Irán (V)

Shiraz

Cuando salgo del autobús, un aire frío me da la bienvenida a Shiraz y me llama la atención sobre mi calzado, me avisa que las sandalias hasta aquí llegaron.

La estación de autobuses de Shiraz está a tan sólo 20 minutos andando del bazar, pero por el cansancio, decido coger un taxi que me cobra 40.000 rials (1 €).

En un principio cojo el primer hotel barato que encuentro, cerca del palacio de Karinkhani y del bazar por 6,25 €.

Después de una ducha y una siesta, salgo a recorrer la ciudad y encuentro otro mucho más limpio, con baño dentro y también más céntrico. Se llama Payam Hotel, en el 22 de Bahman St. Habitación doble 10 €, la individual 300.000 rials (7,5 €).

Por la tarde salgo a dar una vuelta y quedo con dos amigos de Couch Surfing, que se han ofrecido a enseñarme parte de la ciudad.

BUEN INICIO DE CUMPLEAÑOS

Por la mañana, día de mi cumpleaños, sin pretensión alguna por celebrarlo, recibo la llamada de Parisa, una chica que conocí a través también de Couch Surfing.

Me dice que va a los jardines de su familia, que si quiero acompañarlos. Acepto de inmediato al no tener nada que hacer y me espera en una dirección con su familia, para desde allí marchar.

Cuando en el camino le agradezco la invitación, pues de esta manera mi cumpleaños será un poco más especial, se sorprende al saber que es mi cumpleaños y se lo comenta a su hermana Sara, su madre Parvin y a su padre Hadi.

El padre de Parisa no tarda ni cinco minutos en parar en una pastelería y comprarme una tarta de cumpleaños que se niega en redondo a que yo pague.

También me comenta si yo bebo alcohol. A mi afirmación comienza a reír y a darme palmadas en el hombro, mientras me dice que hoy beberemos juntos.

Llegamos a la preciosa casa que tiene la familia en el campo y lo primero que me ofrece el padre es un vaso de vino acompañado de un plato de arroz con lentejas, que la madre me trae.

01 casa de campo de la familia de Parisa

02 Vino en Shirraz

Posteriormente llegan otros familiares que me acogen también como uno más.

Pasamos la tarde y la noche, celebrando el cumpleaños de una manera que en absoluto esperaba y en compañía de unas personas que son realmente entrañables.

03 Celebracion de mi cumpleaños en la familia de Parisa

04 celebracion de mi cumpleaños con la familia de Parisa

05 Celebracion de mi cumpleaños con la familia de Parisa

06 pastel de cumpleaños con el que me obsequio la familia de Parisa

Al finalizar la velada, me emplazan para al día siguiente en el mismo lugar, ya que hay un amigo que también celebra su cumpleaños.

CON MESA DE MEZCLA Y SIN HIYAD

Por la mañana Parisa me llama y me dice que vaya para su casa. De allí salimos a almorzar en un muy buen restaurante, al que no me dejan que pague por mucho que les insisto. Como uno de los mejores corderos de mi vida con unas vistas estupendas de Shiraz.

07 Vistas de Shiraz

08 El padre de Parisa

09 comida familiar

10 comida familiar

Posteriormente vamos a la casa de campo donde ya dos amigos nos esperan con una mesa de mezclas y unos grandes altavoces en lo que se prevé será una gran fiesta.

Sobre las 6 de la tarde al menos unas 30 personas copan el lugar y las chicas ya no van con la hiyad. En absoluto se diferencia de cualquier fiesta de España, y todos son de una amabilidad exquisita.

11 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (10)

12 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (11)

13 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (13)

14 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (15)

15 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (2)

16 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (20)

17 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (23)

18 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (24)

19 Fiesta y bailoteo en casa de Parisa en Shiraz (6)

He tenido la gran suerte de encontrar personas que hacen que uno se sienta como en casa. Finaliza la jornada pasada la media noche.

PASANDO POR PERSA

En la mañana siguiente decido visitar el Palacio de Karinkhani y pruebo a pasar por persa a la hora de pagar la entrada.

Entre el moreno que me ha regalado mi estancia en las dos islas y las pocas palabras que se en Farsi, al final cuela y solo pago 20.000 Rials (0,5 €) de los 150.000 que vale la entrada para los turistas.

20 Palacio de KarimKhani en Shiraz (15)

21 Palacio de KarimKhani en Shiraz (11)

22 Palacio de KarimKhani en Shiraz (10)

23 Palacio de KarimKhani en Shiraz (13)

24 Palacio de KarimKhani en Shiraz (14)

25 Palacio de KarimKhani en Shiraz (4)

26 Palacio de KarimKhani en Shiraz (6)

27 Palacio de KarimKhani en Shiraz (7)

28 Palacio de KarimKhani en Shiraz (8)

29 Palacio de KarimKhani en Shiraz (9)

A la salida, recibo la llamada de Mohesn, primo de Parisa, que se ofrece a enseñarme el bazar.

Acepto de inmediato y recorro el bazar junto al siempre amable Mohesn.

30 Bazar Shiraz

31 Bazar de Shiraz

En la visita se ofrece a llevarme a Persépolis, la antigua ciudad cercana a Shiraz y el uno de los lugares de mayor interés de Irán.

En absoluto rechazo la oferta, y pienso que así podre invitarlo a comer y pasaremos la tarde juntos.

La manera más económica de ir a Persépolis, es dirigirse a la estación de autobuses, justo enfrente está la de minibuses. Desde allí coger un minibús a Marvdasht 13.000 Rials (0,30 €), localidad que dista unos 4 kilómetros de Persépolis. Después coger un taxi que suele cobrar un máximo de 60.000 Rials (1,5 €) ida y vuelta. Pero si además se pretende visitar Naqsh-e Rostam, que dista 15 kilómetros de la ciudad, el precio ya regateado sube a 100.000 Rials (2,5 €) ida y vuelta todo.

Si se escoge por la opción que hace la mayoría, Un taxi desde Shiraz, el precio aumenta de manera desorbitada 600.000 Rials (15 €) ida y vuelta.

No dejo que Mohend pague la comida aunque me cuesta el convencerlo.

Luego entramos los dos a precio local y por fin me puedo deleitar en esta visita, que si se hace al atardecer es mucho más hermoso, debido a la luz.

PERSEPOLIS: ENORME Y MAGNÍFICO

Persépolis (Tajt-e Yamshid) es un enorme y magnífico complejo palaciego cuya construcción comenzó en el año 512 a.C y su inauguración tuvo lugar 150 años después. Persépolis se ubica dentro de un área amplia que de un lado se asoma a Kuh-evv Rahmat y del otro a la ciudad de Marvdasht. Estos enormes palacios principescos fueron construidos en las proximidades de la ciudad de Parse y, por ello, los griegos los denominaron Persépolis. La construcción de la obra se inició en la época de Darío I, alrededor del año 518 a.C. Primero, erigieron una alta plataforma sobre la que construyeron la sala de Apadana, las escaleras principales y el palacio de Tachara. Después de Darío, su hijo, Jerjes, fundó Hadish (o palacio de Jerjes) y propuso la construcción del Palacio de las Cien Columnas, el cual fue concluido por el rey Artajerjes I.SOLO PIEDRA, LADRILLO Y METALES PRECIOSOS

Estos edificios fueron levantados sobre cimientos construidos a base de enormes bloques de piedra, extraídos de la montaña. Persépolis se construyó en un área de 13 hectáreas. Los materiales más importantes utilizados en la construcción de Persépolis son: la piedra, el adobe, el ladrillo, el yeso, la madera, el hierro, y metales preciosos (oro, plata, cobre) y semipreciosos (marfil, lapislázuli, ágata, etc.). En algunos casos el espesor de las paredes de Persépolis fue de 5,5 metros y el peso de las rocas utilizadas alcanzó las 45 toneladas.  Persépolis contaba con su propio sistema de ventilación y calefacción. El clima templado de la llanura verde de Marvdasht, los techos muy altos, los vastos espacios, las puertas abiertas y las múltiples ventanas de la edificación, refrescaban el ambiente de Persépolis en verano, mientras que las paredes de ladrillo, las capas de yeso que constituían un aislamiento térmico, las largas y gruesas cortinas moradas, así como la techumbre de madera, evitaban que el frío se colase por los rincones en invierno. Persépolis también tenía un sistema de agua y alcantarillado, en torno a lo cual se ha descubierto hace poco la existencia de una red de tuberías subterráneas de una longitud de más de 2 km.

La arquitectura aqueménide se caracteriza por la adaptación y mezcla de estilos arquitecticos de Babilonia, Asiria, Egipto, las ciudades griegas de Asia Menor, el pueblo de Urartu, dando lugar a un estilo propio y característico; y con la construcción de este gran complejo palaciego, el Imperio Aqueménide quiso mostrar al mundo la grandeza de su dinastía.

CONTABILIDAD SIN CAJA B

A finales del año 1312 del calendario solar, gracias a las excavaciones que se realizaron en la zona correspondiente a las fortificaciones del ángulo noreste de la terraza de Persépolis, se descubrieron unas 40.000 tablillas de arcilla, sobre las cuales había escritas algunas palabras en elamita (lengua de los cancilleres). Después de estudiar el contenido de dichas tablillas, se ha descubierto que en ellas aparecían reflejados los pagos realizados en Persépolis. Algunas de las tabillas están en persa y otras, escritas en caligrafía elamita. Con el descubrimiento de estos documentos, Persépolis ganó cierta reputación, porque antes de ello se creía que los palacios de Persépolis, como las pirámides de Egipto, fueron construidos bajo la tiranía, la opresión y el trabajo forzoso. Pero en las tablillas se especifica que los obreros, carpinteros, albañiles, arquitectos e ingenieros que participaron en la edificación de este complejo palaciego recibieron una remuneración a cambio de su trabajo. Las personas que estuvieron involucradas en la construcción de Persépolis procedían de diferentes naciones como Irán, Babilonia, Egipto, Grecia, Elam y Asiria, y todos ellos eran considerados vasallos del Estado Imperial de Irán. Aparte de los hombres, las mujeres y las niñas también trabajaron en la edificación del palacio. A menudo el salario que percibían los trabajadores no era dinero en efectivo, sino que, en algunos casos, era trigo y carne, mercancías que se equiparaban al salario pagado con la moneda corriente que se utilizaba en Babilonia, el “Shekl”.

CENTRO ECONÓMICO Y RELIGIOSO

Persépolis no era ni una ciudad, ni un castillo, ni un templo, sino que desempeñaba dos papeles interrelacionados. Primero, debido a que estaba ubicado geográficamente en el centro del Imperio, era el lugar adecuado para acumular la creciente riqueza. Segundo, era el lugar idóneo para celebrar las ceremonias y fiestas importantes de aquel entonces (como Mehregan y las festividades relacionadas con el Año Nuevo).

Según los historiadores de la antigüedad, en Persépolis había más de 120.000 monedas de oro y plata, porcelanas y esculturas, muebles caros, sillones de oro, ropajes y alfombras preciosas de color púrpura, que tras la invasión que llevó a cabo Alejandro Magno, fueron saqueados o devorados por el fuego. Cuando Alejandro entra en Persépolis y contempla la gloria y riqueza de la Dinastía de Aqueménide, ordena a sus tropas saquear y quemar todo lo que encuentren a su paso. De acuerdo con los historiadores, la riqueza de Persépolis, tras el saqueo, fue acarreada por 10.000 caballos y mulas y 5.000 camellos. Después de hacerse con todas las riquezas, Alejandro ordenó quemar la ciudad de Persépolis, la cual ardió durante tres días enteros y el humo que salía de este edificio se estuvo viendo durante 40 días.

CIUDAD POR CIUDAD, SAQUEO POR SAQUEO

Los historiadores no se ponen de acuerdo acerca de las causas de esta destrucción; algunos creen que fue un hecho involuntario, mientras que otros piensan que Alejandro y sus compañeros de armas lo hicieron para vengarse del saqueo de la ciudad de Atenas, llevado a cabo por Jerjes I.

Hoy en día, de la gloriosa Persépolis solo se puede vislumbrar algo de la grandeza y elegancia de los palacios que componen este monumento. Con todo ello, actualmente, haciendo uso de un mapa historiográfico en el que aparezcan reflejados los detalles de la arquitectura de los edificios y empleando nuestra imaginación, podemos comprender la importancia y magnitud que tuvieran en la antigüedad estos palacios. Una cosa curiosa y a la vez increíble de este vestigio arqueológico es que permaneció sepultado por la arena durante cientos de años, hasta que a finales del año 1310 del calendario solar fue descubierto de nuevo.

Lo que a primera vista atrae al visitante en Persépolis son las inscripciones que datan de la época de Jerjes, pues están escritas en elamita y otras lenguas antiguas. Después está la colección de los palacios de Apadana, donde la gente era recibida en audiencia por el rey y se llevaban a cabo todas las ceremonias y las celebraciones del estado.

EN EL CENTRO DE LA X

En aquel entonces, sin duda alguna, existían grandes cantidades de oro y joyas preciosas en estos palacios, que, obviamente, durante la invasión de Alejandro Magno fueron saqueados. Actualmente, algunas de esas valiosas joyas se conservan en el Museo Nacional de Irán.

El más grande de los palacios de Persépolis es el llamado “Palacio de las 100 columnas”, que probablemente es una de las más grandes edificaciones levantadas durante la época aqueménide. Este palacio era utilizado por Darío como sala de reuniones para recibir a la gente.

Una curiosidad, es que los investigadores han llegado a un punto importante e interesante a la vez: si nos fijamos en el mapa del Imperio Aqueménide y trazamos una línea desde el punto más al noreste (Sogdiana) hasta el punto más suroeste (Abisinia), así como una línea desde el punto más noroccidental (Grecia) hasta el punto más al sureste (La India), nos sale una X, y donde confluyen ambas líneas es el lugar donde fue erigida Persépolis.

32 Persepolis

33  Persepolis (9)

33 Persepolis (24)

34 Persepolis (25)

35 Persepolis (27)

36 Persepolis (28)

37 Persepolis (31)

38 Persepolis (32)

39 Persepolis (37)

40 Persepolis (46)

41 Persepolis (48)

42 Persepolis (49)

43 Persepolis (54)

44 Persepolis (52)

45 Persepolis (33)

46 Persepolis (6)

47 Persepolis (5)

48 Persepolis (1)

49 Persepolis (2)

50 Persepolis (64)

51 Persepolis (63)

52 Persepolis (59)

53 Persepolis (53)

54 Persepolis (47)

55 Persepolis (45)

56 Persepolis (43)

57 Persepolis (38)

58 Persepolis (35)

59 Persepolis (29)

60 Persepolis (23)

61 Persepolis (19)

63 Persepolis (12)

62 Persepolis (16)

64 Persepolis (65)

Regresamos a la ciudad, ya que el sol está cayendo y no da tiempo a nada más.

El día siguiente por la mañana visito la mezquita central y más importante de Shiraz, que se levanta en homenaje a Sayyed Mir-Ahmad, hermano del imán Reza.

CENAS ESPAÑOLA, CÓMO NO

En la entrada me hacen dejar la cámara por lo que debo de hacer un par de fotos con el móvil en los patios e imposible reflejar el interior. El visitante no debe de dejar pasar la ocasión de visitar esta mezquita aunque no pueda hacer fotos, ya que merece mucho la pena.

65 mezquita de Sayyed Mir-Ahmad en Shiraz (1)

66 mezquita de Sayyed Mir-Ahmad en Shiraz

El resto del día lo paso con Parisa y por la noche decido hacerle a la familia una cena española para de esta manera cerrar el circuito.

Cocino paella, tortilla española y salmorejo con ausencia de jamón, sorprendentemente, lo que más les gusta es la paella.

67 Cena española en familia en Shiraz

68 Cena española en familia en Shiraz (1)

Por la mañana, decido ir a Naqsh-e Rostam, pues aunque las tumbas del lugar son muy parecidas a las que hay en Persépolis, tengo tiempo para darme una vuelta antes de que mi autobús salga.

Cuando me dirijo a la estación de autobuses, veo como a la entrada de un edificio gubernamental, en el suelo hay dibujadas la bandera de EE.UU. y de Israel. Me sorprendo y pregunto a un local. Este riendo, me dice que es el día nacional en contra de EE.UU. e Israel, que dibujan estas banderas en el suelo, para que así de esta forma al entrar en el lugar se pisa la bandera.

69 Dia contra EE.UU. e Israel en Shiraz (1)

Hago el trayecto por mi cuenta y constato lo que más arriba he reseñado, que se puede visitar Persépolis y los alrededores a un precio muy económico.

Además, Naqsh-e Rostam, se puede ver sin necesidad de entrar, ya que las tumbas son enormes y sé que dentro de ellas no hay nada, por lo que el visitante puede ahorrarse la entrada.

Bordeando la valla hacia la izquierda, se puede ver también los bajorrelieves esculpidos en la montaña.

TUMBAS DE ALCURNIA

Naqsh-e Rostam es un sitio arqueológico situado a unos 8 km al noroeste de Persépolis. Este emplazamiento es llamado Næqš-e Rostæm “el retrato de Rostam”, porque los persas pensaban que los bajorrelieves sasánidas bajo las tumbas representaban a Rostam, un héroe mitológico persa.

Es una pared rocosa que contiene cuatro tumbas reales aqueménides rupestres, cruciformes y con bajorrelieves. Una de éstas, según las inscripciones que presenta, sería la tumba de Darío I. Las otras tres tumbas que se encuentran a los lados de la de Darío I, serían las de Jerjes I, Artejerjes I y Darío II pero no llevan ninguna inscripción que permita identificarlas con certeza. En la montaña de detrás de Persépolis hay otras dos tumbas semejantes, pertenecientes probablemente a Artajerjes II y Artajerjes III, lo mismo que una tumba inacabada que podría ser la de Arsés, o más seguramente de Darío III, el último rey de la dinastía aqueménide, que fue derrocado por Alejandro Magno.

La tumba de Darío es uno de los dos modelos de tumbas que existieron en el arte persa del periodo aqueménide. Se trata de una tumba excavada en roca como los hipogeos egipcios. El otro modelo es el de la tumba de Ciro en Pasargadas donde no llego a ir, porque ya la visité hace cinco años y se encuentra lejos. Sin embargo, invito a que el viajero llegue hasta el lugar, pues merece la pena.

Hay también siete grandes bajorrelieves en la roca de Naqsh-e Rustam, bajo las tumbas, esculturas mandadas por los reyes sasánidas.

Frente a la roca se encuentra Ka’ba-i-Zartosht, un monumento zoroástrico. En la extremidad del sitio se encuentran dos pequeños altares de fuego. 

70 Naqsh-e Rostam

71 Naqsh-e Rostam (5)

72 Naqsh-e Rostam (8)

73 Naqsh-e Rostam (2)

74 Naqsh-e Rostam (9)

75 Naqsh-e Rostam (3)

A TENDÓN LIBRE

Después de mi visita, recibo la llamada de Parisa, pidiéndome que vaya a su casa antes de marchar para Isfahán. En un primer momento pienso en mi tendón, hasta que caigo que la familia de Parisa en absoluto es tradicional.

Allí, su madre Parvin, me ha cocinado Kofteye Hulo, que son unas albóndigas con carne y verdura, de sabor un poco ácido que hace que aún cuando las recuerde la boca se me haga agua.

76 Kofteye Hulo en mi ultima cena en Shiraz

Después de la cena, me despido de toda la familia y les agradezco toda la atención prestada hacia mí y emplazo a Parisa a que me visite en India. Ella deja en el aire su respuesta.

Sin duda alguna, mi visita a esta ciudad no hubiera sido lo mismo, sin haber conocido a Parisa y a su familia. Esto hace que haya retrasado en demasía mi viaje a Isfahán, pero siempre he seguido al pie de la letra, la ley más importante que me marqué desde que salí hace tres años “el camino debe de continuar”.

Por una vez el autobús es puntual, lo que hace para mí un contratiempo, ya que llego a la Isfahán sobre las cuatro de la mañana.

 

 

10 thoughts on “Irán (V)

  1. Querido Lolailo,otra vez te escribo tarde pero es que no me entero cuando salen tus crónicas y además estoy fatal de tiempo.Magníficas fotos con instructivo texto.Sigues dando con muy buena gente.Qué modernos,que fiestorras se pegan.Me ha sorprendido.Que cabezorro eres con lo de continuar el camino.Si llegas a un sitio y te apetece, rompe tus esquemas y planes y te quedas un tiempo.Tienes mucho por delante.Desde luego eres un Don Juan total.Cuídate y escribe pronto sobre India.Besos

  2. Hola Antonio. Por fin he podido entrar a leer tus crónicas viajeras. Con independencia de la belleza de los paisajes, la grandiosidad de la arquitectura y tus devaneos económicos por 50 ctms, lo que mas me ha impresionado ha sido la amabilidad, la cortesía y el cariño con el que te han tratado personas que no conocías hasta ese momento. Te envidio solo por eso. Espero seguir leyéndote y que continues encontrando gente así donde quiera que tu camino te lleve. Saludos y abrazos.

  3. Hola Antonio, por fin me he leído tu crónica…un like para ella. Ahora me toca comentar algunas cosillas:
    Sigues siendo un gurrumino, lo que lías para ahorrarte unos cuartos, hacerte pasar por nacional… Pero sabes una cosilla que en nuestro aspecto externo…podemos encontrar los rasgos de nuestras raíces…así que no los has engañado tanto.

    respecto a lo que dices de Persépolis …. cuantos recuerdos de mi época de estudiantes…con esta crónica ¡estás haciendo historia!…viendo las fotos, me recuerdan las clases de historia del arte en el extinguido COU…Excelentes fotos,…se las enseñaré a mi hermano por si le gustan para presentar en sus clases…
    Me gusta tu sentido del humor, que nos hace reflexionara los que leemos tus crónicas sobre la situación actual en España… hablas de CONTABILIDAD SIN CAJA B en Persépolis…y de los buenos registros en sus cuentas perdurando éstas durante siglos…no siendo tan fácil el borrado como aquí…¡ je, je…como lea tus crónicas el Señor Rajoy te trae “pa” España ya!
    Eh… en relación a Alejandro Magno y lo que pones …¡ si te lees El Príncipe de Maquiavelo ahora .. .comprendes que hace como cualquier otro príncipe, dirigente, etc…. Si quiere poder, prestigio y mantenerlo…debe dejar a un lado cualquier tipo de remilgo, y no le puede temblar el pulso a la hora de actuar, sea moral o no, lo que hace …
    ¿sabes una cosa?..al igual que tú cuando voy leyendo acerca de las banderas de EEUU y Israel a la entrada de un edificio…me sorprendo…pero la sorpresa me dura poco porque, me he dado cuenta que antes de concebir una idea previa en un texto…es necesario leer hasta al final…a mí me ha ocurrido con la bandera de Israel y EEUU, pensando “cuchi estos”… pero me relajo y sonrío al comprobar que estaban puestos para otra cosilla…
    Por último, otra cosa más quiero dejar caer en mi comentario, y es al final cuando dices “el camino debe de continuar”…. Cierto es, pero la frase pienso que está inacabada …has de hacer paradas en él , enriquecerte de lo que te encuentras y sortear obstáculos, todo sin prisa… en la India quizás aprendas acerca del camino que has de hacer…y hasta dónde está tu meta…por lo pronto observo que vas aprendiendo de las cosas que dejas atrás… y te deberás cuestionar de vez en cuando…¡ me merece la pena todo lo que hago y que obtengo! ¡ me beneficia cómo persona lo que hago.. .o me estreso pensando en que debo continuar, porqué el camino a mi modo de entender debe seguir…!. Bueno Antonio, que no es una regañina me ha salido la vena de artista.
    Antonio besitos de toda la familia, y una cosilla más que seguramente desde la India, nos des clases magistrales de arte, budismo, yoga,…y conociéndote un poquito…pues siempre nos sorprendes…te veo enganchado con los monjes en los templos meditando y con un monito al lado… y si es así… ¿habrá finalizado tu camino?

  4. Somebody necessarily help to make critically articles I might state. This is the very first time I frequented your website page and thus far? I amazed with the research you made to create this particular post incredible. Fantastic process!

  5. Como ya nos tienes acostumbrados, una crónica muy amena, instructiva y sugerente. Menuda lección de historia, también. Lo mejor tus últimas palabras… “el camino debe continuar” …. y aquí seguiremos esperando nuevas crónicas, lugares y gentes.

    PD. Cuídate esos tendones que te queda mucho viaje… que no tengas que cambiar a “El viaje de un cojo”… Un abrazo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *