Irán (III)

Masshad, Kerman, Yazd y un poco de Isfahán.

Al ser un lugar de peregrinación famoso, en Masshad hay miles de hoteles, sin exageración. La calidad precio supera en holgura a las demás ciudades del país.

Después de ver 40 hoteles, nos quedamos en el Hotel Shahriar, calle Tabarasi, Nº 6, 500.000 Rials (16,60 €) la noche, 400.000 (13,30 €), si el viajero permanece dos noches. Baño interior, aire acondicionado, desayuno y wifi (inexistente) en la recepción.

Lo primero que hacemos es cenar, después visitamos la mezquita principal de la ciudad.

Este complejo es el centro del turismo religioso en Irán. La mezquita tiene una superficie de 267.079 m2, mientras que los siete patios que la rodean, una superficie de 331.578 m2, por un total de 598.657 m2. Esto la convierte en la mayor del mundo a espera de que finalicen las dos que están en construcción en Teherán. Una en el centro norte y la otra en el sur cerca del aeropuerto, las dos en memoria al Imán Khomeini.

La de Masshad está construida en memoria del Imam Reza (el Octavo Imam Chií), que falleció allí en el año 823. El mausoleo fue construido para recordar al imam, lo que a su vez dio lugar a un incremento de la población.

En la actualidad, el mausoleo, que está integrado por varios edificios, es similar a una pequeña ciudad.

CIUDAD SANTA Y UN POCO DE HISTORIA RELIGIOSA

Mashhad es una de las ciudades más santas en el mundo Chií junto con Nayaf y Kerbala, en Iraq.

El imam Reza nació en Medina en el año 765 y fue conocido como una persona que poseía un extraordinario conocimiento y rasgos de santidad.

A la edad de 51 años fue nombrado sorprendentemente por el Califa Abasí Mamun (un musulmán suní) su sucesor en el Califato. Mamun convocó al imam Reza a Sanabad (donde se encuentra el santuario en la actualidad) y lo proclamó públicamente como sucesor y le entregó a su hija en matrimonio.

Las acciones de Mamun enojaron profundamente a sus rivales, con el resultado de que se produjeron varios levantamientos violentos. Tras permanecer durante un tiempo en Sanabad, el califa Mamun y el imam Reza partieron para Bagdad (para recuperar la ciudad que se hallaba en poder de sus rivales políticos), pero, durante el viaje, Reza enfermó y falleció poco después. La súbita muerte del imam provocó las sospechas entre los Chiíes, que creyeron que Mamun le había envenenado con el fin de poner fin a las tensiones políticas provocadas por la posibilidad de que un imam Chií fuera proclamado como sucesor al califato.

Sin embargo, Mamun mostró signos de un profundo pesar por la muerte del Imam y construyó un mausoleo sobre su tumba en el año 818.

Debido a la extendida creencia Chií de que Mamun había matado a Reza, la tumba y la localidad de Sanabad recibieron el nombre de Mashhad ar Rizawi, que significa “lugar de martirio de Reza”.

Mashhad no fue considerada como una gran ciudad hasta los ataques mongoles en el año 1220, que causaron la destrucción de muchas ciudades en el este de Irán, pero dejaron a Mashhad relativamente intacta. De este modo, los supervivientes de las masacres emigraron a la ciudad.

20 MILLONES DE PEREGRINOS

Cuando el famoso viajero Ibn Battuta visitó la ciudad en el año 1333, informó que era una gran ciudad con abundantes árboles frutales, manantiales y molinos.

En la actualidad, Mashhad tiene tres millones de habitantes. Sin embargo, la población habitual es mucho mayor. El mausoleo atrae a peregrinos y visitantes de todo el mundo. Se ha convertido en un imán para los viajeros desde los tiempos medievales. Según estadísticas oficiales, 20 millones de peregrinos visitan el lugar cada año. El Mausoleo está abierto las 24 horas del día, y está normalmente lleno de gente que reza, lee el Corán o se limita a descansar.

En el centro del Mausoleo está la tumba del imam Reza, que es visitada cada día por miles de peregrinos que intentan tocarla.

Tocar la tumba puede ser algo peligroso debido a la enorme multitud que trata de hacer lo mismo. Así, uno tiene que abrirse paso a empujones hacia ella. Para que el lector se dé cuenta, es parecido al salto a la reja en el Rocío.

El mausoleo es extremadamente hermoso. Sus muros están decorados con ladrillos de colores y cristales diminutos. Las cuatro grandes puertas y las cúpulas doradas hacen del Mausoleo uno de los ejemplos más impresionantes del arte persa e islámico.

En el año 1418, la reina Goharshad financió la construcción de una magnífica mezquita junto al santuario, que es conocida con el nombre de Mezquita Goharshad y ha permanecido relativamente intacta hasta el día de hoy.

Varias madrazas (lugares de estudio) y otras estructuras fueron construidas también junto al santuario del imán. La Madraza del ayatolá Al Jui, originalmente construida en el siglo XVII, es el centro tradicional más importante de enseñanza religiosa.

TAMBIÉN CENTRO CULTURAL

La Universidad Razavi (Reza) de Ciencias Islámicas, fundada en 1984, se encuentra en el centro de la ciudad, dentro del complejo del Santuario.

Hoy en día, el mausoleo y su museo contienen algunos de los tesoros culturales y artísticos más extensos de Irán, en particular libros de manuscritos y pinturas.

Mashhad es también la sede de una de las más antiguas bibliotecas de Oriente Medio denominada Biblioteca Central de Astan-e, que tiene una historia de más de seis siglos. El Museo Astan-e Quds Razavi alberga más de 70.000 manuscritos raros procedentes de varias épocas históricas.

HERMOSA MEZQUITA

Al ver la mezquita, quedo con la boca abierta y compruebo que el viaje a esta ciudad una vez más vale la pena.

Además de grandiosa por sus dimensiones también lo es por la arquitectura y acabados que tiene. Sin lugar a dudas, es mucho más bella que las demás mezquitas que tiene el país.

Solo dos cosas pueden empañar la visita a este lugar. La concentración de gente de muchos países, todos musulmanes. Esto hace aconsejable, que el visitante lo haga bien entrada la madrugada, o por la mañana temprano, pues entre el calor y la muchedumbre que inunda el lugar, la visita puede verse deslucida.

El otro factor es que no dejan entrar cámaras fotográficas, y hay registros en la entrada por parte de los voluntarios que trabajan en el lugar y que armados con un plumero de color verde (antaño de plumas de pavo real), indican a unos y otros. Aun así, Majid se las ingenia para pasar su pequeña cámara compacta y entre los dos hacer alguna foto furtivamente. 

150 Plaza de la entrada de la Mezquita Iman Reza en Massahd (4)

151 Soportales de la entrada a la Mezquita Iman Reza en Massahd (5)

152 Entrada a la Mezquita Iman Reza en Massahd (7)

153 hasta aqui mi camara en la Mezquita Iman Reza en Massahd (14)

154  Patio Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (5)

155 Patio Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (7)

156 Tumba iman Reza (Salto a la reja) Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (10)

157 Sala del Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (12)

158 Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (13)

159 Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (15)

160 Techo Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (18)

161 Sala, Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (21)

162 Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (22)

163 Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (23)

164 techo de la sala del feretro, Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (24)

165 Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (25)

166 Interior de la mezquita de Iman Reza en Masshad. Foto de Majid Kharinkani (8)

MUJERES Y HOMBRES

Se aconseja, debido a lo grande y la concurrencia que tiene el recinto, que si se va acompañado de una fémina, quedar a una hora en algún punto del recinto, pues las mujeres entran por distintas puertas que los hombres y hay lugares en los que no se puede permanecer juntos.

Los teléfonos móviles, no tienen señal en el interior de la mezquita, solo en los patios, debido a que en el pasado ha tenido algún atentado terrorista.

Tanto en la salida como en los patios, somos asaltados por personas que nos preguntan una y otra vez si somos musulmanes y a nuestra negativa, nos interrogan el porqué de la visita.

Contestamos siempre; estamos aquí, porque la mezquita es una maravilla arquitectónica, igual que si vas a España y visitas la Sagrada Familia o cualquier otra catedral católica.

Con la sonrisa de oreja a oreja, todos se despiden dándonos la bienvenida al lugar.

Lo bueno que tiene Masshad además de la mezquita, es que es una ciudad llena de vida, y rebosante de visitantes, lo que la hace como mi hermana y yo la llamamos Las Vegas iraní, pues al estar la mezquita abierta 24 h, la mayoría de los establecimientos también.

167 frutos para el arroz en Massahd (26)

168 en Massahd (28)

169 Dulces en Massahd (15)

Decidimos ir a una agencia de viajes, para preguntar los precios de avión, tren y autobús, para posteriormente dejar ya el taxi con el que habremos estado 11 días en total y llegar a Kerman.

DEUDAS DE CABALLERO

Después del apoyo obtenido por mi hermana, para venir a Masshad, no puedo evitar el estar en deuda satisfactoria con ella y he decidido, que aunque ella estará menos tiempo en Irán que yo, acompañarla en el resto de su viaje.

Majid, sigue empeñado, en volver a Teherán y pasar unos días con su familia. Ante la interrogante que le hago con mi expresión a mi hermana, ella de nuevo me dirige una mirada García y me dice;

Tu tranquilo Antonio, que Majid va a ir a Kerman, pero él aun no lo sabe.

No puedo dejar de soltar risa tras otra, mientras recorremos varias agencias de viaje, hasta que caigo, que es probable que yo también sea víctima de la mirada García, pues llevo todo el tiempo sin viajar como normalmente lo hago.

Por la mañana decidimos ir a la estación, donde Majid continua diciendo que se va a Teherán, pero al final son tres los billetes de tren para Kerman.

Luego nos vamos a Nishabor, donde están las tumbas de Kamalo Molk, Atter y Khayam, poetas, músicos, matemáticos y astrónomos insignes no solo de la cultura persa sino de la universal.

170 Nishabor, tumba de Atter (1)

171 Nishabor, tumba de Atter (2)

172 Nishabor, tumbas de KamaloMolk y Atter (3)

173 Nishabor, parque de las tumbas de KamaloMolk y Atter (7)

174 Nishabor, Musica en el parque de las  tumbas de KamaloMolk y Atter (12)

175 Tumba y mezquita de Khayam (1)

176 Tumba y mezquita de Khayam (2)

177 Tumba y mezquita de Khayam (5)

178 Tumba y mezquita de Khayam (10)

179 Tumba de Khayam (11)

180 Techo de la Tumba de Khayam (13)

181 Teteria en el Tumba de Khayam (17)

182 Nishabor, tumba de Khayan (8)

REMANSO DE PAZ

Hay que decir que este lugar es un remanso de paz que sirve como oasis donde el viajero puede relajarse y huir de la muchedumbre de personas y vehículos que supone la ciudad de Masshad. Además en los jardines de las tumbas, hay bancos bajo árboles y como banda sonora los versos de los poetas, acompañados por instrumentos tradicionales persas. Tuvimos la suerte de escuchar en directo a un chico, un virtuoso del tambor persa, parecido a una gran pandereta con anillas a los lados.

En el camino de regreso, encontramos grupos de personas, que van con una bandera verde y letras del Corán en oro, en peregrinación hacia la ciudad.

182 b Peregrinos de camino a Masshad (6)

Posteriormente regresamos a la ciudad, pero pasamos de largo, concretamente a 35 km donde se encuentra la tumba de Ferdosi, historiador por excelencia de la historia de Persia y poeta insigne de su tiempo que le hizo ser famoso en el mundo.

183 Tumba de Ferdosi (3)

184 Tumba de Ferdosi (9)

185 Tumba de Ferdosi (10)

186 Tumba de Ferdosi (12)

187 Tumba de Ferdosi (15)

188 Tumba de Ferdosi (41)

Junto al mausoleo hay un museo bastante interesante, que el viajero no puede perderse.

189 museo del mausoleo de  Ferdosi (38)

190 Museo del mausoleo de Ferdosi (32)

191 Museo del Mausoleo de Ferdosi (28)

CENA Y PASEO CON SOLERA

Ya en Masshad de nuevo, cenamos juntos un buen Kash Badenjan (berenjenas guisadas con salsa de Kash), tomamos te y fumamos cachimba, en un lugar de los que a mí me gustan, con solera. Es uno de los pocos lugares de la ciudad donde las chicas pueden entrar, ya que las teterías en Masshad están vetadas a las mujeres.

192 La ultima cena juntos en Massahd (18)

193 La ultima cena juntos en Massahd (33)

194 La ultima cena juntos en Massahd (36)

195 La ultima cena juntos en Massahd (37)

196 La ultima cena juntos en Massahd (38)

Después de la cena, mi hermana se marcha al hotel y Majid, Hamid y yo, damos una vuelta por la ciudad. En una esquina, encuentro un local al que se accede bajando unas escaleras y que en su puerta tiene una bandera verde igual que la que llevan los peregrinos.

Cuando le pregunto a Majid por el lugar, no me da palabra y habla con un grupo de jóvenes que hay en la puerta.

A MODO DE COFRADÍA

Me indica con el brazo que lo acompañe dentro. Bajando las escaleras, el olor que me da la bienvenida es el más fuerte y agrio de sudor que jamás olí.

Se escuchan canticos y palmas al ritmo que marca alguien que recita versos y teniendo de fondo otro ritmo que reconozco como electrónico.

Llegamos a una habitación toda de color negro y ausencia de luz salvo por la que emite un portátil. El olor es muy penetrante y Majid, me indica con el dedo índice en su boca que no hable.

Cuando mis ojos se adaptan a la ausencia de luz, puedo ver como una veintena de chicos, con el torso descubierto, se golpean el pecho, bailan y siguen las directrices de otro que se encuentra enfrente de ellos, armado con un micrófono y un ritmo electrónico que sale de un ordenador y se difunde por la sala por unos grandes altavoces.

En un primer momento, la persona que tenga la misma experiencia que yo sin saber que es esto, le pasan mil y una ideas por la cabeza, mucha más estando en una ciudad de peregrinación famosa para los chiís, donde la religión lo llena todo.

Majid me indica si quiero marchar, a lo que me niego, quiero permanecer en ese lugar de olor ingrato, intrigado por el ambiente que se vive para poder entender algo más.

Unos minutos antes de que terminen, Majid me indica que nos levantemos, que no es conveniente permanecer más rato en el lugar.

A la salida, por fin Majid me explica, hemos estado a lo que en Andalucía se llamaría una cofradía de Semana Santa, aquí son cofradías de cara a la Asura, la fiesta más importante para la religión Chií. Falta algo menos de dos meses y se están preparando para cuando llegue la festividad. Me comenta que con los versos que se recitan, comienzan a golpearse el pecho, algunos en la calle, se golpean en la cabeza con una espada y se realizan diferentes castigos corporales hasta llegar a estado de trance.

Se hace en señal de tristeza por la muerte del mártir y tercer imán Houssein, hijo de Alí y nieto de Mahoma.

Entiendo perfectamente aquellos que no les guste esta fiesta, pero sin embargo, en mi viaje, he visto como el castigo corporal, forma parte de diferentes religiones, entre ellas la católica. Aunque nunca he llegado a encontrarle razón a este tipo de actos, quizás sea eso mismo, hay quitar toda lógica posible a la mente para poder entender estas tradiciones religiosas, siempre me ha suscitado interés.

Sin embargo, la experiencia vivida esa noche, no me deja indiferente, y me gustaría indagar un poco más sobre la Asura, por lo que cuando sean los dos días álgidos de la festividad (dura un total de treinta), intentare captar con mi cámara todo aquello que vea.

EN UN AÑEJO HOTEL

El tren recorre el Noreste del país, flanqueando la frontera con Afganistán, para llegar a la ciudad de Kerman.

Llegamos a las cuatro de la mañana y dejamos pasar el tiempo hasta las seis y media, hora en la que sale el primer autobús para la ciudad.

Aprovecho a conectarme a internet, ya que en la estación hay señal wiffi gratuita y muy buena.

Después de deambular, encontramos alojamiento en el hotel más antiguo de la ciudad.

El hotel Sahra, en la calle Doctor Naze Zadeh, sin duda alguna ha vivido tiempos mejores. Tal y como cuenta el jardinero que lleva cincuenta años allí y recuerda como la fuente que hay hoy en día antaño era una piscina donde se bañaban los turistas.

Casi desnudos, -nos dice mientras estas palabras flotan en el ambiente recordándole un tiempo que parece estar ahora a años luz e intenta aferrarse al recuerdo que viene unido a la melancolía que refleja su mirada posteriormente-.

Aunque aún guarda ese aire de hotel con encanto que el tiempo se ha encargado de ir poco a poco arañando, merece la pena la estancia en el lugar y descansar al atardecer en sus jardines.

La habitación triple con baño dentro, aire acondicionado y desayuno incluido la sacamos por 650.000 rials (19,70 €).

Después de una siesta, me encuentro con Majid y mi hermana que se han adelantado. Están esperándome en un restaurante que fueran antiguos baños, hoy en día restaurados y que actualmente sirve buena comida a un precio módico. Se encuentra en el interior del bazar y no es difícil de encontrar, pues la mayoría de turistas van a él.

197 Restaurante en Kerman

197 Restaurante en Kerman (3)

197 Restaurante en Kerman (4)

198 Restaurante en Kerman (1)

199 Restaurante en Kerman (2)

200 Restaurante en Kerman (6)

201 Restaurante en Kerman (7)

Después visitamos el bazar y los baños antiguos más interesantes que están en uno de los laterales de la plaza principal del bazar, para finalizar visitando la mezquita.

202 bazar de Kerman (9)

203 Plaza Central de Kerman (1)

204 Lugar reservado para los akhunes en los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (2)

205 azulejos de los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (5)

206 sala de baño de los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (6)

207 Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (7)

208 Detalle de los azulejos en los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (8)

209 Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (10)

210 Reloj de Sol en los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (17)

211 Detalle del labrado en los marcos de las puertas en los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (22)

212 marcos de las puertas en los Antiguos Baños en la plaza Central de Kerman (20)

213 Plaza Central de Kerman (3)

214 Plaza Central de Kerman (9)

215 tienda de la Plaza Central de Kerman (10)

216 techo de la mezquita de la Plaza Central de Kerman (13)

217 techo de la mezquita de la Plaza Central de Kerman (12)

218 Plaza Central de Kerman (16)

219 Plaza Central de Kerman (15)

220 tienda en el bazar de Kerman (62)

221 Gran mezquita de Kerman (64)

222 Mezquita central de Kerman (66)

Por la mañana decidimos aprovechar el medio día que tenemos visitando Mahan.

DE NUEVO EN EL DESIERTO

El visitante que tenga más tiempo, puede contratar un Tour, que incluye la visita a Mahan, Rajad y otros puntos del desierto. Los asturianos sacaron el tour por un precio muy asequible desde su hotel.

Nosotros por nuestra parte salimos tarde y contratamos a un taxista que por 350.000 rupias, nos llevara ida y vuelta a Mahan, situado a 35 kilómetros de Kerman.

En las afueras de Mahan, se encuentran unos jardines y una especie de Alcázar, que si el viajero es avispado, puede entrar por una puerta en el lateral izquierdo del conjunto, a unos 500 metros de la entrada principal y de esta manera se puede ahorrar la entrada.

Debo decir, que gracias a Majid hasta el momento hemos pagado siempre el precio de los locales 15.000 Rials (0,45€), pero algo que en absoluto es equitativo, es que el foráneo paga una entrada de diez veces más, 150.000 Rials (4,45 €). Después de muchas visitas a buen seguro el viajero agradecerá algún truco como este.

Los jardines sin duda alguna es un oasis en mitad del desierto y el visitante puede disfrutar del lugar con detenimiento, mientras toma una taza de té en las teterías restauradas del lugar que merecen la pena.

223 Jardines en Mahan (41)

224 Jardines en Mahan (50)

225 Jardines en Mahan (51)

226 jovenes iranis en los Jardines en Mahan (52)

227 Jardines en Mahan (60)

228 Teteria en los Jardines en Mahan (63)

229 entrada posteriora a los Jardines en Mahan (67)

230 Carpa de la teteria de los Jardines en Mahan (75)

231 teteria en los Jardines en Mahan (76)

Posteriormente visitamos la mezquita de la ciudad.

Si bien no es muy diferente a las demás, lo que a nuestra visita la convierte en singular, es que esperando a mi hermana y Majid en la puerta, entablo conversación con un local, que me indica luego si quiero subir al techo y minaretes de esta.

232 Mezquita de Mahan (129)

233 Mezquita de Mahan (136)

234 Mezquita de Mahan (138)

235 Mezquita de Mahan (146)

236 Mezquita de Mahan (147)

237 Mezquita de Mahan (150)

238 Mezquita de Mahan (152)

239 Mezquita de Mahan (155)

EN LAS ALTURAS

Es algo muy inusual, que un extranjero pueda acceder a este lugar reservado antaño, para los que subían para llamar a oración a los fieles y hoy en día a los que trabajan en el mantenimiento de las mezquitas.

Espero a que salgan mis acompañantes y después de una propina, el guarda nos abre la puerta que da acceso al tejado.

Sin duda alguna vale la pena, ya que el tejado de esta mezquita, me resulta muy diferente al tejado de otros templos y el verlo totalmente solos, hace que la experiencia sea doblemente satisfactoria.

240 Mezquita de Mahan (157)

241 Mezquita de Mahan (158)

242 Mezquita de Mahan (159)

243 Mezquita de Mahan (162)

244 Mezquita de Mahan (170)

245 Mezquita de Mahan (174)

246 Mezquita de Mahan (179)

247 Mezquita de Mahan (181)

248 Mezquita de Mahan (196)

249 Mezquita de Mahan (194)

250 Mezquita de Mahan (201)

251 Mezquita de Mahan (204)

252 Mezquita de Mahan (209)

Regresamos a Kerman, con el tiempo justo de coger el autobús a Yazd, por un precio de 90.000 Rials (2,9 €)

Una vez más me vuelve a pasar lo de siempre. Si el viajero no compra el billete para el autobús que va solo a la ciudad que se pretende, corre el riesgo que este lo deje en las afueras de la ciudad a donde uno se dirige.

De esta manera el autobús nos deja a las afueras de la ciudad de Yazd.

Este hecho que en un principio podía ser un contratiempo, se convierte en la manera en que conocimos a Eví.

UN NUEVO CONTACTO

Cuando nos disponemos a coger un taxi, justo delante nuestra, para un vehículo con tres adultos y un niño que se ofrece a llevarnos.

Atónitos, porque el desconocido nos ofrezca acercarnos al centro de la ciudad, no por el ofrecimiento, sino por el poco espacio que dispone. Nosotros que somos de la “Hermandad del puño cerrado” (y no me refiero a comunistas), no desaprovechamos la ocasión y montamos en su coche.

Eví, un lugareño de Rash y que lleva viviendo y trabajando en Yazd 8 años, viaja con un amigo, su novia y una sobrina pequeña que llevan como seguro contra controles policiales a las parejas que viajen solas y no estén casadas.

En seguida nos ofrece dejar a su amigo, novia y criatura, y llevarnos a nuestro hotel, para después darnos una vuelta por la ciudad.

Aunque declinamos la oferta en un primer momento por haber sido un día largo, ante la insistencia de Eví, al final accedemos.

Primero encontramos hotel, se llama Hotel Salasi, en bulevar Eman Zadeh, Pasaje Mosavi, recomendado por un chico que trabajaba en otro hotel y que Majid ya conocía.

Magnifica habitación de tres camas, con cocina, baño dentro y desayuno, por tan sólo 350.000 rials (11,6 €) la noche (este precio muy regateado). Se encuentra además cerca del casco antiguo y a tan solo 10 minutos de las mezquitas principales.

Después Eví nos recoge y nos da una vuelta por la ciudad, para  cenar más tarde e ir a una teteria moderna, donde algunos clientes tocan la guitarra y pasan el rato. 

253 Mezquita con leyenda en Yazd (1)

254 Plaza central de Yazd (3)

255 Eví con Majid en Yazd (10)

PERDIDO POR LA CIUDAD

Por la mañana, visitamos el casco antiguo en el que al final decido perderme y dejarme llevar por mis pasos por las calles de unos de los barrios más bonitos que he visto en mi vida.

Las estrechas calles flanqueadas por casas del color de la tierra con la que se construyen, junto con las torres de los antiguos aires acondicionados (En las casas levantaban torres, abiertas es el extremo superior, para que cuando pasara el aire lo hiciera a través de unos conductos, donde había agua y de esta manera el aire que entraba a la habitación en la que estaba ubicada la torre era frío), hace que el viajero nunca quiera marchar.

El casco antiguo de Yazd, proporcionara al visitante ese placer que sólo se tienen determinados lugares, donde el perderse es una obligación, que viene de la mano de la satisfacción. Puede dejar estampas magníficas y la visita al interior de sus casas, mezquitas, tiendas u hoteles, siempre llevan consigo un regalo para la vista y el espíritu. 

256 Hotel en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (98)

257 tienda en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (106)

258 bazar del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (107)

258 Casco antiguo y mezquitas de Yazd (108)

259 vista desde una terraza de los tejados de las casas del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (111)

260 torres de aire acondicionado antiguas en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (112)

261 vista de los tejados del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (114)

262 Casco antiguo y mezquitas de Yazd (118)

263 parasoles en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (122)

264 Casco antiguo y mezquitas de Yazd (125)

265 rebozado de las casas del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (127)

266 Casco antiguo y mezquitas de Yazd (135)

267 Plaza central del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (137)

268 Mezuita central del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (142)

269 cristaleras de la mezquita principal del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (147)

UNA LEYENDA DE MEZQUITA

Una de las mezquitas visitadas, guarda una leyenda, que Eví nos conto la noche anterior.

En su construcción, trabajaron un maestro albañil ya mayor y su aprendiz que llevaba con él más de 20 años de oficio.

Cuando solo faltaba por terminar los minaretes, el maestro decidió entregarle la responsabilidad de la construcción del minarete izquierdo al aprendiz y del derecho encargarse él solo.

Al principio, el maestre visitaba asiduamente al aprendiz, comentándole todo tipo de fallos, e incluso inexistentes.

En la finalización de los minaretes y la construcción de la escalera interior, el maestro dejo de visitar al finalizar la jornada la obra de su neófito.

Una vez finalizada la construcción, el maestro invitó al aprendiz a que viera su obra finalizada y poder presumir.

Cuando el aprendiz vio la construcción, alabó al maestro por su buen trabajo y finalización. Posteriormente el aprendiz invita al maestro a que visite la suya. El maestro accede, pero a regañadientes, pensando que nada mejorara su trabajo.

Cuando el Maestro llega al minarete, se encuentra que el aprendiz además de hacerlo todo igual que él, ha construido en el interior del minarete y del mismo espacio dos escaleras, una para subir y otra para bajar.

Cuando el maestro llega arriba, lleno de indignación y envidia, se arroja al vacio y muere pensando que él jamás podría llegar a construir algo igual.

Paseo por ella y por el barrio colindante que merece la pena.

270 mezquita de leyenda en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (152)

271 Mezquita de leyenda en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (153)

272 Mezquita de leyenda en el Casco antiguo y mezquitas de Yazd (155)

274 Arededores de la mezquita de leyenda del Casco antiguo y mezquitas de Yazd (160)

EVÍ NOS GUÍA

Por la noche me reencuentro con mi hermana y Majid, que ya han quedado con Eví y su amigo, para ir a cenar y posteriormente a un parque a fumar en cachimba.

275 preparando las brasaas de la cachimba en Yazd (104)

Por la mañana, hemos quedado con Eví y su novia que nos llevarán a recorrer las localidades de interés cercanas Rigzar, Chak Chak y Meybod.

Rigzad no tiene más interés que el de un parque cerca a una montaña y una duna, que nos pilla de paso.

276 Rigzad (1)

277 Eví y su novia en Rigzad (5)

Chak Chak, es un lugar donde habitaban persas, que practicaban la religión del Zoroastro.

Ahora es un pueblo deshabitado en medio del desierto, que solo acoge habitantes cuando son fechas señaladas en la mencionada religión.

Sin embargo tiene lindas estampas, pues en medio del desierto se pueden ver árboles bellos en la distancia y con sorpresa en la cercanía. Montañas con historia, que hacen que el hombre vuelva a fusionarse con la naturaleza.

278 Chak Chak (13)

279 Chak Chak (23)

280 Chak Chak (25)

281 Chak Chak (33)

282 Montañas donde colgaban a los muertos en Chak Chak (29)

283 Chak Chak (31)

284 arbol del desierto en Chak Chak (8)

285 arbol del desierto en Chak Chak (43)

286 Jardines del restaurante de Yazd (1)

287 fortaleza en Meybod (2)

288 Meybod (4)

289 Meybod (5)

290 Meybod (7)

291 Meybod (10)

293 Meybod (11)

294 Meybod (15)

295 pozo de agua en Meybod (16)

296 Meybod (17)

297 Meybod

Posteriormente, después de una comida en un magnífico hotel de Yazd (peaje a la amabilidad, o como diría mi padre “El circuito cerrado”), visitamos Meybod.

En esta localidad, hay una fortaleza, en la que la entrada a precio local, no cuela, por lo que mi hermana y yo la vemos desde el exterior.

Visitamos luego la población, que tiene una parte antigua interesante, para volver por la noche a Yazd. 

EN UNA CASA DE FUERZA

Eví deja a su novia y marchamos a visitar una casa de fuerza.

Las casas de fuerza están repartidas por todo Irán. Son una especie de gimnasios, donde se practica diferentes ejercicios tal y como se hacía cientos de años atrás. Se practica mientras se tocan tambores y se cantan canciones, haciendo que merezca la pena la visita.

En la antigüedad, existían como motivo de que los guerreros en los períodos donde no había guerras, pudieran mantener la forma física apta para la lucha. De esta manera, se ejercitaban con espadas, escudos, mazas etc.

Hoy en días se sigue conservando esa costumbre que ya es cultura, y, en las casas de fuerza, se puede observar a la gente de todas las edades que practican los ejercicios juntos, asegurándose de esta manera la continuidad de la tradición.

298 Casa de la fuerza en Yazd (1)

299 Casa de la fuerza en Yazd (13)

300 Casa de la fuerza en Yazd (15)

301 Casa de la fuerza en Yazd (20)

302 Casa de la fuerza en Yazd (23)

303 materiales de entrenamiento en la Casa de la fuerza en Yazd (25)

304 Casa de la fuerza en Yazd (37)

305 Casa de la fuerza en Yazd (31)

Hay casas de fuerza que cobran la entrada. Aconsejo al viajero que se interne en barrios y pregunte por ellas, ya que si se sabe mover, las mismas personas que se ejercitan allí, invitarán al foráneo a ver los ejercicios sin ningún interés económico.

Después de la visita a la casa de fuerza, Eví, nos insta a ir a cenar a su casa junto a dos amigos. Entrada la madrugada, nuestro anfitrión nos deja de vuelta en el hotel, no sin antes negarse a despedirse, pues al día siguiente ha insistido en llevarnos al museo del Zoroastro y luego a la estación de autobuses.

EN LA RAIZ DE ZOROASTRO

Por la mañana, dejamos el buen hotel y nos dirigimos al museo del Zoroastro, donde se expone la historia de esta religión y en teoría permanece el fuego que nunca se apaga. Dejo a la imaginación del lector lo que pasa por la mía cuando veo el fuego que nunca debe de apagarse.

306 Museo del Zoroastro en Yazd

307 Fuego sagrado en el Museo del Zoroastro en Yazd (4)

308 Museo del Zoroastro en Yazd (5)

309 Museo del Zoroastro en Yazd (7)

El Zoroastrismo o Mazdeísmo es la religión monoteísta más antigua después del Hinduismo, con la que comparte sus conceptos fundamentales. Surgió en la antigua Persia  hace miles de años, después de la llegada de los arios desde el Norte de Asia. Por esta razón pertenece a las religiones de origen ario y su idioma, el Avesta, comparte la raíz con el sánscrito.

Actualmente los zoroastrianos o mazdeístas son los persas que no se convirtieron al Islam y forman una comunidad desperdigada entre Irán y la India principalmente, donde se los llama parsis, porque venían de Persia.
Religiones posteriores como el Judaísmo, Cristianismo y el Islam comprenden gran parte de las enseñanzas de Zaratustra, el creador de esta religión. Invito al lector que busque en internet la biografía de este personaje de la historia, pues es verdaderamente interesante.

El Dios del Mazdeísmo no es un Juez severo que castiga los errores humanos. Ahura Mazda es el Bien Supremo, la Luz que guía a los hombres. Creó el universo para que ellos progresen y evolucionen hacia la meta, que es la unión con Dios. Así alcanzarán la Plenitud y la Eternidad.

El Ser Supremo es sin forma. Solo puede ser visto con el ojo interno y no a través de los sentidos.

El Bien y el Mal son inherentes a las elecciones éticas de los mortales. El Mal sólo mora dentro de las mentes y se produce por elecciones equívocas, retrógradas, malas. Por otro lado el Bien también es un producto de las decisiones rectas de la mentalidad Progresista o Pura.

El Fuego y el Farohar, son los dos símbolos del Zoroastrismo. Zaratustra vio en el fuego una representación física de Asha (Orden/Verdad/Rectitud). Es fuente de luz, calor y energía, y como tal es símbolo de Sabiduría, Amor y Vida respectivamente. El fuego destruye la ignorancia a través de su iluminación y resplandor. Es el “Hijo de Ahura Mazda” y “el más hermoso cuerpo de Dios”. Estas referencias no hablan de su aspecto físico sino de la chispa divina o el fuego interior del hombre. Por todas estas razones, Zaratustra estableció el fuego como altar.

En los templos zoroastrianos hay un fuego encendido de forma permanente que solamente los sacerdotes pueden alimentar. En Udwada, un pueblo cerca de Mumbai, India, hay un templo cuyo fuego no se apaga desde el año 721 d.C., y hoy en día es un centro de peregrinación para los Parsis.

Las mayoría de los zaratustrianos usan la cremación o el entierro. La exposición de los cuerpos del difunto como se hacía en el pasado en las Torres del Silencio sólo es practicado en la India donde los parsis siguen usando la costumbre funeraria de llevar al difunto a la Torre del Silencio. Originalmente los zarartustrianos incineraban al difunto o los enterraban encerados (es decir cubiertos de cera). La exposición del difunto era una costumbre de los medos que sólo era uno de muchos pueblos iraníes.

Luego nos vamos al último lugar donde los que profesaban esta religión llevaban a sus muertos, el último fue a finales de los años 70.

En Iran el rito fúnebre era dejar a los muertos en las Torres del Silencio para que fueran devorados por los buitres ya que los sacerdotes consideraban que enterrar a los muertos contamina el elemento de la tierra, quemarlos contamina el elemento del fuego y del aire, y lanzarlos al agua contamina el elemento del agua.

Ya esto no se practica, actualmente se entierran a los difuntos en un cementerio cercano a las Torres del Silencio, la tumba queda aislada de la tierra mediante planchas de hormigón, todas las lápidas son iguales y sobre ellas colocan flores, frutas, miel, etc.

Al lado del cementerio quedan las ruinas de unas casas, en éste lugar en el pasado la familia del fallecido pasaba cuarenta días como señal de luto. En la India, los ritos fúnebres exigen que, tras haberse llevado a cabo diferentes purificaciones y ceremonias, sea colocado en el dakhma, la Torre del silencio, al aire libre, para que las aves devoren la carne impura.

Los huesos limpios y libres, de toda impureza se exponen en un lugar situado en el centro del dakhma, cuando un dakhma está lleno de huesos, se construye otro.

Son como unas inmensos pozos excavados en la montaña que ellos creaban, donde se baja a su interior por unas escaleras y se van dejando en huecos dispuestos para ello a los muertos.

310 cementerio del Zoroastro en Yazd

311 cementerio del Zoroastro en Yazd (2)

312 cementerio del Zoroastro en Yazd (3)

Nos despedimos de nuestro perfecto anfitrión y guía Eví, al que le deseamos la mayor de las suertes y marchamos a Isfahán.

En esta ocasión, no voy a hablar de Isfahán, a la que considero la ciudad más bonita de las que he visto en Asia hasta el momento y que es la ciudad de las mil y una noches.

Tengo prevista una visita posterior a esta ciudad y me extenderé con más detalle.

CON LOS ASTURIANOS Y DOÑA CALLADA

En la ciudad, se encuentran los tres asturianos a los que llamo de inmediato, para quedar a tomar un café.

Comentamos nuestras experiencias en el viaje y luego quedo con Doña Callada para salir a tomar un té.

313 Plaza del iman Khomeini en Isfahan (1)

En una tetería muy visitada por turistas, entablamos conversación con Rajo e Imán, una joven pareja Iraní, con los que quedamos al día siguiente para hacer una visita al bazar.

314 con Doña Callada, Rajo e Iman en Isfahan (3)

En la visita al bazar, nos enseña el taller de aceite y el lugar donde trabajan los orfebres labrando las joyas.

315 en el bazar de Isfahan (4)

316 patio de los artesanos de joyas en Isfahan (8)

Posteriormente nos emplazan para ir a cenar a su casa y quedarnos a dormir allí, pues vive a las afueras de la ciudad.

Aceptamos los dos, a pesar de tener ya pagada la habitación del hotel, solo por la experiencia.

El Kash Badenja que prepara Rajo, hace que haya valido la pena, es simplemente el mejor que he probado en Irán. La tertulia que entablamos, hace que nos demos cuenta, que en absoluto son una pareja tradicional. Anhelan poder salir del país a trabajar fuera, ya que en Irán las personas con una manera de pensar diferente, tienen las puertas cerradas a expandir su mente y crecer como persona. Por suerte Imán tiene un contrato de trabajo en Noruega y al año siguiente marchan los dos con mucha ilusión y pocas ganas de volver.

Por la mañana nos despedimos y yo los emplazo para una visita en mi próxima parada en Isfahán. 

317 con Doña callada en casa de Rajo e Iman en Isfahan (15)

EL PUÑETERO VISADO

Marcho a Teherán a extender mi visado (7,5 €), cambiar dinero (el rial ha bajado respecto al euro en tan sólo un mes un 30%) y hacer las compras necesarias. El lugar indicado para realizar el cambio de moneda, está situado entre la embajada de Suiza y la de Alemania. En una pequeña plaza se reúnen todo tipo de gente, que tal como si fuera la bolsa de cualquier ciudad importante, con teléfono en la mano, pelean unos con otros para vender o comprar diferentes divisas.

318 plaza de cambio de divisa en Teheran

Sin embargo hace tan solo 10 días, el gobierno ha dado licencia para que se abran oficinas de cambio, antes prohibidas. Las oficinas de cambio, poco a poco se van abriendo espacio cerca del mismo lugar. Recomiendo al viajero que lo haga en estas oficinas, pues de lo contrario se verá en manos de gente desalmada que intentarán engañarlo de las maneras más sorprendentes que uno puede imaginar.

También me despido en numerosas ocasiones de Doña Callada que al final marcha al mes  justo de llegar.

Después de una semana en Teherán y habiendo resuelto la extensión de mi visado, marcho para Qeshm, una isla del Golfo Pérsico, que no es muy turística. El billete sale por 45 € y se puede comprar en cualquier agencia de viajes.

Otra gestión que hago es decidir donde viajaré después de Irán. El billete más barato para salir del país es a Bombay (India), 175 € comprándolo en una agencia de viajes. El problema es que como en Irán debido al bloqueo, las tarjetas bancarias extranjeras no funcionan, es imposible comprar por internet un vuelo que lo realice una compañía Iraní (que también son más baratas que las foráneas), es por ello que hay que visitar numerosas agencias de viajes para desenmarañar el lío de precios que dan unas y otras.

NAVIDAD PUES EN BOMBAY

Sea como fuere, la navidad la pasaré en Bombay y Rizwan con quien pasé las anteriores navidades en Indonesia y he puesto en aviso, me dice en un primer momento que coincidiremos para la noche vieja en esa ciudad. Me parece que vamos a hacer tradición de esto, le respondo en mi último correo.

Me despido de mi hermana y de Majid, agradeciéndoles a los dos la ayuda y paciencia que me han dispensado, y mirando dos veces a mi hermana por si me hace la mirada García cuando me dice que vuelva a España antes de lo que tenga previsto.

Este mes sin duda ha sido muy intenso y he viajado de una manera que en absoluto me gusta, demasiado deprisa. Sin embargo, también sé que de no haberlo hecho así, tampoco habría visto muchas cosas que me han gustado. Además, tengo dos meses por delante, para disfrutar de cuatro lugares de los que tengo especial interés en visitar la isla de Qeshm, Shiraz, Isfahan y la experiencia de la Asura.

En este último mes en Irán, me quedaría con la espectacularidad de Khaled Nabi, la impresionante mezquita del Imán Reza de Masshad, el enigmático barrio antiguo de Yazd. Como experiencias, la primera vez que vi la Asura, los días con Eví y la cena con Rajo e Imán. Pero lo mejor es haberlo disfrutado junto a mi hermana y en ocasiones con Doña Callada, a las que a buen seguro las veré antes de mi regreso a España, esto lo escribo, mientras mantengo la mirada García.

 

 

9 thoughts on “Irán (III)

    1. Thank you very much for your comment, I’m glad you like my story, as I’ve been traveling the world and performing chronicles of my experiences from different countries. I hope to see you here.

      Thanks and regards

  1. Muechas gracias señor administrador.Perdona por mi mosqueo.Mi querido Lolailo ya me ha tranquilizado.Genial crónica con fotos “robadas” muy afortunadamente para todos los incondicionales del taravitazo.Querido Lolailo de verdad que ya no me voy a mosquear más,si me tratas como a una reina.Besitos.

    1. Nada Señora Pepi, me lo tomé como una critica constructiva, y tengo la intención de quitar la opción esa que a mucha gente molesta a la hora de querer publicar un comentario (bueno, lo haré cuando me acuerde de como la puse, no me acuerdo).

      Saludos

  2. Te dejé un comentario de esta crónica hace dias y hasta hoy,dia 18 de nov no me he dado cuenta que no está.Ya me he mos2queado.No sé de quién ha sido la culpa,pero yo lo he hecho como siempre.O lo poneis más simple o el administrador se pone las pilas o a la mierda.Tio estoy mosqueada

    1. Pepi, bonita, no te mosquees, estoy convencido de que tu le pulsaste a “CONFIRMA QUE ERES HUMANO” y posteriormente a “PUBLICAR”, a mi no me sale tu comentario en “pendiente” ni en “Spam”, por lo que nos encontramos con un expediente X en toda regla o un simple error informático.

      No obstante voy a quitar la opción “CONFIRMA QUE ERES HUMANO” para que no haya lugar a dudas a la hora de publicar, ya que esta página esta creada para disfrutar de las vivencias de Antonio por el mundo y que la gente comente sobre ellas y NO para complicarle la vida a la gente que por lo menos tiene el detalle de dejar un mensaje (APROVECHO para decir que demasiado pocos son si analizamos las visitas/comentarios).

      Saludos Pepi.

  3. Esta vez soy la primera en comentar tu crónica y aunque tu prima me regañe, estás de lo más formal en tus crónicas en Irán, parece como si te hicieras mayor. ¡Es broma!
    Me gustan las fotos, incluso las prohibidas en la mezquita, me sorprende la luz que hay dentro ¿no sé si es artificial o natural?…pero a simple vista es impresionante la luz que se desprende en las instantáneas. Un like como se dice en el Facebook.
    Cuidado con las miradas García, por un momento creía que tu hermana te convencía para que volvieses a España, pero no ha puesto finalmente demasiado empeño.
    Respecto a la fiesta de Asura de la que hablas estoy de acuerdo, son muchas las semejanzas con nuestra religión. Además, te quiero decir que la luz de la que hablas que debe permanecer encendida siempre en los templos del zoroatrismo, no te debe extrañar. En nuestra religión siempre debe estar encendida una luz en el altar.
    Respecto a la leyenda que nos cuentas, tengo mis dudas si el maestro se suicido por la envidia que sentía o fue el aprendiz quien le empujó y se lo cargo, porqué lo tenía hasta los pelos. Pero ya nada se puede hacer.
    Bueno Antonio, como siempre saludos de toda la familia y hasta la próxima crónica.

  4. Pues aquí esta la tercera crónica desde Iran, muy entretenida como siempre y repleta de fotos.

    Por cierto, estar atentos que en los próximos días se publicará la IV crónica de Iran!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *