Vietnam (XXVIII)

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Debido a un fallo en el antiguo servidor de imágenes habrá paginas en las que no se vean estas en su párrafo correspondiente, y ya que volverlas a poner todas en su sitio llevaría muchísimo tiempo se ha insertado al final de cada crónica un vídeo para poder verlas.

Quiero dedicar esta crónica, a las dos personas, que acaban de marchar, y que durante unas semanas, han estado acompañando a este viajero, y a su compañera. Quiero agradecer a los dos, su paciencia, su adaptación al viaje, y el haber viajado, hasta este lugar, no sólo para ver algo diferente, sino para acompañarnos. En especial a mi prima Rosario, a la que no he podido atender como hubiera querido, ya que hemos tenido que estar demasiado tiempo separados, pero que sin embargo, he podido comprobar, que es de una pasta especial, ya que en ningún momento ha tenido queja alguna, por las decisiones que se han tenido que tomar a lo largo de su estancia, conllevando las mismas a que hayamos estado todos separados, por lo que desde aquí, le quiero emplazar, a que en las próximas vacaciones que tenga, se una de nuevo a mi viaje, e intentaré ser mejor anfitrión.

NUEVO RITMO

Dicho esto, también le quiero indicar al lector, que las próximas crónicas, vendrán marcadas, por un nuevo ritmo para su publicación, ya que no serán como lo han sido en Vietnam, una crónica semanal, sino que las próximas serán por etapas, ya que no me gustaría dejar a medias al lector, en medio de una visita, o de un trayecto, por lo que no puedo decir cuando se publicarán, pero sí que como mínimo, habrá una nueva cada diez días.

EN AUTOBÚS VIP PERO MENOS

El lunes, salimos de Vientián, hacia Luang Prabang, el trayecto es de unas diez horas, y el precio, al que podemos llegar, visitando varias agencias de viaje, es de 16 euros, en autobús Vip, con comida incluida.

Cuando hacemos un alto en el camino, comprobamos, que el autobús, sí que es Vip, pero sólo en comparación con los demás autobuses de este país, pero que en absoluto el viajero debe de llevarse al engaño, de que por pagar más, va a tener unas condiciones mucho mejores que el realizar el trayecto en los demás.

Las diferencias son el aire acondicionado, y que la compañía en el mismo es de turistas al igual que uno, por lo que al viajar de esta manera, uno se pierde el realizar un viaje junto con los laosianos lo cual es una experiencia, anteriormente vivida por Maruxiña, y de la que se sacan gratas anécdotas.

La segunda e importante, es que la comida incluida, no es algo del otro mundo, se limita a un pequeño plato de arroz, con un poco de carne, sin la bebida incluida, y si a alguien se le ocurre repetir, le espera una clavada de 5 euros, por repetir la misma cantidad, y calidad. En conclusión, parece que Laos, está despertando de mala manera, ya que las agencias de turismo, y los viajes para turistas, intentan sacarle el máximo dinero, sin ofrecer calidad alguna por ello.

EN LA CIUDAD PATRIMONIO

Después de un camino de 10 horas por carreteras sinuosas, que van atravesando las montañas y pasando por paisajes deforestados por el ansia de los países vecinos que la compran, para satisfacer luego la demanda del primer mundo de madera tropical, llegamos a Luang Parbang, localidad Patrimonio de la Humanidad.

Esta localidad, llamada también la capital del norte, sorprende, por estar en un lugar recóndito, y estar llena de templos, casas de estilo colonial que hacen las delicias del visitante cuando pasea por las calles, de la tranquilidad que se respira en el lugar, y por estar bañada por el Mekong, el cual se puede remontar, hasta Tailandia.

Cuando llegamos al lugar, después del consabido regateo con los taxistas de Tuc Tuc, para que nos dejen en el centro de la ciudad, al internarnos en ella, comprobamos, que en un descampado, hay instalada una feria con puestos de comida, ropa, y alguna atracción, a la que más tarde decidimos acercarnos para ver.

CIUDAD TURÍSTICA

Al llegar al centro de la ciudad, ya comprobamos por la abundancia de hoteles en el lugar que es una de las ciudades más turísticas que tiene este país, y en la propaganda que tienen éstos en sus halls, vemos que además de visitar la ciudad, el viajero, tiene una amplia oferta de lugares que visitar en la afueras, como cascadas y cuevas, donde los tuc tuc, continuamente ofertan sus servicios a los transeúntes con diferentes precios.

A LA FERIA

Una vez encontrado hotel, 5 euros por persona, y aseados, salimos a recorrer la feria para cenar, y ver el mercadeo del lugar. Comemos en puestos los cuales ofrecen comida rápida laosiana, es decir pinchos de carne, salchichas, pan cake y bebidas, y posteriormente, damos una vuelta por los puestos de ropa, llegando hasta las atracciones, donde Sergio y yo, recordamos tiempos pasados de la infancia en los autos de choque.

Como ya es habitual, mi hermana y mi prima vuelven temprano al hotel, y nosotros continuamos nuestro recorrido por la feria, y viendo que los últimos puestos que quedan son unos donde la gente apuesta a los dados, que tienen caras muy distintas a las de cualquier dado que tenga que ver con el juego, ya que está prohibido en este país.

Nosotros por nuestra parte, terminamos la velada en uno de los bares con terraza de la ciudad, donde juagamos en lo que se ha convertido el entretenimiento estrella de estos tres viajeros a los dados que Sergio, nos ha traído como obsequio de España.

APLAZANDO LA  VISITA

A la mañana siguiente, Mi hermana y mi prima, salen temprano del hotel, para visitar la ciudad, nosotros, algo más perezosos, preferimos tomarnos las primeras horas en total relax, desayunando en una terraza con vistas al río.

Posteriormente decidimos levantar el vuelo, e ir Maruxiña y yo a sacar los billetes de vuelta a Vientián, mientras que Sergio, mi prima y mi hermana, contratan un tuc tuc, para visitar las cuevas y cascadas (16 euros los tres).

Mi compañera y yo, que tenemos decidido volver a este lugar en moto, y explorarlo por nuestra cuenta, decidimos continuar con el relax con el que empezamos la mañana y marchamos a la única piscina pública que hay en la ciudad, para descansar, y disfrutar de la serenidad que ofrece la localidad, algo verdaderamente atrayente, para todo aquel que esté un poco cansado del trajín continuo que supone el viajar.

Por la noche, estando otra vez juntos, nuestros acompañantes, nos dan información interesante sobre los lugares visitados por ellos a lo largo del día, que lo único en sí de los alrededores de la ciudad que vale la pena  son las cascadas, por lo que tomamos nota, para nuestra próxima visita.

Paseamos por un mercadillo de productos artesanales, como maderas, joyas, prendas y complementos textiles, donde compran algún suvenir, para su regreso a casa.

Posteriormente, regresamos todos al hotel, donde nos despedimos, ya que al día siguiente, Sergio, Maruxiña y yo regresaremos a la capital, y de allí a Malasia, y con la poca probabilidad, de que volvamos a tener otra ocasión, para volver a estar los cinco juntos.

Al día siguiente, volvemos a Vientián, en otro autobús vip, con idéntico resultado de la ida, pero que al ser camino de bajada, sólo tarda 8 horas de regreso.

Por la mañana, después de haber arreglado con el dueño del hotel, el pupilaje de mi moto, nuestras mochilas, y la reserva de la habitación para cuando regresemos de Malasia, cogemos un tuc tuc, que previo regateo, por 3 euros, nos deja en el aeropuerto de la capital.

EN KUALA LUMPUR (KL)

Cuando llegamos al aeropuerto de Kuala Lumpur, capital de Malasia, el cambio que sufro, después de pasar 7 meses en lugares,”en pañales” según Maruxiña, “del quiero y no puedo” en mi opinión, me encuentro en una ciudad que está más evolucionada.

Kuala Lumpur (KL), en malayo significa “confluencia fangosa”, fue fundada en 1857, en el lugar donde confluyen los ríos Klang y Gombak. El asentamiento se inició cuando Raja Abdullah, miembro de la familia real, decidió dar permiso, a 87 mineros chinos para que explotaran las mina de estaño. Este hecho atrajo a mercaderes que proveían a los mineros de provisiones a cambio de estaño. Estos comerciantes también se establecieron en la confluencia de estos ríos.

Desde que se fundó como ciudad, hasta hoy, ha sufrido los cambios que sufrió su país, siendo la principal riqueza el petróleo y el gas. Eso se nota en la ciudad, en su población, en sus edificios, conformándose como lo que a día de hoy, es una de las capitales más modernas del sudeste asiático. Cuenta con tan solo una población 2 millones de habitantes, diferenciados en tres grandes grupos chinos, malayos, e indios, donde conviven sin ningún tipo de conflicto, a pesar de ser de raza, cultura  y religión diferente.

TAXCIS BARATOS CERVEZA CARA

Para ir desde el aeropuerto hasta la estación central de autobuses de KL, se ha de coger el autobús número 8, cuesta 2 euros. Desde el aeropuerto hasta KL, hay unos 50 km. de autopista, de allí a nuestro hotel comprobamos que los taxis son baratos como medio de transporte, si son más de una persona la que viaja, pues tan solo nos cuesta 5 euros en tarifa nocturna.

Cuando bajamos en la calle de nuestro hotel, situado en la zona de Vitang Walk, llamada también triangulo de oro, ya que rebosa de centros comerciales, tiendas, y todo tipo de local dedicado al ocio, que hace que el visitante primerizo, se sumerja en un chapuzón inopinado de consumismo.

Entramos a nuestro hotel, y comprobamos que los 11 euros por persona en habitación compartida de tres camas, valen la pena, tanto por situación, como por la atención dispensada por su gerente, así como el confort que ofrece.

Salimos a la calle a cenar, y lo hacemos en un  restaurante de las inmediaciones, de comida china, comprobando ya en el local, que nos hemos mal acostumbrado en Vietnam, pues todo lo relativo a la comida es más caro desde que salimos de él, eso sí ausente la falta de higiene que normalmente acompañaba cada restaurante vietnamita.

En el restaurante constatamos ya que las bebidas alcohólicas en este país, tiene una tasa de impuestos bastante alta, ya que una cerveza de 65 cl.  que en Laos cuesta como mucho 1 euro, aquí cuesta 3,75 euros.

Después de una cena, damos una vuelta por los alrededores, observando la diversidad de comercios, y vendedores ambulantes de todo ámbito. Desde prendas de vestir de dudosa procedencia, pasando por masajistas callejeros, hasta servicios de cortesanas de bulevar, de sexo ambiguo. Todo ello dentro de un marco de viandantes de lo más variopinto, que va desde el nikhad islámico (vestimenta femenina musulmana, en la que la mujer solo enseña los ojos), a la minifalda más minúscula capaz de esconder lo que no se pretende de chicas orientales.

LAS PETRONA

Marchamos a dormir, con la premisa de levantarnos al día siguiente temprano, para realizar las gestiones de la compra de entradas y traslado al circuito de Sepan, e intentar escudriñar en la ciudad todo lo que el tiempo nos permita.

Por la mañana, después de desayunar, marchamos justo en frente de nuestro hotel, a uno de los numerosos centros comerciales de la zona, y en un stand montado expreso con motivo del GP. de F1, compramos las entradas, al precio de 28 euros, en una zona con sombra, algo realmente necesario, si uno no quiere deshidratarse por el intenso calor, y la falta de sombra.

Posteriormente, damos un paseo, por el centro financiero, donde se encuentran los rascacielos, hasta llegar a lo que se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad y del país, las torres Petronas.

Diseñadas por el arquitecto argentino Cesar Pelli, se comenzaron a construir en 1994, y finalizadas en 1998, las torres Petronas con una altura de 452 metros, y 88 pisos, se erigen en medio de rascacielos, a los que hacen avergonzar por su belleza.

Entre torre y torre, en los pisos 41, 42 hay una pasarela que comunica ambas, y como dato curioso en la historia de la construcción de las mismas, cabe destacar que se involucró a trabajadores de distintas naciones que aportaron su conocimiento y trabajo. Se crearon dos equipos, uno formado por trabajadores coreanos y el otro por japoneses, uno a cargo de cada torre, de modo que hubo una gran competencia por lograr el mejor y más rápido trabajo.

En las plantas más bajas se encuentra, como no podía ser de otra manera en esta ciudad, un gran centro comercial de marcas de lujo, y de los diseñadores de ropa más famosos del mundo, y el resto son oficinas.

EN EL CHINA TOWN

Finalizada la visita a las torres, marchamos en taxi a China Town, barrio en el que la mayoría de comercios, son de prendas y accesorios para la vestimenta, todo ellos falsificados, pero de gran calidad, y  a unos precios muy asequibles.

Llevados a medias por el patriotismo, a medias por el ahorro de unos euros, compramos tres camisetas de España, para llevar al día siguiente al circuito, y animar de esta manera a los dos compatriotas que compiten.

A media tarde comienza a llover, y nos refugiamos en una de las galerías adyacentes a la calle principal de China Town, y me topo con un local de tatuaje, miro las obras realizadas por el artista, todas ellas colocadas en el escaparate, y compruebo con asombro que es el ganador  este año al mejor tatuador en el último concurso internacional realizado en New York.

Este se encuentra en la puerta, y comienzo una conversación con él, que acaba conmigo sentado en un sillón realizándome un tatuaje, en mi espalda, por el módico precio de 50 euros, pero que en absoluto hace que los 50 minutos que dura mi encuentro con la aguja, sea placentero, aunque si rápido.

EL GP de F1

Cenamos en el barrio, y volvemos a comprobar, que de momento la comida china no es nuestra favorita, ya que la encontramos bastante insulsa.

Marchamos al hotel, donde al día siguiente nos espera una jornada de fórmula 1, donde al fin Maruxiña y Sergio disfrutarán del motivo por el cual han venido a esta ciudad.

Por la mañana salimos del hotel, y sacamos el billete de autobús, para ir al circuito, durante dos días, a un precio de 15 euros por persona.

Cogemos el autobús, y nos dirigimos a Sepan, viendo por primera vez las afueras de la ciudad, algo que a nuestra llegada, no pudimos disfrutar, pues era de noche.

Me encuentro con algo que a mí me sorprende tanto como los edificios que el día anterior visitamos, la ciudad se encuentra rodeada por bosques de solo palmeras, perdiéndose la vista entre ellos, sin que el paisaje verde tenga fin.

Cuando llegamos al circuito, nada más bajar del autobús, hay dos cosas que comprobamos: la primera es la gran bofetada de calor con las que nos recibe Sepan, la segunda, es la perfecta organización que tienen en el circuito, solo salpicada por la ley estúpida de que no se puede acceder al recinto ni con bebida ni con comida, lo que hace que todo el avituallamiento que llevamos encima lo tengamos que devorar antes, si no queremos que sean devorados por los cubos de basura que se encuentran en los accesos al circuito.

Una vez dentro, vemos los entrenamientos, así como todos los stands montados expreso para el evento, y las azafatas que ofrecen al viandante todo tipo de objetos relacionados con lo mismo.

 Sobre las 8 de la tarde llegamos a nuestro hotel, donde después de una ducha, y una cena en un restaurante cercano de comida islámica, donde pruebo hasta ahora el mejor humus con cordero que he comido en mi vida, tanto que repetiremos la misma cena en las tres noches que aún nos quedan en la ciudad.

El día de la carrera, a punto estoy de quedarme en el hotel, ya que he comprobado que esto de la fórmula 1 no es para mí. Estar sentado en el césped pasando calor, para ver pasar coches, sin saber al cabo de un rato quién va delante y quien va detrás, siendo posible sólo el ser sacado de la duda, por las pantallas gigantes que hay en el circuito, me han hecho pensar que para esto lo veo en un lugar con aire acondicionado, un refresco bien frío, y los comentarios de los que si saben de esto.

Pero una vez más llevado por la insistencia de mis compañeros, y el argumento fundamental de la visita a esta ciudad, me hacen que al final disfrute de un buen día en compañía de buenos amigos.

La vuelta del circuito, la hacemos mucho antes que los demás, ya que hacemos valer la experiencia adquirida en el día anterior, y cogemos los primeros autobuses que parten del circuito a la ciudad, y conseguimos no encontrar caravana.

HÍBRIDO COMERCIAL Y ATRACCIONES

En el tiempo sobrante del día, Maruxiña y yo, decidimos internarnos en el Times Square, un centro comercial que habíamos visto con anterioridad desde fuera, y tiene fama de que es bastante grande. Cuando entramos en él, y empezamos a subir plantas, contamos diez pisos de altura, en el interior hay 1.000 tiendas, pero lo que nos deja boquiabiertos, es que el centro comercial está dividido en dos, una mitad son tiendas, y la otra un parque de atracciones con montaña rusa incluida, algo a mi modo de entender, digno de ver sólo una vez en la vida.

Al día siguiente para aprovechar el último día en la ciudad al máximo, ya que al siguiente la agenda está marcada por el viaje de vuelta, decidimos tomar el autobús turístico de la ciudad, por un precio de 9,5 euros.

TURISMO EN AUTOBÚS

El bus turístico, te deja en los lugares históricos y de interés de la ciudad, pudiendo cogerlo cuantas veces se quiera en el mismo día, lo que da ocasión, para ver lo más importante en un solo día, eso sí, como nosotros ya habíamos tenido una jornada de visita a la ciudad, no es necesario el salir temprano de nuestro alojamiento, por lo que lo tomamos con calma.

El primer lugar que visitamos, es el palacio presidencial, el cual no está abierto a las visitas, ya que es la actual residencia del sultán, y solo se puede disfrutar del mismo desde la verja que lo rodea, o hacerse alguna foto con la guardia real que lo custodia, o si se tiene suerte contemplar el cambio de guardia, herencia del colonialismo inglés, que imperó en el país años atrás.

El segundo lugar en el que bajamos es el distrito de Little India, que como su nombre indica, es la pequeña India. Un compendio de calles de colores llamativos con tiendas y restaurantes de productos típicos de la india inundan las mismas, haciendo que por un momento el viajero entre en la duda del país donde se encuentra.

Aprovechamos para comer en uno de sus restaurantes, donde vemos la diversidad de productos, pero la unidad en los sabores de los mismos, curry y picante, a un precio de unos dos euros por plato.

EN EL SILENCIO DE LA MEZQUITA

Posteriormente, la segunda parada es la Mezquita Nacional, construida en 1968, es una de las mayores del mundo, y que tiene como diferencia de las demás su cúpula, que en vez de ser curvada, es en forma de paraguas.

La entrada es gratuita, y a diferencia de las demás, que si no vas debidamente vestido, con pantalón largo y sin tirantes, no te prohíbe la entrada, sino que te da una chilaba unisex, para que las mujeres se tapen el pelo, y los hombres toda aquella piel de las extremidades que no queda cubierta por ropa.

En el interior se respira lo que más me gusta de todos los templos, el silencio, y la tranquilidad del lugar, en esta ocasión rota por el juego del hijo de algún musulmán que reza en el interior.

Finalizada la visita a la mezquita, nos dirigimos a una plaza de nombre comprometedor en español la plaza de Merdaka, donde se encuentra el edificio de telecomunicaciones, información cultura y turismo. Donado al país por un sultán indio, y que conforma uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, emplazado justo enfrente de lo que hoy en día es una plaza con césped, y antiguamente un campo de cricket, donde los colonialistas ingleses jugaban en sus horas de ocio.

Finalizado el recorrido, y pasando por la biblioteca nacional el museo étnico, y el parque de las Mariposas, y el de aves, el más grande del mundo, el parque de Taman Negara Pahang, que con 31 hectáreas es el pulmón de la ciudad, y como colofón la torre de telecomunicaciones, el edificio más alto de toda la ciudad, hasta por el hotel donde pretendo pasar mi próxima visita a la ciudad.

UN MASAJE DE REGALO

Volvemos a la zona de nuestro hotel, y como regalo de despedida, decidimos darnos todos un masaje, Maruxiña de pies, y nosotros dos de cuerpo. Cuando finalizamos, después del ajetreo de todo el día, caemos rendidos en la cama, no levantándome hasta las seis de la mañana, hora en la que tengo decidido salir del hotel, para hacer las últimas fotos de la ciudad, fuera de la muchedumbre que la inunda durante todo el día.

Por la mañana me levanto a la hora que tenía decidida, ante la sorpresa de uno de los empleados del hotel que se encuentra ya despierto, preparando las mesas para los desayunos.

Salgo a la calle, y me encuentro con lo que esperaba, una ciudad, que esta apurando las últimas horas de sueño, mientras que otros apuran las últimas de su trabajo, o a trompicones comienzan las primeras de la jornada. Algún puesto callejero de rosquillas, el trajín de los taxis buscando clientes que han perdido el autobús o el monorraíl, para ir al trabajo, el de gentes que aún deambulan en la madrugada buscando lo que no encontraron en la noche.

Regreso para el hotel a desayunar en medio de una calma que precede al bullicio que está a punto de comenzar. Despierto a mis compañeros, y comenzamos a darnos cuenta que estamos apurando las últimas horas juntos, y que probablemente, tardemos en volver a vernos. Lo que no nos libera del estrés que produce los días de viaje, en los que siempre se llega justo a tiempo a los lugares donde se pretende ir.

DE NUEVO EN VIENTIÁN

Aterrizamos en el aeropuerto de Vientián 20 minutos antes de lo previsto, lo que hace que nos tomemos las cosas con más calma, ya que Sergio, llegaba con tan solo una hora y media antes de que su avión saliera hacia Hanói, para al día siguiente regresar a España.

Mi prima y mi hermana, se encuentran ya allí, conversamos con la mirada siempre atenta al reloj, y nos pasamos información y datos necesarios de estos días, hasta que por megafonía dan el aviso para que los pasajeros embarquen. Vemos desaparecer por los mostradores de facturación a nuestros dos acompañantes, y en tan solo un minuto, ya los echamos en falta, la tranquilidad serenidad y adaptación de mi prima, y el humor, la energía y filosofía de vida de Sergio.

Tengo a buen seguro, que en otra ocasión tendremos el placer de otra visita de ellos, a los que desde aquí quiero agradecerles los días que han permanecido a nuestro lado.

Llegamos a Vientián en tuc tuc, quedamos con mi hermana para una cena rápida, y el día siguiente lo dedico al completo a las presentes crónicas, las cuales finalizo en plena celebración del año nuevo, viendo como unos niños juegan en una fuente, desde la terraza de un café que curiosamente utilicé para escribir mi crónica la primera vez que llegué a esta ciudad.

TAILANDIA A LA VISTA

En la semana que viene, viajamos a Tailandia, no debido a otro taravitazo que a estos viajeros les ha afectado, sino porque Maruxiña regresa a España desde allí, por un compromiso familiar, porque un servidor debe de realizar diversas gestiones, de documentación de visados, y porque de esta manera, mi hermana vivirá la experiencia de visitar un tercer país en su periodo vacacional a mi lado. Estos motivos, harán que mi visita a Laos, sea una visita a trompicones, pero de las que estoy seguro, sacaré provecho de una manera muy semejante a la que lo hice en Vietnam, y con la certeza de que mi tercera visita a este país, será la más larga y la más gratificante, ya que lo recorreré de norte a sur.

12 thoughts on “Vietnam (XXVIII)

  1. Hola Antonio y Maruxina, me alegro de veros por estos sitios tan impresionantes, lo de las sanguinjuelas es terrible, es impresionante como en los otros sitios que has estado la pobreza tan terrible y aqui no, no sè como no te descolocas un poco, bueno lo seguirè leyendo màs detenidamente en cuanto tenga màs tiempecillo. Un beso muy fuerte para ambos

  2. Como estas torpedo!!!!

    Un abrazo, ya sabes quien soy…antes de nada siento mucho lo de Manolo, me da mucha pena!!, los siento, no te he escrito hasta ahora porque he estado de hospitales entre mi suegro y mi madre….y la verdad me he olvidado un poco de todo, y no estaba de animo,siento que no hayas tenido noticias mias hata ahora,perdoname por no haberte contestado a tus mensaje,pero ya digo…..no tenia ganas de nada,pero no pienses que me he olvidado de ti,.Por lo demas me alegro que todo te vaya tan bien y que al final estes muy bien acompañado, como puedo observar, de una paisana mia..como no podia ser de otra manera ,jajajajaj…un abrazo a los dos,recuerdos y besos de Susana,cuidaros y un abrazo muy fuerte de tu amigo Pablo que no te olvida!!

    Cuidate torpedo!

  3. Hola Antonio,
    Nos alegramos mucho que os vaya tan bien y hayais dado cuenta de Vietnam.

    Elegir una foto y una crónica, no es fácil, ya que nos han gustado todas las crónicas y hay muchísimas fotos, aunque una divertida es en la que vais a lomos del elefante, pero las hay de paisajes muy especiales, de gastronomia ese cochinillo asado etc., y todas nos acercan un poco a esa cultura vietnamita tan diferente.

    Bueno cuidaros mucho y que Laos se de tan bien como Vietnam, y suerte con la moto y sus caidas.
    Saludos y un fuerte abrazo

    Juan y Carol

  4. Hola Antonio,

    He leído esta crónica un poco tarde pero me ha gustado mucho. Qué de movimientos! Parece una peli de James Bond con tantas localizaciones exóticas!!! Me alegra mucho que la aventura continúe.
    Un abrazo,

  5. Hola a todos los taravitazos,
    Lo primero, dar las gracias a toda la gente nueva que se ha unido a los comentarios, agradecerles, que pongan su granito de arena en esta pagina, ya que como bien digo siempre, eltaravitazo.com, lo conformamos todos, espero que sigais dejando comentarios, los cuales agradezco enormemente.
    Siento decepcionaros enormemente a aquellos que esperais que mi tatuaje tenga algun significado, ya que no es asi, solo es la confirmacion de lo que puede llegar a ser el taravitazo.
    De nuevo gracias a Todos, por vuestros comentarios, seguid asi por favor y no lo dejeis.

  6. Ante todo… Te has hecho un tatuajeee!!! Cuando se lo dije a Pedro no me creia xDD y le tuve que enseñar la parte donde lo cuentas. La verdad es que es muy original e imagino que tendra un significado (ya nos lo contaras)…
    Por otro lado ha sido una crónico muy movidita no habeis parado ni un momento. Me alegro que esteis igual de bien. Aqui ya se han acabado las vacaciones de semana santa. Besos para todos!! MUAAAAA!

  7. Hola guapo !!
    Yo tambien sigo por aqui. Ya esperando tu cronica, que nos tenias mal acontubrados cada semana…. y ahora… pero bueno, me alegro que sea así y no nos abandones y nos sigas contando las esperiencias. Le dije a Andres que mirara bien a ver si te veia en la F1 que igual salias saludando y todo, je,je. Bueno ahora a Thailandia. Que bien, seguro que lo pasais igual de bien. Bueno pues eso, que aquí sigo y seguire. Pasarlo super bien ¿vale? Un besote para todos.

  8. Hola Antonio,
    Me alegro un montón de que tus crónicas vuelvan a escribirse de una forma periódica ya que se echaban de menos y por lo que se ve,¡¡ van a ser de lo más variaditas con la visita a tantos paises!!!
    Espero que nos sigas informando como hasta ahora con pelos y señales,pero SOBRETODO el significado de ese tatuaje,je,je!!Besos y saludos.

  9. Hola,
    anda que no eres exagerao tu ni ná!! que no tengo tanta paciencia hombre!
    A ver el año que viene por donde andas cuando tenga que coger las vacaciones y si me da el taravitazo de este año pues alli que me ire.
    Gracias por la atencion que nos has brindado a tu hermana y a mi. Entiendo que no es facil contentar a todo el mundo cuando el grupo es amplio y variopinto.
    Cuidate y un abrazo para los tres.

  10. Hola Lolailo and company,perdona por tardar en escribirte pero es que como por aquí estamos de Semana Santa ando algo liada.Impresionantes las fotos con las Petronas y también tu tatuaje,bienvenido al club.Me tienes que explicar su significado.yo me creía que te ibas a tatuar “quiero a mi pueblo de La Victoria” pero me he equivocado.Bueno ,bromas aparte ,me alegro de que estés contento y hayas disfrutado de tu escapada a Malasia en buena compañía.No te preocupes por las llamadas,me conformo con un e-mail de vez en cuando y tus crónicas.,pero es que me has acostumbrado muy mal.Cuídate y sé feliz.besos para Maruxiña y la del té.saludos de mis niños.

  11. yeeeeeeeee…..
    cuanto tiempo sin leer cronicas “de riddick”, y la leido por q m mencionas un par d veces, jejejeje
    cada vez q veo mis fotos o las q has publicado, me acuerdo del momento d esa situacion y se m pone una sonrisilla… Q BUENOS MOMENTOS¡¡¡¡¡¡ ese Vangvieng, en plan perreria total, despues d los frios q pillamos con las motos y d repente ese calor asfixiante, ese rio, esos flotadores, esas cuerdas con las botellas para acercarnos hasta la orilla y seguir privando… (aunque yo no mucho, vosotros mas… y sobre todo maruxiña…) esas pizzas, y esos cocteles con sudores d la muerte… jajajaj
    esos policias siguiendonos en luang prabang, menos mal q pillamos aquel coche d choque y conseguimos despirtarlos…
    y ese hotelico en KL… donde nos cantaban: DIME CUANDO TU VENDRAS, DIME CUANDO CUANDO CUAANDOOO…
    En fin, q buenos momentos y q buenas risas nos hemos pegado en estos 20 y tantos dias. Recomiendo a todos los lectores, hacerles una visita a estos 2 intrepidos viajeros porq es otra forma d viajar y conocer otros paises y sobre todo tener una buena compañia y partirte el culo d risa por las 1000 y 1 situaciones en las q t encuentras sin comertelas ni bebertelas…
    bueno trio d 3, q lo paseis muy bien en tailandia y tener cuidadin… ya hablaremos d negocios
    bss a los 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *