Mongolia

A principios de Agosto, aterrizamos en Ulán Bator. Desde el avión el paisaje que se puede apreciar es de muy pocas poblaciones y un mayoritariamente conformado por estepa.

Mongolia que tiene la extensión de España, Portugal, Francia y Bélgica, cuenta con tan solo tres millones de habitantes y cerca del 75% se concentra en la capital.

A pesar de que Ulán Bator es la capital más fría del mundo, una temperatura de 25º nos recibe a las 8:30 de la tarde.
En el aeropuerto nos da una fría bienvenida Hagan, cuñado de Bayasaa, una mujer que trabaja en turismo y con la que he contactado para alojarme en su casa.

Debido a que ella se encuentra en un tour en el Gobi, envía a su cuñado a recogernos.

Desde el primer momento, el semblante de Hagan es serio y su conversación parca, fiel reflejo del carácter mongol. Después de unos días, se abrirá mucho más y comprobaremos, lo buenas personas que son toda la familia.

Hagan y su esposa, estuvieron cuatro años trabajando en Japón y hablan un perfecto japonés, lo que hace que la comunicación sea muy fácil por parte de Yokito San.

CIRCULACIÓN: CAOS ASIÁTICO

Lo primero que me sorprende de Mongolia es que la circulación se hace como en España, por la derecha. Sin embargo, los vehículos son con volante a la derecha y a la izquierda.

La conducción de nuestro ocasional anfitrión al igual que el resto de la población es desastrosa, cambiando de carril continuamente sin indicarlo y no haciendo caso ni a intersecciones ni a paso de peatones.

Lo segundo que me sorprende es lo bellas que son las mujeres. Son altas, con muy buen tipo y con agradables pechos. Además, van bien conjuntadas en su manera de vestir y tienen una piel muy tersa.

Dejamos nuestras pertenencias en el apartamento de Bayasaa, que vive en unos bloques de la era soviética y hacemos las primeras gestiones, sacar dinero y comprar algunos alimentos.

La vida en Mongolia es barata, se puede comer bien por tan solo 2€ en los restaurantes locales. La bebida nacional por excelencia es la leche fermentada de yegua y la carne más consumida es la de caballo y oveja.

Quedamos a cargo del hijo mayor de Bayasaa, Anka, que cuenta con tan solo 15 años y es un excelente cocinero y se responsabiliza de la limpieza del apartamento.

EN PRESENCIA DE GEN GIS KHAN

A la mañana siguiente, después del desayuno mongol (leche, harina y carne de oveja), salimos a visitar el centro de Ulán Bator.
Los trasportes en Ulán Bator, son baratos, el autobús cuesta 500 Tgr (0,25€) el trayecto; los taxis cobran 1000 Tgr (0,5€) el kilómetro.

Lo mejor de todo, es que hasta el momento, no hemos encontrado a ningún taxista que nos haya querido timar o engañar. Lo peor, es que ninguno habla inglés, por lo que los primeros días, hacemos la mayoría de trayectos a pie. Una vez que conocemos como llegar a los principales lugares de la ciudad, se puede tomar un taxi e indicarle el camino con señas.

Visitamos la plaza de Gen Gis Khan, donde se encuentra el parlamento con una estatua gigantesca de Gen Gis Khan.

01 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (3)02 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (4)
03 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (7)En la era comunista, la estatua que presidía la plaza era la de Stalin. Esto nos da idea, de la gran influencia, que tuvo el país por parte de los comunistas. Por aquel entonces, la figura del gran Khan, estaba olvidada, a pesar de que fue el personaje de la historia Mongol, más famoso de todos los tiempos. Temuyín o Gengis Khan nace en el año 1.162 d.C. en la aldea de Dulun-Boldak, era hijo de nobles del clan Temuyín. Desde joven tuvo que afrontar grandes retos tras el asesinato de su padre. Su aldea fue atacada y él es capturado, pero consigue huir durante la noche. Es acogido por un clan amigo y poco a poco fue creciendo y forjando su carácter. Batalla tras batalla, supera los distintos retos a los que se enfrenta hasta conseguir hacerse con el mando de un gran ejército. Tras derrotar a los Tártaros, numerosos nobles se unen a su ejército consiguiendo ir unificando a los distintos clanes bajo su mando. Una vez unificadas todas las tribus, Gengis Khan pone los ojos en sus vecinos del sur, los chinos. Empieza sometiendo a los pueblos fronterizos, y poco a poco va tomando todo el norte de China. Avanza con facilidad hasta la mitad de China, parando el avance para poder proteger el resto de sus fronteras. El Khan, acaba conquistando más de la mitad del mundo conocido en aquella época. Superando a otros conquistadores, como Julio César o Alejandro Magno. Gengis Khan muere tras las heridas sufridas al caerse de su caballo en 1.227. Deja tras de sí un vasto imperio que es dividido por sus descendientes. Pero había conseguido una proeza: que las desorganizadas tribus nómadas, se unieran y que las hordas de la estepa fueran temidas en toda Asia y parte de Europa. El más conocido tras su muerte, fue su nieto Kublai Khan, hijo del cuarto hijo. Fundador de la dinastía Yuan en China y quien conoció Marco Polo. Sin embargo, para mí fue mucho más interesante la historia de Borte, su primera esposa. Invito al lector que indague sobre la historia de ella. Pues gracias a la influencia de esta, Gengis Khan, acabo siendo quien fue. EN BUSCA DE LAS MOTOS PERDIDAS La plaza, además está rodeada de antiguos edificios flanqueados por otros de moderna construcción. También visitamos el teatro y la biblioteca nacional. 04 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (9)
05 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (10)06 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (11)
07 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (1)08 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (2)
09 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (8)Lo que realmente nos interesa en estos primeros días, es realizar las gestiones encaminadas a la preparación de nuestro viaje por el país. Compra de tarjetas de teléfono (la mejor compañía es Skytel, sita a la espalda del teatro), mapa del país en cirílico e inglés (hay varias tiendas y centros comerciales en el centro donde se pueden conseguir) y lo más importante, encontrar dos motos para comprar o alquilar. Las dos primeras gestiones gracias a la ayuda de Ankar, las realizamos en una mañana, además de visitar un poco la ciudad. 10 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (12)
11 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (14)12 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (16)
13 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (17)La tercera, nos va a dar mucho dolor de cabeza. En compañía de Hagan, que después de un par de días, ya sonríe y es más afable, recorremos los cuatro mercados que hay en Ulán Bator donde se pueden encontrar motos. El problema es que no se encuentran motos de segunda mano, y las nuevas, son de fabricación China o India (una lotería, donde casi siempre toca perder), por unos precios desde 800 a 900 $. En Japón he tenido tiempo de visitar varias páginas en ingles sobre Mongolia y he visto que en Ulán Bator, solo hay dos agencias que alquilan motos. Una alquila motos japonesas de bastante calidad, pero de precios inasumibles por nuestros bolsillos (100$ diarios). La segunda se llama Cheketours y alquila motos chinas por 13€ diarios. Si el alquiler es superior a un mes, el precio baja a 10 €. Cheke, que es una negociante dura, pero muy honrada, desde el primer momento nos da muy buenas sensaciones. Decidimos tantearla y la convencemos, para que nos venda una de sus motos, la más vieja. Nuestra estancia en el país va a ser larga y nos interesa comprar y no alquilar. Después de una negociación, en la que por experiencia le indico lo que quiero, que me arregle de la moto, adquirimos a Fumanchú (así apodamos a nuestra moto, pues es china). Decidimos recogerla, un par de días antes de nuestra salida, para que al mecánico le dé tiempo a reparar el motor, cambiarle el chasis y hacerle algún que otro pequeño ajuste. En el tercer día de nuestra estancia en el apartamento de Bayasaa, marchamos, ya que aunque a través de teléfono, esta nos ha indicado que nos quedemos el tiempo que nos dé la gana, que no tiene ningún problema por ello, somos de la idea, de que los invitados son como el pescado, a los cuatro días huelen. BUSCANDO ALOJAMIENTO Y ACERTANDO Decidimos buscar alojamiento en la capital, y después de visitar exactamente 18, optamos por la mejor opción que hay en calidad-precio en todo Ulán Bator. 4 Seasons, antes llamada Town Yard, es una Guest house de nueva edificación, situada a tan solo 200 metros del templo Gandal, en Opxhon 4, en el número 4. Aunque en un primer momento nos resulta algo difícil encontrarla, al conocer a los propietarios Khan y Oyuna, y ver las instalaciones que tiene, nos damos cuenta que hemos acertado de pleno con este hospedaje. Las habitaciones y dormitorios son impolutos, así como los servicios. Tiene cocina, wifi y aparcamiento. Pero lo mejor de todo es la ayuda que proporciona al viajero. Sea cual sea el problema, los dueños del establecimiento siempre están dispuestos a ayudar, además de la interesante charla que Khan, que es muy erudito en la cultura mongola, ofrece a todo aquel que esté dispuesto a conversar. LLEGA MOTORMAN Conseguimos la habitación triple (en 9 días se une a nosotros Motorman por un periodo de doce días) con baño fuera y desayuno incluido por tan solo 7,5$ la noche y persona (precio regateado). A pesar de que en el alojamiento, los dueños ofrecen tours por el país a unos precios muy competitivos, ya sabe el lector, que nosotros no somos madera de ese árbol. Los dueños, nos ayudan tanto en la tramitación de nuestro visado a china (ATENCION, NO SE NECESITA CARTA DE INVITACION PARA HACER LA VISA PARA CHINA EN ULAANBATAAR), como en ayudarnos en regatear el precio de Fumanchú. Además, nos deja todos los utensilios, para hacer acampada en el camino, totalmente gratis, lo que nos supone un gran ahorro económico. A los dos días, Handa la mujer de Hagan, nos llama un día y nos invita a que visitemos a su hermano que es Chaman. EN MANOS DE UN CHAMAN La rama familiar Chaman de Handa se remonta a mas de mil años de antigüedad. En Siberia y Mongolia el chamanismo es conocido como Tengrianismo, lo cual significa una reverencia hacia los espíritus del cielo. Éste refleja un sistema de creencias animista donde todo en el mundo natural estaba vivo, impregnado por una fuerza espiritual o, en términos simples, habitado por espíritus. Estos espíritus tienen que ser respetados y apaciguados o la tierra se haría estéril y yerma, los animales que sirven como alimentos desaparecerán y finalmente el mundo llegará a un final. Para conseguir este equilibrio esencial y vital entre los humanos, la Naturaleza y el mundo de los espíritus, se requiere un especialista mágico, y el chamán fue el que tomó ese papel. Él o ella (puede ser tanto un hombre como una mujer), actúa como una persona intermediaria o mediadora entre la Humanidad y lo Otro, y como un guardián de la tradición cultural y mágica. Su trabajo implica conducir las bendiciones, sobre todo en bebés recién nacidos, realizando rituales de protección, adivinando el futuro, sanando a los enfermos, exorcizando fantasmas y demonios, supervisando el entierro de los muertos, y generalmente comunicándose de parte de la tribu con el mundo de los espíritus y sus habitantes. La iniciación en el culto chamánico podía ser conseguida de varios modos diferentes. El más fácil era la ruta hereditaria, donde el conocimiento, el poder y la habilidad mágicos eran transmitidos del abuelo o padre al hijo o, más raramente, de la abuela o madre a la hija. A veces los niños eran elegidos a una edad muy temprana o incluso en el nacimiento por los espíritus e instruidos por ellos por medio de visiones y sueños. Los jóvenes que sufrían una enfermedad o afección grave o de ataques epilépticos, que eran introvertidos y soñadores, o que tenían alguna forma de enfermedad o discapacidad mental, eran considerados como chamanes naturales que habían sido especialmente elegidos por los espíritus. En su vida posterior, aquellos que habían sentido una fuerte vocación para convertirse en un practicante mágico se retirarían de la sociedad, por lo general a un lugar remoto en áreas silvestres, y se someterían a una vigilia durante la cual ellos invitaban a los espíritus a ponerse en contacto con ellos y a enseñarles los caminos chamánicos. Cuando una persona realmente era tomada por otro chamán como su ayudante o aprendiz de hechicero, a menudo era realizado un rito de iniciación formal. El candidato ofrecía un sacrificio de un animal, pedía a los espíritus que lo ayudaran en su tarea, hacía un juramento de lealtad a su maestro chamánico o clan espiritual, y aceptaba los ornamentos rituales especiales del oficio de un chamán. A menudo estas iniciaciones por otro chamán o por los espíritus implicaban una muerte visionaria traumática y una experiencia de renacimiento. A veces esto incluía un viaje al inframundo, encuentros con deidades y el cuerpo del chamán aspirante desmembrado y luego reunido otra vez. Las insignias rituales dadas al nuevo chamán reflejaban el hecho de que él o ella era una persona especial que era separada y diferente de los otros miembros de la tribu. Los chamanes siberianos llevan puestos trajes hechos de cuero de animal y piel y decorados con bordados, plumas de aves, borlas de seda, cintas, campanas, pequeños espejos, joyería representando motivos simbólicos como el Árbol del Mundo, y artesanía metálica surtida como discos de cobre. El adorno de la cabeza consiste en una gorra cónica o puntiaguda hecha de fieltro o piel o en la cornamenta de un reno y con flecos en el frontal, que tapan el rostro. Algunos chamanes llevaban puestas botas de cuero herradas, de modo que cuando ellos caminaban enérgicamente podían ahuyentar a los espíritus malignos. La mayoría de los chamanes lleva un tambor ritual similar en su forma al tradicional bodhran irlandés. Están hechos de una piel de animal estirada sobre un marco de madera y decorada con plumas y símbolos mágicos que representan viajes del espíritu al otro mundo o la cosmología chamánica. El tambor es muy importante y representa al corcel simbólico y mágico que permite al practicante viajar desde la tierra media al reino de los espíritus. Es también un objeto mágico en sí mismo que contiene y enfoca la fuerza del espíritu o la energía. Al hacerlo sonar el chamán puede tanto atraer a los espíritus como exorcizarlos. Al tocar el tambor, el chaman entra en trance y cambia su voz a un tono mucho más grave. Además del tambor a menudo llevaban un bastón mágico. Éste estaba hecho de madera o de metal y decorado con plumas, campanas, cintas y las pieles de pequeños animales del bosque. La sesión dura hora y media y nos encontramos con más huéspedes locales que han ido a pedir consejo o a resolver algún problema. 14 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (19)
15 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (20)Para Yokito San y para mi queda lo que este Chaman nos dijo y exonero a hacer. Después de esta experiencia y comentarla con otros viajeros, nos damos cuenta que hemos tenido una de las mayores suertes que el visitante pueda tener ocasión de vivir, pues no hay muchos viajeros, que lo hayan podido hacer. EN EL FESTIVAL DE NAADAN En los siguientes días, visitamos el Black Market (Khar Zakh), un lugar muy interesante, para hacer todo tipo de compras. 16 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (21)
17 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (24)18 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (22)
19 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (23)20 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (25)
21 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (28)22 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (30)
23 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (29)24 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (31)
25 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (39)26 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (37)

Un consejo, para visitar el Black Market en Ulaanbataar, es ir temprano, (abren sobre las 10 de la mañana) y de esta forma, evitar el agobio de la muchedumbre que se puede encontrar a partir de las 12 de la mañana.

Hay que ser precavido y llevar la mochila en la parte delantera y la cartera o pertenencias bien a salvo. Los carteristas abundan en la capital, a un servidor, le sustrajeron en la estación de tren mi libro electrónico, por lo que me han dejado sin lectura, hasta que me pueda hacer con otro.

En el fin de semana, Khan, nos aconseja que no nos perdamos el festival de Naadam, uno de los mejores que tiene Ulán Bator.
Los actos comienzan a las 6 de la mañana en la plaza de Gen Gis Khan con una ceremonia de rezo protagonizada por monjes budistas. Hacia las 9 de la mañana, se traslada a las afueras de la ciudad, a unos 25 km al oeste.

27 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (42)28 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (41)
29 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (44)30 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (45)
31 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (49)32 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (50)
33 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (55)34 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (57)
35 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (60)36 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (63)

Los autobuses son gratuitos y en el lugar, se celebran carreras de caballos, lucha y tiro con arco, los tres deportes más famosos en el país.

37 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (65)38 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (69)
39 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (70)40 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (72)
41 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (76)42 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (78)
43 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (82)44 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (81)
45 Ulan Bator, mercado negro, chaman y Festival de Nadam (84)PREPARANDO EL EQUIPO El 12 de agosto a primera hora de la mañana, Motorman aterriza en Ulán Bator. Lo recogemos Roberto, puertorriqueño, Churro, argentino y Martín, Uruguayo. Todos están alojados en el 4 Seasons, y después de varios días, en los que le he expuesto mi proyecto de viaje al Gobi, han decidido acompañarnos. Desde el Aeropuerto, vamos a Cheke, que está a tan solo 3 kilómetros del aeropuerto, para chequear sus motos y yo recoger a Fumanchú. En los dos días posteriores, realizamos la compra en el Black Market, de todo lo necesario para la acampada y el viaje al sur del país. Gracias a una local que encontramos por casualidad allí, y decide ayudarnos en el regateo de las compras, conseguimos unos precios muy baratos. El viernes 14 de Agosto, salimos de Ulan-Bator, dirección sur. 45 Viaje al Gobi (1)
46 Viaje al Gobi (4)Motorman, ha venido con un GPS vía satélite que nos ayuda a encontrar el camino, aunque en un primer momento, también nos hace que nos perdamos. Los consejos para hacer un viaje en moto por Mongolia son varios, y todos de gran importancia. Lo mejor para pasar la noche, es buscar Gers antes de que comience el atardecer. El viajero, ha de pedir permiso para acampar a las familias de nómadas. Estas lo recibirán con leche de yegua y queso y no tendrán inconveniente alguno en ello. Es la forma más segura de acampar y evitar sustos nocturnos. He de decir, que hasta el momento, todos los nómadas nos han ayudado sin pedir nada a cambio, tanto en reparación de las motos, como en ofrecimiento para quedarse a dormir en sus gers. Aconsejo que el viajero, vaya provisto de tabaco, bebida o caramelos, para obsequiar a los nómadas. Recomiendo que no paguen nada en dinero, pues de esta manera, se acabara acostumbrando a los nómadas a sacar un provecho económico de los viajeros y como consecuencia cambiará inevitablemente el concepto de los nómadas hacia los demás. Se ha de llevar consigo, las herramientas necesarias, para pequeñas reparaciones en la moto. Un juego de llaves, un juego de parches, una palanca para sacar el neumático de la llanta, una bomba de aire y un juego de cables. Estos repuestos, harán que la seguridad del viaje aumente y no se pierda mucho tiempo. Si no se entiende de mecánica, tampoco hay ningún problema, pues los nómadas, entienden de mecánica, incluso los niños, son mucho más expertos que nosotros. Cuando no se viaja por carretera de asfalto (en Mongolia solo están asfaltadas el 15% de las carreteras), en ocasiones, es más cómodo conducir junto a las pistas de tierra, pues la estepa, parece una carretera y esta mucho mas exenta de baches. Se ha de hacer lo mismo, cuando se llega al desierto. Conducir por las dunas, donde la arena esta mucho más asentada que por las pistas, donde la arena esta batida por el paso de todoterrenos. Evitara fatiga y sustos al viajero. Tampoco debe de preocuparse el viajero, por llevar garrafas para combustible, pues hay estaciones de servicio en las aldeas. El depósito de una moto, da para casi 400km y las aldeas, distan entre sí, no más de 200km. Como precaución, siempre que se llegue a una aldea, aunque el depósito de nuestra moto no esté ni por la mitad, es conveniente repostar. En todas las aldeas, siempre hay tiendas, donde se pueden encontrar los productos básicos para nuestra alimentación y para la reparación de nuestros vehículos. La mayoría de nómadas, tienen motos chinas, por lo que es conveniente el viajar con una de estas motos, pues siempre se encontraran recambios y personas que entienden de la mecánica de nuestras monturas. PRIMEROS PASOS POR LA ESTEPA A mediados de Agosto, no se ha de llevar demasiado abrigo. Bastará solo con estar dentro de una tienda de campaña y un buen saco de dormir, de temperatura 10º a 0º para no pasar frío. La primera parada la hacemos junto a dos gers donde viven dos familias. Los niños no tardan en curiosearnos y en jugar con nosotros todo el rato que podemos. 47 Viaje al Gobi (7)
48 Viaje al Gobi (10)49 Viaje al Gobi (6)
50 Viaje al Gobi (15)51 Viaje al Gobi (18)
52 Viaje al Gobi (19)53 Viaje al Gobi (14)
54 Viaje al Gobi (20)55 Viaje al Gobi (21)
56 Viaje al Gobi (25)57 Viaje al Gobi (28)
58 Viaje al Gobi (30)59 Viaje al Gobi (32)
60 Viaje al Gobi (35)El cielo nocturno en la estepa, fuera de toda contaminación lumínica es espectacular y a buen seguro que el viajero quedará muy complacido. 61 Viaje al Gobi (124)
62 Viaje al Gobi (119)63 Viaje al Gobi (121)

La segunda parada, la hacemos junto a 4 gers, lo que indica que es una gran familia de nómadas los que allí habitan.
Por la noche, nos invitan a conversar, pues uno de ellos habla inglés. Nos obsequian con nata de cabra, queso, leche de yegua, canciones y juegos.

Nosotros por nuestra parte, compartimos vodka y tabaco. Ambos acogidos con muy buen agrado.

El tercer día llegamos a Dalanzadgad, último lugar donde hay carretera de asfalto.

Es una ciudad grande y cuenta con diversos alojamientos. Aprovechamos para ducharnos y tomar una habitación de hotel.

Recomiendo al viajero, que visite Dalanzadgad, tome habitacion en Altai Hotel, en West from Nomin wholesaling house. Las habitaciones son muy confortables, limpias, con wifi, desayuno incluido y por un precio regateado de 17$ la habitación doble.
Además el gerente del hotel es de gran amabilidad y ayudará al viajero en indicaciones de qué visitar y qué prevenir.

Dejamos la ciudad y tomamos carreteras de tierra, para llegar a la aldea de Bayandalay, donde comemos, hacemos las últimas compras y continuamos viaje.

64 Viaje al Gobi (36)65 Viaje al Gobi (39)
66 Viaje al Gobi (40)67 Viaje al Gobi (51)
68 Viaje al Gobi (45)69 Viaje al Gobi (58)
70 Viaje al Gobi (55)71 Viaje al Gobi (57)

Al pinchar mi neumático, buscamos en un grupo de gers ayuda, y una abuela nos ofrece alojarnos con ella. Mientras, sus nietos de 12 años reparan la rueda. Posteriormente, nosotros conversamos con ella, mientras teje cuerdas de pelo de camello.

72 Viaje al Gobi (59)73 Viaje al Gobi (63)
74 Viaje al Gobi (65)75 Viaje al Gobi (66)

Jamás los nómadas nos han pedido nada a cambio de su ayuda. Nosotros siempre hemos respondido con regalos que vamos comprando a lo largo del camino y que para ellos por la lejanía a las aldeas, es difícil adquirir.

Al día siguiente, tenemos la intención de llegar por fin a las dunas del Gobi.

LAS DUNAS DEL GOBI Y UNA GOZADA DE CONDUCCIÓN

El camino, deja buenas estampas.

76 Viaje al Gobi (67)77 Viaje al Gobi (72)
78 Viaje al Gobi (73)79 Viaje al Gobi (78)

Cuando llegamos cerca de las dunas, las vistas no desmejoran y recompensan de sobra el esfuerzo realizado, para llegar hasta allí. Más de 500 km de carretera de asfalto y 300 de caminos.

80 Viaje al Gobi (80)81 Viaje al Gobi (79)
82 Viaje al Gobi (82)83 Viaje al Gobi (84)
84 Viaje al Gobi (87)85 Viaje al Gobi (88)
87 Viaje al Gobi (98)88 Viaje al Gobi (103)
86 Viaje al Gobi (93)89 Viaje al Gobi (89)
90 Viaje al Gobi (104)91 Viaje al Gobi (106)
92 Viaje al Gobi (110)93 Viaje al Gobi (112)

Sin embargo, nos resulta más agradable conducir por caminos y es por lo que decidimos hacer la vuelta por ellos.

El camino de regreso, en la primera jornada es desde las dunas hasta pasado Bulgan.

Es precioso, pues en primer lugar se atraviesa un desfiladero flanqueado por montañas, que nos deja boquiabiertos.

94 Viaje al Gobi (113)95 Viaje al Gobi (114)
96 viaje al GobiPosteriormente a esto, realizo una de la jornada en moto más satisfactoria que he tenido en mi vida. Conducir por la estepa, es como conducir por una carretera de 300 km de largo y 150 km de ancho. 97 Viaje al Gobi (138)
98 Viaje al Gobi (134)99 Viaje al Gobi (135)

No hay obstáculos y casi todo es plano. Pero lo que más me gustó, es correr con Fumanchú, junto a manadas de caballos en un juego sin comparación.

Hacemos parada pasado Bulgan en unas montañas donde la luz del atardecer, hacen que se tiñan de color rojo.

100 Viaje al Gobi (115)101 Viaje al Gobi (117)
102 Viaje al Gobi (118)Después de dos días por caminos desiertos, llegamos a Sayhan-Ovoo. 103 Viaje al Gobi (127)
104 Viaje al Gobi (130)105 Viaje al Gobi (131)
106 Viaje al Gobi (139)Allí, tomamos una ducha en los baños públicos y hacemos mantenimiento de nuestras motos. AMABILIDAD Y SOLO AMABILIDAD En el pequeño pueblo, solo encontramos amabilidad por parte de sus habitantes. No hay restaurantes, pero no tardamos en que nos ofrezcan comer en casa de un local a un precio muy económico. Decidimos quedarnos en casa de ese mismo local a dormir y entablamos amistad con el resto de la población. 107 Viaje al Gobi (145)
108 Viaje al Gobi (148)109 Viaje al Gobi (150)
110 Viaje al Gobi (142)111 Viaje al Gobi (152)
112 Viaje al Gobi (153)113 Viaje al Gobi (155)

Al día siguiente no nos dejan marchar, sin llevarnos a una ceremonia que hay en un templo a 25 km del pueblo.
Nuestra anfitriona, nos mete en una furgoneta y nos lleva hasta el ger familiar donde nos presenta a sus hijos.

114 Viaje al Gobi (156)115 Viaje al Gobi (160)
116 Viaje al Gobi (161)117 Viaje al Gobi (162)

Luego nos lleva al templo donde se está celebrando una ceremonia y a la que ha acudido el primer ministro mongol.
El problema que hay en los templos mongoles, es que todos fueron destruidos en la época comunista y a día de hoy, solo quedan ruinas y alguna sala restaurada donde se hacen los rezos.

118 Viaje al Gobi (164)119 Viaje al Gobi (165)
120 Viaje al Gobi (166)121 Viaje al Gobi (168)
122 Viaje al Gobi (171)123 Viaje al Gobi (172)
124 Viaje al Gobi (175)Después de la ceremonia, continuamos camino, pues nos quedamos ya sin días para regresar a Ulán-Bator. Han sido un total de doce días de camino, donde nos hemos juntado personas que apenas nos conocíamos y con ideas diferentes sobre la vida. Sin embargo las vicisitudes que nos han acaecido así como las gratas experiencias que hemos experimentado, han reforzado nuestra amistad, y han hecho que lo que en un principio partieron como compañeros de viaje, vuelvan siendo buenos amigos. Motorman, regresa a España tan solo 15 días después de su llegada. Antes de marchar, me pregunta que por donde andaré el año que viene en sus próximas vacaciones. Le contesto con una sonrisa a la que él le da libre traducción. Al regreso a 4 Seasons, y ante las experiencias contadas por mis acompañantes en su periplo en moto, decido partir al oeste, y tres personas nos han pedido que les dejásemos acompañarnos. EN LOS GERS: HACIENDO BUENAS AMISTADES El lunes 31 de agosto, partimos de Ulán-Bator, Martin, que de nuevo al tener unos días quiere aprovecharlos, Patrick y Adam, estadounidenses, Melina alemana, Yokito San y yo. 125 Viaje al oeste de Mongolia (117)

Nos dirigimos en esta ocasión al oeste, donde se encuentra el Parque Nacional de Kuisiin Naïman, una cascada y unas aguas termales. El recorrido en total es de cerca de mil kilómetros.
Nosotros nos separaremos del grupo, un día antes de que ellos regresen a Ulán Bator, pues continuaremos camino hacia el norte.
Las dos primeras jornadas, son por carretera asfaltada. Nos quedamos continuamente a dormir, junto a los nómadas en nuestras tiendas de campaña.

Los nómadas, siempre nos reciben de una manera fría, pues sobre la hora en la que decidimos buscar lugar para acampar, ellos están ocupados en sus quehaceres.

Sin embargo, en cuanto cae la noche, nos invitan a entrar en sus ger para intentar entablar conversación e incluso jugar con nosotros a cartas o a un juego mongol que hemos aprendido. Invariablemente lo acompañamos de unos tragos de vodka y queso con nata.

A pesar de que la barrera del idioma existe, acabamos encontrando el modo de comunicarnos y hacer buenas amistades.

Descubro con los días, que Patrick, es de un gran corazón, Adam, aventurero y exento de miedo, y Melinda se amolda a todo sin problemas.

Conforme nos vamos acercando al final de la carretera asfaltada, el paisaje es maravilloso, pero nada que ver con lo que nos espera en los días venideros.

126 Viaje al oeste de Mongolia (11)127 Viaje al oeste de Mongolia (12)
128 Viaje al oeste de Mongolia (14)129 Viaje al oeste de Mongolia (15)
130 Viaje al oeste de Mongolia (18)131 b Viaje al oeste de Mongolia (61)
131 c Viaje al oeste de Mongolia (62)131 Viaje al oeste de Mongolia (20)
132 Viaje al oeste de Mongolia (22)133 Viaje al oeste de Mongolia (24)

EL FIN DEL ASFALTO Y EL COMIENZO DE LA AVENTURA

Cuando la carretera asfaltada termina, comienzan las lluvias y con ellas las aventuras.

Los caminos se llenan de barro, la estepa se cambia por valles, montañas y ríos, las vacas por yaks y la buena temperatura, por frío. A pesar de lo tortuoso de la conducción, cada vez que cruzamos una montaña, descubrimos un maravilloso escenario que la naturaleza nos regala. Pasamos por un cementerio de la edad de bronce, inmerso en un precioso valle flanqueado por un río. De esta manera llegamos a la cascada de UlaanTsutgalan.

134 Viaje al oeste de Mongolia (25)135 Viaje al oeste de Mongolia (27)
136 Viaje al oeste de Mongolia (30)137 Viaje al oeste de Mongolia (32)
138 Viaje al oeste de Mongolia (36)139 Viaje al oeste de Mongolia (37)

Con una caída de 20 metros, lo que más impresiona de este lugar es que haya este torrente de agua en un paraje tan yermo.

140 Viaje al oeste de Mongolia (39)141 Viaje al oeste de Mongolia (40)
142 Viaje al oeste de Mongolia (9)143 Viaje al oeste de Mongolia (8)

Después nos dirigimos a las termas de Tsetserleg, a 25 km de la localidad con el mismo nombre.

El camino hasta allí, es uno de los más duro y maravillosos que he hecho en mi vida.

Debemos de atravesar al menos veinticinco veces ríos que carecen de puentes y donde en alguna ocasión, el agua llega a la cintura. Subimos y bajamos montañas, con pendientes de vértigo, donde la bajada se debe de hacer con la moto en paralelo, para evitar la segura caída, pues están enfangados y la lluvia no cesa en toda la mañana.

144 Viaje al oeste de Mongolia (45)145 Viaje al oeste de Mongolia (46)
146 Viaje al oeste de Mongolia (47)147 Viaje al oeste de Mongolia (49)

Por fin llegamos a las termas y la ilusión, se torna en decepción. El lugar está lleno de hoteles, que toman el agua de un manantial que sale a una temperatura de 80º y con olor a azufre, para cobrarles a los turistas 50 $ la noche.

Aconsejo al viajero, que la manera más económica de intentar probar estas aguas, es ir directamente al manantial, de acceso libre y que sumerja al menos los pies (calzados, de lo contrario se abrasará).

Para nosotros es una bendición, pues llevamos todo el día con frío y con nuestras ropas mojadas, debido al camino.

148 Viaje al oeste de Mongolia (50)149 Viaje al oeste de Mongolia (52)
150 Viaje al oeste de Mongolia (54)Sobre las cuatro de la tarde, decidimos hacer el resto del camino, hasta la pequeña localidad de Tsenher, a 21 km. De nuevo el camino es maravilloso en naturaleza, que el viajero apreciara más que las continuas cruzadas de río y el camino embarrado que hace que hasta los todoterrenos se atranquen y no puedan proseguir. Llegamos al atardecer a la localidad y tomamos hospedaje en uno de los dos únicos lugares que tiene esta población. Es en un lugar que oferta al viajero bungalows y gers, que se pueden tomar por un precio regateado de 20.000 tugriks el bungalow doble, limpio y con el baño fuera, que tiene una ducha caliente muy buena. La dueña, también puede hacer la cena, por un precio de 5000 tugriks y la lleva hasta el bungalow. Al ser la última noche juntos, el vodka, la cerveza, los juegos y las risas, no faltan. A la mañana siguiente, nos despedimos del grupo, que regresa a Ulán Bator, por una carretera asfaltada, que nos arranca un ápice de envida ante lo que nos espera a Yokito San y a mí. Nosotros decidimos quedarnos un día más, para descansar y prepararnos para la siguiente batalla. Por la tarde nos distraemos junto a los trabajadores del hotel, que están limpiando los piñones recolectados en el bosque, para posteriormente, llevarlos a los diferentes mercados del país. 151 Viaje al oeste de Mongolia (59)
152 Viaje al oeste de Mongolia (58)Al día siguiente salimos con destino a Tariat, población cercana al precioso lago y parque nacional de Khorgo-Terkhiin Tsagaan Nuur y que dista de nuestra ubicación Tsenher 200km. EL MEJOR GPS: LOS LOCALES En un principio es carretera asfaltada, pero al final se corta y están reparándola. Esto, junto a la lluvia, granizo y un frío intenso, hace que los últimos kilómetros sean de una dificultad extrema. 153 Viaje al oeste de Mongolia (63)

Ante la adversidad climatológica, tomamos habitación en la única guesthouse que hay en la población. Se encentra en el centro y en los bajos tiene un supermercado.

No tiene ducha, solo tiene wáter mongol. Esto es, una pequeña habitación de madera en el exterior y con un agujero para hacer las necesidades.

Sacamos la habitación caliente, limpia y doble por 15000 tugruks la noche.

Por la mañana visitamos el lago y parque nacional, que dista de la población 12 km, por una mala carretera, cuando se tiene suerte y se encuentra. No me cansaré de advertir al viajero, que lo mejor para orientarse en Mongolia, es no hacer caso a ningún GPS y preguntar a los locales. Ellos nos orientaran hacia dónde debemos de ir, y tomar esta dirección, desechando caminos.

154 Viaje al oeste de Mongolia (65)155 Viaje al oeste de Mongolia (71)
156 Viaje al oeste de Mongolia (72)157 Viaje al oeste de Mongolia (76)
158 Viaje al oeste de Mongolia (81)En Mongolia, no hay mayor verdad, que las palabras del poeta Antonio Machado “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”. Después de la visita al lago, volvemos a nuestro alojamiento, a descansar y prepararnos para la siguiente jornada. El asfalto, ya no lo volveremos a ver. A MENOS OCHO GRADOS LA NOCHE Al levantarnos por la mañana bien temprano, Fumanchú, esta blanca debido a la escarcha de la noche anterior. Las garrafas de agua que hemos dejado fuera con ella, para que le acompañara en la imaginaria, tienen más de dos dedos de hielo. Yokito San, que es muy eficiente, ha dejado un termómetro que ha tenido la precaución de traer y le canta, que la temperatura en la noche ha caído hasta los -8º. Debemos de esperar hasta las 11 de la mañana, para ponernos en marcha, y que el viaje sea más llevadero. Nuestra intención es llegar al menos a Jargalant, situado a 84 kilómetros de Tariat, atravesando el Parque Nacional de Khotgo-Terkhiin Tsagaan Nuur. Debido a la experiencia que hemos tomado, cuando llegamos a un río, ya no paramos y examinamos el terreno, para ver donde es más conveniente cruzar. Ponemos la primera y cruzamos directamente. Hasta doce veces tenemos que cruzar ríos. 159 Viaje al oeste de Mongolia (83)
160 Viaje al oeste de Mongolia (85)161 Viaje al oeste de Mongolia (87)

Los valles y el paisaje, de nuevo vuelve a ser sublime, incluso el camino nos da una sorpresa, en una de las veces que hemos tenido que cruzar un rio, hemos encontrado unos troncos para poder hacerlo.

Pasado Jargalant, en un valle protegido por montañas, buscamos un ger, para acampar.

Después de preguntarle a la pareja de nómadas mayores y ante su afirmación, por la experiencia adquirida al ver una y otra vez cual es la vida de estas personas. Yokito San y yo, nos ponemos manos a la obra y ayudamos a la pareja y a sus vecinos en las tareas que ejercen.

162 Viaje al oeste de Mongolia (89)163 Viaje al oeste de Mongolia (90)
164 Viaje al oeste de Mongolia (91)165 Viaje al oeste de Mongolia (92)
166 Viaje al oeste de Mongolia (93)167 Viaje al oeste de Mongolia (94)
168 Viaje al oeste de Mongolia (96)169 Viaje al oeste de Mongolia (98)
170 Viaje al oeste de Mongolia (100)La vida nómada es muy sencilla, pero dura. Se levanta sobre las 7 de la mañana para ordeñar a los yaks, yeguas o vacas. Después, pastorean los mismos, así como a ovejas y cabras. No es común ordeñar las cabras y ovejas, pues éstas las utilizan para carne, más que para leche. Las mujeres se quedan en el ger, donde con la leche, hacen queso, mantequilla, yogurt y fermentan la leche. Para fermentar la leche, llenan un tonel con ella y la baten con un palo donde en el extremo hay una especie de flor en madera. La baten durante media hora o mil veces. La mantequilla, la hacen calentando la leche y batiéndola. El queso, lleva un proceso parecido, pero lo dejan secar al aire. Al atardecer, de nuevo traen al ganado, encierran las crías en un corral y dejan a las madres fuera. Una a una van sacando a las crías, para que mamen un poco, y después las apartan, para ordeñar al animal. Una vez finalizado todo este proceso, de nuevo se ponen manos a la obra para sacar los diversos y magníficos productos de la leche. Se van a dormir muy temprano, siempre nada más hacerse de noche. DURMIENDO CON FRÍO Al final del verano, es la época de la recolección de piñas de los pinos. En las pocas horas libres que tienen, recolectan piñas del bosque y después sacan los piñones, para posteriormente venderlos. Hay que decir, que los piñones con cáscara en Mongolia, son como las pipas de girasol en España, todo el mundo las come como entretenimiento. Ante la mirada atónita de los nómadas, Yokito San y yo, arreamos el ganado, y lo llevamos a su lugar. Luego, ayudamos a los vecinos, a sacar los piñones. Después llevamos las crías de ganado, junto a las madres, para que las mujeres ordeñen. Quedan tan complacidos, que nos insisten una y otra vez en quedarnos a dormir dentro del ger. También nos quieren obsequiar con una pierna de oveja, que están secando en el interior. Por obvia logística, esta última la rechazamos, pero no el cenar y dormir con ellos. ADVERTENCIA SOBRE DORMIR EN LOS GERS CON LOS NÓMADAS: El viajero debe de tener en cuenta, que la sensación de frio para los nómadas no es la misma que para nosotros. Ellos están a sus anchas con 0º, tienen el techo del ger destapado y no necesitan encender la estufa. Pasamos una noche de lo más friolera. Al día siguiente continuamos camino y de nuevo, cerca del atardecer, buscamos cobijo cerca de unos gers. 171 Viaje al oeste de Mongolia (104)
172 Viaje al oeste de Mongolia (101)173 Viaje al oeste de Mongolia (102)
174 Viaje al oeste de Mongolia (103)175 Viaje al oeste de Mongolia (106)
176 Viaje al oeste de Mongolia (107)177 Viaje al oeste de Mongolia (108)

En esta ocasión, solo hay mujeres, sus maridos están trabajando fuera. Decidimos hacer lo mismo que el día anterior, arrear el ganado y ayudar a las mujeres en sus tareas. Ellas de nuevo nos emplazan para cenar juntos y nos invitan a dormir con ellas en el ger. Amablemente y por razones de salud, declinamos la invitación y pasamos una noche de calor humano en nuestra tienda de campaña.
Al tercer día de camino, llegamos a Moron, la segunda ciudad de Mongolia.

Esto no quiere decir, que sea grande, más bien, en Mongolia a excepción de Ulán Bator, las ciudades son pueblos, los pueblos aldeas y las aldeas dos casas y cuatro gers.

Allí nos alojamos en el guesthouse Saraa’s Tsaatan, habitación doble en dormitorio, con baño compartido, wifi y una buena estufa de leña, la conseguimos por 20.000 tgr.

Es un poco complicado encontrarla, pero es la mejor guesthouse de todo Moron, después de haber visitado la totalidad de las 8 que existen.

Lo mejor de todo, es que justo a 50 metros. Hay un Pub, donde sirven comidas mongoles y la carta tiene una variedad de 35 platos exactamente, a precios irrisorios y calidad sublime.

CON LA DIETA MONGOL

En la gran mayoría de restaurantes de Mongolia, el menú es más que escaso. Tenga en cuenta el lector, que Mongolia, al tener el clima que tiene, las verduras en la alimentación es mínima. Debido a que no tiene mar, el pescado solo se encuentra en los lugares cercanos a los lagos o ríos y no está demasiado introducido en la dieta diaria.

¿Qué es entonces en lo que se basa la dieta mongol?; Pues en carnes antes ya reseñadas, pastas y sopa.

Como he dicho antes, en la gran mayoría de los restaurantes, solo tienen dos o tres platos (Posso (empanadas de pasta hervida con carne, también está la versión frita, que se llama Hosso), Won (que son sopas de pasta con un poco de verdura y carne) y el chuguan (que es pasta con carne)).

Dicho esto el lector puede quedar apesadumbrado, pero nada de eso. La gran calidad de los productos, hace que la poca variedad gastronómica, apenas se tenga en cuenta. Las carnes son de la mejor calidad que he comido en mi vida. Ha sido confirmado, por grandes carnívoros de cultura, como el uruguayo y el argentino.

También al lado, hay una tienda de ropa de segunda mano, donde compramos un saco de dormir, de temperaturas extremas -25º (por su peso y tamaño sería imposible poder llevarlo durante todo el viaje) por un precio regateado e irrisorio de 2€. Lo hemos visto en tiendas de montaña en otros países, por más de 200€.

No dejar de visitar el mercado central de la ciudad, pues dejará buenos recuerdos al viajero.

178 Viaje al oeste de Mongolia (110)179 Viaje al oeste de Mongolia (111)
180 Viaje al oeste de Mongolia (112)181 Viaje al oeste de Mongolia (113)
182 Viaje al oeste de Mongolia (114)POR EL LAGO KHÖVSGÖL Nuestro siguiente destino es el lago y parque nacional de Khövsgöl, al que pretendemos dar la vuelta y está situado al norte de Moron. Las tierras del margen derecho del lago son de libre circulación, pero la orilla occidental, está restringido. El viajero deberá de sacarse un permiso en el departamento de defensa de la ciudad. La solicitud del permiso, debe de ser en cirílico y debe de aportar los datos de una persona local, que en teoría nos debe de acompañar. El permiso tiene un coste de 20000 tg (10$) por persona. Saraa, la dueña del guesthouse, nos ayuda y nos hace todos los trámites del permiso, sin ningún coste añadido. Salimos con una ventisca encima de la ciudad de Moron y ponemos rumbo al pueblo de Khatgal, en el sur del lago y situado a 95 km de Moron. La carretera es asfaltada y tardamos solo un par de horas en llegar. En Khatgal, compramos carne, vodka y otros víveres para los siguientes días, además de llenar el depósito de gasolina. No hay ningún pueblo o aldea, hasta llegar al norte del lago, en el pueblo de Khankh, situado a 120 km. Continuamos camino, atravesando de nuevo ríos y por un camino que en el mapa se señala como bueno, pero en realidad es de lo peor que hemos circulado en Mongolia. Lo peor en sí, no es el camino, sino la ausencia de gers. Esto hace que de pasar algún percance, quedemos totalmente aislados y sin posibilidad de ayuda. En el primer ger que encontramos a 20 km del último pueblo, decidimos parar. La noche es muy fría, las temperaturas han llegado a -12º y mis calcetines que han quedado fuera de la tienda parecen dos peces congelados. El paisaje al amanecer es completamente blanco, las reses que hay a nuestro lado, tienen el pelo helado e incluso veo con sorpresa, como un arcoíris de color blanco circunvala la vista. 183 Viaje al lago Khövsgöl (1)
184 Viaje al lago Khövsgöl (2)185 Viaje al lago Khövsgöl (3)
186 Viaje al lago Khövsgöl (4)187 Viaje al lago Khövsgöl (6)
188 Viaje al lago Khövsgöl (8)189 Viaje al lago Khövsgöl (10)

Nosotros debido a que nos hemos prevenido, amanecemos de lo más calentito. Pero debemos de esperar hasta las doce del medio día, para poder viajar en moto y que la temperatura haya ascendido algo.

Lejos de que el clima y la carretera nos tiren para atrás, continuamos hacia el norte circundando el lago. Los paisajes son muy bellos (creo que me quedo sin adjetivos en este país para describir la beldad de lo que vemos).

190 Viaje al lago Khövsgöl (11)191 Viaje al lago Khövsgöl (14)
192 Viaje al lago Khövsgöl (15)193 Viaje al lago Khövsgöl (17)
194 Viaje al lago Khövsgöl (18)195 Viaje al lago Khövsgöl (22)
196 Viaje al lago Khövsgöl (30)197 Viaje al lago Khövsgöl (32)

NEVADA DE VERANO

Por suerte, después de cuatro horas de conducción por caminos intransitables, encontramos unos temporeros, que acampan con tiendas donde cada una tiene su propia estufa y se encuentran recolectando frutos silvestres en el bosque.

No nos lo pensamos ni medio minuto y decidimos acampar junto a ellos, aún siendo temprano.

Yo me dedico el resto de la tarde, a limpiar con ellos la hojarasca de las bayas mientras Yokito San, prepara la cena.

198 Viaje al lago Khövsgöl (35)199 Viaje al lago Khövsgöl (37)

La noche es aun más fría que la anterior. Cuando por la mañana, con los ojos aun cerrados, me levanto para ir a orinar, al andar oigo un ruido que desde hace años no me era familiar.

Miro al suelo y veo que a 16 de Septiembre, ha empezado a nevar y el invierno ya ha llegado a Mongolia.

Fumanchú, está totalmente blanca y nuestra tienda llena de nieve.

200 Viaje al lago Khövsgöl (49)201 Viaje al lago Khövsgöl (39)
202 Viaje al lago Khövsgöl (46)203 Viaje al lago Khövsgöl (43)
204 Viaje al lago Khövsgöl (44)205 Viaje al lago Khövsgöl (55)
206 Viaje al lago Khövsgöl (51)207 Viaje al lago Khövsgöl (60)
208 Viaje al lago Khövsgöl (64)209 Viaje al lago Khövsgöl (70)

Los temporeros al levantarse, vienen a nuestra tienda, para ver si hemos sobrevivido. Les respondemos con una sonrisa y ellos a su vez nos invitan a desayunar en su tienda con estufa.

El desayuno híper calórico y regado con Vodka, hace que no partamos hasta bien entrada la mañana.

Al cruzar los ríos con la moto, debemos de tener una precaución más. Debido a que el agua esta helada, antes de cruzar, debemos de romper el hielo, pues de lo contrario, corremos el peligro de caer y mojarnos.

210 Viaje al lago Khövsgöl (76)Aunque el lago a primera hora de la mañana, también está helado, con los primeros rayos del sol, el deshielo es inminente. Si bien, el lago es transitado por vehículos desde finales de octubre, hasta marzo, pues la capa de hielo es más gruesa y soporta incluso el tránsito de camiones. RUSIA AL FONDO A las dos de la tarde y cerca de Khankh, encontramos con el beneplácito del sol, una orilla del lago, que tiene el aspecto de una playa tropical. 211 Viaje al lago Khövsgöl (78)
212 Viaje al lago Khövsgöl (82)213 Viaje al lago Khövsgöl (80)

Metemos los pies en el agua y menos aún tardamos en sacarlos, es tan solo un espejismo.

Sobre las cuatro de la tarde, vemos por fin la frontera con Rusia. Nos abrazamos y felicitamos, por haber cruzado toda Mongolia en moto y con unas condiciones no demasiado favorables.

214 Viaje al lago Khövsgöl (83)215 Viaje al lago Khövsgöl (86)
216 Viaje al lago Khövsgöl (89)Continuamos camino y llegamos al pueblo de Khankh, a tan solo 18 km de la frontera. Allí, decidimos parar dos días para descansar. Tomamos un bungaló en el mejor sitio del pueblo. Oxotatyp, es un campturist, que nos hace una oferta irrechazable. Bungaló de 4 para dos, con estufa y leña todo el día, increíblemente wifi y servicios fuera. Los baños de ducha no existen en este pueblo. 217 Viaje al lago Khövsgöl (91)
218 Viaje al lago Khövsgöl (92)219 Viaje al lago Khövsgöl (93)
220 Viaje al lago Khövsgöl (95)221 Viaje al lago Khövsgöl (97)

El atardecer sobre el lago es precioso, cuando se ve desde la ventana de nuestro bungaló y con la estufa a toda mecha.

Proseguimos camino y coronamos el norte del lago, ahora todo lo que nos queda es volver por la otra orilla.

Lo difícil, es que el río del norte es ancho, profundo (1,10m en la parte menos profunda), con corriente y están haciendo un puente, que aun no se ha terminado. No queda otra, que atravesarlo.

LA EPOPEYA DE CRUZAR EL RÍO

De ninguna manera nos venimos abajo, decidimos cruzarlo sin pensarlo dos veces.

Al topar con las grandes piedras del fondo, la moto vuelca, y nos sumergimos en el agua. No tardamos ni dos segundos en ponernos todos de pie y continuar cruzándolo. Yo, conduciendo y evitando que Fumanchú se pare y se ahogue, y Yokito San, empujando en la parte posterior.

Llegamos a la otra orilla rendidos pero triunfantes. Lo primero quitarnos la ropa mojada y secarla en los pocos lugares donde da el sol.

222 Viaje al lago Khövsgöl (99)223 Viaje al lago Khövsgöl (100)

Estamos unas dos horas en la orilla y mientras vemos, como los nómadas cruzan de la misma manera que nosotros y les ocurre lo mismo.

Después de un par de horas, el río parece una playa por la cantidad de personas que se encuentran en paños menores y secando su ropa.

Continuamos camino y llegamos a una pequeñísima aldea, situada al noroeste del lago.

En una preciosa casa junto al lago, pedimos permiso para acampar y terminar de secar nuestros sacos y pertenencias.

224 Viaje al lago Khövsgöl (101)225 Viaje al lago Khövsgöl (103)

La mujer, se ríe de nuestro aspecto y nos hace entrar en la casa, pone nuestras pertenencias al lado de la estufa y nos invita a té, nata con pan y posteriormente a cenar. Nosotros acabamos el vodka junto a toda la familia.

Por la mañana, la mujer se acerca a la tienda con nuestras pertenencias ya secas y un desayuno. Sinceramente, la amabilidad de los mongoles es mucha calidad.

Le indicamos que queremos continuar por la ribera oeste del lago y ella con señas nos indica que imposible, que ni si quiera ellos pueden hacerlo. Además nos advierte que no hay gente hasta dos jornadas de camino después. Que por la noche abundan los lobos y nos enseña las marcas en el cuello de uno de sus perros atacados.

BATIENDO EL RECORD

Nosotros que hemos hecho nuestro el lema “Lo difícil se hace, lo imposible se intenta”, decidimos intentarlo.

No hay ni tan siquiera camino, toda la zona después de la aldea es un completo pantanal en medio del bosque.

Fumanchú se hunde en el barro y el avanzar es extremadamente arduo.

Yokito San, que no cesa en su empeño, empuja la moto, mientras yo intento conducirla y evitar los agujeros de agua de un metro.
Después de varios kilómetros, Yokito San, parece sacada de un baño de lodo, pero no pierde la sonrisa en ningún momento.

226 Viaje al lago Khövsgöl (104)Cuando llevamos unos 20 kilómetros recorridos en algo más de cuatro horas, ocurre algo, para lo que no estábamos preparados. La cadena de Fumanchú se parte y ya no podemos avanzar por el lodazal. Sin repuestos, a más de una jornada de camino continuado hacia el sur y de alguna señal de vida humana, no tenemos mucho tiempo para pensar, pues la noche caerá en seis horas y ahí sí que correríamos un serio peligro, al estar totalmente aislados en medio del bosque. Sacamos a Fumanchú del barrizal y deshacemos el camino teniéndola que empujar por 15 km con el peso de la mochila, cascos, cazadoras y barro. A dos horas de que empiece el atardecer, le digo a Yokito San, que se adelante y vaya corriendo hasta la aldea a buscar ayuda. Mientras yo continuo empujando la moto solo. A través de los árboles, escucho el sonido de una moto. Yokito San ha encontrado un nómada, que ante las explicaciones de esta, ha dejado enseguida sus labores y ha venido a socorrernos. Trae el repuesto para reparar a Fumanchú, y nos advierte que en el estado que esta la moto, no podemos continuar. Debemos de volver al pueblo de Khankh, a una jornada de camino, a comprar una cadena nueva. Ni tan siquiera nos asegura que la cadena, tal y como está, aguante hasta este pueblo. Derrotados, llenos de barro y exhaustos, pero a lomos de Fumanchú, volvemos de nuevo a la casa del lago de donde hemos partido. Los nómadas de la aldea, que han escuchado nuestra vicisitud, no paran de acercarse a nuestra tienda a llevarnos sopa caliente y a invitarnos a dormir en sus gers. Nosotros sabemos que estamos más calientes en nuestro saco que en su casa. Rechazamos el hospedaje, pero no la sopa caliente. ADIÓS FUMANCHÚ Por la mañana, hago cuentas, y no podemos volver a la aldea, para retomar camino posteriormente otra vez al oeste, nos quedamos ya sin días. Sé que tengo que vender a Fumanchú, por lo que tampoco me puedo arriesgar a perderla. Comento con Yokito San las posibilidades y llegamos a la conclusión, que la única salida es meter a Fumanchú en una furgoneta, y llevarla hasta el pueblo de Khatgal, en el sur del lago, a tres jornadas cortas en moto. Hablo con nuestra anfitriona, y llego al acuerdo con el único en la aldea que tiene furgoneta, de que nos lleve hasta este pueblo, por 100 €. El se resiste en un primer momento, pues tiene que perder dos días y medio de trabajo, además de que es poco dinero. Lo convenzo finalmente diciéndole, que por el camino puede recoger a personas que tengan que ir hasta este pueblo y de esta manera sacar más dinero. 20 horas tardamos en hacer los 170 kilómetros que separan nuestro destino, en una furgoneta todoterreno. Cuando llegamos al pueblo, el conductor tiene que ir luego hasta Moron, porque ha recogido a tres pasajeras que le han pagado por ello. Por 8€ mas, nos lleva a Yokito San, Fumanchú y a mí, hasta Moron. Aquí acabo nuestra aventura con la moto en Mongolia, pienso mientras la bajamos de la furgoneta. Nos alojamos en el mismo guesthouse y en el mismo guesthouse, la vendemos a la dueña, por 450.000 tg, 100€ menos de lo que nos costó. Fumanchú, por la que en un principio no daba ni un duro, ha dado la batalla con creces, hemos llegado a la frontera de China en el sur por el desierto y a la frontera más al norte del país con Rusia por montañas y caminos malísimos. Mi experiencia en moto, ha sido la más dura de toda mi vida, pero Fumanchú ha aguantado estoicamente y solo se rompió una tontería al final. Lamiéndome las heridas, pienso poéticamente, que Fumanchú, mucho más coherente con el peligro que nos atenazaba, decidió romper su cadena, para obligarnos a volver, pues de otra forma, no nos hubiéramos achicado y hubiéramos continuado. YOKITO SAN Me ha sorprendido de sobre manera Yokito San. Es una persona que ha aguantado lo que hasta el momento nadie que me ha acompañado. Incluso yo mismo, en alguna ocasión he estado a punto de tirar la toalla y ha sido ella la que no ha cejado en su empeño por llegar a donde teníamos establecido llegar. Hubiera frio, lluvia, nieve barro, ríos o caminos intransitables. Gracias a ello, hemos disfrutado de este maravilloso país, que se resume en tres palabras, salvaje, duro y bello. CAMINO DE CHINA Volvemos a Ulán Bator con el tiempo justo de comprar nuestro billete en el transmongoliano, solo hay dos a la semana. Nos sorprende, que en la taquilla de la estación de trenes de Ulán Bator, el precio del billete es tres veces menor que comprarlo en internet (a Pekín en cabina cuádruple 75€ persona, hasta la primera ciudad de China, Erlian, 26€ persona). Al día siguiente, nos despedimos de Khan y Oyuna y tomamos el transmongoliano hasta China, nuestro siguiente país. 227 Transmongoliano (3)
228 Transmongoliano (1)229 Transmongoliano (2)
230 Transmongoliano (9)231 Transmongoliano (11)
232 Transmongoliano (12)233 Transmongoliano (17)

Ante la imposibilidad lingüística de que Yokito San pueda hacer algún comentario en este Blog. Y ya que el camino ahora será de dos por mucho tiempo. He decidió abrir una nueva sección.

Le he pedido a Yokito San, que muestre a través de sus fotos, lo que para ella ha sido el país visitado.

A partir de ahora, cada vez que termine un crónica, acto seguido, se publicarán las fotos que muestren la versión de ese país y las experiencias que ha tenido.

Espero que os guste esta nueva sección, tanto como a mí.

MONGOLIA SEGÚN YOKITO SAN

10 thoughts on “Mongolia

  1. Hola viajeros tengo una consulta voy a ulan bator en unos días y quiero comprar una moto usada ustedes me pueden recomendar un lugar o una página para conseguir motos? Con la moto que compró en Mongolia puedo entrar a Rusia y Europa ? Desde ya muchas gracias

  2. Hola que tal?,

    Primero de todo quiero darles las gracias por este articulo tan fantástico.
    Segundo seria posible que me dijeseis por cuanto os salir comprar las motos de segunda mano y las reparaciones.

    Gracias

    1. Hola, soy el administrador de la pagina, según he hablado con Antonio en Mongolia lo normal es alquilar las motos, comprarlas es casi imposible, mira en Cheketours, y pásate de nuevo por aquí y comenta si te ha servido la información. Saludos

  3. Sorprendida me he quedado. Qué lugar tan espectacular, me ha encantado.
    Esas llanuras te tienen que hacer dudar de que la tierra sea de verdad redonda. Y ese cielo iluminado de estrellas, impresionante.
    El frío y las penurias pasadas tienen su recompensa, y en este caso, menuda recompensa! Suerte la vuestra de haberlo disfrutado, y lo sufrido acaba pronto olvidado.
    La gente nómada me parece de una gran calidad. Me sorprende un montón el enorme reloj que tiene a su espalda la anciana que teje cuerda con pelo de camello, da la sensación que en un lugar así no se tiene necesidad por saber la hora.
    Fotos sensacionales, todas, todas, a cuál más bonita, pero me quedo con una de Yokito San de tres caballos corriendo por la estepa. Como dice la camiseta de vuestro amigo “Mongolia, the motherland of wild horse”.
    Gracias por ofrecérnoslo, es un placer seguiros.

  4. Antonio!! Qué duro Mongolia!! Pero aun así, he visto que vale muchísimo la pena.que maravilla de país.
    Debe de ser increíble con esos paisajes y esa gente tan amable y hospitalaría.
    Habéis llegado hasta donde poquísimos turistas lo han hecho, mi más sincera enhorabuena. Seguid regalándonos vuestras vivencias por favor que así las vivimos nosotros un poquito también.

  5. Ya me he empapado de la última crónica, muy buena por cierto. Pero lo mejor de ella a mi parecer son las fotos, de nuevo te veo inspirado y captas el espítitu o alma en aquello que retratas… en Japón me tenías un poco disgustada…y pensaba éste no es Antonio…lo han cambiado…

    Veo y eso me gusta que ni a tí, ni a Yokito os detiene nada. Aunque creo que tú enredas a Yokito y como el que no quiere la cosa, la convences al final para que sigáis el camino, dando a entender que eres tú el que te echas un poco para atrás…¡ te he pillado !… eso se llama Refuerzo… yo no me hubiese movido del sitio con el frío que hace por aquel lugar…

    Por decir algo, ahora te pongo algún “pero” aunque no te guste… no comparto contigo que invites a los nómadas a alcohol…considero sin saberlo que sólo les invitas a una copita…Bueno cuando regreses hablamos del tema si quieres… ¡ si sólo los invitas a una copita estás perdonado!.

    En la próxima crónica, dices que Yokito va a participar con sus fotos…veamos si no te quita el protagonismo y echa mejores fotos que tú. Ya te lo diré.

    Bueno Antonio, un abrazo de Rosalía y familia para tí y para Yokito, y que se lo hagas llegar.

  6. Hola Lolailo.Vaya crónica.Os haría un monumento a Yokito y a ti.Que viaje más duro .Os admiro por soportarlo.Desde luego es muy interesante y bellísimo pero a mi allí o me llevan de reina sin pasar fatigas o no voy pq mi cuerpo serrano no aguanta esa dureza.Ya has cumplido tu sueño pq mira que tenías ganas de ir a Mongolia.Me alegro.sigue cumpliendo tus sueños y compartiéndolo con todos nosotros.
    Y la nueva sección de la Yokito es genial.Felicítala de mi parte.Es muy buena fotógrafa.Un abrazo grande.

  7. Gracias amigo por hacer siempre comentario, la deuda en cerveza sigue aumentando jejejeje.

    La verdad que Mongolia ha sido el pais mas duro que hemos recorrido, pero las experiencias han sido tan gratificantes que no dudariamos en volverlo a repetir.

    Al administrador le hago una pregunta; Lcuando intento ver la seccion de Yokit San, me dice que necesito un plugin para verlo. A los que no somos expertos en estos lares, nos deja con la miel en los labios, porque no podemos verlas. Se puede solucionar esto de alguna manera?
    Gracias por estar siempre apoyandonos, de parte de estos dos taravitazos.

    Salud, suerte y vida!!

    1. Lo de la sección de Yokito me deja con la duda ya que en mi ordenador se ve sin problemas, miraré en otros ordenadores y si no, pues buscaré otra solución en estos dias!!!

      Y lo de la cerveza para Juan si no os importa me uno, aunque con lo que le gusta una cerveza no se si me dejará!!

      Jajajaja!! Un abrazo para los y cuidaros!!

  8. Como siempre muy buena crónica, tuve curiosidad y me hiciste buscar a Borte por internet!!

    Por cierto, las fotos del chaman y del calcetín no tienen desperdicio!!

    Felicita a Yokito San por su sección!!

Responder a El Taravitazo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *