Nepal

NEPAL

“Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar el paisaje.”
Pablo Neruda

Creo que Pablo Neruda, nunca hizo el circuito de los Annapurna, pues las vistas desde la cima, no son tan imponentes como las que hay a lo largo del camino.

Este pensamiento, junto con otro que escuché hace tiempo a un corredor del Ironman (Cuando crees que estas al límite de tus posibilidades, que ya no tienes fuerzas, que tu energía te ha abandonado, la respiración se hace difícil y tus pies no obedecen a tu cerebro, estás aún en el 60% de tus posibilidades reales de seguir), fueron las dos frases que se repetían en mi cabeza mientras realizaba el camino entre las montañas de los Annapurnas.

Aterrizamos en el aeropuerto de Katmandu, el más desastroso que he visto en mi vida. Tardamos en recoger nuestro equipaje, que milagrosamente estaba entero, casi cuatro horas.

El visado se hace arrival y tarda muy poco. Se puede solicitar por uno o dos meses.

Nosotros escogimos un mes, que era en un primer momento la duración de nuestra estancia.

Al salir del aeropuerto, nos encontramos, con un problema que no contábamos.

India ha cerrado la frontera a Nepal, para el paso de carburantes. El contrato del paso de carburantes por la frontera India, ha expirado y el gobierno Indio, quiere elevar las tasas. El gobierno Nepalí, después de haber sufrido el terremoto que azotó el país y lo desoló, tiene su economía muy mermada, por lo que no puede hacer frente a lo que le pide India.

La traducción a todo esto, es la de siempre: las gasolineras no funcionan y el gas y gasolina se deben de comprar en el mercado negro, teniendo que pagar cuatro veces su precio.

Esta situación, hace que las familias más adineradas del país, se hagan aún más ricas y las medias y pobres, se hagan aún más pobres.
El trayecto desde el aeropuerto a Thamel, el barrio mochilero de Katmandu, ha encarecido tres veces el precio. Normalmente en taxi, se puede conseguir entre 300 o 400 NRP (4$). No conseguimos rebajarlo más de 750 NRP (7,5$).

Nos alojamos en un hotel, que desde el primer momento nos dio buena vibración, Mountain View Pace.

Se encuentra en el bullicioso y turístico barrio de Thamel, pero alejado de la algarabía extranjera, que transitan incansablemente las calles llenas de tiendas de ropa técnica a unos precios muy baratos. No hay que olvidar, que todo son copias. Sin embargo, si se sabe buscar y se tiene tiempo, se podrán encontrar prendas de buena calidad.

01 Katmandu (1)

02 Katmandu (12)

Completar el primer objetivo, que fue comprar para Yokito ropa adecuada para realizar el trecking y una chaqueta, que yo necesitaba, nos llevó dos días de examinar lugares y regatear precios.

ROPA NECESARIA PARA REALIZAR EL TRECKING DE LOS ANNAPURNAS:

La ropa que se necesita para realizar el trecking, va directamente proporcional, al frío que se es capaz de soportar y la capacidad para transportar su peso a lo largo del camino. Yo personalmente, que vengo curado de fríos desde Mongolia, y que estoy dispuesto a que mi mochila, no pese más de 5 kg, incluyendo cámara, cargadores y banco de energía (muy importante), que ya suponen el 30% del peso, llevo:

-Botas para andar que sean resistentes y cómodas (No comprarlas en Nepal, son de mala calidad).

Mis botas son unas Segarra, sí amigos, las legendarias Segarra españolas, hechas en España y que todo labrador y jornalero andaluz ha utilizado al menos una vez en la vida.

Cuando mi padre sonriente, me regaló unas botas Segarra de montaña, que había conseguido en una oferta (si no, no es mi padre) por 25€, lo primero que pensé, fue:

¿-Qué cojones hago yo con estas botas, que pesan un quintal?

Sin embargo, cuando las empecé a utilizar en Mongolia, en moto y soportaron todo el agua, arena, nieve, piedras etc. Me di cuenta, de la dureza que tienen.

El Trecking, lo han aguantado estoicamente y continúo la mar de feliz con ellas.

-Ropa térmica. Es importante y habrá jornadas de tres días, que no te la sacarás nunca.

-Camisetas manga corta, 4.

-Forro polar, chaqueta cortavientos chaqueta para lluvia y que abrigue (yo me compré una de goretex en Katmandu por 25 $.

-Gorro de lana, braga para cuello, dos pantalones que se hagan cortos, cuatro mudas, cuatro pares de calcetines que abriguen y guantes (solo los utilicé los dos últimos días).

-Además, es conveniente llevar pastillas potabilizadoras y polvo de zumo, para quitarle al agua el sabor a cloro. Se pueden comprar en cualquier farmacia o tienda en Nepal.

Nosotros las llevamos, pero no las utilizamos. Cuando veíamos a un lugareño beber de un río, o una fuente (hay miles en el camino), llenábamos nuestras botellas.

Tampoco utilizamos bastones, polainas, botellas para el agua (Utilizamos la misma botella de plástico desde que salimos hasta que volvimos) o barritas energéticas.

TRECKING DE VERDAD

El trecking del circuito de los Annapurnas, consta en total de 220 km y se sube desde los 800 metros, hasta los 5.500 metros, para luego volver a bajar hasta los 800 metros.

El trecking, cada uno lo puede empezar y acabar donde se lo proponga.
No es un trecking, para tomárselo a broma. En abril del 2014, 12 personas murieron haciendo este camino, dos de ellas guías.

Nosotros hemos decidido hacerlo sin guía (Todo está bien señalizado) y sin porteador (nos da vergüenza que otra persona, transporte, lo que nosotros mismos no podemos)

En la mayoría del camino, a excepción de cuando se está a más de 3800 metros de altura, hay una carretera, que utilizan los Jeeps, que enlazan los pueblos y que se contrata el asiento a modo particular.

Es una tentación en muchas ocasiones para los que están haciendo el trecking, pues a veces los caminos se entrelazan y se ven como foráneos, que no han podido más, han decidió optar por la opción fácil.

Nosotros nos hemos propuesto hacer el trayecto, desde el último al primer pueblo que tiene autobús público, esto es decir, desde Ngadir, hasta Muktinath.

Un total de 120 km, por los que se asciende desde 880 metros hasta Torong Pass, que se encuentra a 5.500 metros, para luego volver a descender por el otro lado hasta los 3.800 metros en los que está situado Muktinath.

El camino está lleno de guest house y restaurantes, en las diferentes aldeas y pueblos que se encuentran. Por lo que no hay que preocuparse de ir cargado de provisiones.

NEPAL OBLIGATORIO

El lunes por la mañana, después de tres días en Nepal, recibimos la noticia, que el visado de Bangladesh (donde pretendíamos estar tres meses), es imposible para este período, por lo que tenemos que permanecer en Nepal un mes más.

Lejos de decepcionarnos, nos alegramos, pues Nepal nos gusta a los dos en el corto periodo que ya llevamos.

Además, nos da la oportunidad de hacer el trecking de una manera diferente a los demás. Haciendo la mitad de la etapa todos los días y parando a disfrutar de los paisajes y de la vida de los nepalís.

Magnífico, nos felicitamos, mientras en la oficina de permisos de trecking de Nepal, sellamos el nuestro.

Para hacer el Trecking en los Annapurnas, se necesita, primero comprar, perdón, solicitar el permiso de entrada en el área, en la oficina de Trecking Permises of Nepal, situada cerca de Thamel (20$).

Luego se ha de comprar, perdón de nuevo, solicitar un permiso, para andar por la zona que es una cartilla de color azul.

Por nuestra parte lo vimos excesivo, por lo que decidimos arriesgarnos y hacer el trecking sin este permiso, que más tarde, nos lo pedirían al menos 10 veces.

Siempre acabamos ingeniándonoslas para pasar por los controles sin él.
Por supuesto, no abandonamos las oficinas, sin llevar con nosotros los dos mapas gratuitos que proporciona, y que son más que suficientes, para hacer el Trecking.

Resueltos todos los trámites, los días previos a nuestro traslado hasta Pokhara, disfrutamos paseando por los barrios de Katmandu.

03 Katmandu (2)

04 Katmandu (20)

05 Katmandu (23)

06 Katmandu (25)

07 Katmandu (29)

08 Katmandu (31)

09 Katmandu (32)

10 Katmandu (34)

11 Katmandu (39)

12 Katmandu (4)

13 Katmandu (40)

14 Katmandu (44)

15 Katmandu (45)

16 Katmandu (50)

17 Katmandu (51)

18 Katmandu (58)

19 Katmandu (60)

20 Katmandu (62)

21 Katmandu (65)

22 Katmandu (8)

El miércoles tomamos el autobús a Pokhara, para allí hacer la extensión de visado y luego tomar otro autobús para empezar a hacer el trecking.

Cuando se dispone de tiempo con el que antes uno no contaba, hace que nos relajemos en exceso y nos quedemos en Pokhara una semana.

23 Pokhara (4)

24 Pokhara (10)

25 Pokhara (8)

26 Pokhara (9)

27 Pokhara (17)

28 Pokhara (13)

También hace el hecho de que en el hotel donde nos hospedamos, conocemos a Lilu y Su, una pareja china que llevan el hotel Impressions Beijing y que anteriormente se llamaba Karma Guest House.

Habitación doble, limpia, con baño dentro y wifi por 5$.

El lugar es muy tranquilo, cerca de todo, barato, nuevo y limpio. Añadido a que Su era Chef profesional y cocina de maravilla. Muchas noches cenamos con ellos y damos prueba.

El día 17 tomamos el autobús local y pagamos como locales para llegar a Besisahar.

En Nepal, las compañías de autobuses, tienen entre ellas una ley no escrita, por la que los turistas deben de pagar el doble. Incluso se permiten ponerlo en los resguardos que te dan, cuando compras el billete.
Nosotros, por la experiencia en el camino que ya tenemos, conseguimos, no pagar jamás el precio turista y si el local.

No pasa lo mismo en los comercios y restaurantes del camino.

En Nepal, todos los productos llevan impreso en tinta negra el precio.

Sin embargo, hay que comprender, que hay ciertos lugares que para que esos productos lleguen allí, se necesita transportarlos, a veces a pie, lo que hace que se encarezcan, conforme uno va ascendiendo a lo largo del camino.

Por la mañana, tomamos el autobús hasta Ngadi, habiendo sellado previamente en la oficina el permiso de entrar al parque nacional y ponemos una excusa experta y que cuela a la primera, para no presentar el otro.

Desde Ngadi comenzamos a caminar hasta Syange, solo 7 km.

29 Circuito Annapurnas (5)

29 Pokhara (14)

30 Circuito Annapurnas (6)

31 Circuito Annapurnas (7)

31 Circuito Annapurnas (9)

Allí, nos hospedamos en el Blue Sky, que es el primero que se encuentra en el camino en el lado derecho y el que tiene las habitaciones con las mejores vistas de todo el pueblo.

32 Circuito Annapurnas (10)

33 Circuito Annapurnas (11)

Hace unos años, un grupo grande de israelís que estaba haciendo el camino, establecieron una norma con los propietarios de los establecimientos. Si se hacia la cena y el desayuno en el hotel, la habitación era gratis.

De esta manera, el viajero, puede alojarse en la mayoría de los hoteles y guesthouse que hay en todo el trecking, a cambio de realizar la cena y el desayuno en el establecimiento que se pernocta.

No todos los hoteles lo aceptan, hay algunos que merece mucho la pena, pagar un poco y disfrutar de unas instalaciones mejores. Todo como siempre, va en función de lo que el viajero quiera, pretenda o tenga.

Al día siguiente, continuamos camino y disfrutamos de las cascadas que flanquean la vía y de los preciosos pueblos que cruzamos.

34 Circuito Annapurnas (15)

35 Circuito Annapurnas (16)

36 Circuito Annapurnas (17)

37 Circuito Annapurnas (20)

38 Circuito Annapurnas (19)

39 Circuito Annapurnas (23)

40 Circuito Annapurnas (25)

41 Circuito Annapurnas (27)

42 Circuito Annapurnas (29)

43 Circuito Annapurnas (36)

44 Circuito Annapurnas (34)

45 Circuito Annapurnas (40)

46 Circuito Annapurnas (41)

47 Circuito Annapurnas (43)

Hacemos unos 15km, con una subida rompe piernas antes de llegar al pueblo de Tal.

En este tramo, la carretera para Jeep se separa del camino para peatones. Si el viajero quiere evitar las duras subidas, es mejor que opte por el camino para vehículos.

Esto es igual en todo el camino hasta llegar a Manang. La ruta por donde circulan los Jeeps es más suave que el de peatones. Las cuestas no son tan pronunciadas, aunque sea un poco más largo.

En Tal, decidimos quedarnos dos días, para explorar el pueblo. Nos alojamos en Manang Guesthouse and Restaurant.

48 Circuito Annapurnas (44)

49 Circuito Annapurnas (46)

50 Circuito Annapurnas (47)

Proseguimos camino y en el descanso que hemos tenido, hemos decidido ceñirnos al plan original y no hacer más de 10 km diarios.

GOZAR LAS MONTAÑAS

Llegamos pronto a Dharampani, donde tomamos una habitación en el primer hotel que encontramos y nos relajamos durante dos días más.

51 Circuito Annapurnas (48)

Continuamos camino y de nuevo, hacemos un tramo que es rompe piernas y nos deja extenuados cuando llegamos a Timang.

Allí el viajero, debe de hacer una parada. Es un buen consejo, pues desde esta localidad en la que la mayoría de treckers pasan de largo se puede ver la mayor montaña de todo el trecking, el Manaslu.

Esta montaña de 8.132 m, es la mayor de todo el circuito junto con el Annapurna I (8.091 m). El viajero no volverá a ver una montaña tan grande como esta.

Allí nos damos cuenta, que los que hacen el circuito, van con la cabeza puesta en llegar a Chame o lograr sus objetivos diarios, y ni si quiera se percatan de lo que el camino ofrece.

Es un buen consejo, que el trecker disfrute lo más posible del circuito, aunque para ello deba de hacer menos kilómetros diarios y reservar mas días para hacerlo.

Nos alojamos en Happy Home and Cottage, es sin duda el mejor hotel, que dispone de unos buenos bungalós con agua caliente y lo mejor de todo, las vistas que tiene al Manaslu.

Decidimos sentarnos en la terraza del hotel para contemplar la montaña y llamar la atención de los caminantes, que en mayoría no saben lo significativo de este lugar y hacerles pasar allí la noche.

De esta manera, conocemos un grupo de chicos australianos, con los que hacemos muy buenas migas.

Tenemos la suerte de que la naturaleza, nos regala uno de los mejores atardeceres que he visto en mi vida. La luz del atardecer, ilumina el Manaslu y encima de éste aparece la luna llena.

52 Circuito Annapurnas (52)

53 Circuito Annapurnas (53)

54 Circuito Annapurnas (56)

55 Circuito Annapurnas (57)

56 Circuito Annapurnas (62)

57 Circuito Annapurnas (61)

¿Se puede pedir más?

En una de mis anteriores paradas, me he dado cuenta, cuando me adentré en el bosque, que la marihuana crece silvestre a lo largo del camino, hasta la altura de 3.500 metros.

Esto hace que las veladas sean de lo más felices y divertidas.

58 Circuito Annapurnas (49)

Permanecemos dos días en el lugar disfrutando del magnífico paisaje, que no nos cansa.

RUMBO A CHAME

Dejamos atrás Timang y proseguimos camino a Chame.

Chame es una localidad más grande que las demás que hemos atravesado a lo largo del camino.

Sin embargo, para nosotros, no tiene ni el más mínimo atractivo en cuestión de vistas. Es difícil encontrar un hotel con baño dentro de la habitación. Al final el último hotel que hay en la salida del pueblo, justo al cruzar el puente colgante, encontramos lo que buscamos y nos quedamos dos días.

Continuamos camino hasta Lower Pisang, justo debajo de Upper Pisang, otro pueblo interesante para visitar.

59 Circuito Annapurnas (65)

60 Circuito Annapurnas (66)

61 Circuito Annapurnas (67)

62 Circuito Annapurnas (69)

63 Circuito Annapurnas (70)

64 Circuito Annapurnas (71)

Nos alojamos en Mandara Guest House, nueva, con habitaciones cálidas, un servicio inmejorable por parte de la familia, y donde la dueña del establecimiento hace brandy de manzana casero y hachís.

Por la mañana visitamos el pueblo de Upper Pisang. Es un pueblo de estilo tibetano, donde hay un templo recién restaurado y desde donde se pueden disfrutar de unas magníficas vistas al Annapurna III y IV.

El dedicar unos minutos a contemplar la dura pero feliz vida de sus habitantes, es algo muy gratificante para el viajero. Aconsejo, al tomar fotos de los lugareños, pedir permiso antes, pues a la mayoría no les gusta ser retratados.

65 Circuito Annapurnas (72)

66 Circuito Annapurnas (73)

67 Circuito Annapurnas (74)

68 Circuito Annapurnas (76)

69 Circuito Annapurnas (78)

70 Circuito Annapurnas (80)

71 Circuito Annapurnas (82)

72 Circuito Annapurnas (83)

73 Circuito Annapurnas (84)

74 Circuito Annapurnas (85)

75 Circuito Annapurnas (87)

77 Circuito Annapurnas (89)

78 Circuito Annapurnas (90)

79 Circuito Annapurnas (91)

80 Circuito Annapurnas (93)

Al día siguiente, continuamos camino hasta Hunde, localidad anterior al pueblo que le da nombre a la provincia, Manang.

81 Circuito Annapurnas (94)

82 Circuito Annapurnas (98)

83 Circuito Annapurnas (99)

84 Circuito Annapurnas (100)

En Hunde permanecemos solo un día, pues está relativamente cerca de Manang, y porque tampoco tiene demasiado interés.

UNA ARDUA SUBIDA

El ascenso, cada vez es más arduo, la respiración se dificulta y en ocasiones en los tramos más duros, debemos parar cada 500 metros. A partir de los 3.500m, se empieza a notar la falta de oxígeno.

También quiero aconsejar a los treckers, que no lleven ninguna basura, pues a partir de los 4.000 metros, nada es biodegradable y queda para siempre en el lugar.

Yo por ejemplo fumador, compro los cigarrillos sin filtro y los envases de galletas y suplementos, los voy guardando en mi mochila.

Muy temprano llegamos al pueblo de Manang. Última parada donde hay agua caliente y señal de teléfono.

Tomamos habitación en Yeti Hotel, el mejor de todos los que hay, donde las habitaciones son muy buenas, el agua caliente corre y conseguimos rebajar el precio hasta 250 rp, haciendo cena y desayuno.

El frio por la noche ya es considerable y llega a los -10º. En la cena, no nos apartamos de la estufa, hasta que la leña que ponen se consume.

Por la mañana, visitamos el pueblo, el lago cercano a la población y el glaciar del Gangapurna, montaña, que a pesar de no ser de las más altas (7.490 m), es la que más me impresiona, por su cercanía y laderas escarpadas.

85 Circuito Annapurnas (104)

86 Circuito Annapurnas (105)

87 Circuito Annapurnas (108)

88 Circuito Annapurnas (109)

89 Circuito Annapurnas (107)

90 Circuito Annapurnas (115)

91 Circuito Annapurnas (116)

92 Circuito Annapurnas (117)

93 Circuito Annapurnas (118)

Al día siguiente, comenzamos el tramo más duro de todo el circuito. Aunque hemos decidido alargar las etapas, no significa que no se tenga que andar o ascender.

EL TRAMO MÁS DURO

Paramos en una guesthouse en Gumsan, donde literalmente, solo hay tres casas, unas vistas muy buenas y una sola guest house abierta.

Conocemos a Guillem y Raquel, dos catalanes, que también han decidido parar allí, a pesar de la cercanía de Manang.

Por la mañana, hacemos la etapa hasta Yak Kharka a 4.150 m de altura.
Allí encontramos un verdadero oasis, cuando tomamos habitación en Home Dream Guesthouse.

Está a unos 300 metros pasado el pueblo. Las habitaciones son nuevas calientes y el chico que trabaja allí solo, de tan solo 16 años de edad, nos cuida y cocina maravillosamente.

Proseguimos camino a la mañana siguiente y hacemos un durísimo camino, hasta llegar a Thorong Pedi o base Camp a 4.500 m.

El camino hasta aquí se hace peligroso, pues hay ocasiones en los que la anchura del camino es de 40 cm y la caída de varios cientos de metros.
Además, hay placas de hielo bajo el polvo del camino, que pueden provocar unos traspiés mortales.

Esto unido a la altura y fatiga, hace que en ocasiones, parezca que caminamos bajo de agua. Los movimientos se hacen muy lentos, el cansancio asoma en nuestros cuerpos en tan solo 200 metros andados teniendo que descansar una y otra vez. Cualquier movimiento o acción, se traduce en una fatiga rápida.

En Thorong Pedi, decidimos descansar dos días, para prepararnos para las dos últimas etapas de ascenso.

94 Circuito Annapurnas (124)

95 Circuito Annapurnas (123)

Allí juego con dos cachorros de mastines, que hacen que en tan solo 1 minuto y debido a la falta de oxigeno, este destrozado por el cansancio (va por vosotras Pepi y Mari).

96 Circuito Annapurnas (125)

97 Circuito Annapurnas (128)

EN LA CIMA, Y DEJAMOS UN TESTIMONIO VICTOREÑO

Por la mañana, comenzamos el ascenso al Hig Camp, situado cerca de Base Camp, pero con una subida de 500 metros de altura, en tan solo 1,5 km.

98 Circuito Annapurnas (129)

99  Circuito Annapurnas (130)

100 Circuito Annapurnas (131)

101 Circuito Annapurnas (132)

Tomamos allí habitación y el director del lugar con quien ya habíamos coincidido en una de las paradas del circuito, nos trata como a hijos y nos enciende la estufa desde primera hora. Por la noche en ninguna de las habitaciones de los hoteles del circuito hay calefacción o estufa. Sin embargo, si se tiene frío, los trabajadores del hotel, siempre nos darán las mantas que queramos. No ser estúpidos y cargar con un saco de dormir durante todo el camino, cuando no es necesario.

Las temperaturas llegan ya a -20º.

La cocina del lugar hace también, que merezca la pena parar allí.
El día 8 de diciembre, día de la Virgen de la Inmaculada Concepción, salimos hacia Thorong Pass a 5.470 metros de altura.

Debemos parar cada 300 metros para descansar, el frío y el viento corta nuestras caras, ya demacradas por el cansancio.

Cada kg que llevamos en nuestra mochila, nos pesa como 5kg. La extenuación llega a nosotros, a la par que coronamos Throng Pass.

Cuando llegamos, lloramos, nos abrazamos besamos, realizamos retos propuestos y saltamos de alegría.

103 Circuito Annapurnas (135)

104 Circuito Annapurnas (136)

Nos deja alucinados, que en el paso, en lo más alto, hay una caseta abierta, donde un chico de 15 años, lleva dos semanas con un puesto de té, para los treckers.

– Hoy es el ultimo día que estoy aquí; nos cuenta con alegría el chico, mientras apuramos el aguado pero caliente té

– ;- Llevo dos semanas aquí y ya no aguanto más.

Tanto en el interior de la caseta, como en el pequeño monolito que se encuentra en el exterior, está lleno de banderas de diferentes países (las que más hay son catalanas), pero ninguna española.

Pienso, que no llevo nada que pueda representar a mi país o a mi pueblo, La Victoria.

Nada me hubiera gustado más, que dejar allí arriba bien atada una bandera de La Victoria, para que hubiera constancia que un victoreño, pasó por el lugar.

Caigo en la cuenta, que mis tíos Antonio y Noni, cuando empecé el viaje, me regalaron una estampita, con la fotografía de la Virgen de la Torre, la Virgen de los Dolores, El Nazareno y el Cristo. Decido, que es una buena representación de mi pueblo, y dejo allí bien guardada entre las banderas nepalís, la estampita, seña de identidad de La Victoria.

105 Circuito Annapurnas (137)

106 Circuito Annapurnas (138)

107 Circuito Annapurnas (140)

Espero que mis tíos, comprendan que es un lugar muy adecuado para dejarla allí, y que a mi vuelta a España, puedan proporcionarme otra estampa, que me acompañe en el resto de mis viajes.

Las vistas desde arriba, nada de espectaculares tienen, si bien, una vez que se comienza el descenso, la cosa cambia.

109 Circuito Annapurnas (141)

110 Circuito Annapurnas (139)

111 Circuito Annapurnas (142)

112 Circuito Annapurnas (143)

Cuando hemos llegado a la cumbre, una sensación de gran felicidad nos ha llenado.

Creo que puede ser igual que la que tienen las personas que han llegado a una cumbre, después de una ardua tarea.

LA FELICIDAD DE BAJAR

No es por el haber alcanzado el punto álgido del circuito, tampoco es por las vistas o por el haberse superado una y otra vez en las etapas del camino. Ahora lo sabemos y estamos casi seguros. La felicidad que llena el corazón de los escaladores y treckers no es otra que la de saber que en lo que ya queda de camino, no hay ni una sola subida.

Paramos en un par de ocasiones breves, para hacer alguna foto, pero con el tiempo justo, ya que el camino hasta la siguiente guesthouse es largo y se corre el gran peligro de que el atardecer llegue antes.

113 Circuito Annapurnas (144)

114 Circuito Annapurnas (147)

115 Circuito Annapurnas (149)

116 Circuito Annapurnas (151)

117 Circuito Annapurnas (152)

No desaprovechamos la ocasión, de bajar toda la basura que vamos encontrando en el camino y que podemos trasportar, para dejarla en el primer pueblo al que lleguemos.

Cuando encontramos en la primera aldea una Guesthouse, no nos lo pensamos y tomamos habitación, además de una cerveza para los dos (allí el precio de una botella es de 5 €) para celebrar la hazaña.

A la mañana siguiente, no tardamos más de hora y media en llegar a Muktinath, nuestro último destino en el circuito.

Muktinath es el segundo destino más turístico para los nepalís, después de la zona del Everest.

Por lo tanto, hay muchas guesthouse, tiendas, autobús, alquiler de caballos y restaurantes. Bienvenidos de nuevo a la civilización, pensamos de una manera agridulce, mientras tomamos habitación.

Al haber llegado muy temprano, revisamos los 23 hoteles de la población.
La mayoría de los treckers, se alojan en el Bob Marley, por el mero hecho que hay un cartel publicitario en el Hig Camp de este local.

Sin embargo, No es el mejor lugar ni por asomo. Las habitaciones son pequeñas, frías y poco luminosas. Además los precios son más caros que el resto de los establecimientos.

Nosotros nos decantamos por Hotel The Paths of Dream, regentado por la maravillosa y buena familia de Roma, la dueña.

Este hotel, en el que en un principio íbamos a quedarnos dos días, cuenta con unas habitaciones muy limpias, nuevas, espaciosas, luminosas y la mejor comida de toda la villa.

Además, Roma trata a los viajeros con un cariño familiar y siempre los colma de atenciones.

Normalmente cobra 2€ por noche, si se hace la cena y el desayuno. Huelga decir que vale totalmente la pena.

Al final el tiempo en ese lugar pasa rápido y nos alojamos durante cuatro maravillosos días.

INMERSIÓN CULTURAL

En estos días, Roma, que es una persona de gran cultura, nos cuenta significados de tradiciones nepalís y budistas, además de introducirnos en la historia del país.

También visitamos los diversos templos que hay en el pueblo, al que muchos nepalís, van en peregrinación.

En uno de los templos, hablando con un monje, conocemos el significado de las banderas que los nepalís cuelgan en los lugares altos o en los puentes.

En los puentes del camino, hemos visto que había pañuelos naranjas con símbolos auspiciosos budistas tibetanos, dibujados en ellos.

Estos pañuelos, se llaman pañuelos de viaje. Se regala al familiar o amigo que parte de viaje.

En él hay dibujados los ocho símbolos auspiciosos budistas tibetanos, que significan:

El jarrón: para contener las cualidades del cuerpo de Buda y el agua de la inmortalidad.

La sombrilla preciosa: símbolo de protección contra los demonios.

Los peces dorados: denota felicidad y simboliza a los seres salvados del océano de las miserias de la vida y del sufrimiento.

El loto: emblema de la pureza original. Promesa de salvación o Nirvana.

El caracol de concha blanca: representa el sonido del Dharma que puede ser oído en todas direcciones. Simboliza la consolidación de la bondad.

El nudo infinito: este diagrama místico representa el gran nudo eterno de la suerte, de la vida y del amor.

La bandera de la victoria: celebra la victoria sobre la ignorancia.

La rueda del Dharma: la rueda que nos lleva a la perfección.

Estos pañuelos, los viajeros, los cuelgan en un puente, para que el agua y el viento lleven estos auspicios hasta el lugar donde se dirige.

Luego también están las banderas de cinco colores que se cuelgan en los puentes o en los lugares más altos.

Siempre van en el mismo sentido los colores y su significado es:

Azul (el cielo)
Blanco (la nieve)
Rojo (las colinas)
Verde (la hierba)
Amarillo (la tierra)

Estas banderas, en las que hay mantras para la salud y la suerte dibujados en cada color. Se ponen en la cima de una montaña o en un puente, para desear salud y una vida larga a una persona. El viento de la montaña y el agua se encargaran de repartir los mantras por todo el mundo, para proteger y dar salud a esa persona.

Dependiendo de los años de la persona para la que se desea la buena suerte y salud, se pondrá el número de banderas.

Por ejemplo, si la persona para la que se pide tiene cuarenta años, hay que poner nueve secuencias de banderas, lo que significaría un total de 45 (cada bandera tiene cinco colores). Esto se hace, para pedirle cinco años más de buena salud.

Nunca se rompe el sentido de los colores y nunca se cuelgan menos de lo años que tiene ni mas de los que le correspondería de los múltiplos de cinco.

Por ejemplo, una persona de 40 años, no puede poner más de 9 hasta que no cumpla los 45.

Después de los cuatro días en Muktinath, nos despedimos con lágrimas en los ojos de la familia de Roma, quien nos obsequia con dos pañuelos de viaje y Roma no puede evitar que las lágrimas asomen por sus ojos.

NOCHEBUENA EN LAS ALTURAS

Satisfechos, por haber realizado el trecking de la manera que lo habíamos planeado, tomamos el autobús para Jhonson, capital de provincia.
Jhonson, a pesar de ser una población mayor que las demás, no tiene demasiado que ver.

118 Circuito Annapurnas (153)

119 Circuito Annapurnas (154)

120 Circuito Annapurnas (155)

121 Circuito Annapurnas (157)

122 Circuito Annapurnas (158)

123 Circuito Annapurnas (159)

124 Circuito Annapurnas (160)

125 Circuito Annapurnas (163)

126 Circuito Annapurnas (164)

El hotel en el que nos alojamos, tampoco es digno de reseñar.

Allí conocemos a Shujan y su mujer Devi, ambos nepalís que se encuentran de vacaciones y con los que hacemos el viaje en autobús de regreso a Pokhara.

Cuando llegamos a Pokhara, Lily y su marido nos reciben con alegría y abrazos. Allí en el hotel, organizamos la cena de Nochebuena.

Permanecemos en Pokhara 12 días esperando a que los cielos se despejen, para poder hacer el parapente que pretendíamos. De lo contrario, no sería un parapente diferente al que se puede hacer en cualquier otro lugar.

Ni un solo día amanece despejado, el cielo siempre está cubierto y nuestra ilusión, con el paso de los días se va apagando.

Resignados a dejar de lado el parapente, tomamos el autobús de vuelta a Katmandu.

El mismo día que tomamos el autobús, como si el destino se quisiera burlar de nosotros, amanece con un cielo despejado, mientras dejamos atrás Pokhara.

Otra vez será, nos decimos resignados ante este chance del destino.
En Katmandu estamos 5 días, lo suficiente para celebrar el año nuevo y visitar Durbar Square.

Aprovechamos la festividad de la bienvenida al año del mono, para visitarla, ya que es gratuita la entrada en fechas señaladas.

127 Katmandu (9)

128 Katmandu (10)

129 Katmandu (11)

130 Katmandu (13)

131 Katmandu (14)

132 Katmandu (16)

133 Katmandu (17)

134 Katmandu (18)

Actualmente, está casi todo en ruinas debido al terremoto. Aun así, vale la pena la visita ya que se puede disfrutar de la vista de los edificios y templos que aún quedan en pie.

La plaza Durbar de Katmandú está localizada en la ciudad antigua y tiene edificios patrimoniales que representan cuatro reinos (Kantipur, Lalitpur, Bhaktapur y Kirtipur), construidos durante siglos, siendo la primera durante la dinastía Licchavi. Se añadió más y se realizaron más reformas durante el reinado de los Mallas (siglo IX) y durante el reinado de los Ranas. El complejo tiene 50 templos y está distribuido en dos cuadrángulos de la plaza Durbar. El cuadrado exterior tiene el Kasthamandap, el Kumari Ghar y el templo Shiva-Parvati, mientras que el cuadrado interior tiene el palacio Hanuman Dhoka.

El complejo palaciego ha sido la residencia real hasta el siglo XIX, y en la plaza se han realizado importantes ceremonias como las coronaciones de los monarcas nepalíes.

135 Katmandu (20)

136 Katmandu (22)

137 Katmandu (23)

138 Katmandu (25)

139 Katmandu (26)

140 Katmandu (28)

141 Katmandu (29)

142 Katmandu (30)

143 Katmandu (31)

144 Katmandu (33)

145 Katmandu (34)

146 Katmandu (35)

147 Katmandu (36)

148  Katmandu (38)

149 Katmandu (41)

150 Katmandu (44)

151 Katmandu (46)

152 Katmandu (48)

153 Katmandu (49)

154 Katmandu (51)

155 Katmandu (52)

156 Katmandu (54)

157 Katmandu (58)

158 Katmandu (56)

159 Katmandu (60)

160 Katmandu (64)

161 Katmandu (65)

También continuamos con nuestra visita a otros lugares de la ciudad.

162 Katmandu (1)

163 Katmandu (2)

164 Katmandu (3)

165 Katmandu (5)

166 Katmandu (6)

167 Katmandu (7)

168 Katmandu (3)

168 Katmandu (8)

169 Katmandu (15)

170 Katmandu (22)

171 Katmandu (37)

172 Katmandu (9)

Recién empezado el año, salimos de Nepal con destino Bangladesh.

EN CONCLUSIÓN

Dejamos atrás un país maravilloso, con buenas personas en mayoría y que sufre aún las consecuencias de un terremoto y el bloqueo energético que le hace India.

Sin embargo, estas adversidades no han hecho mella en el carácter amable y feliz que tienen los habitantes de Nepal, lo que arranca toda mi admiración hacia ellos, que además no tienen ni una mala palabra hacia sus vecinos indios.

Dejamos muchas cosas que tiene Nepal para ofrecer al visitante, pero es imposible verlo todo en menos de una vida.

Sin embargo, es un magnífico país al que volver para poner de nuevo a prueba la capacidad de sacrificio y determinación de los aventureros que lo deseen.

Gracias Nepal, por tus magníficos paisajes, naturaleza, gentes, comida y cultura.

NEPAL SEGÚN YOKITO SAN

5 thoughts on “Nepal

  1. Estupenda crónica en la que nos abrís de nuevo otra ventana al mundo, ventana a un pequeño pero grandioso país a la vez.
    En un paraíso del trekking, me ha gustado mucho la manera como lo habéis hecho vosotros. Con calma, sin prisa, y disfrutando del camino y de la belleza que lo envuelve, casi tocando el cielo. Se dice que mucho más que una disciplina para el cuerpo, el montañismo es un lujo para el espíritu y un recurso para el alma donde el cerebro es el músculo más importante.
    Impresionantes fotos que, aunque nos enseñan un paisaje prodigioso, seguro que quedan cortas ante la grandiosidad del lugar.
    Enhorabuena por esa valentía que os ha llevado a hacer lo que deseáis para ser felices y encontrar el propósito de vuestras vidas. Qué envidia que me dais.
    Namaste!!!

  2. Antonio , la cronica impresionante , por las fotos por como describes paso a paso lo que ves, lo que sientes, transmites entusiasmo , felicidad, cansancio, a través de tus crónicas descubro cosas nuevas de ti. Felicidades pareja besos Yokito y Antonio.

  3. Buenos días desde la gélida “La Victoria”, hoy mucho frío, ¡ me imagino el que habéis pasado en Nepal !, y pienso qué ganas de sufrir, claro que es desde mi punto de vista. Vosotros desde luego por lo que narráis y fotografiáis lo pasáis genial.

    Cómo siempre me encanta tu crónica y las fotos que incluyes en ella, espectaculares como siempre. Yokito haciéndote la competencia, son buenas tus fotos y las suyas. Pero hay foto en especial que me ha aterrado, la de la clínica dental y los dientes en el escaparate…¡ qué susto !…parecen sacados de ultratumba…
    Gracias por dedicarnos a tu prima y a mi, unos instantes en tu viaje. Todo un detalle el de jugar con los mastines cachorros y pensar en nosotras. Espero que el pensamiento haya sido positivo, y no negativo y en lo mal que educamos a nuestras mascotas.

    Contradiciendo a tu prima Pepi, gracias de nuevo y ahora en nombre de La Victoria completa, por dejar un detallito en la cumbre de la montaña. Te doy las gracias al ser un “detallito biodegradable”. Por las fotos que les has echado…creo que por el deterioro que presentan las imágenes de nuestros santos, estás perdurarán y contaminarán poco. Así que victoreñ@s ánimo a leer las crónica y a pedir a pedir a nuestros santos, qué nuestro amigo Antonio los ha dejado más cerca del cielo y por tanto escucharán más rápidamente nuestras plegarias. Además, tu tía Noni, acertó en no plastificarlas.
    Por último, eso que dices de la marihuana silvestre, desaparecerá en breve dependiendo de los lectores de tu crónica, el gobierno de allí la va a tener que declarar especie protegida, como la manzanilla de Sierra Nevada.
    Ahora si me despido hasta la próxima, Antonio y Yokito besos de la familia García Maestre y muy especialmente de Rosalía.

  4. Bueno, parece un pais muy interesante!! Me quedo sin duda con las fotos desde las alturas, que como bien recalcas no es solo subir la montaña, sino el poder hacerlo a un ritmo que te permita disfrutar del lugar y de las vistas.

    Genial Antonio, como siempre!!

    Un abrazo

  5. Hola lolailo.Estoy emocionada y no es de coña.Genial.Qué experiencia más increible y cómo sabes transmitirla.Es dura la vida que llevas verdad?.Lo hemos hablado muchas veces.y esa subida al Annapurna da fé de ello.Mis felicitaciones por conseguirlo.Yo personalmente me alegro de que no hayas podido dejar una bandera de nuestro querido pueblo en la cima.El pueblo no se lo merece,la Virgen de la Torre puede que sí……. tampoco lo tengo claro.Me encanta tu lealtad a pesar de todo.
    Gracias a tí y a Yokito por esas fotos tan espectaculares.
    Un abrazo y hasta pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *