Vietnam (XXI)

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Debido a un fallo en el antiguo servidor de imágenes habrá paginas en las que no se vean estas en su párrafo correspondiente, y ya que volverlas a poner todas en su sitio llevaría muchísimo tiempo se ha insertado al final de cada crónica un vídeo para poder verlas.

 

Cuando llegamos a Hanoi, el clima que nos espera ya en la estación, es muy diferente de la primera vez que llegué, una bofetada, esta vez de frío, nos azota en plena cara, mientras buscamos un taxi con conductor honrado, una tarea ardua en cualquier ciudad, y en ésta, casi imposible.

Por fin cuando comenzamos a andar ya que la mayoría nos quería cobrar 6 euros, encontramos uno que es coherente 1,10 euros, y nos deja en el lago Hoan Kiem, en el distrito francés.

EN EL TRAJÍN DE LA CIUDAD

Empezamos a caminar por sus calles, y por sus callejuelas. Maruxiña, queda anonadada, del trajín de sus habitantes, y vehículos por las mismas, del constante pitido de estos, y me mira sonriente, diciéndome

-“Tienes razón, esta ciudad está loca, jamás vivirá aquí”. Me río para mis adentros, pensando que si en su primera hora en la ciudad, es ésta su impresión, cuando llegue el final de año, en el que la ciudad entera sale a la calle en sus vehículos, y continuamente tocan el claxon, una experiencia que yo ya viví en la celebración de los 1000 años de Vietnam, y que en absoluto me embelesó, a ella la desquiciará.

Llegamos al hotel donde había reservado con anterioridad, y Raúl, junto con el resto de los trabajadores nos recibe con alegría, y me sorprende que todos recuerden mi nombre, dándonos posteriormente, la mejor habitación, una con balcón y vistas a una de las calles a la que más encanto le veo de todo Hanoi, la calle del mercado.

Después de una ducha, para dejar atrás el olor a humanidad que traíamos como suvenir del largo trayecto de tren, salimos, y nos dirigimos a ver a mi amiga Hai, la de la agencia de alquiler de motos.

EN LA ESQUINA CALIENTE Y EL ANTRO

Esta al verme, al igual que el resto de sus trabajadoras, me reciben con alegría, pero a Maruxiña de manera algo distante, hasta que empezamos a hablar, y poco a poco, van abriéndole hueco a ella en la animosidad diaria de la que tantos días gocé hasta que nos invitan a comer al día siguiente en la oficina.

De allí a otro lugar que no podía ser otro que la esquina caliente, que continúa siéndolo, ya que esta tan concurrida como siempre, aún estando a bajas temperaturas, unos 8 grados, que hacen que nos refugiemos pronto en el pub al que siempre he llevado a los amigos españoles que  he conocido en Hanoi. Después de media hora en él, tumbados en la entre planta, donde se puede ver el resto del local, y ante la cara de felicidad de mi acompañante, le pregunto el parecer por el local, y me suelta una frase que jamás olvidaré, y que será lapidaria para todos los lugares del mundo parecidos a este,

-“Ningún otro lugar tiene el encanto de un antro”,

por lo que bautizamos al pub con el nombre de “El Antro”, donde tengo a buen seguro, que volveremos una y otra vez .

Finalizamos la jornada pronto, ya que el trote del camino, va haciendo poco a poco mella en nuestros cuerpos, y en esta ciudad, permaneceremos 10 días, por lo que nos dará más que de sobra tiempo para enseñarle todo lo que de la misma sé a Maruxiña.

LOS TAPONES Y SUS RESPUESTOS

Por la mañana, es inevitable que el ruido del mercado, ya me despierte a las 6 de la mañana, algo que lejos de molestarme me agrada, y a mi compañera les son indiferentes, ya que duerme a pierna suelta, hasta las 9, sin ningún tipo de problemas. Me imagino que está acostumbrada a mis ronquidos (los cuales recuerdo, fueron capaces de desalojar a una familia entera, de su propia casa en Mai Chau) y hasta el momento no ha tenido queja alguna, eso si ya vino provista de España con tapones para los oídos, repuestos de estos, y repuestos para los repuestos, por lo que pudiera suceder.

Salimos del hotel, después del desayuno incluido en el precio (12$ noche) ,y recorremos las calles del distrito francés, hasta llegar a la catedral de San José, donde están celebrando misa en francés, para los turistas, y a la que decidimos volver otro día, para visitarla con más calma. Posteriormente, marchamos a comprar algo que yo creo que es necesario, una estufa, en un centro comercial, que en España presumen en su publicidad, de que si no eres tonto compras allí, aunque me he hartado de ver tontos siempre en todos los centros comerciales, en fin cosas de la vida, nos hace gracia, el ver esto en este país.

Con la estufa que hemos comprado por 12 euros, que a nuestra marcha del hotel, regalaremos a algún amigo, para que la disfrute por los dos únicos meses de frio que hay en esta ciudad, nos dirigimos a la oficina de Hai, ya que nos ha llamado cuatro veces, para indicarnos que la comida esta ya preparada.

REGALOS DE LA SUERTE

Cuando llegamos, mi amiga tiene preparada un fundé vietnamita con pescado, que está deliciosa. Al finalizar la comida, y como ya es habitual en todas la comidas a las que me ha invitado Hai, marchamos Maruxiña y yo a comprar cafés. En el camino, decidimos al ver cestas de diversos productos, parecidas a las cestas de navidad de nuestro país, comprarle a nuestra anfitriona, una de ellas , pero cuando regresamos, la acoge, no con demasiada alegría en un primer momento, ya que nos dice que los regalos traen buena suerte cuando se hacen el primer día del año. No me lo tomo a mal, en estos días es importante, las pautas de los diferentes actos que se hacen, ya que para ellos, si uno se salta alguno, les puede marcar la suerte del año entero, por lo que para el primer día del año,  hemos decidido, hacerle otro pequeño regalo, para que no se pueda sentir ofendida, y tomamos nota de este error, y ella se percata, de que simplemente ha sido por ignorancia.

LA MARIONETAS ACUÁTICAS

Cuando salimos de la comida, y la sobremesa, nos dirigimos a una de las terrazas, que hay en lo alto de un edificio, cerca del lago, para hacer nuestra tertulia, y disfrutar las vistas que se aprecian desde la misma. Regresamos ya cayendo la noche para el hotel, para disfrutar de una tarde de domingo, en compañía de una película, y la estufa adquirida, hasta que el sueño, poco a poco va haciendo presencia, y quedamos dormidos.

Por la mañana, nos decidimos, a ver algo que en este país es único, y que aun yo no he visto, ya que como había dicho anteriormente, dejaría para posteriores visitas, y poderlo disfrutar en compañía, y no se me ocurre, disfrutarlo en mejor momento y compañía que con Maruxiña, el espectáculo de las marionetas de agua.

Nos acercamos a la taquilla, y retiramos dos entradas para la sesión de las 21 horas (2,25 euros por persona), pasando el resto del día, paseando por las calles de Hanoi, y entrando en diversos cafés, y restaurantes callejeros, de los que disfrutamos de un arroz con pollo, por tan solo 0,5 euros por comida .

Llegada la hora del teatro, nos dirigimos al mismo, comprobando que por la época, en la que estamos, está a la mitad de ocupación, lo que es agradable, ya que es un ambiente mucho más ameno.

El espectáculo, se divide en varias historias tradicionales, las cuales son representadas en un escenario con el suelo cubierto de agua, y al fondo unas cortinillas, desde donde detrás de estas, los artistas, mueven las figuras, con palos sumergidos en el liquido, para que no se vean los mecanismos, con los que las manejan.

La coreografía, no es algo que sea de una precisión oriental, pero sin embargo, la música en directo que acompaña el espectáculo, y la narración mímica de las diferentes historias, son algo digno de que el visitante, pierda una hora de su tiempo, en disfrutar, de esta representación .

ENCUENTROS VARIOS

A la salida, nos dirigimos a “El Antro”, donde hemos quedado con Moon, la cual se alegra y sorprende, en igual porcentaje de verme, y de ver que ya estoy acompañado en mi camino. Además, para más inri, me encuentro en el local a Mi Ho, la profesora japonesa, con la que realicé el viaje desde Laos a Hanoi, a la que saludo con alegría, y con la que quedo en los días venideros, para tomar café.

Cuando me uno de nuevo con Maruxiña, y Moon, compruebo, que las dos conversan animadamente, y que se han caído muy bien, lo cual hace que por el resto de la velada, yo me que a un lado del tema principal de la tertulia,

-“Lo cabrones que son los hombres de Vietnam, y el mundo en general” .

Finalizamos la velada, sobre las dos y media de la mañana, y despidiéndonos de Moon, la que aún queda en el local de charla con un amigo casual, y haciéndome prometerle, que mañana, le grabaré en una memoria, todas las fotografías, de los 10 días que viajamos juntos por su país.

En la mañana siguiente, marchamos en primer lugar a saludar a Maicolm, el cual nos saluda efusivamente, y posteriormente, después de preguntarnos, si tenemos planes para el Tet, y ante la negación de nuestra respuesta, nos invita amablemente, primero a que pasemos el día de noche vieja, en la celebración que hacen en su hotel, ya que a él le toca trabajar, y en segundo lugar, a que vayamos a su casa en el norte a pasar tres días, algo que Maruxiña, y yo  acogemos con gran satisfacción, por lo que debemos alquilar una moto, ya que la casa de este, se encuentra a unos 100 km, de Hanoi.

NEGOCIANDO LOS BILLETES

De allí, marchamos a la estación de trenes, para sacar billete, para nuestro regreso a Danang, ya que corremos dos peligros, uno, que por las fechas no encontremos, billete, y el otro, que por las numerosas invitaciones que recibimos constantemente de amigos, a comidas, y celebraciones, no podamos marchar de la ciudad en un mes. El primer temor, se confirma, ya que solo encontramos billete de regreso, para el día 10, por lo que tenemos que estar en Hanoi, tres días más de lo previsto, lo que poco o nada ya nos importa.

De la estación, marchamos a comer, y lo hacemos de una manera, poco usual, en un restaurante de comida rápida vietnamita, algo que es la primera vez que hago. Es muy curiosa, ya que es tipo KFC, pero el pollo que sirven es picante, así como las salsas, que tienen para acompañar la comida, algo que hace mis delicias, pero no las de mi acompañante, ya que ella está un tanto reñida con el picante .

De allí, marchamos a la oficina de Hai, para alquilar una moto, le entregamos un llavero que compramos, para ella y su marido, para que lo abra en el día de año nuevo, que es cuando trae buena suerte, tanto el regalar, como el abrir los regalos.

LOS RITOS DEL TET

Después de una mínima negociación, ya que, Hai es ya amiga, y sé que no nos va a engañar, conversamos con ella sobre el Tet, y de los diferentes días y protocolos a seguir en ellos, y de los regalos y costumbres del mismo.

Nos explica, que el presente año, es el que pertenece al tigre, y en el que entramos próximamente es el del gato, y que es costumbre regalar una planta, o frutas, que se ponen en la entrada del negocio, o vivienda.

Las plantas que suelen regalarse son las que traen buena suerte: naranja, mandarina, pomelo, y pimientos, y las frutas como la sandía y la banana, son las básicas, pero que se pueden regalar otras diferentes.

Sobre los días nos explica, que el último día del año, no es un día fijo, sino que va en relación a la luna (al igual que el Jueves Santo en nuestro país). El de este año cae el 2 de febrero, y se pagan todas las deudas que se tienen con los acreedores, y se pide perdón a la gente que se le haya podido causar algún daño.

En las casas, se le da la bienvenida, a los espíritus de los antepasados, y se homenajea a estos, haciéndoles un altar en ellas, y realizándoles ofrendas de arroz, dinero y otras comidas.

Al dar la media noche, todo el mundo se felicita el año, y se desea buena suerte para el siguiente, se queman los billetes (falsos), las diferentes ofrendas que se le han realizado a los antepasados, y se les vuelve a dejar marchar.

Los jefes de los negocios, les hacen regalos a sus empleados, y a todos los que permanecen por ese día bajo el techo de sus casas o negocios.

En el primer día del año, se cuida mucho, de no enfadarse, ni decir malas cosas a los demás, pues es indispensable, el empezarlo bien, ya que este día marcara, lo que será todo el año, así como es obligatorio, el visitar a los padres y suegros, y realizar comidas con ellos. En el segundo día, se visita a los tíos, y se come con ellos, y en el tercero a los amigos, y socios de los negocios.

MOTO CASI NUEVA

Marchamos de su oficina, con una lección más aprendida de esta cultura, tan diferente a la nuestra, y con el alquiler de una moto completamente nueva con tan solo 40 km. igual a la mía, con dos cascos, y porta maletas, por tan solo 8 $ al día, quedando para recogerla en el día posterior, lo que agradecemos enormemente, ya que el conducir por esta ciudad loca, me saca de los nervios.

Marchamos pronto a dormir, no sin antes, quedar con Moon, para darle sus fotografías, y desearle un feliz año nuevo, ya que ella marcha al sur ese mismo día, a casa de su madre, para celebrar con toda su familia las fiestas.

En el último día del año, comprobamos ya que la ciudad de Hanoi, está irreconocible, ofrece una imagen inédita, pues sus calles, están semidesiertas, y muchos negocios ya se encuentran cerrados. Recogemos la moto, y aprovechamos, para pasear en ella a nuestro antojo, por todos los lugares que hace solo un día bullían de gente y vehículos .

Paramos en la oficina de correos a comprar sellos, la cual está abierta, por tan solo dos horas, para que Maruxiña, envíe posteriormente las postales que había prometido a sus amigos y familiares , y para ver los diferentes preparativos, que realizan alrededor del lago de Hoang Kiem, donde al dar la media noche, habrá un espectáculo pirotécnico, al que ni mi compañera ni yo, asistiremos, ya que sabemos de sobrado, la cantidad de gente que piensa asistir al mismo, y ni ella ni yo, somos amigos de las multitudes.

Después de una buena siesta, para estar descansados, para el final de año, marchamos a la esquina caliente , para tomar la ultima cerveza en honor a Salva y Olga, que se encuentran en Australia, y me han enviado un correo, contándome sus peripecias por ese país, y la aventura que han tenido con las inundaciones en ese lugar.

MASCOTAS Y PISTACHOS

Posteriormente marchamos a cenar, donde paseando, encontramos un anuncio insólito de una tienda de mascotas, en la que se encuentran varias fotografías de ellas, un perro, un gato, un cerdito, pollitos, e incluso alguna ave, hasta ahí todo bien, pero también hay la de una gamba, mientras pensamos para nosotros riéndonos, quien carajo tiene a una gamba como mascota, a no ser que sea Homer Simpson, y su entrañable Tenacitas . Luego, media hora antes de la media noche, nos reunimos con Maicolm, en su hotel, donde todos los empleados, el dueño, y tres huéspedes casuales, se encuentran en el hall. Brindamos todos deseándonos lo mejor para el año siguiente, y comemos pistachos, dulces típicos, y alguna comida especial para la ocasión, muy parecida, a la que nos ofreció el dueño del hotel de Danang.

Nos enteramos de la entrada en el año del gato, por el sonido de los cohetes, que estallan en la cercanía del lago, y volvemos a realizar una y otra vez brindis con cerveza, y posteriormente, el dueño del hotel, a todos los presentes, nos da un sobre con dinero (5000 dong, 20 cent. de euro), para desearnos buena suerte, los cuales guardo junto a los que me dieron en la ceremonia de la reina de los cielos en Bac Ha .

Después de la llegada de nuevos huéspedes al hall, y brindar con ellos también, Maruxiña y yo, nos despedimos de nuestro anfitrión, Maicolm el que nos agradece mucho, que lo hayamos acompañado en esa noche, y emplazándonos, para el día siguiente, en la puerta de su hotel desde donde saldremos con destino a su casa, para empaparnos más si cabe de la diferente manera de celebrar el nuevo año.

EL TARAVITAZO COMPARTIDO

Recorremos las calles de Hanoi, camino a nuestro hotel, donde encontramos en las aceras a grupos de gente, que en una pequeña fogata, quema las ofrendas a los espíritus de sus antepasados, y los deja marchar al lugar de donde vinieron, para celebrar con sus familias el año nuevo . Pasamos por las calles que permanecen mudas, y hace unas horas, estaban inundadas por ríos de gente, vehículos, y ruido, para darle la bienvenida al año, mientras en mi cabeza tarareo la canción más idónea, para este momento “Year of de cat”, de Al Stewart. Justo antes de llegar a nuestro hotel, entramos en una pequeña pagoda que se encuentra abierta, Maruxiña y yo, entramos en la misma, y hacemos una ofrenda, a Confucio, y a la Reina de los Cielos, para que estos nos den protección y  buena suerte en el largo camino que nos queda por recorrer, y que el año del gato, sea como mínimo igual de bueno que el del tigre, año, en que decidí emprender este camino, año, en que el taravitazo, dejo de convertirse en cosa de uno, para ser ya de dos. Aunque siempre he creído, que el taravitazo es de todo aquel que decide ver lo que hay más allá, de la cotidianeidad de la vida, del que no se conforma, y decide dar un paso más, del que empieza andar un camino, sin saber a donde lleva, del que sube una montaña, para ver lo que hay tras de ella, del que se tira al vacio, sin paracaídas de reserva, del que decide perder su tiempo, y leer las vicisitudes de estos dos locos españoles por el mundo.

A todos vosotros, os dejo, una frase de Héctor Tassinari, que en su día leí por casualidad, y a mí me ayudó a emprender este sueño,

-“Dios no te habría dado la capacidad de soñar, sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad”.

BUENA SUERTE A TODOS EN EL AÑO DEL GATO.

 

11 comentarios en «Vietnam (XXI)»

  1. Acabamos de leer la crónica, menos mal que hoy es sábado y lo pudimos hacer de un tirón, las fotos son preciosas y la puesta de sol espectacular, seguro que a Ana se le recuerda Brasil, solo faltaba que saliese un señor parecido a Demis Roussos tocando un bolero con su violín.
    Las nietas Alba y María están preciosas y cada día hacen mas cositas, en fin esto de ser abuelos es una gozada.
    Me gustó la cazuela abombada de THAKHEK, podeis traer una cuando volvais ó bien la mandais por correo,el paquete que me mandaste llegó estupendamente, son cosas originales y preciosas, estamos encantados con ellas, estas cosas aquí no se encuentran, ya están colocadas en un sitio de honor en mi pequeño museito, que va aumentando poco a poco.
    Mirando la moto y a vosotros, pienso que es una maravilla de aparato, aguanta carros y carretas y además los arreglos de averías salen baratísimas.
    Lo de la foto del obús vietnamita que dices está rodeado de cabras y sale en la misma mi Maruxiña ¿Tiene algun significado?
    Muchos Besos y suerte en Camboya.

  2. Hola Antonio:
    Soy Jose amigo de tu hermana Rosario.
    Me están encantando todos tus comentarios y las descripciones de todos los lugares que estáis visitando así como todas las magníficas fotografías que estáis publicando.
    Ya me gustaría a mí también unirme a vosotros y acompañaros en vuestro ilusionante viaje aunque eso es imposible.
    Mucha fuerza para seguir cumpliendo vuestro objetivo.
    Que segáis disfrutando como hasta ahora y no dejes de seguir comentado este magnifico «TARAVITAZO».
    Cuida de tu hermana y dale un beso de mi parte.
    Un abrazo.

  3. Bueno, por fin encuentro un momento, para contestaros a todos los que puedo, en primer lugar, quiero dar las gracias a los recien llegados, Isa, me alegro que te unas al taravitazo, y espero que el comentario que dejastes no sea el único, también quiero agradecer a Pedro, y a sus padres, que se hayan molestado en dejar comentario, os aseguro, que esto da muchas fuerzas, para continuar escribiendo, vuestra Ana, mi Maruxiñia, como ya habeís leído en las crónicas, es genial, y de momento todo terreno, aqui no le molesta nada el comer en lugares como los que describo, ni hacer viajes interminables en trenes tercermundistas, ya veremos, cunado esto dure mas, pero creo que va para largo su camino, lo importante, pienso yo es que este feliz, y yo la veo así. Chorreandito gracias de nuevo por tu comentario, solo eso te puedo decir, ya que por lo demas te lo he dicho todo, ganado tienes el cafe y la tosta. Miguel, gracias de nuevo, por dejarte ver en los comentarios, al igual que Arantxa, que se que me lees mas que Pedro, tambien gracias Reyes, a mi prima Pepi, y a mis padres y hermanos, bueno mi hermana Rosario no ya que no me ha leído nunca, y conociéndola como la conozco, creo que no lo hará, prefiere la versión resumida que le cuenta su novio, no quiero ni pensar cual será. En fin de nuevo Gracias a todos, Sogeinverca, Roge, Motorma, en Tailandia te esperamos, y a todos los que nos seguis, y no dejáis comentarios, Gracias.

  4. Hola hija: Yo creia que ahí todo el mundo era honrado, pero al ver como actúan los taxistas compruebo que son como los de aquí.
    Los 2 únicos meses de frío y os coincidieron a vosotros, ya es casualidad. Pues aquí, para ponerte los dientes largos, te diré que estos días hace un sol expléndido y los aprovechamos al máximo, aunque ya dan cambio de tiempo para mañana.
    Así que vas a los antros y hasta te gusta, quien lo diría. Incluso comiendo pescado, que aquí a pesar de ser buenísimo no lo probabas, lo que cambia la vida en tan poco tiempo.
    Pero por lo que cuenta Antonio de dormir no perdiste las mañas, duermes de un tirón hasta en el suelo.
    La hospitalidad de esa gente veo que sigue siendo extraordinaria, pero no comas tanto que vas a engordar demasiado.

    Un beso
    Papá

    Hola taravitazos: Soy tu madre,y no quiero que me digas que no cumplo mi palabra de escribir algunas notas, ahí va una : No se que tarea buscais, pero seguro que estais en el camino de encontrarla, espero que sea pronto para que regreses antes y así verte de nuevo.
    Me alegro que os entendais bien Anonio y tú, ya que lo contrario sería un martirio.
    Creo que andar en moto te va costar, pero espero que lo logres.Ojalá esta aventura te sirva para reforzar tu personalidad y adquirir experiencia en la vida.

    Otro beso
    Marisel

  5. Marc sí yo soy la leona de la Metro jajaja Antonio cuelga siempre mis peores fotos pero ya me vengaré tiempo al tiempo.
    Arantxa el peso del taravitazo las casi ocho horas semanales de trabajo son de Antonio yo poco aporto por el momento.

    Pepi, encantada de conocerte, ahora ya sé quién eres jejeje La verdad es que es un placer compartir este viaje con alguien tan entusiasta y con tantas ganas de vivir y conocer es un niño grande,espero que te animes a hacer una escapadita y te unas a nuestro viaje en algún punto.

    Sogeinverca jajjaa de tufillo nada os falla el olfato, mil gracias por solucionarme las cosas en Coruña y ya sabéis cuando queráis venir de antros por oriente aquí estamos deseos de visitas.

    Besos a todos y gracias por leernos.

  6. Bueno chavales, veo que os va genial; yo no tan bien como ustedes, ya que me ha costado mucho adaptarme de nuevo a la rutina, el trabajo, y el entorno de siempre, me han dado ganas de amarrar de nuevo la mochila a mi exmoto coreana de 35 añitos y tirarme de nuevo al viaje. Además me he encontrado mas agobio y cosas pendientes que nunca que me han recordado la sensación ya casi lejana de easy rider (mas o menos) y de Indi, pero siempre notando con nostalgia que vosotros seguís el camino…
    Nota: Las Españolas les pegan vueltas a las chicas de allá.

    Ojala nos veamos pronto en la senda del camino, moto en mano y cámara a la espalda, un besote para los dos.

  7. se nota un ligero «tufillo» de romanticismos en esta cronica, q es bueno.

    q nos cuentes q a ana le encantan los antros, no nos sorprende demasiado jajajaja y es bueno q de vez en cuando pueda pasar un rato en ellos para recordar sus andanzas en su ciudad de origen.

    tener mucho sentidiño y pasarlo muy bien.

  8. Hola lolailo,me encanta cuando te pones un poco en plan filosófico,bravo por tu descripción de para quién es el taravitazo.Ahora que es cosa de dos disfrutaremos todavia más.
    Maruxiña cuida a ese loco encantador que tienes por compañero,ya sabes de sobra que viajar en su compañía es todo un placer y una experiencia inolvidable.Por desgracia yo no he viajado a penas con él pero el verano pasado tuve el privilegio de que me llevara en un viaje relámpago por los Pirineos y quedé impresionada.También gracias a él conozco mejor Barcelona y me enseñó a querer y apreciar esa ciudad.Seguid soñando y cumpliendo vuestros sueños.Muchos besos.

  9. Pero que bien lo estais pasando eeeeeeh!!! Me ha encantado ésta crónica, ha sido muy completita. Habrá que plantearse el tener un Tenacitas en casa ya que alli esta de moda jejeje.
    La verdad que no me importaria tomarme algo en «el Antro» ya que si te soy sincera tiene mejor pinta que algún que otro local de BCN que antes de irte nos pudistes llevar.
    Me repito pero me gusta mucho leerte (bueno, leeros que ahora es cosa de 2) y espero con ganas el próximo fin de semana. Un beso grande para los dos 2!

  10. Buena frase la de Héctor, lástima que no todos los sueños se conviertan en realidad.

    Bueno bueno muy buena la foto de «tengo ambre» jaja me a recordado al León de la Metro Golden Mayer las cosas como son.

    Donde andará Tenacitas jaja cómo podemos llamar a la gamba de compañia? aunque supongo que sera como tener un pequeño acuario con peces no?

    Bueno veo que en esta crónica te has centrado en practicamente el año del minino y en las costumbres del cambio del año con los regalos y demás, bien bien, es curioso lo de que dépende de como empiece el año te marca todo el resto, aunque supongo que es verdad.

    Un abrazo para los dos!!

Responder a Anita Dinamita Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.