Vietnam (XIX)

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Debido a un fallo en el antiguo servidor de imágenes habrá paginas en las que no se vean estas en su párrafo correspondiente, y ya que volverlas a poner todas en su sitio llevaría muchísimo tiempo se ha insertado al final de cada crónica un vídeo para poder verlas.

 

En la siguiente semana, después del trote sufrido en la anterior, en la que apenas hemos podido parar a deleitar las ciudades por las que hemos pasado, decidimos Maruxiña, y yo, parar por al menos quince días, en Danang y Hoi An, las cuales ya conozco, pero como había dicho anteriormente, poco pude saborear debido a mi situación anímica. El paladear con gusto la segunda ciudad que es una de las más hermosas de este país, y aprovisionarnos en la primera, de ropa, calzado, y alguna compra, que enviamos a Eladio, a través de Ángel, por sus continuas molestias, hacia un servidor, y ver los preparativos de los días que preceden al Tet.

LUNA LLENA Y FAROLES

Ángel, por su parte, aconsejado por mí, marcha dos días a Hué, y ya que debe aprovechar su corto viaje a este país, lo hace del mejor modo, en tren, ya que el trayecto entre estas dos ciudades es el más hermoso, vía ferrocarril.

Maruxiña y yo, nos tomamos estos días como auténtico relax, y aprovechamos para conocernos más si cabe, paseando por las calles impertérritas al tiempo de Hoi An, y admirando la arquitectura de sus casas antiguas, además, está cerca la luna llena que en esta ciudad, celebran, inundando las calles de faroles encendidos, que la hacen más bella  y encantadora si cabe.

Poco a poco esta persona venida de tierras celtas y yo, vamos encontrando diferencias entre nosotros, las cuales lejos de separarnos, nos acercan mucho más, ya que continuamente aprendemos el uno del otro. Pienso, que cuando uno tiene las decisiones más firmes en su vida, respecto a sus proyectos, y la manera de vivir, y que estas pueden ser una barrera insalvable, para los demás, por lo que sería imposible el simpatizar con nadie, con ella es todo lo contrario.

Tres días después, un sentimiento de complicidad entre ambos, va llenando el vacío dejado por otros, es un momento de esos que por desgracia son escasos en la vida, y que a doce mil kilómetros de distancia de nuestros hogares, familias y amigos, copan todo aquello que en su día se pudiera haber dejado en el olvido.

UN POCO DE SILLÓN BALL

A su llegada de Hué, Ángel se une a nuestra relajación en los días venideros, acogiéndola con beneplácito, ya que de esta manera, llegará a España más descansado de lo que pensaba.

Pasamos tardes de tertulia en sofás de cafés en el centro de Danang, intentando lo de siempre, arreglar el mundo, sin llegar jamás a otra conclusión que no sea la de que no tiene arreglo. Observamos las diferencias entre las gentes de este país lejano, y nosotros, en diferentes lugares, como un simple aparcamiento de un centro comercial. Realizamos comidas de pescado, el cual es muy diferente al de nuestro país, y comentamos las diferencias de los mismos, hacemos el cabra en lugares de asiduidad de gente de un buen poder adquisitivo como cafés y casinos de lujo, sin gastarnos ni un euro, y saliendo de los mismos, con la cabeza más alta que cuando entramos, aprovechamos que en estos lugares, un extranjero, por antonomasia, tiene dinero, nada más lejos de la realidad, pero aprovechamos para reírnos de todo lo que rodea a este pensamiento, aunque Ángel, no abandona su idea de que tiene la capacidad de hacer saltar la banca de uno de estos, en la ruleta, con la ingente cantidad de cien euros, y el método “Biti”, y la posterior decepción al comprobar que estos carecen de la misma. Y sobre todo hacemos lo que mejor se nos da, y lo que más caro es en la vida, no hacer caso al reloj ni a los días, ya que estos están repletos de felicidad, y buena compañía.

MALDITOS VIRUS

Uno de estos días ufanos, se torna aciago, para un servidor, ya que en mi ordenador ha irrumpido uno de tantos virus que circulan por la red, teniendo que llevarlo a un semi-informático, que lo único que puede hacer es formatear el disco duro, perdiendo la mayoría de información del mismo, y teniendo disponible solo una versión de Windows, en la cual  el procesador de texto, es enemigo acérrimo, del castellano tradicional, por lo que no puedo continuar escribiendo,  ya que me es imposible el expresarme con la perspicuidad que deseo.

A hurtadillas, escribo en el ordenador de Maruxiña, ya que es necesario, para el descanso de mi mente, y  el trasvase de ideas y vivencias que continuamente me acaecen.

En la noche que hemos decidido visitar Hoi An, noche de luna llena, por error creyendo que esta ciudad, estaría inundada de farolillos, nada de lo pretendido  sucede, ya que nos comentan que en la misma, solo encienden los farolillos, los días 15, 16 y 17 del mes, independientemente de si hay luna o no. Lejos de decepcionarnos, tomamos fotografías del puente japonés, uno de los más encantadores que he visto en mi vida, y paseamos bajo la atenta mirada de la luna, que juega con las nubes en el cielo al escondite.

En un día de estos, Ángel, ya viendo que tardará poco en marchar, decide ir a visitar las ruinas de My Son, las mejores de Vietnam, nosotros declinamos su invitación, pues el día, no es nada afable, para realizar esta visita, ya que el cielo amenaza con descargar agua, y Maruxiña y yo lo que nos sobra es lo de siempre, tiempo.

Finalizo estas crónicas semanales, para alegría del lector, y sobre todo de mi hermano Manolín, siendo mucho más cortas de lo habitual, pero por causas ajenas las cuales ya he explicado, y la  falta de nuevos lugares, vería una impertinencia por mi parte el alargarlas, recreándome en explicaciones banales, las cuales poco o nada pueden interesar.

En la próxima, doy mi palabra, a la cual nunca he faltado, que  visitaré las ruinas de My Son, y realizaré el recorrido, de uno de los lugares mas bellos por los que he pasado de Vietnam, montañas inundadas de belleza salvaje, pero eso será solo la próxima semana.

 

15 comentarios en «Vietnam (XIX)»

  1. Hola Antonio. Soy el padre de Marc. De nuevo te escribo unas palabras después de leer un poco de tus crónicas, pues son interminables, aunque el viaje, los sucesos y las imagenes lo valen. Cuando finalices esta vuelta por esos mundos, deseo conocerte y escuchar tus vivencias. un saludo y un fuerte abrazo.

  2. Hola guapo!
    De nuevo estoy aquí, no te creas que me he olvidado de ti, ni mucho menos ahora que tienes compañia y se que tus comentarios iban a ser positivos. Me alegro mucho que este contento y hayas congeniado tan bien con la compañia. Estaba casi segura que seria así, sobre todo por tu parte. Bueno pues a seguir disfrutando y nosotros a seguir pasando envidia sana de ver lo bien y contento que estas. Un besote muy grande, aunque ahora lo tendrás que compartir con Ana y Ange.
    Besotes !!!

  3. Anita, evidentemente, me refería al culo de la elefanta, que te creias?
    Antonio, casi mejor te pasas tú por Coruña, porque a mí no me dejan salir de aquí.De todas formas gracias por la invitación.
    Cuida mucho de esa cabecita loca que llevas al lado.

  4. Hola lolailo.Crónicas cortas pero se nota que estás feliz y que vas dejando atrás tus agobios mentales.me alegro infinitamente porque me gusta esa felicidad y relax que transmites y esa complicidad con Maruxiña.Besos y a disfrutar.

  5. Hola a todos de nuevo, lo primero es agradecer a todos vuestros comentarios, Roge, ya me ha dicho Maruxinia, lo buen tío que eres, haber si te animas algún día y nos haces una visita, Ana-Olga de Asturias, por supuesto que me acuerdo de los tres asturianos, cuando yo estaba tirado en las escaleras del templo, intentandeo tomar una foto imposible, para este año, yo aún estaré por la península de Indochina, por lo que de Mongolia, poco o nada os puedo aconsejar, sólo deciros, que la gente que ha ido, ha venido maravillada de ese país, pero lo que si os podre dar es información de Laos, el cual como ya os comente en el breve momento que nos vimos, en tan solo cuatro días que estuve en su capital, me dejo maravillado, espero que para cuando tengáis previsto el visitarlo, os pueda dar todo lujo de detalles, y lo mismo, podemos coincidir en alguna otra escalera, por mi encantado ya lo sabéis. Ibicenca, muchas gracias por seguir mis crónicas, siento que estas hayan sido tan cortas, pero como ya he comentado, ha sido por causas ajenas a mi voluntad, lo de las ruinas ya me lo supongo, pero como son las mas importantes de Vietnam, es obligatorio mi paseo por las mismas. Manolin, ya me imaginaba yo que estas crónicas te gustarían, por lo menos espero que estas no las hayas leído solo por encíma, aunque como te digo siempre, seguro que pierdes mas tiempo en leer correos tontos reenviados, que lo mío, pero el que elige siempre es el lector, y yo muy contento que estoy que seas de la família, el que me sigue con mas regularidad junto con nuestros padres. Chorreandito, gracias tambien por estar siempre, eres una incondicional, poco a poco te estás ganando una invitación a un café, y una tosta de jamon para cuando vuelva jeje. Pepona, a ti te digo lo de siempre, que disfrutes mucho, gastes poco, seas buena, y creas en Díos, y lo último opcional. Por último, quiero agradecer a todos los amigos y familiares de Maruxinia, que se han unido a la lectura de estas crónicas, las cuales espero sean de vuestro agrado, y a todo el grupo Sogeinverca, por haber sido los primeros de todos en haber dejado constacia de ello. También agradecer a todos los que seguis con asiduidad estas crónicas, y no dejaís comentarios, no por ello soís menos importantes para mi, gracias a todos, y espero vuestra constancia como hasta ahora lo habeís hecho.

  6. Buenas tardes, y noches para los que estan a unos 12 mil kilometros.

    Ya están colgadas las fotos, siento haber tardado tanto, pero esta vez me a tocado ordenar las fotos a mi porque no me las han ordenado, asi que necesitaba un rato en el ordenador para ir leyendo y colgando las fotos donde creia que iban.

    Pero nada sin problema que algo en una tarde no se pueda arreglar.

    Crónica un poco corta lástima lo del ordenador a ver si llega pronto noviembre y te lo arreglan en condiciones.

    Saludos.

  7. Holaaaaaaaaa!! Iva a decirte que hechaba de menos las fotos pero ya veo que si que las hay por el comentario de Marc jejeje. Asi que esperaremos a que las cuelgue! Un beso y ahora muy bien a relajarse se ha dicho!

  8. Hola Rogeeee

    El culo de la elefanta no sé, el mío mucho mejor. No sé q ha pasado con las fotos a mí tp me salen, si sigues sin poder verlas avisa q te las mando por correo.

    Pon Skype en tu ordenata q sólo me faltáis tú y Mar, así ya tienes una excusa pa quedar más con ella jejejeje. Veeengaa enróllate.

    Mamá, Papá como no escribáis algo, a partir de ahora, os llamo sin videoconferencia.Estáis avisados

  9. Hola Antonio!
    Me alegra de que tengas compañia…así ya no necesitas usar el trípode!!pobre trípode,veo que pronto le llegará la jubilación…
    Espero que no te defrauden las ruinas de My Son,con tanta fama como tienen y al final a mi no me parecieron gran cosa, ya nos contarás en tu próxima crónica.
    Por cierto,espero que la siguiente sea más larga,esta se me ha hecho muy cortita,PLEASE!!!Saludos para todos!!

  10. Hola Antonio,

    Suele decirse que hay poca literatura alegre ya que la amargura es inspiradora y la felicidad simplemente se disfruta. Esta escueta crónica en mi opinión es elocuente. Me alegro mucho, un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *