Sri Lanka (II)

Salimos de Ella dirección noroeste, Yokito San con su nueva bandera, Doña Callada, y un servidor a bordo de Pikoleto que serpentea por el camino y las arduas cuestas que nos han de llevar hasta Nuwara Eliya. Algunas, con pendientes de hasta un 20 %.

Llevamos con nosotros una crema parecida a la pomada del tigre en versión Sri Lanka. Según Doña Callada y su acento de escocés trasnochado (me refiero evidentemente a la bebida y no al gentilicio) cura hasta el incesto. Cuando lo que quería decir en realidad, era que cura las picaduras de insecto.

EN EL REINO DEL TÉ

El camino a Nuwara Eliya es maravilloso, por el paisaje que ofrece al viajero y por las pequeñas aldeas que flanquean este.
01 Camino a Nuwara Eliya (4)
02 Camino a Nuwara Eliya (5)

Poco antes del medio día llegamos a la localidad, llena de hoteles y turistas, que viajan hasta el lugar, para visitar las montañas de té que copan los alrededores.

Proseguimos camino, tentados por quedarnos en algún hotel de las aldeas aledañas. Pero hemos adquirido el compromiso con Ana (la de Pushkar), de pasar juntos el fin de semana.

Como somos personas de palabra hacemos caso omiso a las tentadoras vistas que son aun más espectaculares. Pasado Nuwara Eliya, camino a Kandy, los campos de té, huertos y cascadas hacen que el viajero que tenga tiempo, haga parada obligada y dedique al menos dos días a visitar estas tierras.
03 Nuwara Eliya y camno a Kandy (10)
04 Nuwara Eliya y camno a Kandy (11)
05 Nuwara Eliya y camno a Kandy (13)
06 Nuwara Eliya y camno a Kandy (5)
07 Nuwara Eliya y camno a Kandy (16)
08 Nuwara Eliya y camno a Kandy (9)

Si bien, las fabricas de té y el exceso de turismo, hacen que el paisaje quede un tanto denostado.

Llegamos a Kandy, pasado el medio día y lo peor de este periodo, la salida de los alumnos de los colegios.

El tráfico sin duda, es lo peor que tiene esta ciudad, que de tranquila tiene lo que un prostíbulo en día de paga extra de jubilados, funcionarios y albañiles.
Esto hace que busquemos alojamiento en los alrededores de la ciudad, que son mucho más tranquilos.

Por casualidad, encontramos Kandy Holy Day Villa, en el 195/8 de Richmand Hill Lane, en Heressagala Road. Una magnífica casa, tipo chalet en lo alto de la montaña y con unas vistas impresionantes.

Habitación doble, amplia, con wiffi y café por la mañana por 1500 rp.
09 Hotel Kandy  (1)
10 Hotel Kandy  (3)
11 Hotel Kandy  (5)

De allí al centro de la ciudad andando hay solo media hora, lo peor es la inversa, ya que de no ser un alpinista experimentado, el huésped puede tardar algo más de hora y media.

Hay un establecimiento barato, cerca del lago, justo en el lado opuesto del templo del diente de Buda, llamado Pink Guest House, que para los que no vayan motorizados, les hará el apaño.

EL DUDOSO DIENTE DE BUDA

La ciudad de Kandy, es la segunda en importancia del país, después de Colombo. En las guías la citan como algo que el visitante no debe perderse. A mi parecer y el de mis acompañantes, no entendemos el porqué de esto.

Lo más importante de la ciudad, es el templo del diente de Buda. Llamado así, porque en teoría allí reside la reliquia de uno de los dientes de Buda, rescatado de la misma pira funeraria por una persona y posteriormente vendido a un Rey de Sri Lanka.

En el trascurso de los años, ha tenido idas y venidas a varios lugares, incluso fuera del país, lo que hace que su autenticidad sea más que dudosa.
Los locales budistas, tienen la obligación de peregrinar al menos una vez en su vida al templo. Para nosotros que ni somos budistas ni locales, pasamos de ver un templo, sin interés arquitectónico, histórico, abarrotado de personas y con unos precios altísimos.

Sin embargo, el paseo por el lago central de la ciudad, sí que vale la pena. Los animales que lo habitan y la estampa que ofrece al visitante, además de bella es edificante.

12 Kandy (7)
13 Kandy (14)
14 Kandy (12)
15 Kandy (17)
16 Kandy (19)
17 Kandy (25)
18 Kandy (27)
19 Kandy (28)
20 Kandy (29)
21 Kandy (22)
22 Kandy (23)

 

PARA COMPRAR EL MEJOR TÉ

Para los que quieran comprar suvenires, té, no recomiendo el mercado central. Ya que está lleno de turistas y con avispados comerciantes, que encarecen el precio de sus productos a los foráneos, que piensan que aquí encontraran precios locales.

Sin embargo, para los que quieran comprar té en Kandi, a precio más barato, pero que no es el precio local, deberán dirigirse a Soiza Lane.

27 tienda de te Kandy (37)
28 Soiza Lan en Kandy (38)

Justo en frente de la entrada principal del mercado Central de Kandy, pasado la calle que atraviesa la ciudad y a la espalda de esta, se encuentra esta pequeña calle. Hay al menos cuatro tiendas, con diferentes variedades de té del país, donde los precios están expuestos. Esto no quiere decir que sean tarifas locales.

Nosotros hemos encontrado en localidades no turísticas, el mejor té de Sri Lanka a 500 rp. el kg.

Sin embargo, el mercado Central, es interesante, para ver los puestos de fruta, alguno con las woodapple (manzana de madera), uno de los frutos más raros que he visto.

También para comer a precio local. Esto quiere decir comer como lo hacen los locales, sin cubiertos y con la mano. Todo un arte que se debe de aprender, ya que el arroz se escapa entre los dedos.

23 Manzana de madera en Kandy (31)
24 Mercado Kandy (32)
25 Merado Kandy (34)
26 Restaurante en Merado de Kandy (35)

 

DESPIDIENDO A ANA

Pasamos el sábado noche petrolero celebrando la reunión y posterior despedida de Ana (la de Pushkar). Amenizado, por la somnolienta música en directo que el dueño del hotel junto con familiares tocan y cantan, para pasar el rato.

29 Hotel Kandy  (10)
30 Hotel Kandy  (6)

Por la mañana, dejamos a nuestra amiga en la estación de autobuses y nos despedimos deseándole mucha suerte en sus futuros proyectos y esperando que algún día, volvamos a encontrarnos.

Nuestro siguiente destino es Sigiriya, 120 km al norte de Kandy.
La carretera A 9, que sale de Kandy, está llena de Spice Garden.

UNA OPORTUNIDAD DE APRENDER SOBRE LAS PLANTAS

Son lugares, donde hay muestras de las diferentes plantas que se encuentran en el país.

Aquí se muestran las diferentes plantas y los frutos de estas, además de que nos instruyen sobre las propiedades medicinales (Ayurveda).

Decidimos parar en una, por la curiosidad de ver las plantas de vainilla, curry, pimienta etc.

31 Spice Garden (4)
32 Spice Garden (9)
33 Spice Garden (1)
34 Spice Garden (3)
35 Spice Garden (7)

Sin duda alguna es muy instructiva además de gratuito. Sin embargo, tal y como reza el dicho “el que regala bien vende, si el que lo toma lo entiende”.
En estos lugares lo que tratan es de vender los diferentes productos que se elaboran a raíz de las plantas a precios astronómicos.

Tanto mis acompañantes como yo, que somos del puño cerrado, optamos por la opción más barata. Aceptar un masaje con cremas de ayurveda de una media hora, donde solo se pide la voluntad. Es aconsejable dejar unas 500 rp (3 €).

Nos resistimos y resistimos hasta la saciedad en comprar absolutamente nada, pues a pesar que nos ofrecen un 50 % de descuento, el precio final, es muy elevado. Además, llevamos con nosotros la crema de Doña callada que sirve para todo, incluso para curar el incesto.

Igualmente, dejo la dirección de uno de estos Spice Garden, donde al final acaban entendiendo, que no es buen acompañante del vendedor, la mentira y el engaño.

Old Village 87, Koholanwala, Madawala Ulpatha, Matale. A unos 55 km al norte de Kandy, en el lado izquierdo de la carretera A 9.
Pasamos por la localidad de Dambulla, que también viene reseñada como lugar de visita por sus cuevas o su templo en lo alto de una roca.

Decidimos parar a comer en esta localidad y vemos como el turismo hace que los precios se incrementen sobre manera.

Para comer barato y bien en Dambulla, hay que hacerlo en el lado izquierdo de la A 9, justo en frente del mercado mayorista de verduras, a unos 200 metros al sur de la estación de autobuses.

En la localidad de Habarana, nos desviamos a la derecha y en la población de Moragaswewa, cerca de Sigiriya y del Parque Nacional de Minneriya, decidimos quedarnos y buscar hotel.

Al estar esta localidad situada en un lugar estratégico, cerca de los dos lugares que tenemos intención de visitar, buscamos hotel y encontramos de lo mejor en calidad precio.

UN MAGNÍFICO HOTEL

Asnara Village, es un resort, situado en el kilometro 2,5 de la carretera de Habarana Polonnaruwa, en el lado izquierdo de la carretera.

Tiene piscina impoluta, restaurante, wiffi, un servicio de lo mejor que hemos tenido en el país y hasta un bosque de al menos dos hectáreas, que harán que el visitante no quiera marchar.

Conseguimos regatear el precio de la habitación triple al ser temporada baja por 2333 rp la noche con tetera de agua caliente y azúcar servido en la terraza de la habitación.
36 Asnara Village (7)
37 Asnara Village (6)
38 Asnara Village (8)
39 Asnara Village (10)

 

EN BUSCA DEL BUDA ACOSTADO

A la mañana siguiente, y teniendo en cuenta la experiencia de Yokito San, que visito la Roca del León en Sigiriya, además de los comentarios de viajeros que también lo hicieron con anterioridad, decidimos no visitarla, y sí en cambio, visitar Pidurangala Cave & Rock Temple.

Se encuentra a unos tres kilómetros al norte de la Roca del León.
Salimos temprano y pasamos por la entrada de la más famosa, que ya se encuentra abarrotada de turistas que están deseosos de pagar los 25 $ que cuesta la entrada.

Llegamos los primeros a Pidurangala Cave & Rock Temple. El templo, está en la falda de la roca y tiene en su interior unos murales exactos a los que se pueden ver en su hermana del sur.

El templo y el Buda acostado se encuentran cerca de la cima, son de una antigüedad de cerca de 1100 años.

40 Pidurangala Cave & Rock Temple (5)
41 Pidurangala Cave & Rock Temple (1)
42 Pidurangala Cave & Rock Temple (40)
43 Pidurangala Cave & Rock Temple (38)
44 Pidurangala Cave & Rock Temple (36)
45 Pidurangala Cave & Rock Temple (34)

Este hecho, junto con las vistas que tiene a toda la comarca y a la Roca del León, hace que sea mucho más interesante que el viajero visite Pidurangala. Mi compañera que estuvo hace ocho meses y la mayoría de comentarios de viajeros que estuvieron en los dos lugares también lo confirman.

La entrada es 10 veces menor que la de la Roca del León, tan solo 300 Rp.
Al ser este lugar menos turístico que el otro más famoso, hace que el último tramo de subida, no sea apto para niños pequeños. Sin embargo, cuando el visitante llegue a la cima, todo cansancio desaparecerá y la alegría permanecerá de por vida.

46 Pidurangala Cave & Rock Temple (9)
47 Desde Pidurangala Cave & Rock Temple (12)
48 Pidurangala Cave & Rock Temple (21)
49 Pidurangala Cave & Rock Temple (22)
50 Pidurangala Cave & Rock Temple (27)

Después de bajar la roca, decidimos preparar nuestra visita al Parque Nacional de Minneriya.

Es un parque que no suele venir en las guías turísticas.

Sin embargo, en los días que estuve esperando a Yokito San y Doña callada, ante la ausencia de qué hacer, me entrevisté con varios viajeros que habían recorrido el país y me recomendaron encarecidamente que no dejara de visitarlo.

Al ser menos turístico y por razones que desconozco, los locales aconsejan visitar el Parque Nacional de Kaudalla.

Yo me empecine en visitar Minneriya, con el consecuente cargo de conciencia cuando uno va acompañado y hace que los demás lo sigan. Sobre todo, porque en Sri Lanka, los Parques Naturales son caros y si se yerra en su elección, el bolsillo de uno y los que lo siguen, pagan las consecuencias.

La visita al parque hay que hacerla en Jeep Safari y estos tienen un precio semicerrado, que va desde 2750 a 3200 rp.

En el precio de la entrada no hay peligro que al viajero le cobren de más, pues son tarifas gubernamentales que están expuestas a la entrada de la oficina de tickets.

Se ha de pagar 15 $ por persona, 8 $ por el guía (obligatorio), 250 rp por el vehículo (pacte, que estas las descontaría del precio que debíamos pagar al conductor), 60 rp, de la entrada del conductor y un 12 % de impuestos
En un primer momento, pactamos con Manjula, el conductor de nuestro jeep un precio final de 2750 rp. por 4 horas recorriendo el parque.

En el día anterior, buscando hotel, pasamos sobre las 4 de la tarde por la puerta del parque y vimos como una marabunta de turistas chinos desembarcaba de un autobús que llegaba al parque.

EN BUSCA DE LO ELEFANTES MILENARIOS

Este hecho, me dejo claro, que esta hora no es la más indicada si se pretende hacer una visita tranquila.

A las dos de la tarde ya estamos sacando nuestra entrada en la taquilla y adentrándonos en el parque.

El guía, nos pregunta si nos gustan los pájaros, pues es lo que más hay en el parque.

Nuestra intención no es ver los pájaros, sino los elefantes, que es lo que en realidad pretendemos en la visita a este parque.

Una holandesa, me indicó, que por la tarde los elefantes van a beber y bañarse en las cercanías del gran lago que hay en Minneriya.

Vemos de toda clase de animales, desde miles de mariposas, a ciervos y varanos, pero de elefantes nada.

51 Parque Nacional de Minneriya (3)
52 Parque Nacional de Minneriya (4)
53 Parque Nacional de Minneriya (6)
54 Parque Nacional de Minneriya (11)
55 Parque Nacional de Minneriya (7)

Llegamos al lago y hay una gran cantidad y diversidad de aves, pero de elefantes nada de nada. Tampoco vemos un solo turista por el lugar.

Bajo la sombra de un árbol, al fin, vemos a un elefante solitario, que se reboza de arena, para refrescarse. Le hago decenas de fotos, ya que comienzo a pensar, que será el único paquidermo que nos encontraremos.

56 Parque Nacional de Minneriya (14)
57 Parque Nacional de Minneriya (19)
58 Parque Nacional de Minneriya (12)

Más adelante bordeando el lago, encontramos águilas, cigüeñas de culo rosado e incluso búfalos que pastan hierba.

59 Parque Nacional de Minneriya (20)
60 Parque Nacional de Minneriya (23)
61 Parque Nacional de Minneriya (29)
62 Parque Nacional de Minneriya (30)
62 Parque Nacional de Minneriya (90)
63 Parque Nacional de Minneriya (32)
64 Parque Nacional de Minneriya (35)
64 Parque Nacional de Minneriya (86)
65 Parque Nacional de Minneriya (36)
66 Parque Nacional de Minneriya (26)
66 Parque Nacional de Minneriya (89)

Cuando mis esperanzas están tocando fondo, al volver un recoveco, entre la espesura de los arboles, atisbo en un lado del lago unos elefantes.

Los veo incluso antes que el guía y grito ilusionado ¡¡¡Elefantes!!!.

Mi alegría llega a su fénix cuando descubrimos una manada de al menos 60 elefantes y mi cargo de conciencia desaparece, por haber arrastrado a mis compañeros a este lugar. Permanecemos allí, cerca de una hora, fotografiándolos y disfrutando de su compañía, en el entorno de un precioso lago con un magnífico cielo, que amenaza tormenta en poco rato.

66 Parque Nacional de Minneriya (89)
67 Parque Nacional de Minneriya (66)
68 Parque Nacional de Minneriya (42)
69 Parque Nacional de Minneriya (44)
70 Parque Nacional de Minneriya (46)
71 Parque Nacional de Minneriya (45)
72 Parque Nacional de Minneriya (48)
73 Parque Nacional de Minneriya (50)
74 Parque Nacional de Minneriya (53)
75 Parque Nacional de Minneriya (56)
76 Parque Nacional de Minneriya (60)
77 Parque Nacional de Minneriya (63)
78 Parque Nacional de Minneriya (69)
79 Parque Nacional de Minneriya (65)
80 Parque Nacional de Minneriya (73)
81 Parque Nacional de Minneriya (82)

A nuestro regreso, nos encontramos con más de cinco jeeps que comienzan su safari junto con las primeras gotas de lluvia.

Sin duda alguna hemos acertado de lleno en la elección del parque y la hora de visitarlo. Esto hace que ni me preocupe de recordarle a nuestro conductor que me devuelva el importe de la entrada del vehículo, pues se ha comportado excepcionalmente con nosotros. Nos ha llevado a lugares, donde los demás safaris que iniciaban recorrido por el parque no han querido entrar, debido al peligro de quedarse atascados.

Por ello, también dejo aquí su contacto, pues sin duda alguna se lo merece. Sudarshana Manjula, telf. 0774280327.

REGATEANDO EN EL LAGUNA PARK

Volvemos a nuestro hotel, muy satisfechos, por el día tan completo y perfecto que hemos tenido.

El día siguiente, mis acompañantes lo utilizan en descansar y yo en ponerme al día con mis crónicas.

Por la mañana, ponemos rumbo a Polonnaruwa, que dista tan solo 35 kilómetros de donde nos encontramos.

Polonnaruwa es una de las antiguas capitales de Sri Lanka. Fue la sede de los reyes cingaleses desde el siglo XI hasta el siglo XIII. Fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1982.

La ciudad presenta numerosos monumentos bien conservados. En general, el estilo arquitectónico muestra influencia india. La mayor parte de los monumentos son religiosos. Se encuentra rodeado del embalse Prakrama Samudra, lago artificial construido por el rey Prarakamabahu en el siglo XII.
Encontramos una indicación en la carretera, en el lado derecho según se viene desde Sigiriya y un kilometro antes de la entrada al conjunto arqueológico de la ciudad.

Los anuncios indican dos lugares para hospedarse. Una guest house tipo pulguero, que de entrada nos pide 5000 rp por una habitación triple, y un resort.

Por probar suerte, decidimos encaminarnos hacia el segundo hospedaje, no con demasiada intención, pues se trata de un resort de lujo de nombre Laguna Park.

Cuando llegamos y vemos las habitaciones, ya suponemos que será un precio prohibitivo.

El lugar se encuentra en un entorno privilegiado, justo a orillas del lago y haciendo frontera con una reserva protegida para aves e incluso en la otra orilla, se puede ver a elefantes bañándose.

El precio de entrada por la habitación doble es de 7000 rp. Después de un duro regateo e idas y venidas, conseguimos la habitación más lujosa que hasta el momento hemos tenido en toda Sri Lanka, por 2500 rp la noche.

Solo una condición, pactamos el precio por una sola noche, pues el encargado, espera a su jefe con el que no contacta y tiene la esperanza, que consumamos en el lugar, para de esta manera contrarrestar el precio rebajado.

Esperanza estéril, ya que los tres somos de la idea de no pagar más por un producto, indiferentemente del lugar.

82 Laguna Park en Polonnaruwa (5)
83 Laguna Park en Polonnaruwa (1)
84 Laguna Park en Polonnaruwa (13)

En los alrededores de este resort, la vida de los lugareños es de extrema pobreza y se puede ver mientras uno disfruta de las vistas o su piscina, la vida tan dura que llevan.

Este hecho, me hace decidir, no quedarme ni un solo día mas que el que hemos pactado. No me siento nada bien, el estar a un lado de una valla, que hace de separación entre la vida real y el paraíso artificial.

UN BUEN LUGAR

Encontramos en Old Polonnaruwa, Manel Guest House, justo al lado de la carretera que lleva a New Town Polonnaruwa. Está a solo 500 metros de la rotonda de la antigua ciudad hacia la nueva. Puedo asegurar al lector, que después de haber visto la mayoría de los establecimientos, no encontrara un lugar mejor en calidad precio de toda la zona.

Los precios van desde 2000 rp la habitación doble con desayuno, wifi, baño interior, a 4500 la habitación triple con aire acondicionado. Lo mejor de todo, es que esta recién restaurado y en un entorno muy apacible. La amabilidad de sus empleados a uno le hace sentir como en casa y sin tener la presión de consumir en el lugar.

Todo se regatea en Asia.

Además dispone de todos los servicios tanto alquiler de bicicletas como de información al viajero a precios muy competitivos.

85 Manel Guest House (1)
86 Manel Guest House (2)
87 Manel Guest House (3)

La ciudad, ofrece como principal atractivo, la visita al conjunto arqueológico y pasear por los alrededores del lago.

He de decir a los viajeros, que la visita al conjunto arqueológico es muy cara en comparación con lo que ofrece y la restauración que tiene.
La entrada cuesta 25 $, y por ese precio, se pueden hacer otras cosas en el país, mucho más gratificantes a la vista.

Además, se pueden ver partes del conjunto, totalmente gratis, solo hay que disponer de vehículo, ya sea motorizado o simplemente bicicleta, para hacerlo.

También es fácil saltar la valla o colarse por alguna zona que no está vigilada.
Nosotros en esta ocasión desestimamos esta última opción, pues como ya he dicho, no es algo único en el mundo y el templo principal, se puede ver desde la carretera al otro lado de la valla.

88 Polomnaruwa y lago (1)
89 Polomnaruwa y lago (5)
90 Polomnaruwa y lago (10)
91 Polomnaruwa y lago (9)
92 Polomnaruwa y lago (13)
93 Polomnaruwa y lago (15)
94 Polomnaruwa
95 Polomnaruwa y lago (18)
96 Polomnaruwa y lago (17)
97 Polomnaruwa y lago (6)
98 Polomnaruwa y lago (20)

Hace tiempo, que reseñé, que solo pagaría la entrada a lugares que son únicos en el mundo, que no hubiera visitado con anterioridad y de importancia relevante.

Con un par de días en el lugar, el viajero tendrá más que suficiente, para satisfacer la visita a esta ciudad.

CAMINO DE LA COSTA

Marchamos por la mañana y nos dirigimos de nuevo a la costa. En esta ocasión, tenemos previsto llegar a Passikudah.

Esta a unos 120 km de Polonnaruwa, por una magnifica carretera, donde el paisaje de nuevo y tal como ocurriera cuando llegamos a Kirinda, vuelve a cambiar.

Nos equivocamos y llegamos a Kalkudah, que está a solo dos kilómetros de nuestro destino.

Comenzamos a ver hoteles, en total los vemos todos, incluyendo los de la localidad de Passikudah.

Decidimos por unanimidad quedarnos en Holiday Beach, al lado de la tranquila carretera, donde pasa el bus que viene desde Colombo y la playa esta a tan solo 100 metros.

A veces, cuando se viaja sin guía de viaje como un servidor, se cometen errores, algo inevitable. En esta ocasión y después de estar cinco días de los tres que en un principio teníamos pensado, este error solo se podría definir como maravilloso.

El hotel que hemos escogido, es una pequeña casa de solo tres habitaciones, de una limpieza asombrosa y con personas que lo regenta, que tienen una calidad humana mayor que la perfecta y enorme playa que se puede disfrutar en sus cercanías.

Holiday Beach Guest House, en Batticaloa Road, con teléfono 0652050282 y 0779721022.

Las habitaciones, van desde 2500 rp a 4000 rp con aire acondicionado, desayuno, y baño interior.

Todo se regatea en Asia.

Si no se dispone de vehículo, el autobús, pasa justo delante de la puerta. Es un lugar muy tranquilo y lo regenta una familia de tres hermanos.

De nuevo hemos dado de lleno en la diana. Passikudah, está llena de resorts de lujo, que aun están en construcción, y donde la bonita bahía que los cerca, está a punto de sufrir el deterioro que la inauguración de estos hospedajes le depara.

Sin embargo Kalkudah, tiene tan solo 8 hospedajes en una paradisiaca playa que tiene algo más de 10 km.

A diferencia de la bahía de Passikudah, destruida por la construcción de resorts, y donde ahora están intentado repoblar de coral. La playa de Kalkudah, tiene un magnifico clareo, rocas en su parte norte donde hay coral y diversidad de fauna marina.

99 Kalkudah y Batticola (1)
100 Kalkudah y Batticola (2)
101 Kalkudah y Batticola (6)
102 Kalkudah y Batticola (7)

Nosotros, en los cinco días que estamos en el lugar, visitamos Batticaloa, muy interesante por sus canales y gran playa. A tan solo 30 km de Kalkudah.

103  Batticola  (1)
104 Batticola  (14)
105 Batticola  (10)
106  Batticola  (13)
107  Batticola  (5)
108  Batticola  (19)

Comemos en Valachchenai, a 6 km de nuestro hotel, en un restaurante que hay justo en frente de la gasolinera. El precio del rice curry es de 130 rp con ternera. Por la noche aconsejo otro que está justo antes del mercado situado en la carretera principal y no tiene más indicación que un letrero de Pepsi. El khotu de ternera, sea de roti o Hopper (pasta de arroz) grandes platos por 150 rp.

109 Restaurante en Valachchenai   (7)
110 Restaurante en Valachchenai

El tiempo aquí se detiene y no queremos marchar. Nos quedamos dos días más de lo previsto, pero podrían ser dos meses y no nos enteraríamos. Intentamos arañar al tiempo, lo que la “prosperidad” extirpa a los lugares que son únicos, su originalidad, para convertirlos en lo que yo llamo copilandia.

BUSCANDO COCINA PARA MI CUMPLEAÑOS

Dos días antes de mi cumpleaños, marchamos al norte, sabiendo que de nuevo será difícil en varios días encontrar un lugar parecido a donde ahora salimos.

Nuestro siguiente destino es Nilaveli, al norte de Trincomalee, aconsejado por locales, que me hacen temer lo turístico del lugar.

No me he equivocado en mi percepción, Nilaveli, es un pequeño pueblo de pescadores, con una magnifica playa y cercado de resorts, un gran porcentaje de lujo.

La mayoría de los que buscan Diving (buceo) en Sri Lanka, vienen a Nilaveli, pues cerca de su costa, esta la isla y parque Nacional de Pigeon.

Aunque estamos en temporada baja, encontramos hoteles, que no bajan de 20000 rp.

Aun así con paciencia y recorriendo más locales de hospedaje que en ningún otro lugar de los que hemos estado, encontramos el que se adecua a lo que pretendo, la celebración de mi cumpleaños.

En el Hotel Coral Bay, llego a un acuerdo con el encargado, para que me deje cocinar el día de mi cumpleaños, algo muy importante para mí.

Además, tiene piscina, que hará más asumible el estado calamitoso en el que me pienso encontrar y estaremos totalmente solos a excepción del personal del hotel.

Las vergüenzas, mejor pasarlas en compañía de poca y buena gente, pienso, mientras el regateo no lo consigo bajar de 3000 rp la noche en habitación triple con baño, y wifi.

Esta situado justo en la playa y con vistas tanto desde su piscina como desde cualquiera de sus 14 habitaciones de planta baja, al mar.

111 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (2)
112 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (1)

A las doce en punto de la noche del día 31, llaman a la puerta de nuestra habitación.

Cuando abro la puerta, me encuentro con una más que agradable sorpresa. Los empleados de Coralbay, me sorprenden con una tarta de cumpleaños.
Comemos el pastel, con la enorme emoción que me ha producido la sorpresa.

113 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (9)
114 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (11)
115 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (13)

MARISCO, PESCADO Y ARAK DE COCO

Al día siguiente, Nos levantamos a las 6 de la mañana, para ir a lonja de pescado de Trincomalee y comprar el marisco para la cena.

116 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (15)
117 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (16)
118 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (17)

1 kg de gambas, 1 atún de 1,3 kg y 1 kg de calamares por 1800 rp. Luego en una tienda de vinos, nos hacemos con tres botellas de arak de coco y en un supermercado con los refrescos y los ingredientes para las salsas del pescado.

119 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (27)
120 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (29)
121 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (32)
122 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (39)
123 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (35)
124 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (43)
125 Nilaveli y fiesta de Cumpleaños (25)

Toda la celebración, para diez comensales con bebidas incluidas, no sube de los 50 €.

Dos días después, ponemos rumbo a Anuradhapura, situada a unos 120 km de Nilaveli.

En esta ciudad buscamos hotel y después de visitar varios, conseguimos habitación en Apple Hotel, situado en el 01 Stage, de New Town.
Habitación doble impoluta, con baño interior y estupenda wifi, por un precio de 1500 rp.

Comemos todos los días en Freedom Restaurant, situado en Maine Road y donde la comida es de muy buena calidad, y los precios son iguales para turistas y locales.

ESPERADO A YANI DESDE EL CIELO

En esta localidad, esperamos a Yani, que llega desde España al día siguiente.
A Yani, la he apodado Campanilla, por su manera dulce de hablar y porque debido a su trabajo de azafata, siempre está en el cielo.

Llega en el penúltimo día que estamos en la ciudad, cargada con jamón y dos botellas de rioja, de las que damos cuenta y adelantamos en esta ocasión la celebración del sábado petrolero.

Al día siguiente, visitamos el conjunto Arqueológico de Anuradhapura, el más importante de todo el país y que el viajero no debe de perderse.

Anuradhapura, es una antigua ciudad sagrada de Sri Lanka, capital de la provincia Nord-Central y del distrito de Anuradhapura. Fue la capital de los reyes cingaleses de Sri Lanka del siglo V a.C. al VIII d.C. Alcanzó su máximo esplendor en los inicios de la era cristiana, y fue abandonada en el siglo IX. Se redescubrió en 1833, lo que ha dado a conocer espléndidas ruinas desperdigadas en la jungla. Es un célebre lugar de peregrinaciones budistas.
El Conjunto arqueológico, es el más interesante de todo el país. El problema es que la entrada es cara, 25 $. Decidimos hacer la visita sin haber sacado previamente el ticket.

Visitamos todo lo que se nos antoja, sin que nadie nos pida en ningún momento el comprobante de la entrada.

126 Anuradhapura (1)
127 Anuradhapura (4)
128 Anuradhapura (7)
129 Anuradhapura (8)
130 Anuradhapura (11)
131 Anuradhapura (14)
132 Anuradhapura (17)
133 Anuradhapura (23)
134 Anuradhapura (25)
135 Anuradhapura (29)
136 Anuradhapura (34)
137 Anuradhapura (30)
138 Anuradhapura (33)
138 Anuradhapura (38)
139 Anuradhapura (39)

La mayor parte del conjunto arqueológico, se sitúa en el noroeste, allí están las pagodas más importantes.

El visitante, puede hacerlo de una manera económica, yendo a pie, o alquilando una bicicleta.

No tardará más de tres horas en visitar lo más interesante del lugar. También puede solicitar los servicios de un tuctuc, que lo trasportara a los lugares más relevantes por un precio de 1000 rp.

Por la mañana tenemos intención de salir hacia Pulmoddai, situado en la costa este y donde no hay información en ninguna guía o internet del lugar.

POR LA PARTE VIRGEN DE SRI LANKA

Esto ya nos hace pensar, que lo que nos queda por visitar del país de ahora en adelante es la zona más virgen de Sri Lanka.

Tardamos bastante en el trayecto, pues la carretera, actualmente se encuentra en obras.

Al final, por la tarde llegamos a la aldea de Pulmoddai. No hay ni un solo hotel en la localidad donde nos podamos alojar. Decidimos entonces y a pesar de que llevamos varias horas de camino, proseguir al norte.

La siguiente población es Kokkilai, situada a unos 10 km de Pulmoddai.
Lo peor es que nadie nos avisa, que la carretera termina un 1,5 km antes de Kokkilai y hay que hacer un trayecto por la playa.

140 Camino a Mullaittivu (1)
141 Camino a Mullaittivu (3)

Pikoleto se queda atascado en varias ocasiones y las chicas no desfallecen ni un solo momento, empujando a pikoleto.

También nos ayudan dos locales que pasan por el lugar, hasta que al final conseguimos llegar a Kokkilai.

En esta población pasa igual que en la anterior, no hay ni un solo alojamiento, y nos indican que el hotel más próximo, se encuentra en Mullaittivu, a 32 km al norte.

No nos queda más remedio que continuar. Finalmente llegamos a Mullaittivu al atardecer.

En esta localidad, no hay más que tres alojamientos, y consta de tan solo dos calles.

Decidimos quedarnos en una casa que está situada justo al lado derecho de la iglesia levantada en conmemoración a los fallecidos por el tsunami del 2004.
Magnífica elección, pues la dueña Trissa, es de una amabilidad infinita, las habitaciones son nuevas y van desde 500 rp la doble sin baño a 1.000 rp con baño interior. No hay wifi.

142 Mullaittivu (11)

CON LOS MILITARES HEMOS TOPADO

Cenamos en un restaurante militar que está justo enfrente de la playa.
Ya en el camino, nos percatamos que no hay ni un solo turista y que a este lugar no ha venido ni un solo foráneo en muchísimos años.

La ciudad entera es una plaza militar, con decenas de cuarteles, donde sus integrantes, patrullan constantemente las calles.

Al llegar de la cena, en la puerta del hotel, nos esperan varios militares y policía que nos solicitan nuestra documentación y nos hacen un interrogatorio muy exhaustivo.

Nos piden un permiso especial del que carecemos, sellados por el departamento de defensa, para poder estar en esta zona.

Quedan medio convencidos y marchan, cuando, mintiendo, les comunico que hace tiempo que no se necesita.

A la mañana siguiente, nos levantamos temprano, y marcho como todos los días a la bakery, para comprar el desayuno.

Ya en la puerta, uno de los policías que nos visito la noche anterior, me va siguiendo en bicicleta.

Cuando estamos finalizando el desayuno, vemos como más policías, entran en la casa, esperan a que terminemos de desayunar para hablar de nuevo con nosotros.

Nos vuelven a solicitar toda la documentación y nos piden que hagamos fotocopia de los pasaportes y les demos una foto.

Después de hacer todo lo que nos piden, siguen insistiendo en que no podemos estar en esta zona, ya que hace cinco años, hubo conflicto y varios muertos. Que a día de hoy, sigue siendo una zona de peligro.

Yo que ya me he dado cuenta de lo excepcional y virgen del lugar, no estoy dispuesto a abandonar la plaza tan fácilmente.

Después de una discusión, donde les ponemos todo tipo de inconvenientes para abandonar el lugar, me emplazan para hablar con el jefe de policía del lugar.

Decido ir yo solo, para poder tratar el asunto de forma más personal y quedan en el hotel Doña Callada, Campamilla y Yokito San.

Después de una charla de casi una hora con el jefe de Policía, donde echo mano de toda mi experiencia viajera, y que aquí no voy a relatar. Nos dejan quedarnos en la zona por el tiempo que ya teníamos pensado, cuatro días.

143 Mullaittivu (4)
144 Mullaittivu (7)
145 Mullaittivu (10)
146 Mullaittivu (15)
147 Mullaittivu (16)
148 Mullaittivu (22)
149 Mullaittivu (30)

Aun así, durante los días venideros, no dejamos de estar escoltados permanentemente por patrullas de militares armados y que van en bicicleta.
Esto hace que tengamos aún mas contacto con ellos, y que al final forjemos amistad y un servidor acabe jugando con el ejército cuando cae la tarde al voleibol en la playa.
155 Mullaittivu (37)
156 Mullaittivu (42)
157 Mullaittivu (47)

Esta localidad, fue fuertemente azotada por el tsunami, y pueden verse aun edificios destruidos y otros como símbolo de que la vida debe proseguir.

150 Mullaittivu (32)
151
152 Mullaittivu (29)
153 Mullaittivu (24)

También quedan terceros, donde las marcas de balas o metralla, dejan constancia de que el mayor horror aun estaba por llegar y no provenía de la naturaleza, sino del hombre.

154 Mullaittivu (28)

Pero la lección más valiosa que esta localidad y sus gentes, me han aportado es el ejemplo de que en la vida, no importa las veces que te caigas, sino las que te levantas.

Sin duda alguna Mullaittivu es uno de los lugares que me ha merecido más la pena visitar de todo el camino.

No solo por su belleza y magnifica playa, exenta de turistas y alojamientos. O por las personas que lo habitan, que no tienen malicia alguna. Sino también, por la aventura que ha supuesto llegar y permanecer en la zona, que han hecho que fragüemos amistad con locales y ejército, haciendo que esta experiencia quede para siempre y por derecho propio en los anales de la historia de el taravitazo y lo que significa viajar en el.

Gracias Mullaittivu, por todo lo que nos ha aportado tu visita.

160 Mullaittivu (20)
161 Mullaittivu (18)
162 Mullaittivu (14)
163 Mullaittivu (26)

Y VUELTA A EMPEZAR CON EL REGATEO

Salimos de la localidad, no sin antes volver a pasar un nuevo control. Nos vuelven a pedir el permiso militar del que carecemos, y gracias a los contactos que hemos hecho en el lugar, el trámite no dura más de cinco minutos.

Nos damos cuenta entonces, que hemos podido llegar a Mullaittivu, porque hemos accedido a la zona por la playa, pues de haberlo hecho, por carretera normal, no nos hubieran dejado entrar.

Siento no poder aportar fotos de la siguiente parte, pero por error las he borrado.

Llegamos a la ansiada Jaffna, y buscamos alojamiento. Primera bofetada que recibimos, pues la oferta no es demasiado amplia, a pesar de que Jaffna es la tercera ciudad en importancia en todo el país. Además, los precios son caros en comparación con el resto de las localidades visitadas.

Después de recorrer el 85% de todos los hoteles, acabamos alojados en el Hotel Lovusi, en el 584 de Hospital Road. Habitación doble con baño, wifi y un servicio atento y amable por 1500 rp en precio regateado hasta la saciedad.
Jaffna, es una ciudad, que decepciona al visitante, pues solo tiene tres atractivos.

El templo hinduista, situado en el norte, no es algo excepcional, si se ha visitado con anterioridad India.

La visita es gratuita, pero no se pueden hacer fotos en el interior.
Como curiosidad, el visitante masculino, debe de despojarse de la camisa o camiseta y visitarlo con el torso desnudo.

El fuerte, situado en el sur, también es de poca relevancia. Está en ruinas, a excepción de sus murallas. En el interior hay una sala con fotografías, que intentan mostrar al visitante, la historia de este monumento. La entrada es gratuita.

En el centro de la ciudad, a mi modo de ver, esta lo más interesante, su mercado.

DOS ISLAS SORPRENDENTES

Deja gratas estampas y su visita es obligatoria.

Otra curiosidad de Jaffna, es que es una ciudad muy parecida a cualquiera de las de India. Sucia, ruidosa y que puede producir estrés. No por el tráfico, que de momento no es excesivo, sino por los vendedores que se encuentran a las puertas de los comercios y no cesan de acosar a los transeúntes, para que entren en sus tiendas.

Cuando Jaffna, comienza a decepcionarme, nos encontramos con una maravillosa sorpresa, que hace que la visita a esta plaza, valga la pena.

Decidimos dar una vuelta por Mandativu y Punkudutivu, dos islas situadas al sureste, a las que se puede acceder por carretera construida sobre la bahía.
Sin duda alguna, los pueblos con gente sin maldad, la ausencia de turismo, los estupendos paisajes y la calma que se respira, hacen que estos dos lugares sean únicos en el país.

Pasamos todo el día hasta el atardecer, deambulando y recorriendo las dos islas.

En el último día que estamos en Jaffna y en compañía de campanilla, decidimos ir a la playa.

Jaffna y sus alrededores, no es que sean famosos por sus playas, pues las pocas que hay, no merecen demasiado la pena. Sin embargo, en las guías viene una reseñada como la mejor, y que está situada en el noreste en la isla de Karaitivu a tan solo cuarenta minutos de la ciudad.

Esta playa es la más visitada de la zona, y queda mejor en fotos que lo que en realidad es. Sin embargo, el visitante podrá disfrutar de un baño a solas en intermitencia si se está en temporada baja.

Como consejo para visitar la playa en Karaitivu, diré, que cobran aparcamiento (100 rp.). Ningún problema, solo hay que ir a 500 metros a la derecha siguiendo la carretera y aparcar en otro acceso que hay a la playa.

ADIÓS, CAMPANILLA

La ultima cena juntos, la hacemos en Golden Star Restaurant, situado en el 86/2, de Point Pedro Road. Cerca de la estación de trenes, pero en el lado opuesto.

El visitante cometería un grave error si en su visita a Jaffna, no prueba la excelente comida, en un ambiente muy agradable, relajado y limpio, a un precio increíblemente barato.

Por la mañana dejamos a Campanilla en la estación de trenes y nos despedimos de ella, hasta la próxima vez que nos encontremos.

Gracias Campanilla, por ser la viajera que hasta el momento más veces me ha visitado y que más me ha jodido jugando al parchís. Ésta te la tendría guardada, de no ser, que siempre que has venido, has traído excelentes productos de la tierra, que hacen olvidar hasta los agravios mas infames.
Un beso y feliz viaje por la maravillosa Sri Lanka.

EN EL CORAZÓN DE MANNAR

Ponemos rumbo al sur. Desde que abandonamos Matara, que no habíamos tenido la ocasión de hacerlo.

Llegamos a la localidad de Mannar, a unos 125 km al sur de Jaffna.
La oferta de hospedaje en esta localidad se reduce a tres lugares. Decidimos quedarnos en el mejor, Ahash Hotel, en el 110/81 de Thalvupadu Road. Está en plena reforma cuando nos alojamos y nos quedamos en la parte nueva.

Magnífica habitación triple con baño y wifi por 2500 rp. poco regateado.

Esta localidad es más un cruce de caminos que una urbe. Sin embargo, la península que se extiende al noroeste, las playas, pueblos, gentes y paisajes, hacen que merezca mucho la pena.

Otro lugar exento de malicia debido a que no hay turismo aún por estos lugares.

Recomiendo la visita al pueblo de Talaimannar, situado justo en la punta de la península, donde las fotos de los pescadores, pueden hacer que uno se olvide del tiempo.

Para comer en Mannar, recomiendo que se haga en Welligama Restaurant, justo en el primer cruce del pueblo y 100 metros antes de la estación de autobuses.

La comida, servicio, amabilidad y honradez de su personal, hacen que repitamos todos los días el almuerzo y cena en este lugar.

Salimos con la pena en el corazón de Mannar, pues nuestros días en Sri Lanka, están tocando a su fin. En tan solo una semana, habremos finalizado nuestra visita al país.

Tenemos intención de cruzar el parque nacional de Wilpattu, por la carretera que lo atraviesa de norte a sur. Al llegar a su acceso, el ejército, nos prohíbe la entrada, alegando que es peligroso.

Este hecho, nos hace que tengamos que dar un rodeo de 130 km.

Llegamos muy cansados a Puttalam, al sur del parque nacional de Wilpattu.
El hospedaje, además de malo es descompensado con los servicios que ofrece. Decidimos continuar sur por la A 3, que lleva a Colombo, para ver lo que el destino nos depara.

Cuando las sombras ganan por goleada a los últimos rayos de sol, entramos en Bangadeniya, 87 km al norte de la capital del país.

En todo el camino, la oferta hotelera era bastante pobre y los pocos que hemos recorrido no nos han inspirado la suficiente confianza como para quedarnos.

Nos adentramos en una pequeña carretera siguiendo las indicaciones de un resort en el que sabemos a buen seguro que no entra en nuestro presupuesto.
Los precios de Anantaya Resort, van desde 155 $ la habitación individual más simple a 368 $ la más lujosa. Sin embargo el amable personal, nos indica otro hotel de la localidad, que si entra en nuestro presupuesto. Habla por teléfono directamente con el dueño y nos indica como ir.

AHORA ENTRE TIO Y SOBRINA ANDA EL JUEGO

Llegamos a Ranrich Hotel, situado en Pallama Road, con unos preciosos jardines, restaurante, piscina y sin wifi.

Hemos llegado antes que el dueño y nos atiende su sobrina, que nos da precio local. 1500 rp. la habitación doble con ventilador, baño y desayuno, y 1600 rp la triple con ventilador, baño y desayuno.

164 Bangadenya (4)
165 Bangadenya (5)

El precio es muy inferior, al que nos indico el personal del resort. Sin regatear, ya que nos parece muy bueno, nos registramos y pagamos el primer día.
A la media hora llega el dueño y nos indica que su sobrina se ha equivocado y que nos ha dado un precio inferior al que en realidad es. La habitación triple cuesta 3500 rp por día.

Yo que llevo ya muchos kilómetros hechos y más de dos meses en este país, se a buen seguro, que la sobrina, ausente de picardía, nos ha dado precio local y no turista.

Le indico al dueño, que pretendemos quedarnos cuatro días en total, porque el precio de la habitación es barato, pero que si pretende cobrarnos el precio de turista, que no tenemos ningún problema en marchar aunque sea ya de noche.

Inmediatamente, accede a dejarnos el lugar a precio local.

Cenamos en la localidad de Chilaw, a 6 km al sur y donde comprobamos con gran satisfacción, que probablemente es la última población semivirgen que hay antes de Negombo, situado a 44 km al sur.

Todos en la localidad nos saludan, los precios son locales y no intentan cobrarnos de más, la oferta hotelera en esta ciudad es muy limitada.

Por la mañana volvemos a visitar Chilaw, para hacer las últimas compras, aprovechando que los turistas no visitan esta localidad y los precios son muy inferiores en los productos típicos de Sri Lanka, en comparación con los demás.

Visitamos también la lonja de pescado, que rebosa actividad, ya que al día siguiente al ser domingo, está cerrada.

166 Fish Market Chilaw (1)
167 Fish Market Chilaw (5)
168 Fish Market Chilaw (12)
169 Fish Market Chilaw (10)
170 Fish Market Chilaw (19)
171 Fish Market Chilaw (15)
172 Fish Market Chilaw (18)
173 Fish Market Chilaw (13)

Por la tarde, nos damos un baño en la magnífica playa de Bangadenya, justo al lado del resort de lujo.

Me vuelve a revolver el estomago, el ver como justo al lado del resort, hay una aldea de pescadores y gente muy humilde.

Por supuesto, el resort, tiene en sus laterales un gran muro, que impide a sus huéspedes, que la realidad de la vida de la gente de Sri Lanka, penetre en las habitaciones y servicios que ofrece.

174 Bangadenya (1)
175 Bangadenya (10)
176 Bangadenya (6)

Compramos la última botella de Arak de coco, pues será el último sábado petrolero que estaremos juntos.

En esta ocasión, el tema para la tertulia, es los pobres y los resorts en países tercermundistas. Doña Callada y yo tenemos puntos de vista muy diferentes, lo que hace que la conversación sea eterna.

Pasamos los días siguientes, intentando aprovechar al máximo nuestro tiempo.

ADIÓS PIKOLETO, ADIÓS

Llegamos a Negombo, con el tiempo justo para devolver a Pikoleto, que se ha convertido en uno de los mejores vehículos que he tenido en el viaje.

Hacemos cuentas de todo lo gastado en el país. Al final hemos salido incluyendo alquiler de Pikoleto, gasolina, estancia, comida, los visados y todos los gastos por 340 € por persona al mes. Del presupuesto inicial que teníamos, aun nos han sobrado 60 €, por si hubiéramos tenido alguna emergencia.

Si tú has seguido este blog y has hecho exactamente lo mismo que nosotros, seguro que te habrás dado cuenta que viajar no es tan caro.
El ultimo día en Negombo, no nos resistimos a no visitar el mercado de pescado.

177 Negombo (5)
178 Negombo (8)
179 Negombo (12)
180 Negombo (15)
181 Negombo (18)
182 Negombo (7)

Nos despedimos de Doña Callada, que aun estará un par de días más y de Seta.

Marchamos al aeropuerto, para tomar el avión que nos llevara a un nuevo destino.

A MODO DE RESUMEN

Sri Lanka se ha convertido por derecho propio en uno de mis países favoritos en Asia.

Su Flora, fauna, gentes, gastronomía (muy limitada pero de gran calidad), y lugares aun vírgenes, hacen este país sea muy recomendable.

Pero lo que más he apreciado de esta nación, es la manera en que sus habitantes han sufrido en la última década, y la capacidad de ellos, para seguir adelante con una sonrisa.

En ningún momento hemos sentido miedo o peligro a pesar de que el conflicto entre tamíles (que forman el 25 % de la población) con el gobierno sigue abierto.

Los tamiles, llegaron originalmente desde India, pero hoy en día, son de diversidad religiosa, pues hay musulmanes, católicos, hinduistas etc.

Tienen una lengua y cultura diferente. Comenzaron su oposición al gobierno, cuando vieron está amenazada y no reconocida por los gobernantes, lo que dio lugar a enfrentamientos.

El conflicto, solo paró vergonzosamente después del Tsunami del 2004, para repartirse los tres mil millones de dólares, que países y asociaciones les enviaron.

Una vez más, la historia nos despeja las dudas, sobre cual es realmente el germen de los conflictos. Ni religiones, ni culturas, ni pensamientos diferentes. Simplemente el poder de manipulación siempre relacionado al dinero.
Constantemente, nos fijamos en las mínimas diferencias y desechamos las grandes similitudes que hay entre unos y otros.

Los que sufren por culpa de la incapacidad humana de razonar, son los inocentes. Los que apoyan los conflictos, no son más que necios que ocultan pretensiones viles para sus intereses.

Citando a Oscar Wilde, no hay mas verdad que la que encierra esta frase, “el patriotismo, es la virtud de los depravados”.

183 Negombo (1)
184 Negombo (2)

NAVIDAD, FAMILIA, YOKO Y PROPÓSITOS

Vuelvo a España, para estas navidades. Le daré una sorpresa a mi familia y aprovecharé para presentarle a Yokito San.

Se acerca la navidad y el año nuevo e inevitablemente los propósitos e intenciones, que nos hacemos para cambiar y enderezar la vida o simplemente para subirnos la autoestima.

Te quiero proponer, dos. Uno para navidad y el otro para el año que está a punto de comenzar.

Para Noche Buena, apaga el teléfono en la cena, disfruta de la conversación o silencios que hay. Puede que ese momento en compañía de todos los que estáis, no se vuelva a repetir.

Los mensajes pueden esperar al día siguiente, no necesitas ser el primero en felicitarles las fiestas a todos. Habla con el que tienes en frente y deja de enviar whatsapp a los que tienes a muchos kilómetros.

Para el próximo año, además de los típicos de dejar de fumar, apuntarse e ir al gimnasio, aprender inglés, etc. incluye uno más.

Cuando te de un taravitazo, déjate llevar por él. Puede que el resultado sea bueno o malo, pero seguro que no te vas a arrepentir. Quizás algún conocido, te encuentre con una medio sonrisa en tu rostro y ni si quiera tu, sepas porque.

Feliz Navidad y año 2015 a todos los taravitazos de buena voluntad.

4 thoughts on “Sri Lanka (II)

  1. Finalmente me he leído la crónica, me he sentado y he dicho de hoy no pasa, como todas es muy buena, y las fotos son mejores aún, sobre todo las de los animales. Aunque creo que los del parque están domesticados, vosotros delante de los elefantes y estos ni “mu”, claro que dices que son milenarios, estarán supongo cansados, je, je.
    Que pena que no compartiese con vosotros tu cumpleaños, cuanto marisco por medio…¡Que rico!.
    Ahora te voy a hacer reflexionar sobre lo que dices acerca del diente de Buda, si eres muy creyente, pienso que no dudas de algo que te dice tu religión…por ejemplo los cristianos tampoco dudan de las reliquias de la cruz de Jesús que existen o de la sábana santa, las veneran sin más…¡pero claro tu eres agnóstico!, pero tu padre y tu madre seguro que opinan como yo…je, je. Cuando te vengas te desafío a que visites lugares de peregrinación en tu país, te vas a asombrar…ehhhh…
    Una pregunta, ¿ la roca del león es la que sale en la película del Rey León?, al verla se me ha venido la imagen del Rey León con su hijo a la mente.
    Bueno Antonio, un abrazo para ti y Yokito, y ya cuento tus crónicas. La transmisión oral también funciona a la hora de que la gente sepa de ti y tus peripecias por esos mundos de Dios.

  2. Aunque esta vez la he tenido que leer a trompicones, me ha vuelto a encantar.
    Qué paisajes, qué lugares, qué playas, cuanta belleza, y cuanta pobreza. Admiro esa capacidad de sus gentes para lidiar la vida que les ha tocado vivir. Quien conoce las tempestades, ve llover y sonríe.
    Os veo expertos en el arte del regateo y las visitas sin ticket, vais a acabar viajando gratis. Avisadme!!!
    A qué sabe una woodapple?, es apta para todo tipo de dentaduras?, jajaja
    Espero que hayáis disfrutado de estos días fiestas en casa, comiendo jamón sin parar, y reponiendo fuerzas con el cariño recibido.
    Adios Pikoleto.
    Besosss.

  3. Hola Antonio,

    Doy fe de lo maravilloso que es ese país con toda la variedad de atracciones que ofrece y la amabilidad de su gente.Tenias razón en predecir que se convertiría en uno de mis países favoritos!!!
    Me ha parecido una crónica estupenda y muy entretenida en la que has reflejado maravillosamente cómo es en verdad Sri Lanka.
    Espero que estés pasando unas muy Felices Fiestas y…ya dirás cuál es tu próximo país de destino!!!
    Besos.

  4. La verdad es que Sri Lanka me ha parecido muy interesante… Quizás hasta el momento es el país que mas me ha impresionado. Los paisajes, parques naturales… la gente… Pero lo que mas destacaría es un párrafo que define perfectamente tu forma de viajar y conocer el mundo… : “Este hecho, me hace decidir, no quedarme ni un solo día mas que el que hemos pactado. No me siento nada bien, el estar a un lado de una valla, que hace de separación entre la vida real y el paraíso artificial.”
    Gracias por tus increíbles crónicas y te deseo feliz año y grandes viajes para el 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *