Vietnam (VII)

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Debido a un fallo en el antiguo servidor de imágenes habrá paginas en las que no se vean estas en su párrafo correspondiente, y ya que volverlas a poner todas en su sitio llevaría muchísimo tiempo se ha insertado al final de cada crónica un vídeo para poder verlas.

 

En los días siguientes, los tengo totalmente libres, y tengo que realizar el trato para la compra de mi moto. Si hay una buena cosa que mi padre me ha enseñado en el difícil arte de los negocios, es que el comprador jamás debe de tener prisa, y aquí, esa es una regla natural.

Estoy de tratos con la dueña de la tienda de alquileres: me interesa una moto como la que alquilé, ligera, y con un motor lo suficientemente capaz de desenvolverse por caminos, y carreteras; además me interesa, que al final de mi periplo por Vietnam, la pueda vender, y no perder demasiado. Mi intención es no perderle más de 350 $, tened en cuenta, que por 3 semanas he pagado de alquiler unos 190 $, por lo que a mi entender no es un trato malo.

NEGOCIANDO LA MOTO

Hai, que así se llama la dueña, como ya dije anteriormente, es una dura negociante, pero me ha demostrado que es una mujer de palabra, y me paso 4 días, en que las mañanas me dedico a visitarla en su tienda, y vamos poco a poco fijando las clausulas del contrato de venta de la moto, además de tener una charla distendida .

El sábado es cuando he quedado con los de Burgos. Es el penúltimo día que los veré, y la verdad es que me da mucha lástima, hemos conectado muy bien, y son muy buena gente, pero cada uno ha de seguir su camino, además, ya dice el dicho, que lo bueno si es breve, dos veces bueno.

En los días anteriores, me he dedicado, a deambular por las calles de Hanoi, con la música de mi mp3, como banda sonora, (es la primera vez que lo utilizo en mi viaje) y la verdad, es que es algo muy extraño, ya que me aíslo del ruido de coches y motos, el cual inevitablemente forma parte de esta ciudad.

Recorro restaurantes callejeros, y puestos de ropa, contemplo el que hacer diario de la gente de esta ciudad demencial, mientras Bob Dylan, me susurra versos al oído, toda una grata experiencia .

Pienso en mi viaje a Laos, la experiencia vivida en el camino de vuelta, la desaparición de mi tarjeta y teléfono, lo cual no es malo, pues los primeros meses he decidido tomármelo como una academia, de la cual tengo que sacar el máximo provecho, malo seria, si dejara que me volviera a suceder.

LOS BATIDOS FUSIÓN

Mientras recorro varios lugares, en los cuales ponen unos batidos aún más extraños, que los que ya había tomado, pero todavía más exquisitos, . Por ejemplo, te hacen uno, con todo tipo de productos en almíbar, y cuando digo todo tipo de productos, hablo desde una especie de gominolas con almíbar de piñones, hasta habichuelas con cereales, y está tremendamente bueno, a 40 cent. cada uno.

Mientras pago gustosamente, es inevitable pensar, que en España, eruditos de la cocina “moerna”, lo llamarían postre fusión de sabores, e intentarían vendérnoslo, a precios desorbitados (por ejemplo el helado de aceite de oliva, o la espuma de jamón), y con el cuento de que hay que aislar la vista del paladar y dejar que la mente te lleve a otro lugar, abandonar los convencionalismos de los postres de toda la vida, para que pruebes, lo que en estos lugares probablemente lleve muchísimos años existiendo.

No quiero meterme en el papel de predicador del desierto, en absoluto soy nadie, para decirle a nadie qué tiene que hacer, o dejar de hacer, ya que la felicidad de la vida se encuentra en extraños callejones de sentimientos contradictorios.

La tarde la paso en compañía de Olga y Salva, que no se encuentra demasiado bien, acaban de volver de la Bahía de Halong, y ha cogido una insolación. Como le decía a Salva, no hay ningún mal que no quiten dos botellas de orujo, no sé si lo quita, pero a partir de la primera botella, lo que menos te preocupa es si estás enfermo.

Chang, le hace un masaje en su cabeza, y nos dice que necesita medicina, nos hace levantarnos de la esquina caliente, y nos lleva a una farmacia, donde habla con el farmacéutico, y compran paracetamol, y le indica a Salva cuándo las tiene que tomar, y la cantidad, nos miramos todos sorprendidos, y con una sonrisa dibujada en la cara, y nos decimos, que esta chica vale mucho, sabe de todo, y es increíblemente buena persona. Nos despedimos, y quedamos al día siguiente, último día que se encuentran aquí, en la esquina caliente.

TARRAMPLÍN ESTUVO AQUÍ

En una de mis salidas nocturnas, las cuales no son habituales, me he acostumbrado a irme pronto a la cama, y levantarme de madrugada, (las salidas nocturnas aquí, son hasta las 12-1 de la noche como máximo), entro en un par de pub, los cuales son parecidos a los de España, pero con música fusión de los 80,  lo que aquí son para gente con un buen poder adquisitivo, y que no les importa gastarse en una cerveza 1,40 €, imaginaros, esto en la mayoría de los casos supone, el sueldo de un día en este país, (Chang gana 48$ al mes, y con eso se paga la comida, el alquiler, y sus estudios).

En el primero, me encuentro que las paredes y el techo, están llenos de escritos de la gente que ha pasado por allí, e inevitablemente, hablo con el dueño, y le digo que quiero dejar constancia de mi paso por el mismo, el dueño, gustosamente, me da un rotulador, me subo a una banqueta, y en el techo, escribo en primer lugar el nombre de mi pueblo, luego de la provincia, posteriormente el de mi país, y su última hazaña en el mundial de futbol, y por último firmo con mi pseudónimo “Tarramplin”, si viajáis por estos lugares que no os sorprenda el verlo.

EL FINAL DE LA TELENOVELA

En otro de ellos, encuentro un grupo de jóvenes vietnamitas, entre los cuales se encuentra una chica llamada Moon, la cual llama mi atención, ya que viste muy diferente a los demás, con ropa muy occidental, corte de pelo de alisado japonés, aquí no es algo muy común, y lo más sorprendente es que esta bebiendo una cerveza, esto aquí, es de lo mas inusual, que una chica beba.

Intenta hacerme bailar, lo cual no consigue, el matrimonio mío con el baile, se rompió en el momento que nací, es imposible, y sé perfectamente mis límites en estos lares, pero no me impide que pueda tener una medio conversación con ella, y quedar para el día siguiente, a continuarla tras un café, me interesa saber la opinión de una persona que viste, actúa, y piensa diferente de la gente de aquí, quizás sea el futuro de este país.

Esa misma noche aprovecho para felicitar a los Rafaeles y Rafaelas, ya que el día aquí, entra 5 horas antes que en España, y a ponerme al día en la telenovela, para mi sorpresa, ha acabado ya, han emitido tres capítulos diarios, pero la dueña del hotel me explica, que la pintora, al final volvió con el europeo, y se casó con él. Pienso entonces que sería debido a la diferencia de tamaños, (ya me entendéis, por aquí andan cortos).

PREPARANDO EL AÑO NUEVO

Por la mañana recibo un mensaje de Chang, que ha ido antes a la galería, y que me espera a desayunar, mientras tomamos nuestra leche pertinente, y hacemos bromas, vamos tomando percepción de que ya me queda poco en esta ciudad, y echaré enormemente de menos a ella, y ella a mí, ya que nos hemos acostumbrado el uno al otro, a grandes tertulias, pero lo que sí me dice es que quien sí lo va a agradecer es su novio, ya que anda un poco mosca, con nuestra relación de amistad

Me hace prometerle, que para la primera semana de febrero, vendré para el Tet (el año nuevo), la fiesta más importante que se celebra en este país, y en la mayoría de los asiáticos, lo cual en un principio no me apetecía, pues es una fiesta llena de ruido en las calles, y la verdad después de la experiencia en Hanoi, en la celebración de los 1000 años, he quedado resabiado.

Pero me indica que es una fiesta familiar, y que la pasará en su pueblo natal con su familia en el pueblo fuera de Hanoi, le digo que sí que iré, pero que avise a su familia de el peligro de que pueda acabar en un solo día con las existencias de su despensa, ríe, y me dice que si que los prevendrá, por si acaso, pienso, iré con algo de comida en mi mochila, nunca se sabe cómo pueden salir estas cosas.

Además me tengo que estudiar, todo el protocolo que se realiza en esta fiesta, ya que hay un día, en el cual nada puede ser malo, para no entrar con mal pie en el año nuevo, y tener suerte en el siguiente, toda una experiencia que me espera, y la mejor manera es pasarla con una familia tradicional.

UNA PROPOSICIÓN DECENTE

Marcho a desayunar nuevamente con Moon, la espero en un café antiguo francés, que está situado al lado de la catedral, un ambiente de fusión de gente occidental, y algún que otro vietnamita. Aquí el café cuesta 3 veces más que en la calle, por lo que la mayoría que se lo puede permitir son occidentales.

De vez en cuando he ido a este, ya que el ambiente que se respira, es el de estar en el antiguo Hanoi colonial, con mesas y sillas de madera maciza, tablero de mármol, y suelo antiguo, lámparas estilo tradicional que se descuelgan del techo, y grandes ventanales con vistas a la calle, donde transitan turistas, católicos que se dirigen a escuchar misa, y alguna que otra vendedora de comida, que lleva a sus hombros los utensilios de una cocina y restaurante, con sillas, mesitas, fogones, y cuencos, algo muy curioso.

Cuando llega Moon, nos cambiamos de sitio, a otro, no más barato, pero sí con mejores vistas. Está situado al lado del lago, y es un edificio de 5 plantas, subimos a la última, y nos sentamos en la terraza , conversamos, y en seguida me doy cuenta, que es una chica, bastante diferente a las demás vietnamitas, en la manera de pensar, y además, ha viajado a Laos, y Tailandia.

Al cabo de un rato, le digo que yo quiero conocer su país con tranquilidad, y le propongo que me  acompañe, ella en un primer momento se muestra algo prudente, y me dice que ella trabaja, es socia de dos peluquerías, junto con otro chico. Entonces le propongo, que coja un mes de vacaciones, y que me acompañe, pero ya le digo de antemano mis condiciones, ni amor ni sexo, no es lo que busco, si no una persona que quiera compartir la experiencia de viajar, únicamente, además ella es de este país, habla perfectamente inglés, y es una sociedad de mutua ayuda.

Ella me propone, que en la semana entrante, nos desplazaríamos tres días a la Bahía de Halong, a unas 3 horas y media de Hanoi, y si todo va bien, regresar a Hanoi, para coger las vacaciones, hacer balance del mes, y tomarse el siguiente de vacaciones. Yo estoy totalmente de acuerdo, terminamos la conversación, y me voy a ver a los de Burgos.

Llego 1 hora tarde, pero allí continúan en la esquina caliente, tomamos una cerveza más, y ellos me enseñan una camisa, que le han comprado a Chang, y pienso que le encantará. Comemos donde el último día, y posteriormente, llega Chang, nos despedimos todos, y en un momento fugaz, tal y como si un cirujano hubiera extirpado algo de mi cuerpo, los echo en falta. Marcho a mi hotel, y a dormir, mientras pienso que mañana será otro día.

GUSANOS Y PERRO

Me levanto, con ánimo, ya que Chang me ha prometido que iremos a comer gusanos, y perro. Lo primero lo comemos al medio día, me lleva al mercado, donde veo sumergidos en agua a unos gusanos parecidos a ciempiés, estos los hacen con huevo e hierbas, tal y como si fuera una tortilla, me como un par de ellas, no es nada del otro mundo, parece como si fuera carne picada, nada más. De segundo, pido arroz y cerdo, en un restaurante, que es parecido a los self service de España , en un plato te ponen arroz, y tú luego te echas de un mostrador diversos productos.

Terminamos tomando café y realizamos una tarde distendida en la galería. En la puerta se encuentra un taller callejero de sellos de madera, los cuales realizan con gran maestría a mano. Me quedo sentado junto al chico que los hace, y contemplo, lo minucioso de su trabajo.

Estando sentado, me fijo que en el puesto de té de al lado, se encuentra una chica muy guapa, manipulando mi cámara, le hago un par de fotos, ella se da cuenta y sonríe, me levanto, y le enseño las fotos , para que no se lo tome a mal, lejos de esto, ella me da conversación, y habla muy bien inglés, tiene poco tiempo, nos intercambiamos los teléfonos, y quedamos para el día siguiente a tomar café.

PERRO POR LIEBRE

Sale Chang de la tienda, y nos marchamos en moto taxi, los dos, o sea es normal que vayan tres en moto, y sin casco. Recorremos varias calles, hasta que llegamos a una, la cual me es familiar, contemplo la vitrina de un restaurante, y contemplo a los perros que hay en ellas enteros y asados como si fueran cochinillos .

Chang indica que nos pongan un plato, cuando éste llega a la mesa, me doy plena cuenta, que el primer día que salí con el barbero putero, es a donde me llevó, y que el plato de comida, es el mismo que había comido ese día. Pienso entonces que quizás día no me quiso decir nada, para evitar que no lo quisiera.

Ahora puedo decir con rotundidad, que la carne es un poco más dura que la del cordero, pero muy parecida: te la ponen en trozos, y aliñada muy parecida a los pinchitos, además está aderezada con virutas de raíz de cúrcuma.

Cuando termino, nos volvemos a la galería andando, y paseamos por tiendas de delicatesen, donde venden aletas de tiburón, y varias cosas exóticas, de alto precio. Pienso entonces que es mucho mejor comer perro, que aleta de tiburón que está en vía de extinción .

Cuando llegamos a la galería, me despido de Chang, y me voy a ver al barbero putero, cuando entro en la peluquería, me saluda animosamente, y yo le devuelvo el saludo con frialdad, y empiezo a decirle que he estado comiendo donde me llevó el primer día a comer, -éste se pone serio-, y que he descubierto que lo que me pidió era perro.

Me acerco bruscamente a él, y este se protege esperando que lo fuera a zarandear, pero ante su asombro, le doy un abrazo, y le doy las gracias. Extrañado, me dice que luego cuando cierre, podemos salir juntos, yo declino la invitación, ya que después del abrazo, y no haberme querido ir de putas, corro serio peligro de que me vuelva a llevar a los masajes gay.

INTERESADAS ONGs

Cuando vuelvo al hotel, compruebo que tengo en mi email, el último mensaje de la última O.N.G. con la que me he puesto en contacto. Han sido 4 en total, y todas me han pedido dinero (la que menos 300$), por ir a trabajar gratis para ellos. Yo siempre les he dicho, que yo me pago el traslado, mi manutención, y el alojamiento, lo que me niego es a pagar por trabajar, jamás lo he hecho en mi vida, y mucho menos voy a pagar 4 veces el salario de una persona en este país, por darme el tute, por lo que finalmente desisto.

Hago un llamamiento desde aquí a todos los que me leéis: si conocéis alguna organización que necesite un par de manos para ayudarlos, estaría encantado, me da igual lo que tenga que hacer, barrer fregar, lavar a personas, estar con enfermos, pero no voy a pagar por trabajar, supongo que no estarán tan necesitados de ayuda, como se cree en Europa.

A LA BAHIA DE HALONG

El día siguiente, voy a buscar los billetes, para ir a la Bahía de Halong, Olga y Salva que fueron mis predecesores, en este viaje, me dijeron que ellos los compraron por 88$, cada uno, incluida la comida, una noche en camarote del barco, y otra en una pequeña isla llamada Monkey Aisland, visita a una gruta, y diversas actividades como práctica de  Kayak, Snorkel, (bucear con gafas tubo y aletas), pero la bebida no.

Los compraron en mi antiguo Hotel, el de Raúl, son tres días y dos noches, así lo hago, pero a la hora de pagarlo, me quieren cobrar un 3%, por pagar con tarjeta, al final me lo rebajan y no me cobran comisión, lo compro, marcho, y al pasar por delante de la tienda de motos, saludo a la dueña, me hace entrar, y converso con ella, he hecho amistad con ella, y me invita a comer con ella con sus empleados en la oficina. Comemos gusanos, esta vez son distintos de los del día anterior, son de seda, se hacen fritos, salteados con hierbas, están riquísimos, no sé yo, si cuando vuelva a España, me encontraré en la puerta de los colegios, intentando comprar gusanos, para luego hacerlos en mi casa .

Paso una tarde muy distendida en tertulia y cafés, me marcho al hotel pronto a dormir, ya que al día siguiente he quedado con Moon, a las 7 de la mañana. Y así es, a las 7 en punto está en la puerta, de mi hotel, de allí marchamos al lugar de recogida del autobús, montamos en él, y empezamos camino, Cuatro horas después, llegamos a Halong, hay muchos turistas, pero ya en la Lonely Planet, me aconsejaron que no lo hiciera por mi cuenta, ya que saldría más caro.

ATRACA COMO PUEDAS

Montamos en el barco, y en el mismo embarcadero, conozco a Javier y Laura, dos chicos de Vitoria, conversamos animadamente, mientras Moon, se mosquea, ya que ella no entiende ni papa, por lo que amablemente, en un inglés muy simple intentamos conversar, pero inevitablemente nos sale nuestro idioma materno, después de una comida bastante buena, y abundante, salimos a cubierta, y contemplo la bahía, es algo maravilloso, quizás el mejor paisaje que tiene Vietnam.

La bahía tiene al menos 1.000 islas pequeñas, algunas tipo islotes, y otras más grandes, como Mallorca. En un entorno sublime, nos dirigimos a visitar una cueva en una de las islas, con atraque de barco, donde la expresión correcta española para este seria de “maricón el último”, ya que todos intentan atracar como pueden chocando los barcos unos con otros, es demencial, y todos nos lo tomamos con muy buen humor y risas .

La cueva, no es algo demasiado impresionante, sobre todo porque uno se da cuenta que no conservan apenas tanto el medio ambiente, ya que la bahía está sobre explotada por el turismo, y la cueva tiene alguna que otra pintada, de algún energúmeno, pero en fin es lo que hay, y hay que adaptarse .

Además mi compañera de viaje, es bastante seria, pero paso de ella, bastante, conque me sirva de intérprete, estoy más que satisfecho. Después de la visita a la cueva, volvemos al barco, y Moon, no quiere ir en kayak, dice que el agua está muy sucia, yo sí me atrevo, ya que es la primera vez que lo voy a hacer en mi vida.

Después de dar un par de vueltas por alguna isla, me decido explorar las casas flotantes de pescadores, que se encuentran en medio de la bahía, me alegro de la decisión, ya que mientras los demás turistas intentan luchar por dirigir su canoa, yo veo la vida de estos, su que hacer diario, lavando los platos de la comida, arreglando las redes y aparejos de pesca, el juego de los niños, que se quedan sorprendidos de verme parado mirándolos, lástima que no puedo hacerles fotos, no quiero arriesgarme a que se moje mi cámara , y a quedarme sin fotografías.

UNA RAZA DISTINTA

Regreso al barco, y me ducho, y cuando vuelvo a cubierta, me encuentro que el barco ha cambiado de posición, y se ha dirigido a aguas más limpias, y algún pasajero se encuentra bañándose, por lo que vuelvo a bajar al camarote, y me vuelvo a cambiar, me pongo otra vez el bañador, subo a lo alto de cubierta, y sin pensarlo me tiro desde ella, el agua está muy caliente, y agradable, después de media hora de idas y venidas del agua a cubierta para tirarme una y otra vez al agua, me paro en cubierta, y observo que Moon  conversa animadamente con otra pasajera.

Me percato que hay mujeres en barca, con diverso genero que intentan vender a los pasajeros, regateo con una de ella tres cervezas, ya que son más baratas que en el barco , y charlamos animadamente hasta que me marcho a ducharme nuevamente, para la cena.

Volvemos a vernos con los de Vitoria , y cenamos juntos, y en la conversación de sobremesa, me doy cuenta de lo buena gente que son, han estado en varios países con anterioridad, y al igual que Salva y Olga, son también muy afines a mi manera de pensar. Entonces medito que los que nos encontramos en estos lugares, y realizando viajes por libre, somos de una raza distinta, y con pensamientos similares.

EL PARAISO

Posteriormente, la tripulación del barco, pone en marcha el divertimento oficial de Vietnam el karaoke, empiezan a cantar ellos, pero conforme las cervezas van cayendo, nos animamos todos y cantamos canciones en inglés, e incluso en vietnamita . Al final de la velada, y antes de que acabe el karaoke, me marcho a intentar dormir. A la mañana siguiente, me quiero levantar temprano, para hacer fotos al amanecer.

A las 5 y media, estoy en pié, recorro el barco, y veo, como la tripulación duerme, hay un silencio sepulcral a bordo, veo como en el puente de mando, duermen dos tripulante, recostados el uno con el otro, me siento en una tumbona de la cubierta superior, y observo, los numerosos barcos que hay varados, imposible realizar ninguna foto en la que no salga ningún barco .

Veo como el sol poco a poco, va inundando de luz los islotes, y a lo lejos los pescadores, se hacen a la mar, y el despertar paulatino de la tripulación de los barcos que nos rodean, es maravilloso, pienso para mí, el silencio en el caos de tantos barcos, cuando me ven en la cubierta, se quedan extrañados, de ver que yo ya estoy despierto, me ofrecen un té, y converso con  ellos, hasta que llega el capitán, y los pone en marcha.

Bajo al camarote, despierto a mi compañera, para que se levante a desayunar, y le digo que la espero en el comedor. Después de un buen desayuno, como 4 huevos fritos, 4 plátanos, tres cafés con leche y 5 tostadas de mantequilla, pienso que hasta la hora de comer, será difícil que tenga hambre.

Desembarcamos en Catba, la isla más grande de todas, y nos llevan a un parque natural de la misma. Hacemos senderismo, por en medio de la selva, hasta llegar al punto más alto de la isla, donde hay una torre tipo vigilancia forestal y para realizar fotografías del entorno, es un buen paisaje  .

Regresamos, y una pequeña lancha nos lleva a Monkey Island. Conforme nos acercamos, me percato del gran consejo de Olga y Salva: es una pequeña isla, de apenas 1 kilómetro cuadrado, donde hay dos playas, a ambos lados, y tiene un solo hotel, donde las habitaciones son bungalós, con unas vistas a la bahía excepcionales .

Almorzamos, y como yo no tengo ganas de volver a caminar, declino la invitación del guía, de subir a la montaña de la isla, para ver monos. Pienso que me queda un largo viaje por el mundo, y ya veré primates en otros lugares más interesantes, y con menos turisteo, yo preferí salir con kayak y explorar la isla desde el mar.

Cuando rodeo un par de islas, observo a los pescadores, con sus redes, mientras un grupo de peces voladores, saltan por lo alto de mi embarcación, es idílico este momento.

Regreso a la isla, y mientras el atardecer va cayendo, veo cómo otro grupo de pescadores, intentan arreglar un bote que se encuentra en la playa, la imagen desde luego es de postal .

Al día siguiente me levanto también temprano, y acompañado de mi mp3, veo el despertar paulatino de la isla, mientras Marlen Dietrich, me canta que la vida es rosa, contemplo a pájaros, que se sumergen en la aguas, en busca de su desayuno, el regreso de pescadores a Catba, para vender el género recolectado durante la noche, y cómo la luz le va ganando terreno a lo que ya no es noche, sino sombra. Han sido unos días magníficos .

PROTECCIÓN DE DATOS

Marchamos de la isla, y de la bahía, pero el recuerdo y los vivido, siempre me quedará en mi interior, Moon, se ha empezado a soltar, y es más agradable, y conversa más, supongo que después de comprobar que no soy un pervertido sexual, ni un asesino, y que lo que le dije en un principio de no amor y no sexo, lo intento llevar a cabo. Ya veremos cómo resulta al final, pero aún así, no quiere aparecer en esta crónica, ya que el concepto en Vietnam, de una lugareña, que va junto con un extranjero, sin estar casada con él, es el de que es una puta, y tiene miedo, que la vean por internet.

También me ha pedido, que no utilice su nombre verdadero, todo esto, lo estoy respetando a rajatabla. También he comprobado que no es mala compañera de viaje, ya que regatea los precios bastante bien, no le importa dormir en lugares que normalmente una chica occidental no escogería, y mi primera sorpresa agradable con ella, fue cuando la vi llegar el día de salida, con una pequeña mochila, no lleva ni secador, y su neceser se reduce a una pequeña bolsa de plástico. Pensé entonces en la diferencia de maletones que portan otras, para solo tres días.

MI VETERINARIO DE CABECERA

En la vuelta de mi viaje a Hanoi, empiezo a toser, y descubro, que toso sangre, algo preocupado, llamo a mi cuñado Andrés, una gran persona, es veterinario, y le explico los síntomas, el me tranquiliza, y me recomienda un medicamento, confío en el, mucho más que cualquier médico de la seguridad social, y siempre me ha ido bien, no es nada grave, es el resultado de tanto aire acondicionado, y el toser durante dos semana y media.

Aunque  cuando empecé mi viaje, yo ya lo entendí como un viaje, en el que solo hay una dirección, de ida, el primer contratiempo, fue en el Ave, camino de Madrid, al comerme mi bocadillo de jamón, preparado con mucho amor por mi madre, se me rompió una muela, y con unos pequeños alicates de mi navaja multiusos, en el servicio, me quite el trozo de ella, no os preocupéis, tenéis Antonio para rato.

 

10 comentarios en «Vietnam (VII)»

  1. Hola Antonio !!!!
    Nosotros también te seguimos..
    Gracias por narrar tu/s vivencia/s…
    Este año en diciembre echaremos de menos el
    vino de tierras catalanas.

    Un abrazo
    Camila y Antonio

  2. Antonio, soy Angel el de los imanes, ya sabes lo que dice el refran, «que un loco vuelve a ciento», ya tengo a mi hijo, pensando en enlazar contigo y conocer tus aventuras e incluso volar hasta donde estes y pasar unos dias en tu compañia. Espero que entre su trabajo y tu lo impidais, ya que es suficiente con un Córdobes trotando por esos mundos. Respecto a lo de los imanes, si puedes mandar varios de cada pais que consideres más significativos u originales, fenomenal, te lo agradeceria mucho, y ya me las arreglare a traves de Eladio de que disfrutes de algunos de esos masajes que tan maravillosos son, envidia me da no poderlos disfrutar yo. Un abrazo.

  3. Hola a todos de nuevo, solo unas palabras de agradecimiento a los que me seguis, ya no pongo solo a los que me dejais comentarios(así estas mas satisfecha no Esther?), nunca he puesto en duda que tu me seguias, seguro que mas que Sergio jeje, ya sabemos lo dejadillo que es, perfo lo compensa con otras cosas, gracias por lo de los contactos, tomo nota, y lo guardo, para cuando vaya a estos paises. A ti amigo de los imanes, no te preocupes, que mientras no salgan muy caros, te los envio, pero no me lo agradezcas a mi, si no a Eladio, de momento sale mas caro el envio, que el imán en si, tienes que decirme, si quieres uno de cada pais, o varios, la única preocupación, es si llegarán. Hola Jose Antonio, me ha sorprendido, que te unas a la comunidad de lectores, te tenia perdida la pista, no es que te la haya encontrado ahora, pero bueno cuando vuelva, si te veo, me dara mucha alegria, y gracias por seguirme en este sueño.
    Y a ti Bubus, lo de siempre, que no se como sacas tiempo para leerme, con la faena que tienes que tener, de nuevo gracias. Y a los demás lo de siempre, muchas gracias a todos, y ati mongola, que no me olvido, espero que el año que viene, compartas parte de mi camino, por cierto recuerdos a la Mutante, esto es entre tu y yo, que no quiero malas caras cuando vuelva. Tam Biet (adiós en vietnamita), no es que lo hable, lo he mirado en un libro jeje, es dificilisimo el jodio.

  4. Me uno al club de seguidores de tus crónicas desde Spain!!!!Aunque me estreno tarde en comentar tus crónicas, y como dicen…más vale tarde que nunca, aquí stoy…
    En un mensaje indirecto en una de tus crónicas comentabas que el tema del voluntariado está complicao y que no es tan bonito y fácil como se pinta (no es ninguna sorpresa….), al grano: te mando el mail de un médico que (en Camboya) se dedica a ir a los barrios marginales de phnom pehn y normalmente necesita ayuda (no es ninguna ONG ni está organizado), su nombre es Dr.Isaac Velth y su e-mail dr_veth@yahoo.com , creo q ahora necesita ayuda y si no pidele datos de alguna ONG.
    En Tailandia hay 1 par d ONG que no hay q pagar ni te pagan (bueno te pagan la comida cuando estás trabajando). Tengo las páginas.
    Oye pa cualquier cosa aqui stamos (estheralarcon79@hotmail.com)…y….a seguir tus crónicas…q no sólo t sigue la gente q te escribe, ehhh….
    Cuidate y a disfrutar d tu proyecto!!!!

    Besos

  5. Hola guapo!!
    Aquí seguimos leyendo tus historietas. Me parece super entrenido, bueno es más, he dejado de leer el libro que estaba leyendo y ahora me dedico a leer tus cronicas, je,je. No en serio, me gusta mucho. Es la vida misma…… Oye, GRACIAS, llego la postal (tenia poca fé de que llegara, con las señas que te dio Andrés…) Que bonito este ultimo «paraje» por donde andas. Ahí si que podria llevar a Andrés porque a los demas sitios…. me parece que se me va a negar un poco, je,je, además, yo tambien tengo para una temporada con lo de Nepal e India. Me recuerda mucho a por alli. Cuidate esa tos, porque de lo demás, sigo diciendo que te cuidas pero que muy bien. Un besazo de nuestra parte.

  6. Marc Saludos, y Monkey Aisland, supongo que sí que será como las del caribe, estan en la misma latitud, pero no te lo puedo confirmar, ya que no he estado allí, Muchas gracias por los palizones de trabajar que te pegas por mi.

  7. hola lolailo,como pude comprobar te lo pasaste genial en tu cumple,de fiestorro con los vascos y Moon,mira que pasarle tu móvil para que hablara conmigo,fue una pena porque mi inglés está bastante mal de no practicarlo y el ruido era tremendo,pero bueno me encantó que me llamaras para que te pudiera felicitar en vivo y en directo.Esta última crónica me ha gustado especialmente porque como te dije la Bahía de Halong fue lo que más me gustó de Vietnan y tengo un grato recuerdo de ese viaje.Por lo demás sigo alucinando con tu capacidad para hacer amistades y eso que te fuiste a tu viaje sin tomarte en serio lo de estudiar inglés pero por lo que se ve no te va nada mal y te defiendes muy bien.Cuidado con hacerte «adicto» a la carne de perro.Besos y cuídate

  8. Que tal Antonio, como ves fiel a tus cronicas semanales, espero que siga siendo el viaje perfecto para todo.

    Decirte, que cuando regreses, me gustaria acabar de conocer a esos personajes, los cuales no desean salir en estas tus cronicas, como esta ultima Moon.
    Cuidate y si no tienes que enchufar el A/C no lo enciandas, no vaya a ser que empeores. Sin mas un saludo de tus amigos Jose, Sandra, Mario y el futuro Daniel.

    P.D. Joer no te pongas con el Barbero de mala gaita, que solo te ha echo comer perro sin que tu lo supieras, pero que lo tenga claro, que se mantenga al margen….. ja ja, bueno tu ya sabes.

    Cuidate genio.

  9. Madre mia, genial jaja

    Me lo he pasado genial leyendo a sido muy distraida la crónica esta, lo de perro menuda tela con el barbero, te vamos a tener que enviar un tapon por si las moscas quieren entrar donde no deben.

    A mi me gusta Monkey Aisland esta muy guapa no? es rollo caribe o algo asi o me lo parece a mi?

    Parece que te has sacado una compañera de viaje cuidala y que te cuide a ti.

    Lo del Ave yo no lo sabia anda que… menudo dentista estas hecho y me alegra saber que lo de la tos sea del A/C espero que no vaya a mas con lo de la sangre!

    saludos!

Responder a Esther Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *