Corea del Sur

COREA DEL SUR

Es difícil hablar de un país, cuando se proviene de otro que ha sido una gratificante sorpresa y que ha dejado huella en el corazón.
Consciente de ello, cuando aterrizo en Seúl, intento tomarme de la mejor manera todo lo que me acaecerá en los siguientes días.
Me hospedo en casa de John, un militar estadounidense, que está destinado en Seúl y practica nudismo en su casa.

Esto es algo totalmente nuevo para mí, pero sé que en Corea del sur, donde las saunas son muy populares entre la población, no es que se practique el nudismo, sino que es obligatorio. Es por esto, que me parece una buena iniciación para un servidor que siempre ha tenido un poco de pudor a mostrar las vergüenzas en público.

CIUDAD SUCURSAL

Seúl, es una ciudad, que en absoluto parece asiática, más allá de los buenos museos que alberga y de sus estupendos mercados de comida.
Hablando con una amiga coreana que paso unos años en Nueva York, me confirma, lo que cada día se parecía más Seúl a América. Una pérdida total de cultura e identidad.

Esto se refleja en la ciudad a cada paso que el viajero da o en cada rincón o esquina de Seúl. Sus tiendas, sus calles, sus transportes, sus habitantes etc.

Las mujeres y hombres son las más presumidos que me he encontrado en todo el viaje por Asia. Ellas siempre están atentas y aprovechan cada espejo que encuentran, para repasarse el maquillaje (en exceso), ropa o peinado. Ellos van siempre perfectamente conjuntados en ropa y zapatos. La imagen en los habitantes de Seúl lo es todo, y todo está rodeado de un halo de falsedad que desde un principio no me ha gustado.

01 Seul (2)03 Seul (6)
04 Seul (20)05 Seul (24)
06 Seul (28)07 Seul (32)
08 Seul (22)02 Seul (3)
10 Seul (33)09 Seul (44)
12 b Seul (9)11Seul (34)
14 Seul (47)13 Seul (46)
15 Seul (56)16 Seul (62)
17 Seul (69)12 Seul (38)
18 Seul (55)
En contrapunto, Seúl, posee una buena variedad de museos, ofertas de ocio y cultural, que va mucho más allá de lo que en un primer momento se puede llegar a pensar.

DE MUSEOS PATRIOS

Particularmente recomiendo dos museos, que a mí me agradaron. El museo nacional Folk, se encuentra dentro del recinto del Changgyeonggung Palace. Para entrar al palacio hay que pagar una entrada casi simbólica, 3,5 €, pero una vez dentro el museo es gratuito. Permite conocer la cultura de la República de Corea, a partir de su historia y especialmente de los cambios en las últimas décadas. Sorprende ver cómo se vivía hace apenas 50 años y cómo en la actualidad. 19 Seul (16)
20 Seul (17)21 Seul (13)
22 Seul (7)23 Seul (19)

El museo memorial de la guerra de Corea, instruye al viajero, sobre los diversos conflictos que ha padecido la península de Corea. Especialmente hace hincapié, en la última guerra, que enfrentó a la parte Norte con la Sur.

25 Seul (72)26 Seul (87)
24 Seul (74)27 Seul (81)
29 Seul (88)30 Seul (92)
28 Seul (90)31 Seul (94)
32 Seul (97)33 Seul (98)

LAS DOS COREAS

La península de Corea, que estuvo en posesión japonesa, hasta terminada la 2ª Guerra Mundial, había sido ocupada por la URSS y EE.UU. en 1945 tomando como línea de división el paralelo 38º. El estallido de la guerra fría tuvo como resultado la partición de este país en dos estados: Corea del Norte, donde en 1948 se estableció una República Popular, es decir, una dictadura comunista dirigida por Kim Il Sung. Y Corea del Sur, donde ese mismo año Syngman Rhee estableció una férrea dictadura pro-norteamericana.

El triunfo de la revolución comunista en China el 1 de octubre de 1949 alteró completamente el equilibrio geoestratégico de Asia. Stalin, que venía de sufrir serios reveses en Europa (fracaso del bloqueo de Berlín o el cisma yugoslavo), no pudo resistir la tentación de recuperar terreno en Asia y dio su acuerdo a un ataque norcoreano a Corea del Sur.

Así, el 25 de junio de 1950, a las 3 de la mañana, las tropas de Kim Il Sung atravesaron el paralelo 38º y avanzaron triunfalmente hacia el sur.
El 28 de Junio, EE.UU. entró en el conflicto, pero aun así, fue empujado junto con las tropas del régimen surcoreano hasta Busan, en el sureste de la península.

La reacción norteamericana, para la sorpresa de Stalin, fue inmediata. Washington pidió la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU y consiguió un mandato para ponerse al frente de un ejército que hiciera frente a la agresión norcoreana.

La ausencia del delegado soviético, que había rechazado asistir a las reuniones del Consejo como protesta por la negativa norteamericana de aceptar a la China Popular en él, propició esta resolución.

Las tropas multinacionales de la ONU, en la práctica el ejército norteamericano al mando del general MacArthur, recuperaron rápidamente el terreno perdido y el 19 de octubre tomaron Pyongyang, la capital de Corea del Norte.

Tres días antes, el 16 de octubre, tropas chinas con masivo apoyo militar soviético penetraron en Corea haciendo recular al ejército norteamericano. El 4 de enero de 1951, las tropas comunistas retomaron Seúl.

En ese momento, MacArthur propuso el bombardeo atómico del norte de China. Tanto el presidente Truman como la mayoría del Congreso reaccionaron alarmados ante una reacción que podía llevar al enfrentamiento nuclear con la URSS. En un enfrentamiento cada vez más abierto, Truman destituyó a MacArthur entre las protestas de la derecha republicana y lo sustituyó por el general Ridgway.

La URSS por su parte manifestó su intención de no intervenir en el conflicto y su deseo de que coexistieran dos sistemas diferentes en la península. El “empate militar” llevó a la apertura de negociaciones que concluirán el julio de 1953, poco después de la muerte de Stalin, con la firma del Armisticio en Panmunjong. En él se acordó una nueva línea de demarcación que serpentea en torno al paralelo 38º.

La guerra de Corea, dejo más de un millón de muertos, y solo sirvió para que las cosas volvieran a estar como lo estaban hacia tres años, cuando empezó el conflicto.

La continuidad del régimen comunista norcoreano ha hecho que esta frontera de la guerra fría (El telón de Bambú), haya sido la única que ha durado hasta el siglo XXI.

SUFRIENDO EN LA SAUNA

Salgo de Seúl que no me ha dejado demasiado buen sabor de boca, pues me esperaba algo mas asiático, y tomo un autobús que me lleva a Gwangju, la ciudad más grande al sur de Corea.

Si bien esta ciudad no tiene demasiado que ofrecer, si lo tiene, un Parque Nacional, que está situado al sureste.

Decido alojarme en un Jjimjilbang (Sauna tradicional coreana), pues me han recomendado esta experiencia.

Encuentro una justo al lado de la estación de autobuses de Gwangju, en un centro comercial.

Nadie habla inglés y yo por supuesto no hablo Coreano, por lo que me limito a pagar la entrada 11000 Wons (9,5 €). Al entrar, el lugar está dividido para hombres a un lado y mujeres a otro, separados y sin poderse ver, al menos en los baños y vestuarios.

Me entregan, una manta, un pijama y la llave de dos taquillas. La llave de una taquilla, es para dejar el calzado, y la misma sirve para otra taquilla, donde se deja la ropa.

Como nunca he estado en un lugar como este, me dedico a fisgar por el lugar a la espera de que otra persona entre y sea mi guía involuntario.
Después de 15 minutos, entra un hombre, me saluda con un asentamiento de cabeza y se dirige a su taquilla.

Se desnuda completamente, entra en una sauna, donde la temperatura marca 62º. Después de media hora, sale y se ducha, para entrar en una de las piscinas donde la temperatura marca 41º. Posteriormente, sale de la piscina, se va al centro de la sala y tira de una cadena que cuelga del techo y cae un potente chorro de agua fría. De nuevo se vuelve a meter en una de las piscinas de agua caliente, en esta ocasión en otra que marca 31º.

34 Jjimjilbang en Gwangju (7)35 Jjimjilbang en Gwangju (9)

Y DURMIENDO EN LA SAUNA

Yo decido imitarle y hago lo mismo, en repetidas ocasiones. Después de la sesión de spa, deambulo por el local, e inspecciono los lugares para dormir. Hay dos, uno en una gran sala, donde unas colchonetas están dispuestas en el suelo, flanqueados por máquinas expendedoras de bebidas y que es mixto. Y otro que es un dormitorio con literas, donde los colchones son un poco más gruesos y es masculino. Opto por este último por el grosor del colchón. Caigo rendido y relajado en la cama y no despierto hasta 11 horas después. Sin duda alguna, el spa ha surtido un efecto relajante en mí.

Por la mañana avanzo el dinero de la noche siguiente y dejo mi mochila en la consigna del spa.

Decido tomar un autobús hasta la localidad de Damyang, aconsejado por un local con el que conversé el día anterior.
Damyang, se encuentra a unos 15 km al norte de Gwangju, y tiene como principal atractivo un bosque de bambú y senderos donde pasear por sus alrededores.

36 Damyang, cerca de  Gwangju (1)37 Damyang, cerca de  Gwangju (4)
38 Damyang, cerca de  Gwangju (6)

El problema es que he elegido el peor de los días. Es el día del niño en Corea del Sur y es festivo. La localidad está tomada por turistas locales, que pasean con los niños y copan todos los lugares, quitándole encanto a esta pequeña localidad.

Resignado, doy una vuelta por el pueblo y decido pasar el día a la sombra y en compañía de Rinconete y Cortadillo, que no me dejan de sorprender, y a la espera que Edurne me envíe desde España lectura que apacigüe el ansia de conocimiento que me provoca el poco que hacer.

UN POCO DE EJERCICIO

Al día siguiente, por la mañana tomo el autobús 1187, que me lleva al parque nacional de Mudeungsan. En menos de 40 minutos, estoy en el aparcamiento oficial de este parque. Sigo a los acompañantes que he tenido en el autobús, que por sus indumentarias, me indican dos cosas, que vienen a hacer un tracking o que son españoles recién salidos del Decathlon en días de navidad.

Mi intuición, me hace pensar más bien en lo primero, por lo que decido seguir a los pocos viandantes. La mayoría de la tercera edad, que suelen hacer ejercicio diario. Llego a una de las entradas del parque, examino el mapa que hay y decido tomar entre las muchas rutas, una que en un principio va por una camino asfaltado, pero que luego se torna en una ardua subida, hasta el pico más alto del parque, el templo de Donghwasa.
39 Parque Nacional en Gwangju (10)
40 Parque Nacional en Gwangju (11)41 Parque Nacional en Gwangju (13)
42 Parque Nacional en Gwangju (15)43 Parque Nacional en Gwangju (17)
44 Parque Nacional en Gwangju (19)

El camino es precioso, pues la primavera llena de frondosidad lo que la vista da de sí. Luego, cuando debo de tomar el sendero, es otra cosa. La subida se hace ardua y tardo más de una hora, para hacer tan solo 1 km. Cuando llego al mencionado templo, de este no queda nada, más que cuatro piedras.

Sin embargo, la vista es maravillosa y vale la pena el hercúleo esfuerzo, de una subida tan esforzada. Apuro allí los restos de un jamón ahumado que el día anterior adquirí en un supermercado, ante la desconcertada mirada de unos paisanos, que han venido equipados, con te, pastas, arroz y hasta sopa.

Desciendo el camino y de nuevo regreso hasta la parada de autobús. Han sido en total unos 12 km, que no es mucho, pero que con la pendiente del último kilometro, se convierte en suficiente. A la mañana siguiente, tomo el autobús a Busan, el único lugar de Corea del Sur, que no fue tomado por los norcoreanos en la guerra

UN PLANTÓN RUSO

Al llegar a la terminal de autobuses oeste, la más cercana al centro. La chica con la que había quedado, una rusa que se ofreció a enseñarme la ciudad, me envía un mensaje, que hace honor a la leyenda urbana de los rusos.

La noche anterior, estuvo de borrachera, y a fecha y hora de ese momento, en absoluto tiene ni fuerzas ni voluntad, de enseñarme nada. Decido pues buscar otro Jjimjilbang, ya que la experiencia anterior a mi parecer, fue muy buena. Cerca también de la estación oeste de autobuses, más bien a la espalda. Se encuentra un barrio, que al recorrerlo, por la gran oferta de restaurantes, clubs nocturnos y sobre todo moteles, he venido a dar con el barrio alegre de Busan. Encuentro finalmente el Jjimjilbang y el precio en esta ocasión es inferior al anterior y tanto el espacio como lo que ofrece es superior.

CUESTIÓN DE TALLAS

Cuando me doy la primera ducha, caigo en la resolución, que desde que llegué a Corea del Sur, he pasado de estar rodeado en Seúl en casa de un nudista que por raza ostentaba un XL, al sur de Corea del sur, valga la redundancia, que por raza, me encuentro rodeado de SX. Me rio como un tonto, mientras concluyo que así es Asia, y en especial Corea. Me sumerjo en la piscina que marca 46º y dejo pasar el día enfundado en las aguas que me provocan un placer y relax que hacía años no experimentaba. Por la mañana tomo el metro y después un autobús, para llegar al templo de Beomosa, el más famoso de Busan.

DE TEMPLOS VARIOS

El Templo Beomeosa está situado en la montaña de Mt. Geumjeongsan. Fue construido hace unos 1.300 años, por el monje Ui Sang, en el año 678, cuando reinaba Munmu, monarca del reino de Silla(reino que principalmente ocupaba la región de la actual provincia de Gyeongsang-do en el año 678). Las edificaciones del original templo de Beomeosa fueron destruidas durante la invasión japonesa al territorio coreano en 1592 pero fueron reconstruidos en 1713, permaneciendo hasta nuestros días. El templo tiene uno de los estilos arquitectónicos más delicados y lujosos de la Dinastía Jeosen (1392∼1910). En él están el Portal Iljumun, una pagoda de tres plantas con cuatro pilares, levantada en el siglo XIX. Siete alas del palacio real, pabellones, tres entradas, y once ermitas.
45 Templo de Beomeosa en Busan (3)
46 Templo de Beomeosa en Busan (5)48 Templo de Beomeosa en Busan (8)
49 Templo de Beomeosa en Busan (12)47 Templo de Beomeosa en Busan (7)
53 Templo de Beomeosa en Busan (19)54 Templo de Beomeosa en Busan (27)
55 Templo de Beomeosa en Busan (22)56 Templo de Beomeosa en Busan (29)
57 Templo de Beomeosa en Busan (32)50 Templo de Beomeosa en Busan (16)
51 Templo de Beomeosa en Busan (13)58 Templo de Beomeosa en Busan (33)
59 Templo de Beomeosa en Busan (34)
Los bosques de Westeria y los valles que rodean el templo están en su máxima plenitud durante el mes de mayo. Decido deshacer el camino andando y disfrutar de lo que la naturaleza me ofrece. Paso la tarde relajándome en el Jjimjilbang hasta que el cansancio de la caminata, desaparece a fuerza de saunas y baños calientes.

Al día siguiente, decido visitar el templo de haedong yonggungsa, uno de los tres más famosos templos budistas de Corea. El templo fue fundado en el año 1376, durante el reinado del rey Gongmin, por el sacerdote Naonghwasang, el asesor del rey. Presenta una perfecta combinación del mar, la estatua del dragón y las piezas budistas.

Se suele decir, que su santidad es tan profunda, que si se reza sinceramente, el deseo se cumple. En la entrada hay las estatuas de los 12 signos zodiacales de la filosofía oriental, entre otras obras artísticas relacionadas al budismo. Pasando por la caverna Yongmun Seokgul, se llega a los 108 escalones de piedra que conducen al templo. El problema es que al ser sábado, todo está lleno de turistas y la visita se hace un tanto molesta.
60 templo de  haedong yonggungsa en Busan (35)
61 templo de  haedong yonggungsa en Busan (38)63 templo de  haedong yonggungsa en Busan (42)
64 templo de  haedong yonggungsa en Busan (44)62 templo de  haedong yonggungsa en Busan (40)
66 templo de  haedong yonggungsa en Busan (47)67 templo de  haedong yonggungsa en Busan (48)
68 templo de  haedong yonggungsa en Busan (36)65 templo de  haedong yonggungsa en Busan (45)

Vuelvo a mi lugar de relax en los baños calientes y paso allí el resto del día.
Por la mañana marcho de Busan y tomo un autobús a Gyeongju, la ciudad más antigua e interesante, al menos para mí de toda Corea del Sur.

ONCE DÍAS CON GUÍA

Gyeongju es una ciudad pequeña, pero habiendo sido la capital de un milenario reino, Gyeongju no puede ser vista en pocos días. Es por ello, que he decidido quedarme un total de 11 días, para verla a fondo.
Allí he contactado con anterioridad con Evans, un profesor de inglés en la facultad de la ciudad y con quien me alojaré.

Al ser muchos días, he decidido pagarle por mi estancia, lo mismo que pago en los Jjimjilbang.

Evans, que es un enamorado de su ciudad y de la historia, es el guía perfecto para mi estancia en Gyeongju. Nada más dejar mi mochila en su casa, me lleva de visita por los diferentes lugares de interés. Esto se repetirá a lo largo de los días de mi estancia en la ciudad.

Por el centro de la ciudad antigua, encuentro enormes tumbas y reliquias, que son muy diferentes a los palacios Reales y tumbas de Seúl. Aquí, las reliquias del reino de Silla están dispersadas por toda la ciudad dando lugar a que muchos lugares hayan sido designados Patrimonio Mundial Cultural de la Unesco.

70 Gyeongju (4)72 Gyeongju (31)
73 Gyeongju (29)69 Gyeongju (2)
74 Gyeongju (26)71 Gyeongju (3)
75 Gyeongju (24)76 Gyeongju (25)

De las tumbas, solo está abierta al público la de Cheonmachong. En una exploración y excavación del área, realizada en 1970, se descubrió la tumba Cheonmachong, dentro de la que se halló una pintura antigua de un caballo montado. Esta pintura es la única descubierta de los antiguos tiempos de la Dinastía Silla.

Dentro de esta tumba se encontraron 11.526 reliquias y coronas del monarca, que fueron trasladadas al museo.
Todos estos objetos muestran la vida lujosa que llevaban los reyes de aquella época. Otra tumba de interés, es la tumba Hwangnamdaechong, que es el enterramiento antiguo más grande. Era un sepulcro matrimonial y en su interior se hallaron los restos del rey y la reina, con más de 30.000 accesorios y adornos de oro.

El aspecto más destacable de la tumba Hwangnamdaechong es que en el sepulcro de la reina se encontraron más adornos lujosos que en el del rey. De hecho, los investigadores llegaron a la conclusión de que la reina podía ostentar una alta posición social aún antes del matrimonio Real, y la jerarquía de la mujer en aquellos tiempos era muy respetada.
Uno de los símbolos de la ciudad, es el observatorio Cheomseongdae, el más antiguo que existe en Asia.

77 Gyeongju (6)78 Gyeongju (7)

Construido durante el reinado de la reina Seon-deok, que fue la primera mujer en reinar (632-647), fue utilizado para observar las estrellas para pronosticar el tiempo. Cheomseongdae fue construido con forma cilíndrica, con piedras de 30 cm de diámetro. Fueron apiladas 362 piedras para hacer 27 niveles. Aproximadamente a 4’16 m de altura desde el pie hay una entrada cuadrada de 1 metro cuadrado y un lugar para colocar una escalera de mano bajo ella.

El interior está repleto con tierra hasta el nivel 12, y los niveles 19, 20, 25 y 26 tienen todos largas rocas aferradas en dos áreas, para formar la letra china “井” (jeong). Mide 9’17 m de altura y la piedra de la base de cada lado mide 5’35 m.

El equinoccio vernal y otoñal, los solsticios de invierno y de verano y los 24 períodos solares (también conocidos como el año solar astronómico) eran determinados por la observación de las estrellas. La letra “jeong” de piedra de la cima del observatorio, se cree que se ha utilizado como estándar para decidir las direcciones: Norte, Sur, Este y Oeste. Las 362 piedras utilizadas para construir Cheomseongdae representaban los 362 días del año lunar.

Posteriormente visitamos el museo nacional, donde el viajero, aprenderá todo sobre la historia de la ciudad, desde el principio de los tiempos. Resaltando la historia del reino de Silla.

79 Gyeongju (17)80 Gyeongju (18)
82 Gyeongju (23)83 Gyeongju (21)
84 Gyeongju (20)85 Gyeongju (22)

La capital de este reino fue la ciudad de Gyeongju, es la capital coreana que ha perdurado por más tiempo en la historia del país, con un total de 992 años y gobernada por 56 reyes del reino de Silla (57 a.C. – 935). Durante estos mil años Gyeongju mantuvo firmemente su puesto como capital del reino de Silla, el cual ocupaba más de la mitad del territorio de la península coreana. En aquellos tiempos la ciudad era conocida como Sorabol y como Gyerim, su nombre actual no fue establecido hasta el año 935.

RECONSTRUCCIÓN Y EXPO

La visita a uno de los puentes reconstruidos, también es obligada, así como los bosques aledaños y el barrio circundante, donde las casas han sido reconstruidas, tal y como eran en su época. A día de hoy albergan tiendas y restaurantes para los turistas.

86 Gyeongju (11)87 Gyeongju (15)
88 Gyeongju (8)89 Gyeongju (56)

En las afueras de la ciudad, es posible visitar el parque de la Expo mundial de Gueongju. El parque fue construido para conmemorar la Expo Mundial de Gyeongju.

En el interior encontramos el pabellón de historia cultural de Silla, 3-D Animation World, y el Museo Fósil Mundial.

90 Gyeongju (35)91 Gyeongju (37)
92 Gyeongju (36)

La Torre Gyeongju en el parque es una réplica de la pagoda de madera de nueve pisos del templo Hwangnyongsa. A las afueras, el monumento que a mi particularmente, me gustó más, fue el Templo Bulguksa, que se construyó en el año 528, durante la Dinastía Silla, por el rey Beopeung. Entonces, llamaron al templo Hwaeom Bulguksa o Beomnyusa.

En el año 751, bajo el gobierno del rey Gyeongdeok, se comenzó a reconstruir, finalizando la obra en el año 774, bajo el reinado del Monarca Hyegong. Después de 17 largos años de construcción, finalmente se le dio el nombre de ‘Bulguksa’ al templo. El nombre ‘Bulguksa’ se mantuvo durante un largo periodo de tiempo, pero durante la guerra Imjinwaeran (guerra causada por la invasión japonesa al territorio coreano, 1592-1598) las edificaciones de madera fueron incendiadas, 819 años después de que se empezara a construir. Su reconstrucción fue iniciada desde 1604, durante la Dinastía Joseon y hasta el año 1805 se renovó aproximadamente 40 veces, llegando al reino del monarca Sunjo (1790-1834).

Aún después de aquellos días, el templo sufrió muchos robos y daños. En 1969, se formó el Comité de Restauración del templo Bulguksa. El templo Bulguksa de la actualidad tiene numerosas reliquias culturales preservadas en él.
94 templo Bulguksa en Gyeongju (58)
96 templo Bulguksa en Gyeongju (65)98templo Bulguksa en Gyeongju (69)
99 templo Bulguksa en Gyeongju (70)101 templo Bulguksa en Gyeongju (74)
95 templo Bulguksa en Gyeongju (63)100 templo Bulguksa en Gyeongju (71)
102 templo Bulguksa en Gyeongju (75)103 templo Bulguksa en Gyeongju (76)

104 templo Bulguksa en Gyeongju (77)105n templo Bulguksa en Gyeongju (79)
106 templo Bulguksa en Gyeongju (81)108 templo Bulguksa en Gyeongju (84)
107 templo Bulguksa en Gyeongju (82)109 templo Bulguksa en Gyeongju (86)
111 templo Bulguksa en Gyeongju (91)112 templo Bulguksa en Gyeongju (106)

110 templo Bulguksa en Gyeongju (95)113 templo Bulguksa en Gyeongju (108)

116 templo Bulguksa en Gyeongju (113)114 templo Bulguksa en Gyeongju (111)
115 templo Bulguksa en Gyeongju (114)117 templo Bulguksa en Gyeongju (116)
118 templo Bulguksa en Gyeongju (117)119 templo Bulguksa en Gyeongju (119)
120 templo Bulguksa en Gyeongju (124)

SIN OLVIDAR EL ESTANQUE

Aconsejo al viajero, que tampoco debe de perderse la visita a Anapji Pond. Es un enorme estanque rodeado de pequeñas edificaciones, que se comenzó a construir entre el año 661-681. Allí, se construyeron pequeñas montañas y un enorme estanque dentro del palacio. Además, se plantaron hermosas flores y se introdujeron animales exóticos para crear un encantador ambiente de jardín.

El estanque Anapji se encuentra en Wolseung (una fortaleza construida en 101 d.C en el período de Silla). Según una excavación realizada en 1974, las formas esféricas (200 metros de diámetro y 180 metros de alto) indican que había 3 islas dentro del estanque. Gracias a la continua restauración, actualmente, se puede ver el estanque Anapji en su original esplendor. Recomiendo que la visita se haga por la noche, pues es mucho mas agradecida la vista de este monumento.
121 Anapji Pond en Gyeongju (43)
122 Anapji Pond en Gyeongju (46)123 Anapji Pond en Gyeongju (47)
124 Anapji Pond en Gyeongju (48)125 Anapji Pond en Gyeongju (51)

Para comer, recomiendo encarecidamente, que el viajero no deje pasar la oportunidad, de hacerlo en alguno de los dos mercados tradicionales que hay en la ciudad. Ambos son fáciles de encontrar, pues están situados en la calle que lleva a la estación de trenes de la ciudad.

El primero, que se encuentra a tan solo 100 metros de la estación, ofrecerá al visitante, el día a día de los locales además de una comida representativa de Corea del Sur, a un precio muy bajo.

Solo hay que buscar en el interior del mercado un gran local, donde hay varios restaurantes con barras, todos juntos. Por un precio de 5.000 wons (4,2 €), se puede comer y repetir todas las veces que se quiera.

127 Gyeongju (129)128 Gyeongju (130)
129 Gyeongju (33)
En el otro mercado, situado en la misma calle y a unos 500 metros, recomiendo que el visitante busque un lugar parecido en el interior del mercado al anterior, donde el plato estrella es uno de los más típicos de Gyeongju, sopa de cabeza de ternera. Por un precio de 6000 wons (5€), también se puede repetir las veces que se desee.

En ambos, tampoco hay que abusar de esto, pues estos pequeños restaurantes, los regentan ancianas y amables señoras que no hablan ni una sola palabra de inglés, que llevan haciendo este trabajo toda su vida, por un módico salario. Aunque también si se dispone de cocina como yo en este caso, es inevitable hacer platos de nuestra tierra y disfrutarlo junto a buenos amigos. 130 Gyeongju (39)
131 Gyeongju (127)

EN UNA CASA SIN PUERTAS Y EN OTRAS SIN HISTORIA

Salgo de la ciudad de Gyeongju, dándole un fuerte abrazo a Evans, por haber sido un excelente guía y un buen amigo. Marcho a Jeonju, última parada en Corea del Sur. En Jeonju, me alojo con Mario, un guatemalteco, profesor de inglés en la universidad y que da clases privadas de español.

Mario, marcha al día siguiente de mi llegada a Hong-Kong, de turismo. Ante mi desconcierto, me deja en su casa sin más problemas y ni si quiera me da la llave, pues el deja siempre abierto y jamás le entraron o robaron en su casa en su ausencia. Mario, me lleva antes de marcharse a uno de los preciosos parques con los que cuenta la ciudad, a comer dos platos típicos de la ciudad (Bibimbap y Takalbi) y de salida nocturna.
132 Jeonju (1)
133 Jeonju (2)134 Jeonju (3)

La ciudad, tiene una vida muy amena en la noche, debido a que su universidad es muy popular en el país.

El domingo, visito junto a dos amigos ecuatorianos de Mario, que también trabajan en la ciudad, la aldea de Hanok.

La aldea Tradicional de Hanok, es un distrito de la ciudad, debido al crecimiento que ha experimentado la ciudad. Está ubicada en las zonas de Pungnam-dong y Gyo-dong. En esta área se encuentran concentradas aproximadamente 800 casas tradicionales de Corea, las “Hanok”. Este lugar es famoso por conservar intacto el estilo tradicional, aunque he de decir, que todo resulta más falso que una moneda de tres euros. Los coreanos, en vez de restaurar, construyen exactamente igual que lo hacían antes y todo da un aire de hipocresía.

El pasatiempo de las chicas coreanas, cuando visitan este lugar, es alquilar trajes tradicionales, para no parar de hacerse fotos y subirlas a las redes sociales, junto con las miles que acumulan en su perfil.
Es como si quisieran conservar el pasado, pero de una manera tan agresiva, que el resultado es brutalmente falso.

135 Jeonju (6)136 Jeonju (5)
137 Jeonju (13)138Jeonju (19)
139 Jeonju (20)140 Jeonju (16)
141 Jeonju (18)142 Jeonju (9)
143 Jeonju (21)

Lo más elegante de esta aldea es seguramente el estilo de los techos de las Hanok. La característica y la peculiaridad de la Hanok, es que el borde de los techos está ligeramente dirigido hacia el cielo.
A los dos días, dejo Jeonju, y marcho de Corea del Sur. El sentimiento que me ha dejado este país, ha sido agridulce. No dejo de pensar en la mezcla que tiene de falso. De haber dejado atrás unas tradiciones milenarias, por abrazar desesperadamente otras que no son las propias teniendo una secuela que a mi juicio son contradictorias.

¿ME DAS TU BELLOS OJOS OCCIDENTALES?

Un ejemplo, es que el regalo más solicitado, por las chic@s corean@s, cuando acaban el instituto. Es pedirle a unos padres complacientes, una operación en los ojos, para que dejen de ser rasgados y se parezcan más a los occidentales.

Por otro lado, los corean@s, no les gusta casarse o mezclarse con otras personas de otros países, asiáticos o africanos, pues su máxima es parecerse cuanto más mejor a los occidentales.
No dejan de maquillarse y ponerse cremas, para que su piel sea los más blanca posible.

Uno de ellos, me dijo una vez, que las chicas filipinas, no le gustaban a los coreanos, porque los filipinos tienen demasiada mezcla de razas en su sangre.
Para mí lo mejor de Corea del Sur, ha sido lo que más tiene que ver con su cultura y tradiciones, además del esplendor pasado de su país. La visita a la maravillosa ciudad de Gyeongju.

En Corea del Sur, lo segundo mejor que he experimentado además de los amigos foráneos y un local, es abandonar el país.

Una chica me dijo una vez, “La feria la cuenta cada uno según le va”. Pues bien, a mi no me ha ido mal en Corea del Sur, pero lo que no me puedo es obligar a que me guste lo que me sienta como una autentica patada en los huevos.

Solo sitúo por debajo de Corea del Sur y hasta el momento a la en demasía turística Tailandia y la recalcitrante India después de nueve meses.
Adiós Corea del Sur, espero que alguna vez te des cuenta de a dónde te lleva el mal camino que has escogido.

5 thoughts on “Corea del Sur

  1. Buena crónica y excelentes fotos, gracias a ambas cosas conocemos un poquito la historia y de la casi extinta cultura del país.
    Por lo que nos cuentas y se ve en las fotos, no me gustaría visitar Corea del sur, muy americanizada. Me atemoriza el hecho que sus gentes piensen que su cultura es “mala, fea…”…y la occidental mucho mejor. Concluyo por lo que dices que es el país de los Michael Jackson, y que morirán como él pintados para parecer blancos y enfermos de espíritu. Sin conseguir ser blancos ni occidentales por mucho que se empeñen, a lo que habría que añadir ser un país sin cultura, sin tradición…Me llama la atención la utilización de los trajes típicos y me recuerda este hecho a los trajes de gitana, que han quedado relegados a las fiestas.
    Bueno Antonio, voy a por la última crónica publicada en estos momentos, espero no os comáis el perrito que aparece en la foto, os muy mira mosqueado. Y para mí sería un disgusto enorme. Un saludo y abrazo de la familia García Maestre.

  2. La verdad es que ha sido empezar a leer y no poderla dejar hasta terminar.
    Me llama mucho la atención como les gustan los colores, que de farolillos de todos los colores, parece una feria.
    Y esos montoncitos de piedras del templo Bulguksa, aquí los llamamos “cairns” y los usamos para señalar caminos y cruces por el monte, imagino que allí el significado será otro y bastante más espiritual.
    La obsesión de sus jóvenes por parecer occidentales me ha recordado a cierto cantante de raza negra que con los años y sin mucha explicación se volvió blanco.
    Sigue disfrutando mucho!!!
    Besos.

  3. Tienes toda la razon Juan M. Vargas, algo tendre que hacer con el administrador. No vaya a ser que se sienta maltratado como Casillas por el Real Madrid. ;P
    De momento, a espera de iconos mejores, no esta mal el que ha escogido. Aunque como todo en la vida, siempre se puede mejorar jajajaja.
    Mi enhorabuena al administrador, por currarselo tanto y ser tan paciente, con el minue salario que tiene.

    1. Por alusiones como administrador quiero matizar un par de puntos:

      “No vaya a ser que se sienta maltratado como Casillas por el Real Madrid.- Casillas se ha ido en plan llorón!!

      “a espera de iconos mejores”.- De verdad crees que hay alguien que haga uno mejor?? (esto es un reto, que se impliquen los lectores y manden alguno)

      “con el minue salario que tiene”.- Has sido muy generoso calificando el sueldo, se me ocurren otros adjetivos!!

      Jajajajaja!! Bueno, aprovechemos este momento de humor para animar a la gente a aportar ideas, a realizar criticas (las menos) y sugerencias (lógicas)!!!

  4. Como siempre fantástico relato, aunque esta vez mi comentario va para el administrador de la página, me encanta el fondo nuevo por la sencillez y a la vez el toque que le da a la página, aunque entiendo poco de esto, para mi gusto lo que ha creado el administrador es un símbolo, un icono, una marca para el taravitazo, es como el Gambrinus para la Cruzcampo, la “M” de McDonald, el calvo de Mister Proper, el perro Pancho para la primitiva, etc… En fin!! Yo que tu ataba al administrador antes de que lo fiche alguna multinacional como Apple o Microsoft!!!

    Jajajajaja!!!

    Saludos personaje!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *