Filipinas

MINDANAO (Sur de Filipinas)

Zamboanga hermosa, preciosa, perlita
orgullo de Mindanao
tus bellas dalagas
son las que hermosean
tu deliciosa ciudad.
Flores y amores
que adornan su jardín
eres la imagen
de bello edén…
Zamboanga hermosa, preciosa, perlita
orgullo de Mindanao
tus bellas dalagas
son las que hermosean
tu deliciosa ciudad.

El sensitivo himno de esta ciudad, no deja de repetirse en mi cabeza, una y otra vez, mientras la dejo atrás. Esta villa, inevitablemente ha dejado una huella imborrable en mi corazón.
Ya en el vuelo que me lleva desde Manila a Zamboanga, me percato que soy el único extranjero.
Todos los filipinos, me han advertido que no es seguro visitar Zamboanga. Sin embargo, por la experiencia en el camino, sé, que el miedo de la mayoría de los locales, es el resultado de la manipulación de los gobiernos a su pueblo, por intereses económicos.
Mindanao, no es una zona segura en todos los lugares. He contactado con Paco, un español que vivía en el lugar y al que le estaré agradecido de por vida.
Paco, me previene sobre los lugares en los que no debo tentar a la suerte y de los que por otra parte, si lo son.
Años atrás, los rebeldes de Mindanao, en mayoría musulmanes, luchaban por tener una representación en el gobierno, pues al ser una minoría, se veían apartados.
A día de hoy, los secuestros y los grupos rebeldes que luchan, tienen como único objetivo el económico.

ZAMBOANGA: NUEVO BABEL
Llego a las cinco de la mañana al aeropuerto donde el visitante es recibido con un “Bienvenido a Zamboanga”.
El chavacano es un lenguaje que tiene seis dialectos, caviteño, ternateño, ermiteño, zamboangueño, cotabateño y Abakay.
Este nombre originalmente español quiere decir “vulgar”, “de bajo calidad o estilo”. Mal usado este adjetivo, cuando se conoce realmente el lenguaje.
Hay también hablantes de chavacano en Ternate, Cavite, parte de Davao, Cotabato y Basilan. Según un censo reciente, tiene más o menos 607.000 parlantes. La mayoría de parlantes del Chavacano se encuentra en la ciudad de Zamboanga, donde es el idioma oficial.
En Malasia el chavacano tiene también parlantes en Semporna y en Sabah.
El zamboangueño, como dialecto del chavacano, tiene actualmente un 80 % de su ortografía y vocabulario en español y un 20 % de otros. Desde subanon, visayan (cebuano y ilongo), sama-bangingi, tausug, yakan, portugués, quechua, taino, y nahuatl.
El dialecto zamboangueño, nació en el año 1635 cuando los españoles colonizaron Filipinas, pero fue particularmente en la Ciudad de Zamboanga, donde quedó más huella.

01 Chavacano de Zamboanga (2)

02 Chavacano de Zamboanga (3)

03 Chavacano de Zamboanga (4)

EL COUCH SURFING Y LAS PULGAS
He contactado con dos chicas a través de Couch surfing.
Jane, de orígenes chinos y Ella que es mitad de Visallas y mitad de Mindanao.
Jane a última hora no me puede alojar y Ella solo a partir de mi tercer día en la ciudad.
Decido pues buscar alojamiento en la zona más económica de la ciudad, en Candeler.
Atilano Compound, se encuentra dentro del barrio de Candeler y tiene 6 pensiones con precios desde 350 pesos ( 7€) habitación sin aire acondicionado y permanentemente ocupadas, hasta los 1.400 pesos (28€), habitación tipo dos estrellas con aire acondicionado.
En un principio me quedo en Chang V, por 580 pesos (11,6€), habitación tipo pulguero medio con aire acondicionado.
Luego cambio a Atilano Pensión por 570 pesos con aire acondicionado, también pulguero tipo medio, pero con personal mucho más amable.
Para llegar desde el aeropuerto hasta la ciudad o hasta Candeler, lo más económico es tomar un Jeepney a la salida del aeropuerto. 8 pesos (0,16 €) hasta Candeler, 11 pesos hasta la ciudad.
También se puede hacer andando, y se tarda tan solo media hora.
Algo que siempre me ha llamado la atención, es que los Filipinos toman el Jeepney, hasta para hacer distancias muy cortas.
Después de una ducha y una siesta, a las doce de la mañana, ya me encuentro visitando la ciudad.
Al igual que la mayoría de las ciudades de Filipinas, Zamboanga es un tanto caótica y ruidosa. Sin embargo, la amabilidad de los locales, que al ver un extranjero se quedan sorprendidos y se acercan a conversar, hacen que esta ciudad, me vaya entrando en el corazón.

04 Universidad de Zamboanga (6)

05 Plaza de Zamboanga (7)

06 Barcos con la vela tipica de Zamboanga (36)

07 parque de Zamboanga (4)

08 homenaje al unico senador de Zamboanga (5)

Visito la oficina de Turismo y me avisan, que en 12 días es el día grande de la ciudad y que se hacen diversas actividades por este motivo.
También me quedo extrañado cuando no hacen ninguna advertencia sobre el visitar Basilan y las demás islas del sur.
ATENCION, NO ES RECOMENDABLE VISITAR LAS ISLAS AL SUR DE ZAMBOANGA POR PELIGRO DE SECUESTRO A EXCEPCION DE STA. CRUZ.
Por la tarde quedo con Jane, para visitar el paseo del Mar, lugar de reunión al atardecer del zamboangueño.

09 Zamboanga (11)

10 Zamboanga (37)

11 Zamboanga (14)

11b Zamboanga (39)

12 Zamboanga (21)

PASEANDO JUNTO AL MAR
Es un lugar copado de restaurantes y bares con música en directo, coronado por una fuente central de colores, que costó la ingente cantidad de 100.000 €.
Sinceramente, esta ciudad tiene necesidades mucho más urgentes que la construcción de este mamotreto, al que nadie hace caso.
Los políticos, son iguales en todas partes, pienso, mientras visitamos Fort Pilar. Construido en la época colonial española y donde hoy en día se reúnen los zamboangueños para rezarle a la virgen.
13 Zamboanga (28)

14 Zamboanga (29)

15 Zamboanga (27)

A la mañana siguiente, quedo de nuevo con Jane y su amigo Tomy, para desayunar un plato típico de la ciudad: sati.
Pasta de arroz y pinchitos de carne a la brasa, regados con una salsa picante, hacen las delicias de mi paladar, y del sati uno de mis platos favoritos.

16 Sati en Zamboanga (24)

Por la tarde conozco a Ella y volvemos al Paseo del mar, para tomar un postre hipocalórico y delicioso.
Ella es profesora en una de las tres universidades de Zamboanga, y me introduce en la historia de la ciudad y las costumbres actuales.
Posteriormente me presenta a parte de su gran familia, y quedamos en vernos en dos días, para después llevarme a su casa y alojarme con ellos.

EL RÉGIMEN FAMILIAR
El lunes, al medio día, Ella me lleva a las afueras de la ciudad, donde vive su familia en un terreno, donde hay varias casas, todas propiedades familiares.
La familia Filipina, siempre que es posible, viven juntos, apoyándose en los malos momentos y disfrutando juntos de los buenos.
Los hermanos de Ella, me esperan en el jardín de la casa con una botella de ron abierta y con la guitarra dispuesta. La jornada termina tarde, donde se forja una sincera amistad entre nosotros.

17 Zamboanga (40)

18Zamboanga (41)

19 Zamboanga (46)

20 Zamboanga (47)

21 Zamboanga (49)

Me levanto muy temprano, para recoger en el aeropuerto a Guillermo, a quien apodo Wally, por su parecido tanto en nombre como físicamente al personaje de dibujo.
A Wally, lo conocí en Tailandia en Junio pasado. Estaba recién llegado de España y tenía la decisión firme de no volver en un tiempo.
Se buscó la vida en Tailandia y estaba trabajando en un restaurante español en Kho Lipe.
Cuando volví a Tailandia, antes de visitar Mindanao, ya me rondaba en la cabeza, el convencerlo, para que me acompañara a Mindanao. En el poco tiempo que lo conocí, supe que éramos personas muy parecidas y que a buen seguro disfrutaríamos juntos de un viaje a este lugar.
No me costó demasiado, pues le describí sin exageraciones lo que yo pensaba de Filipinas, y enseguida, me confirmó que me acompañaría.
Cuando llegamos juntos a la casa de Ella, es también acogido como un servidor y no tarda ni dos horas en enamorarse de los filipinos y de la ciudad de Zamboanga.
-No he visto nada parecido antes; me repite una y otra vez.
-Ni lo vas a encontrar más; le contesto siempre con gran conocimiento de lo que hablo.

DÍA DE MUSEOS
Al día siguiente, volvemos a quedar con Jane y Tomy, para visitar el museo de Zamboanga y el museo de las mariposas.
El museo de las mariposas (10 pesos), no es gran cosa. Fue mandado construir por la primera mujer alcaldesa de la ciudad, de origen español.
El museo de Zamboanga (10 pesos), a pesar de ser pequeño y faltarle aun muchas cosas, es de imprescindible visita, para conocer la historia de la ciudad.
El personal que trabaja es de amabilidad y paciencia infinita, y el visitante disfrutara a la vez que se entristece de lo mal que ha tratado la historia a esta ciudad.
Primero los españoles, luego los estadounidenses y posteriormente los japoneses, no hicieron más que reprimir y maltratar a estas gentes, que a pesar de todo, no guardan ningún tipo de rencor hacia ellos.
Una lección, que no todo el mundo está capacitado para aprender, ni mucho menos, poner en práctica.

22 Zamboanga (54)

24 Zamboanga (56)

25 Zamboanga (58)

26 Zamboanga (59)

27 Zamboanga (60)

El jueves Wally y yo decidimos hacer una comida para toda la familia de Ella, 30 personas.
La familia de Ella es inmensa, humilde, pero siempre alegre, comparten todo sin pedir nada a cambio y están dando lecciones de cómo es una vida llena de alegría a todo el que las quiera tomar.

28 Zamboanga (61)

28 Zamboanga (63)

30 Zamboanga (64)

31 Zamboanga (65)

32 Zamboanga (68)

SUBIDA A LA MONTAÑA

El viernes, decidimos ir con Jane y Tomy a la montaña colindante a Zamboanga, desde donde se disfruta de unas maravillosas vistas de la ciudad y las islas cercanas.
Para ir hay que tomar el mismo Jeepney que nos llevó al museo (Pasonanca, 10 pesos).
Una vez allí, hay que caminar unos 2,5 km, hasta lo alto de la montaña.

33 Zamboanga (73)

34 Zamboanga (74)

35 Zamboanga (76)

Después, visitamos una de los colegios de la ciudad donde las hermanas de Jane estudian, y almorzamos pescado a la brasa, cerca del mar.
Por la tarde, acudimos al primer acto que se celebra por el día grande de Zamboanga junto con Ella, el musical Nadia.
Nunca deja de sorprenderme la capacidad de los filipinos, para el canto, el baile y la interpretación.
Además en esta obra se refleja una parte de la historia de la ciudad, y el espíritu de sus habitantes que han conformado la idiosincrasia actual de sus habitantes.

36 Zamboanga (81)

37 Zamboanga (84)

38 Zamboanga (95)

39 Zamboanga (96)

40 Zamboanga (97)

Al ser viernes noche, finalizamos la tarde cenando todos juntos, Ella, su sobrina, Jane y Tomy en Paseo del Mar disfrutando de la música en directo de una banda donde también toca un familiar de Ella.

EN LA PLAYA ROSA
Por la mañana decidimos visitar la isla de Sta. Cruz y como el precio del bote es de 20 € y hay para diez pasajeros, nada mejor que disfrutarlo con Ella y parte de los niños de la familia.
En el bote, vamos escoltados por un policía fuertemente armado, para prevenir algún incidente.
La entrada a la isla son 20 pesos por persona, mas las tasas del puerto y el alquiler de la mesa con tejado, sumado a el bote, hacen un total de 1.350 pesos (30 €).
Sta. Cruz, es una pequeña isla que se encuentra a tan solo 1 kilómetro de la ciudad.
Tiene como curiosidad, que su playa es de color rosa, debido a la mezcla de arena blanca y coral rojo. Que yo sepa solo hay dos en el mundo, una en Indonesia, que no pude visitar y la otra se encuentra aquí.
El color rosa de la playa, se aprecia mucho más cuando el día está nublado. Pero es un buen lugar para disfrutar el día junto a los familiares de Ella y algunos amigos y amigas ocasionales que surgen jugando al voleibol playa.
Ella que nos cuida como parte de su propia familia, ha sido prevenida y ha traído pescado a la brasa y comida cocinada por su hermano. Aun así, no se resiste a comprar unos cangrejos, que completan un magnifico menú.

41 Zamboanga (99)

42 Zamboanga (106)

43 Zamboanga (110)

44 Zamboanga (111)

45 Zamboanga (113)

46 Zamboanga (118)

47 Zamboanga (119)

48 Zamboanga (120)

49 Zamboanga (125)

50 Zamboanga (126)

51 Zamboanga

52 Zamboanga (116)

La noche la pasamos en el jardín de Ella escuchando canciones en chavacano que su familia canta. Todos hablan esta lengua además de tagalo e inglés.

UN TOQUE RELIGIOSO
El domingo por la mañana, vamos a misa, para acompañar a Ella y porque Wally, que tiene curiosidad por todo, a pesar de ser español, nunca ha visto una ceremonia cristiana a excepción de su bautismo con unos meses de vida.
Después, vamos a la otra gran religión que practican los filipinos y en su mayoría los hombres. Las peleas de gallos.
Disfrutamos de un domingo más que completo, donde hombres y mujeres, rezan en los dos lugares con la misma devoción.

53 Zamboanga (160)

53 Zamboanga (161)

55 Zamboanga (150)

56 Zamboanga (147)

57 Zamboanga (142)

58 Zamboanga (131)

El jueves, día grande de la ciudad, las calles se llenan de la representación de las diferentes entidades y asociaciones de la ciudad.
Hacen un desfile, entre fuertes medidas de seguridad, finalizando en el fuerte Pilar.

59 Zamboanga (9)

60 Zamboanga (8)

61 Zamboanga (11)

62 Zamboanga (13)

63 Zamboanga (16)

64 Zamboanga (18)

65 Zamboanga (31)

66 Zamboanga (20)

67 Zamboanga (29)

68 Zamboanga (45)

69 Zamboanga (51)

Hasta siempre Ella y familia, siempre os llevare en el corazón y espero volver a veros muy pronto.

JOSÉ RIZAL: LA LIGA FILIPINA
Nosotros al día siguiente, marchamos en autobús hasta Dipolog. Los autobuses, salen cada hora. Presentando el DNI español y diciendo que somos estudiantes, nos harán un descuento de un 20%.
Por la tarde llegamos a la ciudad de Dipolog, Nos alojamos en Bambo Garden, en la calle Santiago, cerca del mercado y a poca distancia del paseo marítimo. Los dos únicos lugares de interés de la ciudad.

70 Dipolog (2)

71 Dipolog (3)

72 Dipolog (5)

73 Dipolog (1)

74 Dipolog (6)

75 Dipolog (12)

76 Dipolog (11)

75 Dipolog (13)

77 Dipolog (9)

Las habitaciones dobles, con aire acondicionado, baño dentro y wifi, son de lo mejorcito. 400 pesos, si se hace la reserva a través de Hostelworld, 550 pesos si se hace en recepción.
Después de 4 días en la ciudad, marchamos a Dapitan. Ciudad más pequeña y también más tranquila.
En este lugar, los lugares de interés son la casa donde José Rizal, héroe nacional, pasó su exilio, y las playas aledañas.
José Rizal, Político y escritor filipino. Comenzó sus estudios universitarios con los jesuitas en Manila, y en 1882 ingresó en la Universidad de Madrid, por la que se licenció en medicina y en filosofía y letras. Durante un viaje por Europa escribió Noli me tángere, novela anticolonialista en la que denunciaba los abusos de la Administración española en Filipinas, donde se prohibió su publicación. Rizal, cuya militancia política se había iniciado en el claustro universitario, se oponía enérgicamente al desmesurado poder de las Órdenes católicas españolas. En este sentido, su obra El filibusterismo resumió su ideología nacionalista, que más tarde difundió a través de la Liga Filipina, una sociedad secreta que fundó en Hong Kong.
Gracias a una apertura del gobierno, en 1887 pudo regresar a su patria, pero la estrecha vigilancia policial a que fue sometido lo obligó a marcharse al año siguiente. Regresó en 1892, tras haberse comprometido a no realizar actividad política alguna. Sin embargo, la dramática situación de los campesinos de Calamba, que habían sido desposeídos de sus viviendas, lo indujo a tomar abierto partido por éstos. Ese mismo año, marchó a Hong Kong, donde pretendió crear una colonia en Borneo y fundar allí la Liga filipina, por lo que, acusado de formar parte de sociedades secretas, fue deportado a Mindanao.
En 1896 emprendió viaje a Barcelona y de nuevo fue acusado, esta vez injustamente, de intervenir en la insurrección de la sociedad secreta Katipunan. Detenido y trasladado a Manila, fue sometido a un consejo de guerra. Pi y Margall, con quien le unía una profunda amistad, solicitó el indulto, pero la petición fue desestimada por Cánovas. Fusilado en Manila, su lucha por el pueblo filipino lo convirtió en paladín del independentismo.
También es de interés, su iglesia y los hermosos atardeceres y las imágenes que se pueden encontrar de la gente local.

78 Dapitan (13)

80 Dapitan (7)
79 Dapitan (5)

82 Dapitan (15)

81 Dapitan (8)

83 Brocheta de cangrejos en Dapitan (Filipinas)

84 Coleccionable, en Dapitan (Filipinas)

86 Dapitan (79)

85 Dapitan (25)

88 Dapitan (54)

89 Dapitan (32)

87 Dapitan (84)

90 Dapitan (63)

92 Dapitan (47)

91 Dapitan (48)

92 Dapitan (47)

Nos hospedamos en Travelbee Heritage, en la calle Sta. Clara con Calle Retiro. Habitaciones dobles con aire acondicionado, baño, wifi e insuficiente desayuno por 600 pesos.
Sin embargo, la estancia allí, se hace especial, por dos motivos, el primero es la amabilidad de los trabajadores y la pulcritud de las instalaciones y habitación.

HACIA CAGAYAN DE ORO
Añadido a esto, es el conocer a Martin y su mujer Mari Luz, con quienes viajamos a Cagayan de Oro.
Los autobuses desde Dipolog a Cagayn de Oro, solo salen a las 3 y 6 de la mañana. El viaje es un poco pesado, pues hay que tomar un ferry y acaba siendo de 11 horas.

93 Ferri en el viaje a Cagayan de Oro (7)

94 Ferri en el viaje a Cagayan de Oro (3)

95 Ferri en el viaje a Cagayan de Oro (9)

96 Ferri en el viaje a Cagayan de Oro (1)

Cagayan de Oro, es una ciudad, que no vale la pena en sí, ya que lo más interesante para el visitante, es contratar un tour, para hacer rafting.
Sin embargo, el haber coincidido con nuestros amigos, hace que nos quedemos más tiempo y disfrutemos de barbacoas en la playa y salidas nocturnas.

97 Barbacoa y salida nocturna con Martin y Mari Luz (3)

98 Barbacoa y salida nocturna con Martin y Mari Luz (2)

99 barbacoa entre redes

100 Juego de suerte en Davao

El mejor hotel sin duda, en calidad precio de toda la ciudad, se llama Princeton Inn, en la calle Capistrano, esquina con Macahambus.
Las habitaciones dobles muy limpias, sin aire acondicionado, con baño fuera y con magnifica wifi, cuestan 195 pesos.
Desde la estación de autobuses, salen jeepneys, que por 11 pesos, nos dejaran en la misma puerta. Además, está cerca del centro y lugares de ocio de la ciudad.
Después de la visita a Cagayan, decidimos marchar a Davao, capital de Mindanao.
Para ahorrarnos el hotel, decidimos viajar por la noche. Llegamos temprano a la ciudad, y después de chequear varios hoteles, al final encontramos el mejor hotel en el que nos hemos alojado en todo el viaje. El hotel Uno, se encuentra en Recto St. y las habitaciones van desde 250 pesos con baño fuera y wifi a 1700 pesos, siendo estas de lujo.
Nosotros siempre optamos por las de ventilador, pues siempre caigo enfermo debido al aire acondicionado.
Davao, es otra ciudad, que no tiene nada muy interesante. Algún parque y una granja de cocodrilos es el mayor atractivo que puede ofrecer la ciudad. Las playas son sucias y nada recomendables.
Sin embargo, cerca está la isla de Samal. Muy bella y de visita obligada.
Desde el hotel, se puede tomar un jeepney, que dejará al viajero en la misma puerta de la terminal de ferris por solo 15 pesos. Luego se toma el ferri hasta Samal por otros 10 pesos. Tarda solo 15 minutos y salen cada media hora durante todo el día.

DE NUEVO EN MOTO
Para visitar la isla, lo mejor es alquilar una moto. Hay que pelear con los que se ofrecen a ello y el mejor precio que se puede sacar son 400 pesos por día.
La isla es bella y salvaje, pero no quiere decir que este exenta de hoteles. Haberlos los hay como las meigas en Galicia, pero los precios son casi prohibitivos. Además, estando ya encima la Semana Santa, algunos están llenos.
De las playas de la isla, solo se salvan tres, pero las tres espectaculares.
La primera está a unos 10 km al norte (izquierda), desde la salida de la terminal del ferri. Allí, hay un hotel que es una maravilla y se llama La Concha.

101 Isla de Samal (19)

102 Isla de Samal (16)

103 Isla de Samal (45)

104 Isla de Samal (33)

107 Isla de Samal (37)

108 Isla de Samal (18)

106 Isla de Samal (35)

105 Isla de Samal (32)

No viene anunciado en ningún lugar. Para llegar a La Concha, la forma más barata, es tomar una moto taxi en el puerto y por 100 pesos, llevará a dos personas hasta este paraíso.
Si conducimos nuestro propio vehículo, debemos tomar la carretera antes mencionada y cuando encontremos el anuncio de Green House hostel, tomarlo y continuar el camino hasta su final.
La Concha es una casa construida con exquisito gusto por su propietaria Elsa, que vive con su hermana y cuatro empleados.
Tiene menos de un año y no se alquilan las habitaciones separadas, hay que hacerlo en conjunto. Tiene capacidad para albergar al menos 10 personas, la playa es privada y sus vistas harán que el viajero no quiera marchar.
El precio es un tanto prohibitivo si se viaja en pareja o grupo reducido 7.000 pesos (140€) la noche.
Durante la charla que mantenemos con Elsa, al decirle que nos gusta a los dos cocinar, nos emplaza para dos días posteriores, ir a cocinar al lugar y hacer una comida todos justos. N rechazamos el gesto, y marchamos sonrientes de La Concha.
Y proseguimos recorriendo la isla, para llegar a una magnifica playa situada en el noreste de la isla, donde no hay hoteles. Tan solo una pequeña aldea y sus habitantes no hablan nada de inglés.

109 Isla de Samal (21)

Después de un baño, continuamos hasta Secret Beach, flanqueada por cuatro hoteles de mala calidad, precios muy inflados y donde para acceder hay que bajar unas empinadas escaleras.
Rodeamos toda la isla y no vemos nada que merezca más la pena, a excepción de un par de cascadas y alguna foto de los locales.

110 Isla de Samal (1)

111 Isla de Samal (5)

112 Isla de Samal (11)

Dos días después, según lo prometido, llegamos de nuevo a La Concha, armados con cuatro kilos de cerdo adobado y dos botellas de Ron, para hacer una barbacoa, que se extiende hasta el atardecer. Elsa, que ha llamado a sus dos hermanos, nos invita a dormir en el lugar sin coste alguno, y la velada se extiende con agradable conversación.

113 Isla de Samal (47)

114 Isla de Samal (50)

115 Isla de Samal (49)

Por la mañana, regresamos a Davao y dejamos la maravillosa isla de Samal.

ENTRE BARBACOAS Y RISAS
Dejamos Davao y de vuelta a Cagayan de Oro, de donde partirá nuestro avión hacia Manila en 10 días, y posteriormente Wally y yo nos separamos, y decidimos parar aconsejados por Paco, en la pequeña localidad de Malaibalay.
Este pueblo situado en el interior de Mindanao, ofrece al viajero un descanso del calor, y el calor de sus habitantes.

116 Malaibalay (5)

117 Malaibalay

118 Malaibalay (6)

Nos alojamos en Plaza View Tourist, cerca de la Plaza José Rizal y de la iglesia principal. No confundir con otro que hay al lado, de peor calidad y precios que son el doble.
La habitación doble de dos camas, con ventilador, baño fuera y una vez más con un magnífico servicio por parte de sus dueños por 260 pesos.
El atractivo de esta ciudad, se encuentra en la fruta que venden en los numerosos puestos del centro, su entorno y sus habitantes.
Valencia, la ciudad más grande y cerca de Malaibalay, no merece la pena en absoluto. Sucia, ruidosa y poco atractiva.
El jueves Santo, regresamos de nuevo a Cagayan de Oro. Pasamos los últimos días juntos, de la mejor manera, en compañía de Martin y su mujer Mari Luz, entre barbacoas y risas.
Me despido de mi perfecto compañero de viaje Wally, quien ha sabido soportar mi fuerte carácter y quien me ha apoyado en los momentos en que realmente lo necesitaba.
Él vuela en cuatro días a Nueva Zelanda, en busca de trabajo y un nuevo horizonte en su vida.
Sé a buen seguro, que lo encontrará y que sabrá sortear toda serie de inconvenientes, que sin ninguna duda se le presentarán y que en la vida, son como la respiración, inevitables.
Gracias por todo amigo, nos vemos a buen seguro, en cualquier otro rincón del mundo.
En el aeropuerto, es inevitable el pensar en el carácter despreocupado de los filipinos, su manera de entender la vida y disfrutarla.
De cómo a pesar de las malas situaciones pasadas por las invasiones de diferentes países, no guardan ni el más mínimo rencor. Disfrutan el presente y dejan que llegue el futuro con cierta despreocupación.
Creo sin duda, que los filipinos han llegado a la plena felicidad por el camino de la ignorancia. Un camino, que conlleva sus consecuencias, como el estar gobernados por una pandilla de corruptos, que continúan haciendo sufrir al pueblo, para llenar los bolsillos propios y de amiguetes. Un camino, que hace que ciertas personas de avanzada edad, busquen el sexo fácil con jovencitas filipinas.
En este aspecto, pienso que los culpables no son solo los hombres que vienen buscando una chica, sino también las familias de estas chicas. Ellas ven con buenos ojos que una de las suyas mantenga una relación con un extranjero de gran diferencia de edad. Pensando que de esta forma, la familia entera gozará de mejor posición. No advierten a las chicas, ni ellos, ni los profesores que las educan, ni la sociedad filipina, de que esto no siempre es real.
Si es cierto, que he encontrado parejas, de diferencia de edad abismal y que se quieren a morir. En estos casos, no ha importado, ni la edad, ni el dinero ni la diferencia cultural, para que el amor haya triunfado.
Pero en la mayoría de los casos y debido a que los hombres somos hombres, lo que también quiere decir, medio demonios, no ha sido así.

FILIPINAS: QUÉ BUEN LUGAR PARA UN RETIRO
Sea como fuera y dejando a un lado culpables o inocentes, corruptos o santos. Filipinas no deja de gustarme y sus habitantes de sorprenderme por la felicidad que tienen, a pesar del precio que pagan.
Filipinas continúa siendo uno de mis destinos favoritos y un lugar a tener en cuenta seriamente, donde retirarme el día que deje de viajar.
De momento, marcho a Taiwán, país del que no he querido informarme y del que no espero demasiado, pues será un trámite más, que me acerque a Corea y Japón.

6 thoughts on “Filipinas

  1. Bueno voy a ponerme al día durante este fin de semana, como siempre aunque sea repetitiva me gustan tus crónicas, incluyo ésta que hablas sobre Filipinas, su gente y entorno. Así como las descripciones que nos haces, ni necesitamos GPS ni guía si queremos ir. Para nada me gustan las peleas de gallos, y menos que disfrutes viéndolas…uhhh… pero bueno, no se puede hacer nada con el Antoñuelo…Menos mal, que no has puesto a ningún gallo con la cabeza arrancada, tendría sus consecuencias…uhhhh….Recuerdas ¿qué es una alpargata?
    Respecto a tu amigo Wally te lo traes a pueblo y que acompañe a tus padres y a mi madre a misa, si todavía tiene ese gusanillo de ir. Será un privilegiado por quienes le van a acompañar al evento y seguro que le gusta.
    Las fotos muy bonitas y de buenísima calidad…pregunta ¿utilizas siempre trípode o es que tiene buen pulso al disparar?…perfectas o casi perfectas para los expertos….ve enseñando trucos al igual que das pistas de dónde ir, comer, etc., para que todos echemos buenas fotos. Besos de la familia y cuento como siempre tu crónica, para que todos sepan por donde andas.

  2. Un placer volverte a leer.
    Curiosa combinación de culturas mezcladas entre sí.
    Paisajes de ensueño que dan ganas de coger la mochila y marchar para allí.
    Tus artes culinarias dan sus frutos, y en más de una ocasión, jajaja, te has planteado montar un restaurante por allí?
    Lo que más me ha sorprendido de las fotos, quitando la pelea de gallos, es que en las que sale gente, son todo sonrisas.

    Sigue disfrutando!!!

  3. Querido Lolailo.Otras crónicas que nos hacen querer viajar.Me retiraria ahora mismo a la playa de la concha y tb a la playa rosa.No me gusta de Filipinas las peleas de gallos.Sigue disfrutando mientras aqui nos asamos de calor.Un abrazo

  4. Esta nueva portada si que me gusta mas. Felicidades al administrador por el trabajo.
    Por cierto, que ya estoy en Japon, lo digo por el reloj ;P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *