Vietnam (VIII)

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Debido a un fallo en el antiguo servidor de imágenes habrá paginas en las que no se vean estas en su párrafo correspondiente, y ya que volverlas a poner todas en su sitio llevaría muchísimo tiempo se ha insertado al final de cada crónica un vídeo para poder verlas.

 

Al día siguiente de mi llegada de la Bahía de Halong, compro una medicina cuyo compuesto principal, no es el que me dijo mi cuñado, y Laura (que es enfermera), también la desconoce, pero que me da buenos resultados. Es cara, para lo que es el sueldo de la gente de aquí, 85.000 dongs, me acerco a saludar a Chang, a la galería, y ésta me tiene guardado un regalo.

Al día siguiente es mi cumpleaños, 38 que me caen ya, aún no he llegado a la mitad de mi camino vital, pienso para mí con gran optimismo. Es una bufanda, que me viene estupenda, y hace que me emocione. Esta chica es. como dirían algunos de mi pueblo, “maravillosa niño”, es de esas personas, que están hechas de una pasta especial, muy parecida a mi ex pareja, por lo que sería imposible el tener una relación más allá de la amistad con ella, no quiero volver a hacer daño, a una buena persona, ni que ella me lo haga a mí.

SPECIAL GIRL

Después recojo a los de Vitoria en el hotel de Raúl, y nos vamos a visitar diversos sitios de Hanoi, el mercado de la seda, los lugares de los extraños batidos, y el restaurante de la carne de perro. Javier está empeñado en probarlo, pero nos echan, no nos quieren servir, somos extranjeros, y las dos veces yo he ido acompañado de un vietnamita.

Nos vamos a comer al lado del mercado de la cecina, y después nos vamos a ver a Chang, y ésta les soluciona el problema que tienen, para sacar billete de autobús, para ir a Ha Giang. Cuando la conocen, se les queda la misma impresión que a todo el mundo: que es una chica especial. Cuando cierra la tienda, nos vamos a tomar un helado al café de la terraza. Chang nunca ha estado allí, es demasiado caro para ella, y se queda totalmente alucinada. Abajo, en la plaza, están haciendo un espectáculo de danza, magia, y variedades. Es como ver a un niño, la primera vez que lo llevas a un parque de atracciones, está inmensamente feliz, al igual que los que la acompañamos

HALLOWEN PROMISCUO

Posteriormente ella nos lleva a cenar, luego se despide, y volvemos a la terraza, he quedado allí con Moon, y cuando llegamos, es inevitable la comparación de caracteres entre una y otra, es otro mundo.

De la terraza marchamos al pub donde conocí a ésta y están celebrando la noche de Hallowen, y yo mi cumpleaños. Bebemos cervezas, bailamos, y comprobamos que el pub entero es una orgía de idas y venidas de chicas con chicos, y viceversa, en donde todos se lían con todos, nosotros nos mantenemos al margen, pero descubrimos un Hanoi, hasta entonces desconocido para mi . A la salida de éste, llamo a mi familia, y a parte de mis amigos, para que me feliciten, ya pasa de la media noche, y he entrado en los 38 años.

Después de unas cervezas, Moon, nos lleva a otro lugar más tranquilo y bohemio, me recuerda al pub 68 de la calle San Pablo de Barcelona, donde en el altillo del mismo, han colocado alfombras, y nosotros nos sentamos en él , mientras desde este lugar privilegiado contemplamos el ambiente y conversamos, hasta las 3 y media de la mañana que salimos y nos vamos cada mochuelo a su olivo.

INTERNET NO TIENE SECRETOS

Por la mañana volvemos a quedar los de Vitoria y yo, cuando estamos en la esquina caliente, bebiendo un refresco, veo pasar una cara familiar, salto de mi banqueta, y corro hacia Jhon, uno de los chicos que se encontraba en el concierto espontaneo de mi hotel de Vientien en Laos, quedamos sorprendidos los dos del encuentro, y me confirma lo que yo ya le había hablado de Hanoi, que no se parece en absoluto a Vientiem, es ruidoso, y estresante, nos despedimos, y me voy con los de Vitoria a comer ,

Después tomamos café en el mismo sitio que estuve con Mi Ho y los de Burgos, me quedo sorprendido, ya que estos han leído mis crónicas, y conocen toda la historia. Me percato, que saben de mis andaduras en Vietnam lo mismo que yo, y tomo conciencia que, a veces, hay que tener cuidado con lo que se escribe, ya que corres el riesgo de que te lean, aunque por otra parte por eso lo hago, para dejar constancia de mis sentimientos, pensamientos, y experiencias.

Más tarde, junto con Chang, los acompañamos a coger un taxi, para que marchen a la estación de autobuses. Me despido de ellos, creo que no los volveré a ver hasta mi regreso a España, ya que me han invitado a su casa, y les he prometido que iré a visitarlos, y pienso que iré, pero que como siga a este ritmo, necesitaré un año en España, para contentar a todos, y poderlos visitar. No importa, la buena gente se lo merece.

CHICLES SOLIDARIOS

Después de la despedida, Chang me lleva a cenar, a un lugar parecido al que me llevaron los puteros, el de la parrilla en tu mesa , pero en vez de hacerte tú la comida, tienes a una chica que te la va cocinando. Está exquisito, y mientras comemos, se acerca un niño de unos 5 años, que me recuerda a mi sobrina Marta. Se queda mirando mi comida, y automáticamente, lo invito a sentarse con nosotros, y participar de la cena. Se niega, pero sí intenta vendernos unos chicles, le compro un paquete, no le regateo, si no que le pago el doble, y marcha muy contento.

Mientras, me percato, que Chang intenta disimular muecas de dolor, y le pregunto qué es lo que le pasa, me comenta que le duele el riñón, que es algo que le suele pasar, y que siente que esté mala. Qué carácter tan bueno tiene esta chica pienso, le digo que nos levantamos, pero ya, le pago un taxi, a su casa, y me dirijo a mi hotel.

DE NUEVO EL CIVIL QUE LLEVO DENTRO

En uno de los callejones, me encuentro una reyerta de niños, cuando paso, observo, como un chico de unos 12 años, le está pegando a otro patadas en el suelo. Voy a pasar de largo, hasta que veo que el niño en el suelo, es el que se había acercado a mi mesa a venderme los chicles. Automáticamente, cojo al mayor, lo separo, y este me dice en un inglés muy malo, que es su empleado, y que no me meta, le digo que este es amigo mío, y que si se le ocurre ponerle la mano encima, yo se la pondré a él. Me percato de que es una pequeña mafia de niños, en las calles, los cuales le venden a los turistas chicles, y el niño se quería guardar para él, el dinero sobrante de los chicles que me había vendido, y el mayor le estaba pegando para que lo soltara.

Le digo al mayor que llamaré a la policía, e impávido, me dice que los llame, que son amigos suyos (supongo que estos se llevaran tajada), entonces le digo, que no voy a llamar a la policía de allí, sino a Nguyen (es el nombre más usual de Vietnam), que es el jefe de policía de Hanoi, y es amigo mío, sorprendido, deja de forcejear, y me pide disculpas, y promete que lo dejara en paz.

Ayudo al pequeño a levantarse, y éste, me hace veinte reverencias, en señal de agradecimiento, le pregunto que donde vive, y me lleva a un pequeño callejón, donde me enseña en un rincón varias cajas de cartón aplastadas, donde supongo que no sólo duerme él, sino otros niños. Me da un bajón en ese momento, voy a darle unos 20 €, pero, pienso que le pegarán para quitárselos, y entonces me lo llevo a una tienda, donde le compro una manta.

En Hanoi, empieza a hacer frío por la noche, de allí a un puesto de bocadillos, y le pido 10, se los entrego, y le deseo buena suerte. Me da las gracias, no puedo hacer nada más por él.

Marcho con pena a mi hotel, cuando decidí hacer este viaje, me prometí a mí mismo, que no sería abanderado de causas quijotescas, y que no intervendría en la vida de los demás, ya que me limitaré a ser turista de la vida, pero estas cosas me sacan de quicio, jamás he podido permitir el abuso a las personas débiles, uno de los motivos por el que entré a la Guardia Civil, y pienso entonces que me queda mucho por recorrer, y al igual que tengo que ver y vivir lugares maravillosos, y experiencias buenas, también tengo que ver lo malo, pero me da miedo mi reacción, el día que visite Tailandia, y vea algún pederasta, algo que jamás he podido tolerar, ya veremos cómo me las apaño.

DE TERESA A NIETO

Me convenzo aún más de que no quiero tener hijos. En este mundo hay suficientes niños que tendrán una vida durísima, solo por el hecho de nacer en un lugar distinto a los demás. Niños que no han pedido venir a este mundo que les toca recorrer un camino donde solo hay espinas y dolor. Y si algún día me sale la vena paternal, adoptaría uno, e intentaría darle una oportunidad a los verdaderos desheredados de la felicidad. Jamás olvidaré el día que cumplí 38 años, es un promesa que me hago a mí mismo.

Al día siguiente, me acerco a la agencia de alquiler de las motos, y por fin, terminamos el proceso de compra de la moto, lo sellamos Hai y yo, con el saludo de aquí, que es cruzando los dedos meñiques y tocándose los pulgares, y para celebrarlo hace traer a una de sus empleadas uno de esos batidos tan raros, le digo que me gustan mucho, y ella me dice que lo sabe, que acaba de leer mi última crónica. Me quedo sorprendido, le vuelvo a decir, que por qué está casada, que si no la secuestro, y me la llevo de viaje, reímos todos, y brindamos

Una de sus empleadas, se casa el 24 de noviembre, y decide invitarme a la boda. En un primer momento, estoy a punto de declinar el ofrecimiento, pero luego pienso que es una buena oportunidad de conocer sus costumbres en estos lares: he estado en una ceremonia del templo budista, en un funeral, y cómo no, una boda no me la puedo perder, por lo que le confirmo mi asistencia, pero la prevengo que yo no he traído traje, ella me dice que no importa, que lo único que tengo que llevar es pantalón largo, le digo que sí, pero mi pantalón es tipo militar, y ella me dice que perfecto.

PREPARATIVOS DE BODA

Caigo en la cuenta que a la gente de aquí les encanta la ropa militar, supongo que herencia de tantos años de guerra. Marcho a ver a Chang, y a ver qué tal se encuentra, ella me confirma con una sonrisa que bien, le digo lo de la boda, y le pregunto cuánto se le da a los novios como regalo en una boda, me dice que los familiares muy allegados el equivalente a unos 40 €, los grandes amigos 20, y los demás 10, me quedo sorprendido, y gustoso, va a ser una experiencia barata.

Marcho a mi hotel, a escribir, y en el camino recibo un mensaje de Mi Ho, la profesora japonesa, que ha vuelto a Hanoi, y me pregunta si estoy en la ciudad, me da una gran alegría, y quedo con ella a las 6 de la tarde a tomar café, y a las 7 he quedado con Moon, para que me conteste si me acompaña o no.

En mi encuentro con Mi Ho, hablamos de todo, es una grata acompañante, y muy paciente con mi inglés precario. Cuando recibo llamada de Moon, que me está esperando, invito a la japonesa, a que me acompañe, y posteriormente me dé su punto de vista sobre Moon. Ella agradablemente me acompaña, mientras pienso, que ésta sería mucho mejor compañera que a la que vamos a ver, la lástima es que tiene un buen trabajo, y novio, y no creo que a éste le hiciera demasiada gracia.

DE BODA  A BODA

Tomamos unas cervezas en la terraza, y cuando voy al servicio, compruebo que los urinarios tienen el tamaño, para los orientales, están bastante más bajos , al regresar se lo comento a las dos y reímos. Mi Ho, se marcha, y quedamos que al día siguiente, me dará su veredicto sobre Moon, me quedo con ella, y me comenta, que en este mes, tiene que quedarse en Hanoi, para cerrar el negocio, y hablar con su madre A mí me parece estupendo, ya que me da tiempo para recapacitar, ya que empiezo a pensar que no será la compañera ideal para mi viaje, yo no pienso adaptarme a nadie, es ella la que se tiene que adaptar a mi manera de viajar, y a las experiencias que quiero vivir, y ya me ha puesto mala cara, porque vuelvo a Hanoi a la boda.

Marchamos de la terraza, y quedamos para el día siguiente en el mismo sitio, y a la misma hora. Yo marcho a ver a mi amigo Maicolm, que me recibe con un abrazo, y ante mi sorpresa, me dice que tiene una buena noticia: que se casa, y adivinad, me invita también a la boda. Joder, pienso, esto es increíble, en el mismo día dos invitaciones a bodas. Le pregunto que cuándo es la fecha, y me dice que aún no lo sabe, pero que quiere hacerlo para Diciembre.

Pienso entonces, que Hanoi no me gusta, pero que estoy condenado a visitarlo una y otra vez. Le digo que como buen amigo, haré lo posible por venir, me despido, y marcho a dormir, demasiadas emociones para un solo día.

En el camino llamo a los de Vitoria, para saber qué tal en Ha Giang, me contestan que bien, que llegaron a las 7 de la mañana, alquilaron la moto, y desoyendo mi consejo, ya han hecho el viaje de ida y vuelta a Quan Van, que ha sido duro. Pienso entonces que son vascos, que la única manera de que un vasco haga algo es diciéndole que es difícil o imposible. Alicia, compadezco tu culo y tu espalda, pero seguro que la vista os lo ha compensado.

Al día siguiente recibo una llamada, de Hai, la dueña de la tienda de motos, que me dice que si he comido, le contesto que aún no. Entonces me dice que me pase por la tienda en unos 10 minutos. Así lo hago, y me está esperando junto con las dos trabajadoras, que me han vuelto a preparar los gusanos que me gustaron tanto.

Valoran mi compañía, tanto como yo la suya, y volvemos a tener una tarde distendida de bromas y confidencias sobre mi viaje en compañía de Moon a la Bahía de Halong. Pienso que la mayoría de mujeres son iguales en todo el mundo, la curiosidad  respira por sus poros.

ACUERDO CON MOON

Posteriormente me despido de Chang, que está muy apenada por mi marcha: todos los días he desayunado con ella, y le he hecho compañía, por un rato en la galería, y me va a echar de menos. La consuelo, diciéndole que no se preocupe, que en 20 días me tiene de vuelta.

Marcho a mi Hotel, donde he quedado con Moon, estoy decidido a decirle que no quiero que me acompañe. Para mí es una tremenda responsabilidad, que esta chica, deje su trabajo, para acompañarme.

Cuando llega, en la cena, junto a una brasa de sobremesa, se lo cuento. Ella me dice, que no me preocupe, que marche yo este mes, que ella se queda en Hanoi, cerrando asuntos, que cuando regrese a finales del mismo, igualmente se vendrá, que tiene 32 años, que ya sabe un poco de la vida, y que si no está a gusto a los tres meses, no tiene ningún problema, por regresar ella sola, que lo que deja no es tan importante, ni irrecuperable. Convencido, le digo que después a dónde le apetecería ir, y me comenta que una amiga suya organiza una fiesta de cumpleaños, que si me importa acompañarla, a lo que le contesto que en absoluto.

Marchamos los dos en su moto, y me pide que conduzca yo, así lo hago y a los 5 minutos está acojonada. Me dice que reduzca la velocidad, asombrado miro el cuenta kilómetros, y veo que voy a 40, por las rondas de Hanoi, pero reduzco a 20, entonces se relaja.

CON LA JET SOCIETY

Llegamos al lago oeste de la ciudad, zona que desconozco bastante, nos adentramos en calles, llenas de restaurantes caros, y me empiezo a extrañar. Por fin aparcamos al lado de un asador, nos sale un chico, el cual nos aparca la moto, y entramos en el restaurante. Es muy pijo, muy parecido a los de España, para gente chic, subimos a la última planta, donde está la terraza. Me encuentro a un grupo de occidentales y orientales sentados en una mesa bebiendo y comiendo juntos

La homenajeada, que es la amiga de Moon, y es muy guapa, se levanta enseguida, y saluda primero a ella, y luego cortésmente a mí. Todos van vestidos bastante mejor que yo, pero a mí eso nunca me ha preocupado, y están bebiendo vino, me dan una copa y brindamos, el vino es exquisito, me fijo en la marca, que me es familiar: una española, me asombro al ver que es un Vega Sicilia, uno de los más caros de mi país. Los otros son franceses, uno de ellos es un Château Petrus, supongo que también es caro. En el momento álgido de la fiesta, llega el novio de ella, es un hombre de unos 65 años, le pregunto a Moon, que cuantos años cumple su amiga, y me dice que 23 , yo callo, me dedico a hacer fotos de las vistas .

Le digo a mi acompañante, que la situación es algo insólita para mí, que hace 20 minutos nos encontrábamos cenando en la calle por 10€ los dos, en banquetas de plástico, con una buena comida, y ahora están cenando pizza, (supongo que por elección de la anfitriona), y bebiendo un vino que vale casi 200 €. Me dice que lo paga el novio de su amiga, no sé por qué, pero no me asombra, lo que sí me asombra es la capacidad de adaptación de Moon, cuando llegamos de la Bahía de Halong, fuimos primero a mi hotel, el cual es muy cutre, la invité a subir a mi habitación, para dejar la mochila, mi razón verdadera, era para observar la cara de ésta, al ver donde dormía. La reacción, fue muy normal, no se extrañó, ni tampoco le disgustó, y ahora es exactamente igual.

FILOSOFIA SOBRE LAS PAREJAS

Mientras las botellas van cayendo, no hago más que pensar que en la calle hay un niño que tiene como cama una caja de cartón, y una manta que le compró Antonio el día de su cumpleaños. Las diferencias en este país son abismales. Cuando termina la fiesta, mientras regresamos en moto al barrio francés, en esta ocasión conduce Moon, (supongo que no le gustó ni pizca mi manera de conducción), ella me comenta que el novio de su amiga es el dueño del pub Temple, donde fuimos en Hallowen, le pregunto si para ella eso es importante, me contesta que no, y que es muy mayor, a lo que le digo irónicamente, que no me había dado cuenta, pero que su amiga lo quiere mucho.

Le pregunto entonces, que si este hombre no tuviera dinero, su amiga estaría con él, calla, medita, y después me contesta que no, yo le digo que en España eso tiene un nombre. Ella me pregunta cuál, como no sé la traducción al inglés de Puta, le digo que “mujer interesada”.

También le digo, que el 30 cumpleaños de su amiga será enormemente diferente del que está celebrando hoy. Se mantiene en silencio mientras proseguimos camino, esquivando lo que ya es cotidiano en mi vida de Hanoi, motos coches, camiones y peatones, en sentido contrario, o atravesando los cruces sin ningún miramiento.

Llegamos a mi hotel, me despido de Moon, y le digo, que se piense muy bien si quiere viajar conmigo, ya que mi viaje es muy distinto al del resto, en hoteles baratos, en lugares extraños, y buscando la compañía de gente normal con vida normal, pues no soy rico, y aunque lo fuera, dudo mucho que hiciera algo diferente, pues no ha sido nunca mi estilo. Ella me vuelve a sorprender una vez más, y contesta que eso ya lo sabe desde hace días, y jamás le ha importado.

ZAPATOS NUEVOS

Por la mañana, a primera hora, ya me encuentro en la puerta de la tienda de motos. Una de las empleadas me abre la puerta, hace venir mi moto, le ponemos las alforjas, y me dice que me espere, llama a Hai, y me pasa el teléfono. Quiere despedirse personalmente, le doy las gracias y me desea buen viaje. Antes de marchar me llama Chang, ha cambiado el turno en la galería, para despedirse también. Les digo a todos que en 20 días estoy de regreso que no se preocupen que van a acabar hartándose del español, todos ríen.

Marcho hacia el sur, y extrañado empiezo a notar un sentimiento diferente a cuando marché la primera vez: ya, dejo amigos, no sólo conocidos, y empiezo a pensar que tal vez y sólo tal vez, echaré de menos Hanoi, pero lo que sí indudablemente voy a echar de menos es los desayunos y tertulias con Chang, las comidas de gusanos con Hai, y la cerveza de la tarde con Maicolm, el cual me ha dejado un mensaje de buen viaje en mi teléfono.

Esta vez pongo a prueba mi orientación, cojo carreteras secundarias, todas ellas con orientación sur, me sorprendo de mi mismo, no me he equivocado, vuelvo a dejar atrás los edificios, y el paisaje se vuelve a tornar en campos de arroz, la ciudad en pueblos, y el pitido de… no los pitidos de los vehículos en este país es como el desodorante Rexona, no te abandona .

Alcanzo Ning Binh, está a unos 100 km. de Hanoi, es una ciudad un tanto polvorienta, pero con una clara diferencia sobre las demás: tiene algún que otro canal en las calles. Está dentro de lo que es el delta del rio Song Da, el cual al decirlo suena como si una enfermera alemana te fuera a hacer eso una sonda. Llego a un hotel, al que accedo a través de un minúsculo callejón, todo por casualidad, y me encuentro con un edificio nuevo, y gigantesco, que tiene ascensor, y 6 plantas, es de dos estrellas, un hall enorme y limpísimo ,

Negocio el precio, esto es el pan de cada día, y me lo dejan por 15 $, con el desayuno incluido. Como mi intención en un primer momento es estar 1 día, no me importa demasiado, son solo 6$ más que el hotelucho de Hanoi, pero con una diferencia abismal. Después de dejar la mochila y ducharme, exploro los alrededores, y a lo lejos veo unas montañas parecidas a las de Halong, pero en campos de arroz. Paro mi moto, saco mi guía, y descubro que he venido inconscientemente a uno de los lugares que tiene mucho que ver en Vietnam. Pienso para mí, que tendré que quedarme otro día más.

ENTRE IGLESIAS Y PASTELES

Me voy a Nam Dinh, una población a unos 26 km, que tiene una iglesia católica, mezclada con un aíre oriental , la veo, y no tiene nada más. Decido volver al  centro de la ciudad, ya que al pasar por él, de reojo, vi una pastelería bastante tentadora, paro mi moto, la dueña está acostada detrás del mostrador, me cuesta despertarla y pienso, si sería mejor empezar a comer, y cuando se despierte arreglamos cuentas, ya que los pasteles tiene una pinta buenísima.

Por fin se despierta, y amablemente, le señalo un par de pasteles. Me pregunta con gestos qué quiero beber, miro en la pared que está la carta, y señalo un batido, me siento, y ella enfrente de mí los dos nos curioseamos el uno al otro.

Cuando pruebo los productos, doy un salto, cojo mi cámara y le hago fotos al mostrador, valen la pena el mostrarlos; ella me invita a que pase a la trastienda, cuando entro descubro al marido y al hijo haciendo pasteles, les hago fotos, y ellos dejan su trabajo, salen fuera, y la situación es muy cómica, yo engullendo mi batido y mis pasteles, y los tres riendo todo el rato de ver lo complacido que yo estoy, pero luego se sorprenden, cuando después de acabar lo mío, les solicito una tarta de unos 400 gramos y comienzo a comérmela también.

Tened en cuenta que no he comido en todo el día, no cesan de hablar entre ellos, y señalarme asombrados de que en menos de 10 minutos he acabado con todo, cuando finalizo aplauden al unísono, estoy un tanto avergonzado, pero que caray pienso.

Entran en la tienda unas chicas, que salen del colegio, y veo mi tabla de salvación, ya que ninguno de los tres hablan inglés, les indico a las chicas que me hagan de traductoras, y les explico el por qué de haber comido tanto.

Intentan entonces sacarme una tarta de 1 kg. de la trastienda, y yo les digo con la boca pequeña, y mirando de reojo la riquísima tarta que no, que no quiero tener un ataque de azúcar en Vietnam, y la rechazo gentilmente.

Al final reímos todos juntos, y acabamos haciéndonos fotos todos , las dos estudiante incluidas, y volvemos a la procesión de siempre, que de dónde soy, que si estoy casado, que me van a buscar mujer, que me iré de Vietnam casado, al final pago, todo por unos 2€, y marcho para Ninh Binh.

NAVEGANDO POR EL PARAÍSO

Paseo por un parque adyacente al hotel, en el que se encuentra un lago, no muy limpio, pero con pescadores . Posteriormente me voy al hotel, y a la cama sin cenar, por hoy ya está bien.

Por la mañana, me levanto temprano, he decidido que el fin de semana lo pasaré en la playa, como los buenos domingueros, desayuno, y me marcho a comprar un mapa bastante completo de Vietnam, elijo uno, son caros 8 €, pero lo he buscado en diversos sitios, y todos tienen más o menos el mismo precio.

Después me voy a Tam Coc, y Van Lac, dos poblaciones cercanas a Ninh Binh, quedo maravillado de lo que veo en ellas, son canales del delta del río, que serpentean a través de montañas de poca extensión, y gran altura, parecidas a las islas de la Bahía de Halong, en los lugares menos profundos, los lugareños siembran arroz, y en las que tienen más de un metro, pescan .

Decido alquilar una barca con conductora, como es temprano, y estamos en Noviembre, no hay ni un solo turista, por lo que regateo el precio, y por solo 2 € (el jornal medio de un vietnamita), recorro con ella el lugar por más de dos horas.

Es algo único: realizamos un recorrido, por los diversos brazos del delta, serpenteamos por ellos, y atravesamos puentes y literalmente las montañas, por debajo de ellas, ya que el rio con el paso del tiempo ha ido haciendo grutas, por las que se pueden pasar en barca. El camino es silencioso, solo pájaros, y los remos de mi guía en el constante golpeo al agua, rompen la tranquilidad, y de vez en cuando el crujir de los arboles de bambú,  que se mecen al ritmo que sopla el viento.

Atravesamos escondites, donde los pescadores, revisan sus redes, los niños juegan con el agua, los nenúfares son dueños y señores de tramos del delta, y los patos nadan a su antojo.

Una vez finalizado el paseo, me acerco a una pagoda (pequeño templo), que hay cerca de donde cogí la barca, atravieso un puente y llego a un camino, que acaba en una plazoleta, donde se encuentra el edificio principal de la misma. Luego subo unos escalones en la montaña, y hay otro altar del mismo , edificado o mejor dicho incrustado en la montaña, cuando me siento en los escalones, para hacer unas fotos, veo pasar ante mí, a tres turistas, les saludo en español, ya que pienso que ellos lo son, no me equivoco, son asturianos.

Conversamos amigablemente, y cada uno continua su camino (recuerdos si leéis esto, Ana espero a que te enganches a mi camino). Continuo subiendo los escalones, y al final subo la montaña, desde lo alto el paisaje es majestuoso, campos de arroz, delimitados por el delta, caminos, y las espectaculares pequeñas montañas, me paro un instante, para saborear el paisaje, y luego bajo. .

En el regreso, paso por Tam Coc, es un poco más turístico, y hay mas barcas , restaurantes y diversos hoteles, hago un par de fotos al embarcadero, y continúo. Como en Ninh Binh, he encontrado un sitio, que no te clavan como turista, tres platos, y una cerveza 30.000 dongs, decido que a la noche regresaré, sigo, y me dirijo a Kenh Ga, un pueblo, rodeado de agua, y campos de arroz, lo exploro, pero al final me decido, por explorar por mi cuenta, y comienzo a recorrer en mi moto, pequeños caminos que hacen de linde con los arrozales y los pequeños pantanos.

CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

Otra vez el paisaje me maravilla, veo como búfalos de agua en fila, realizan su camino habitual hacia el baño diario, como niños que salen de la escuela, me saludan a coro con el “Hello”, y mujeres con sus pies sumergidos en agua, trabajan tanto la tierra como el agua . Paso por diversas aldeas, en una de ellas, observo que hay una iglesia, escucho canticos, y paro, están celebrando misa, entro, y decido seguirla, no soy católico, pero resulta curioso, después de tantos años que mi padre me obligaba a ir cuando pequeño, el escucharla en un idioma extraño, los coros de los feligreses son exquisitos, y me sorprende ver, que toda la aldea asiste a la homilía .

Cuando termina, el sacerdote se acerca a mí, he observado que la iglesia, aún está en construcción, un feligrés, me ha explicado por señas, que la tuvieron que restaurar después de la guerra, y van poco a poco, pero me he percatado, que las luces de Neón en el altar mayor, le da un cierto aire a otros tipos de negocios.

El sacerdote, en inglés precario, me dice directamente, que le dé dinero para la finalización de la iglesia, a lo que le digo que no, que si quiere le ayudo durante un par de días con mi trabajo, él me contesta, que ya tiene manos de sobra en el pueblo, le digo que no soy católico, pero saco una estampa de la Virgen de La Torre, de mi pueblo, la cual mi tío Antonio y Noni, me regalaron antes de marcharme, que me acompaña, y me acompañará desde entonces, también me pide que se la regale, le digo que nada de nada, que a Dios, no le importa tener templos e imágines, si no feligreses, y ministros desinteresados, me despido amablemente y me voy.

De regreso a mi hotel por los arrozales, y mientras el sol se va abrazando al agua y a la tierra al unísono, jugando con las montañas al escondite , pienso que la iglesia, hasta en el quinto pino, no deja de pedir.

 

10 comentarios en «Vietnam (VIII)»

  1. HOla Antonio,
    De parte de mamá te escribo: «Antonio me han impresionado los paisajes que se ven en las fotos, son fantásticos, me alegro mucho que lo estés pasando bien, un beso y hasta la semana que viene».
    Y ahora de parte de tu hermana Ana, ya he leído que tu cumpleaños no estuvo nada mal, no te lo montas más que regular por esos lares.
    Cuídate mucho y la próxima vez que te pongas malo no le digas a Andrés que me lo oculte que me sentó bastante mal, especialmente que él no me dijera nada y que me enterara por internet.
    En fin, c’est la vue.
    Un beso

    Tu hermana.

  2. Hola guapo!
    Aqui sigo, leyendo tus cronicas. Sabes que no me lo pierdo, así que, tú no nos falles y sigue contando todo como hasta ahora, detalle al detalle, ejem.. bueno lo que puedas y creas ¿eh? Yo si que sabia que eras «una buena persona» lo vi el último dia que estuvimos cenando y comentaste porque querias ir por esos mundos, ¿te acuerdas? siii hombre, cuando se pego la «hostia» el viril y cayo de la silla por que le quise pegar por hacer el guarro, ja,ja,ja, Bueno, es duro ver esas injusticias, y hay que hacer de tripas corazón como se suele decir, pero es lo que hay…. y si por ti fuera o por otros cuantos como tú pudieramos arreglar algo.. pero tu te vas a ir de ahí y ellos siguen su vida de igual modo, así que, sé fuerte y que no te afecte muxo ¿vale? Un tio duro ¿eh? preparao para cuando te encuentre con el coronel Thruman je,je,
    Oye, yo no sabia que era tu cumple (ya me lo apunté para proximas veces) y claro el Andrés…. como es un poco despistao pues lo mismo, sino, te hubiera enviado un mensajito felicitandote, por lo tanto, más vale tarde que nunca. FELICIDADES. Bueno, que te vaya muuuuu bien…
    Besotes,

  3. Gracias chorreandito de parte de guachito, seguro que no te han vuelto a atender en una tienda de la misma forma que lo hacia yo, espero que no te causase un trauma infantil. Lo mismo un buén empresario, podria poner franquicias de tiendas con malavaristas que te sirvieran los huevos ya revueltos jeje. No me acordaba de lo de chorreandito y guachito, pero me a hecho mucha ilusión el recordarlo. Un abrazo desde el pais de los Charlies, continuo a la busqueda del coronel Thruman, donde se habrá metido ese hijo puta, menos mal que continuo sintiendo mis piernas.

  4. Seguro que si que la iglesia pide en todos lados, se ven que son internacionales sus gestos, me ha encantado la cronica, que paisajes… Precioso.

  5. No me «escuendo», te lei pero no me dio tiempo de escribirte, esta la acabo de leer, otra vez me parece super interesante, y pones tu cumple… yo te felicito aunque por aqui nadie lo haga, Bueno saludos, espero que estes bien, que te lo pases bien, y que sigas disfrutando…

  6. Hola Antoñi, solo decirte, que la telenovela, ya termino, hace dos semanas, y puse en la crónica el final de la misma. También quiero aprovechar, para mandar un fuerte abrazo a mis amigos de León, Viril, Reyes, los amigos del Pescazadores, Raquel, y a Alvaro, y a toda su familia, pronto estaré de vuelta, y comeremos un arroz con cangrejos en la bodega, eso si, que no falte ni la guindilla, ni el laurel. A ti José Bubus, que te voy a decir, que eres un lector fiel, y un amigo. Cuidaros todos.

    Pd. Habeis encontrado vosotros al coronel Thruman?, yo aun no, pero veo a muchos Charlies todos los días.

  7. hola antonio soy antoñi me emocionado con lo que te a pasado con el niño de ser asi que creia que te conocia, no te conocia hasta hora sea asi que la virgen de la torre te va a cuidar en tu aventura. Cuidado con las mujeres que somos muy largatas je.je.je besitos. Hasta la semana que viene que es cuando me conecto cuidate ¿ya ha terminado la novela?

  8. Gracias Marc por ser tan constante, Gracias Reyes, por tu constante apoyo, Chorreandito, como dicen en el pais de los mandis no te escuendas, continua dejando tus impresiones. Susana no te conozco, pero si eres como tu hermana, seguro que eres una tia estupenda, Gracias Arantxa, popr ser tan paciente con el convaleciente, tu ya me entiendes, Pepi, a ti ya no te digo nada, hablamos cada semana y te lo cuento todo, gracias nuevamente. Des de aqui, felicitar el cumpleanios a mi tio Antonio, espero que ya este todo solucionado con Noni, y que no haya sido nada. Y a mi cuniado Andr’es, por su cumpleanios(es la fecha en la que me decias que empezarias a soltar trabajo no?), espero que lo hagas y disfrutes de lo que mas te gusta, y a todos los demas, que me seguis, a los de La Victoria, C’ordoba, Espania, y el mundo, Gracias.

  9. Yeee Antonio como siempre enganchado a la maquina viendo todo lo que sucede por esos lares de «DIOS», bueno no va muy acorde con esta cronica pero bueno, como aquel que dice de los dichos.

    Bueno decirte que a lo mejor algun españolito de turno ubicado en el Estado español, no le importaria tener un Hallowen, tal solo un poquito promiscuo, yeee que no lo digo por mi jodio.

    Aunque estes jubilaooooo jodio, te hierve la sangre, como a mi, de ver injusticias y agradezco de la misma manera que el pequeño lo hizo el haberle ayudado, pero eso si, ten cuidado que esos no son como los de aqui, que los de aqui sabes por donde van y de donde vienen, pero esos viven en una cultura diferente, ojooo.

    Bueno Bigfoot, eso si comparado con la media de altura de la gente de esos lares, no es que yo sea muuu alto pero 173 centimetros dan para ser alto por ahi, como te descuides te mearas esas sandalias españolas que llevas puestas.

    Eso si los colores de la bandera del Vaticano que no falten, si vuelves a ver al Sacerdote ese que queria racanearte algo de pasta, la cual seguro que te hace falta para otros menesteres, dile que de la misma manera que luce bandera Vaticana en la puerta de la igleisa, que audite reunion con su santidad y qeu lo que le falte que se lo pida a él mismo, vaya jodiooo.

    Buendo por lo demas, ves que sigo liado con todo esto tuyo, espero que todo siga marchando de la misma manera.

    Un Saludo y un abrazo muuuu fuerte. Cuidate Antonio.

    P.D. se me olvidaba, me acabo de acordar de esos pastelillos de pasta de garbanzo que le compraste a ese amigacho tuyo del raval que trajiste a casa un dia que te dejaste caer por san Pablo, QUE RICOS QUE ESTABAN, conociendote no me extraña que te comieras la cantidad de pasteles que dices haberte comido, GOLOSON.

  10. Muy buenas! aqui tenemos colgada la nueva crónica, que decir… no te cases alli eh! que se lo quiten de la cabeza eres nuestro jeje.

    La verdad que lo de hacer de samaritano con los niños no creo que alli tenga fin, y es lo que tu dices cuando veas la pederastia… tendrás que controlar un poco los impulsos si no vas acabar cada día a leches con los depravados que hayan por alli, asi que ves mentalizandote.

    Muy bueno lo de la iglésia es muy triste la verdad… son cosas que no se entienden, así se demuestra lo que realmente es la «santa» iglésia… y aquí ahora tenemos que pagar la visita del «papa» en fin que triste no vayamos a comentar y a entrar en debate porque hay gente que cree en ello.

    Me alegra ver que te va todo bien y que siga asi, no has puesto fotos de tu nueva montura, y dile a Moon que la apoyo que tu conducción en moto es bastante agresiva pero que este tranquila que eres seguro al manillar.

    muchos saludos un enorme abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.