26)
122 Cienfuegos (28)
123 Cienfuegos (29)
124 Cienfuegos (31)
125 Cienfuegos (32)
126 Cienfuegos (37)
127 Cienfuegos (39)
128 Cienfuegos (40)
129 Cienfuegos (41)
130 Cienfuegos (42)
131 Cienfuegos (45)

También se puede volver en camioncito a Cienfuegos, pero a la ida, he visto una pequeña isla que quiero inspeccionar desde el barco, pues me pareció interesante.
A la vuelta, inspecciono desde el barco el cayo Carena que así se llama. Es una pequeña isla donde el barco hace una breve parada, para dejar o recoger alguno de las 10 familias que viven allí. Además, he comprobado que tiene una playita y el aspecto del fondo marino, parece mucho mejor que el de las playas visitadas.
132 Cienfuegos (47)

Volvemos a nuestro alojamiento, Luis y Mercedes nos dicen que en Cayo Carena es donde ellos suelen ir cuando van a la playa, pues tienen amigos allí. Pero que no hay restaurantes o bares y hay que llevarlo todo, si se pretende estar por más de unas horas.
CAYO CARENA ES OTRA COSA
Aun más decididos a visitar esta pequeña isla, debido a que probablemente en poco tiempo construyan algún hotel y restaurante, extirpándole el encanto que posee actualmente, Luis y Mercedes, deciden acompañarnos.

Cayo Carena, hace que nuestra estancia en Cienfuegos se amplíe al doble de lo que en un principio teníamos previsto estar.

Ningún turista y una isla virgen, ¿quién puede resistirse a este paraíso?
133 Cayo Carena (1)
134 Cayo Carena (11)
135 Cayo Carena (13)
136 Cayo Carena (15)
137 Cayo Carena (17)
138 Cayo Carena (18)
139 Cayo Carena (3)
140 Cayo Carena (4)
141 Cayo Carena (5)
142 Cayo Carena (8)
143 Cayo Carena (9)
144 Cayo Carena (10)
145 Cienfuegos (43)

El último día de nuestra estancia, Luis nos espera en la trinchera del patio, haciendo guardia a un jamón fresco deshuesado que ha puesto en la barbacoa para invitarnos en la última cena que haremos con nuestros amigos.
Al día siguiente, emocionados nos decimos adiós y esperamos volver a vernos muy pronto.

A TRINIDAD EN MERCEDES

Tomamos una máquina en los alrededores de la estación de Ómnibus por 5 CUC por persona hasta Trinidad. El autobús de Viazul cuesta 7 CUC por persona, en un recorrido de 80 km.
De nuevo tenemos suerte y viajamos en un Mercedes muy espacioso y tan solo cuatro personas contando el conductor.
Nuestros temores se confirman nada más llegar a Trinidad.

Trinidad es una pequeña ciudad encantadora y preciosa. El gran problema es que está abarrotada de turistas que le extirpan de raíz todo el encanto que tiene.

Llena de restaurantes, músicos callejeros, casas de alojamiento y tiendas donde venden los mismos cuadros, artesanía y souvenir hacen que decidamos estar solo una noche alojados.

Atención, todo aquel viajero que desee alojarse en Trinidad. Le aconsejo que haga reserva, pues de lo contrario es muy posible que pague por una habitación 30 CUC o que se quede sin hospedaje. Recorrimos la ciudad en un primer momento y el 90% de los alojamientos están completos.
Gracias a que Miguel nuestro taxista de Cienfuegos nos aconsejó hospedarnos en casa de unos amigos que tienen una casa de huéspedes, nosotros pudimos tomar habitación.

El precio normal de esta casa es de 25 CUC, pero al venir con referencias por parte de Miguel, nos rebajaron a 15 CUC aunque a regañadientes.

La casa de Marilyn y Mandy, situada en la calle Camilo Cienfuegos, Nº 352, justo al lado de la fábrica de cigarros, cuenta con unas espaciosas y confortables habitaciones con aire acondicionado y baño en el interior.

El patio con el que cuenta la casa, es muy tranquilo e ideal para relajarse además de ofrecer comidas a un precio más competitivo al que se puede encontrar en los restaurantes turísticos.

El email es hostalmarilynymandy@gmail.com y los teléfonos +53 01 41 99 3777 y +53 01 5299 3346 .

Paseamos por Trinidad, mientras constantemente nos asaltan vendedores de tours a la playa y montaña cercana a la ciudad. Recordamos con mucha nostalgia nuestra estancia en Cienfuegos y ni nos atrevemos a pensar en cómo estarán las playas y montaña cercanas a Trinidad.
146 Trinidad (15)
147 Trinidad (16)
148 Trinidad (17)
149 Trinidad (18)
150 Trinidad (21)
151 Trinidad (22)
152 Trinidad (27)
153 Trinidad (28)
154 Trinidad (29)
155 Trinidad (31)
156 Trinidad (32)
157 Trinidad (33)
158 Trinidad (34)
159 Trinidad (48)
160 Trinidad (54)
161 Trinidad (55)
162 Trinidad (56)
163 Trinidad (59)
164 Trinidad (60)
165 Trinidad (61)
166 Trinidad (64)
167 Trinidad (7)
168 Trinidad (62)
169 Trinidad (8)
170 Trinidad (9)
171 Trinidad (6)
172 Trinidad (5)
173 Trinidad (20)
174 Trinidad (14)
175 Trinidad (13)
176 Trinidad (10)

El paseo por la ciudad, se hace más gratificante, al recorrer los barrios menos céntricos, donde la vida normal de sus ciudadanos acoge al viajero en un manto de calidez y están exentos de precios abusivos.
177 Trinidad (23)
178 Trinidad (24)
179 Trinidad (26)
180 Trinidad (37)
181 Trinidad (39)
182 Trinidad (4)
183 Trinidad (40)
184 Trinidad (47)
185 Trinidad (49)
186 Trinidad (50)
187 Trinidad (52)
188 Trinidad (53)

Dos ejemplos muy prácticos. 1 botella de agua de 1,5l que el precio oficial en todos los lugares de Cuba es de 0,7CUC, en la zona turística de Trinidad, cuesta 2 CUC.

1 comida completa de arroz con frijoles, un poco de ensalada y una ración de carne o pescado, lo normal en Cuba y en los barrios no turísticos de Trinidad, cuesta entre 20 a 45 pesos. En el barrio turístico, cuesta entre 200 y 350 pesos (de 8 a 14 CUC).

Una manera muy simple de saber si el restaurante es visitado por foráneos con la consecutiva inflada de precios, es que tengan los precios en pesos y en CUC. Los restaurantes donde comen locales o restaurantes gubernamentales (es ilegal al igual que los transportes gubernamentales provinciales que cobren diferente a extranjeros y locales) los precios, siempre están expuestos en las paredes y solo en peso cubano.

También es interesante, visitar por fuera y hacer fotos desde las ventanas (no dejan visitarlas en su interior) las fábricas de cigarros y torcedores de puros.
189 Trinidad (44)
190 Trinidad (43)
191 Trinidad (41)
192 Trinidad (3)
193 Trinidad (2)

Salimos pitando y en autobús gubernamental provincial hacia Sancti Espíritu, capital de la provincia por tan solo 5 pesos (0,2$) a 80 km de Trinidad. Los autobuses de Viazul salen a la misma hora (8 am) pero cobran 5$.

Descubrimos, que se puede viajar sin problema en los autobuses gubernamentales provinciales dentro de una provincia, pero no de una provincia a otra.

Sin embargo, sí se puede hacer en camioncitos, bastante incómodos, pero con unos precios irrisorios.

A SANCTI ESPIRITUS CON TIEMPO

Llegamos a Sancti Espíritus, con la idea de tomar un camioncito hasta Ciego de Ávila, distante 80 km.

Al tener un par de horas, hasta que sale el próximo transporte, decidimos ver el centro de la ciudad, ya que esta a tan solo 1 km de la terminal de ómnibus.

Entre la terminal y la Feria Agropecuaria (muy interesante por los productos que venden y porque los domingos hacen un rodeo) chequeamos varios hoteles (12) de los que vale la pena reseñar dos.

El Hostal Paradisus en la C/ Las Quimbambitas Nº 3 con C/ Feria y terminal Ómnibus, telf. (53) 52704071, email deyvis.hernandez@nauta.cu. Ofrece un lugar comparable a un cuatro estrellas cubano, pero a precio de hostal (25 CUC discutible desayuno incluido). Una terraza muy acogedora y una decoración en las habitaciones (todas con baño interior y a.c.) de excelente gusto.

El Hostal Villa Belén en C/ La Ford Nº 8 con C/ Feria y terminal Ómnibus, telf. 58315471, email nortiz.ssp@infomed.sld.cu. Muy tranquilo, con dos terrazas y amplias habitaciones (todas con baño interior a.c.) por un precio de 20 CUC discutibles.

Ambos son los más nuevos de la zona y muy recomendables, pero pasan de nuestro presupuesto.

El centro de la ciudad, nos encanta, pues es casi tan bonita como Trinidad, pero sin apenas turismo. El poco que hay, es solo autobuses que llegan cargados de turistas que tienen ya un tour contratado por toda Cuba, y permanecen en la ciudad tan solo dos horas.

Decidimos probar suerte en los alojamientos del centro, pero no bajan de 30 CUC. Decidimos volver de nuevo a la terminal, y en la calle trasera del boulevard del centro, vemos un hospedaje y tiramos la caña por si hay suerte.

Se alquila la casa entera de dos plantas, dos habitaciones, dos baños, cocina y salón en pleno centro y cerca de todo.

El arrendatario, al dudar y no contestar con un no rotundo con nuestra baja oferta (12 CUC), hace que me decida a regatear largo y tendido. Después de media hora, hacemos el trato de alojarnos 5 días por 67 CUC. La casa, está en la calle Raimundo de Pisa Nº 2. La regenta Fitico y Buki, que viven justo en frente. Ellos nos invitaran todos los días a cenar, sin pedirnos o esperar nada a cambio.

Casi no nos lo podemos creer el precio conseguido, mientras paseamos por el bello centro de la ciudad, sus museos, centros culturales e iglesias, casi desposeídos de turismo.

Este hecho no hace que en algunos restaurantes del centro, no estén exentos de picardía. Sin embargo, buscamos y encontramos un restaurante a tan solo 300 metros de la plaza del centro de la ciudad, con una comida increíble, un servicio fantástico y muy limpio. El precio es de lo más bajo que hasta el momento hemos encontrado. Se llama Colma2, se encuentra en la calle Frank País Este, Nº 51 y se puede comer platos típicos cubanos, abundantes y ricos por tan solo 20 pesos (0,8$).

En los siguientes días en Sancti Espíritu, paseamos por los alrededores de la ciudad, visitamos sus mercados, disfrutamos de la charla más que interesante de las personas que están en las sociedades culturales, de sus espectáculos gratuitos y artesanía callejera.

En la Casa de La Trova, todas las noches hacen conciertos de música cubana en directo donde por 1CUC, el viajero se deleitara con sonidos propios de la isla.

Asimismo es muy interesante, visitar en la plaza central la Biblioteca, de gran interés arquitectónico y magníficas vistas de la ciudad (entrada gratuita). O el Museo Nacional Sancti Espíritus (entrada 1 CUC), donde se aprenderá sobre la historia de la ciudad.

También es un placer el tomarse un mojito (10 pesos (0,4$)), y sentarse en los bancos de la plaza central viendo el trasiego de los locales.
194 Sancti Espiritus (1)
195 Sancti Espiritus (10)
196 Sancti Espiritus (11)
197 Sancti Espiritus (12)
198 Sancti Espiritus (15)
199 Sancti Espiritus (16)
200 Sancti Espiritus (17)
201 Sancti Espiritus (18)
202 Sancti Espiritus (2)
203 Sancti Espiritus (20)
204 Sancti Espiritus (22)
205 Sancti Espiritus (25)
206 Sancti Espiritus (27)
207 Sancti Espiritus (28)
208 Sancti Espiritus (29)
210 Sancti Espiritus (31)
211 Sancti Espiritus (32)
212 Sancti Espiritus (33)
213 Sancti Espiritus (34)
214 Sancti Espiritus (37)
215 Sancti Espiritus (38)
216 Sancti Espiritus (39)
217 Sancti Espiritus (4)
218 Sancti Espiritus (41)
219 Sancti Espiritus (43)
220 Sancti Espiritus (44)
221 Sancti Espiritus (46)
222 Sancti Espiritus (47)
223 Sancti Espiritus (5)
224 Sancti Espiritus (50)
225 Sancti Espiritus (51)
226 Sancti Espiritus (52)
227 Sancti Espiritus (53)
228 Sancti Espiritus (54)
229 Sancti Espiritus (55)
230 Sancti Espiritus (56)
231 Sancti Espiritus (57)
232 Sancti Espiritus (58)
233 Sancti Espiritus (59)
234 Sancti Espiritus (6)
235 Sancti Espiritus (62)
236 Sancti Espiritus (64)
237 Sancti Espiritus (67)
238 Sancti Espiritus (68)
239 Sancti Espiritus (7)
240 Sancti Espiritus (71)
241 Sancti Espiritus (73)
242 Sancti Espiritus (74)
243 Sancti Espiritus (8)
244 Sancti Espiritus (9)

LA MUERTE DE FIDEL

El 25 de noviembre, segundo día de nuestra estancia, el comandante Fidel Castro Ruz fallece a las 22.29 h.

Al día siguiente, las personas que nos encontramos en la ciudad, están en estado de shock. La ciudad y sus habitantes, aunque continúan con su vida normal, parecen haber perdido esa chispa que siempre les caracteriza.

Al caminar por las pequeñas calles, no hay un solo hogar donde no esté encendida la radio o televisión. En algunos lugares, encontramos a personas en su puesto de trabajo, con los ojos llorosos y cabizbajos.

Por mi parte, me siento desolado, se han decretado 9 días de luto oficial.

Durante el luto, está prohibida la venta o consumo de bebidas alcohólicas, la música o el baile.

Sumido en mi tristeza, me pregunto, hacia dónde irá ahora Cuba.

 

10 thoughts on “Cuba (I)

  1. Enhorabuena por ese pedazo de crónica Antonio!!!Lo bueno se hace esperar…
    Me ha sorprendido “gratamente” (Jajaja) ,porque yo sólo conocía La Habana de paso y era una ciudad que no me gustaba demasiado.Pero al ir leyendo,he visto que Cuba tiene muchas cosas que ofrecer al viajero y me han entrado ganas de visitar ese país que,como acabo de decir,lo tenia un poco atravesado.
    Buenisimas las fotos,buenisima la crónica y,como no,EL REGATEO DE YOKO!!!Sorprendente!!!
    Besos para los dos!!!

  2. Después de unas largas vacaciones por tu parte, me alegro que te hayas sentado y por fin, comiences de nuevo a escribir tus crónicas. Las fotos me encantan y el color de Cuba y sus calles más. Me recuerda La Victoria de las fotos de Don Eladio.
    Buena guía para el viajero, pero como yo no voy a viajar, hecho de menos más anécdotas, y no te enfades conmigo por decirlo. Con las fotos que habéis hecho, sobran las palabras. Todo lo dice una buena foto. Y Cuba es única.
    Dicen en el pueblo un refrán, “dos que duermen en un mismo colchón se vuelven de la misma condición “,…je, je y Yoko es una buena aprendiz de las cosas que tiene “Antonio”. .. Pero aún tiene aprender más… lo digo por el regateo…je, je.
    Me llama la atención, tanta frase escrita por todos lados, las cuales hacen inconscientemente reflexionar a la persona que lo lee y visualiza por primera vez. Seguro que los psicólogos actuales con sus doctrinas postmodernistas, han estado en Cuba. Y no han inventado nada, todo está escrito en Cuba.
    Creía que no ibas a hablar del Comandante, y finalmente he comprobado que hay que esperar para tu segunda crónica. Esperaré pacientemente que la escribas para leerla.
    Un abrazo para Yoko y otro para ti, de la familia García Maestre. Ya le cuento a Rosalía y enseño las fotos.

  3. Un placer tener otra vez al Taravitazo dando vueltas por el mundo, y nada más y nada menos que por la maravillosa Cuba, país que tuve el placer de visitar hace unos cuantos años.
    Me ha encantado la crónica y me sigue encantando Cuba.
    Ver la vieja ciudad de La Habana, que hace 20 años ya se caía a pedazos, y ver como sus edificios, como el Gran Teatro o el Capitolio, lucen de nuevo, me ha causado una inmensa alegría. Parece que, poco a poco, lo que era una ciudad anacrónica empieza a lavar su cara, ojalá siga así sin perder nada de su autenticidad. Eso sí, los coches siguen siendo de los de entonces, pero es el país de “La necesidad agudiza el ingenio”, e ingenio tienen mucho.
    PD.: Deberías cambiar tu segunda regla de oro: “Si tienes tiempo, paciencia, un culo duro y buenas piernas para andar, en cualquier país, dinero vas a ahorrar… y si vas con Yoko ni la cartera tendrás que sacar.”, ya tú sabes, jajajaja,
    Me ha gustado mucho, y me quedo con ganas de la crónica “Cuba(II)”

    1. Hola Edurne, atenta por que ya mismo subimos la crónica de Cuba (II), con su correspondiente video de “Cuba segun Yoko” y el video con todas las fotos de Cuba en Youtube!!

      Saludos

  4. Como siempre la cronica buenísima… el Regateo de Yoko de lo mejor… Siempre fiel a esa filosofia sobre el enorme valor del tiempo. Cuba queda descrita de la mejor manera posible. Enhorabuena y a seguir disfrutando del viaje… Ahh! y muchas gracias por la publicidad!! Un abrazo para los dos!!

  5. Conforme voy leyendo parece que estoy en Cuba describes todo a la perfección y las fotos geniales,espero poder hacer ese viaje,saludos pareja.

  6. Jajajaja…Yoko..!!! A ti ya no te hace falta aprender a regatear…!! Cualquiera te engaña..!! Contigo no se puede emplear el refrán..”Me engañaron como a un chino..” jajajaja..
    Yo me hubiera montado en el bus aunque me pida 3 CUC.
    Me lo he pasado muy bien leyendo la crónica..Las fotos muy chulas.., aunque para llevar cámara acuática y gafas de snorkel en la mochila,no he visto ninguna que haga referencia.
    Besitos …

  7. Ya iba siendo hora de volver a leer una crónica!! Me alegra saber de vosotros!!

    Por cierto, dile a Yoko que la próxima vez que nos veamos me tiene que poner acento cubano!!!

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *